martes, 7 de agosto de 2018

Más se perdió en Cuba [McLaren]


Entre nuestra protagonista de hoy y su inmediata perseguidora [Qué poco te quiero (Toro Rosso)], hay exactamente 24 puntos de distancia, un auténtico Cañoncito del Colorado si consideramos que en los siguientes 14 de la tabla de Marcas, se encuentran apiñados nada menos que tres equipos: McLaren (52), Force India (59) y Haas (66).

He preferido contextualizar un poco la situación de la media parrilla para atrás para que podamos visualizar que mientras en su fondo las posiciones están más o menos claras —con Williams como colista, Sauber habiendo tirado la toalla y Toro Rosso condenada a sacrificarse por el correcto desarrollo de la unidad de potencia Honda—, en esta franja medianera que comenzamos a tocar hoy, pueden cambiar mucho las cosas a poco que la suerte o la desgracia visiten los garajes de Woking, Silverstone o Banbury.

McLaren cierra la montonera, y lo hace porque éste es su primera temporada con Renault como suministradora de propulsores y, fundamentalmente, porque a partir del Gran Premio de España nada de lo inicialmente previsto ha salido a derechas, lo que a la postre ha significado tirar un montón de puntos por el retrete y a partir del Gran Premio de Alemania, tener que desandar lo andado con tal de retomar el camino correcto. Y ni tan mal, oye.

Dicho todo esto, os recuerdo que a primeros de campaña el propio Fernando Alonso situaba las aspiraciones de la británica para este campeonato en tratar de pillar a Red Bull, colocando, así mismo, el MCL33 a la altura de los Haas y los Renault. De momento es obvio que no se ha cumplido y aunque no nos vamos a poner a dar excusas de mal pagador, tampoco me parece demasiado mal recordar que sin los ceros acumulados en Mónaco, Canadá y Francia, seguramente la de Woking estaría encima o delante de la norteamericana y no a cola de Force India —Alemania no cuenta, ese cero fue bastante merecido.

Sea como fuere, Woking tiene a su favor que no va a parar de evolucionar su monoplaza porque es la base del MCL34, y que a partir de Bélgica va a contar por fin con el bendito MGU-K «operativo» de Viry-Châtillon, mientras que a la india y a la de Kannapolis va a empezar a pintarles la vida en bastos, la primera de ellas porque está hasta el cuello de problemas en la actualidad, y la segunda, porque lo que le queda de tesorería debe ser utilizado a la mayor brevedad posible en el desarrollo del VF-19 de 2019.

Y bien, parece evidente que McLaren podría estar mucho mejor, y aunque el panorama inminente parezca diáfano tampoco podemos eludir que va a tener que afinar mucho de aquí a Singapur para acercarse a Renault y superarla si quiere hincarle el diente a Red Bull antes de que cerremos el cortijo en Abu Dhabi.

Os leo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me huelo tres cosas:
1.- La unidad de potencia Renault no será digamos "pata negra" hasta la temporada que viene por la obvia razón de que preferirán no dar pistas a Honda a través de Red Bull para el desarrollo del motor nipón.
2.- A día de hoy y diría también que hasta la temporada próxima la diferencia de chasis con los energéticos es tan abismal que con la misma motorización es completamente imposible ni siquiera acercarse.
3.- Con respecto a Haas hay también demasiada diferencia en cuanto a motor y chasis gracias a la amabilidad de Ferrari y con la propia Renault pudiera ser una batalla divertida.

Eso creo.
Un saludo.
Álvaro.

Bastian dijo...

pues no lo se rick, Alonso dijo que no iban a seguir desarrollando el MCL 33 en pos del MCL 34...con la llegada de Key (si se hace efectiva este año)...yo daria por botada esta temporada, esperemos que no

Cao Wen dijo...

Álvaro y Bastian lo han dicho antes y mejor que yo.