jueves, 31 de diciembre de 2020

¡Feliz Nochevieja y feliz 2021!

Un año más, y ya van unos cuantos, abandono momentáneamente mis labores en la cocina y comedor de casa para ponerme al teclado y desearos una feliz Nochevieja y una bonita entrada en el Año Nuevo. 

2020 nos lo ha puesto bastante facilón, para qué engañarnos, y aunque todo consista en que estrenamos calendario cambiando de hoja y sustituyendo el 31 de diciembre por ese 1 de enero tan esperado, bien está que dejemos atrás todo lo que nos ha apesadumbrado desde mediados de marzo pasado y nos aboquemos a disfrutar por unas horas, unos días, o lo que tenga a bien ofrecernos el porvenir. No obstante, quiero brindar especialmente con todos los que habéis perdido a un ser querido. Yo he perdido unos cuantos amigos, Gontzal, Shellie, Celes, Luis Mari... es jodido recordarlos, así que imagino que será aún peor para aquellos a los que os han arrancado un trozo de corazón. Por vosotros, por los que están y los que no han podido llegar, por todos: ¡sed felices y buscad la belleza, es lo único que merece la pena!

Os leo.

Los nueve de Michael

Ayer publiqué en TercerEquipo un texto en el que trataba de explicar que por mucho que no nos convenza la época en que Lewis Hamilton se ha coronado como máximo exponente de nuestra disciplina, sus números nos dicen que ha sido el mejor y cabe muy poquito que apuntar [Hamilton, el mejor de su tiempo] —estas cosas es mejor aceptarlas tal cual vienen y dejarse tanto de comparaciones como de The Greatest of All Time (GOAT) o rechazos frontales, obviamente, ya que con suerte te expones a sufrir de dolor de cabeza.

Dicho esto, se me ocurrió recordar que Ferrari había truncado las expectativas de Michael Schumacher mientras que Mercedes AMG sigue apoyando a su astro y... bueno, me he dado de bruces con que hay gente que no sabe que la prensa ya conocía el contenido de lo que iba a decir el Kaiser cuando anunció su despedida en el Gran Premio de Italia de 2006, seguramente porque Maranello no quería disgustos en la decisión que había tomado.

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Apuesta segura [Mercedes AMG]

De 2014 a esta parte Brackley ha sido la apuesta ganadora porque año tras año ha dispuesto del mejor conjunto de toda la parrilla. Los mejores monoplazas, las mejores unidades de potencia, el equipo mejor engranado, la pareja de pilotos mejor definida, etcétera, y lo más importante: tiene poder ante la FIA y Liberty Media y funciona al 95% como un cronómetro suizo.

2020 no podía quedar ajena a este estado de cosas y Mercedes AMG ha vuelto a darse un paseo monumental, básicamente, o también, porque como suele ser habitual se ha quedado sin rivales. Así las cosas, da igual lo que escribí en febrero [Desde el sofá (Mercedes AMG)] y en mayo [F1 Returns (Mercedes AMG)], porque con ella, la victoria en Contructores y Pilotos es un fijo en la quiniela así truene, llueva o haga sol. 

martes, 29 de diciembre de 2020

Marko, canallita

Dentro de doce meses voy a ver cómo lo hago para que Herr Doktor venga a casa y pase las Navidades con nosotros. Intuyo que debe ser impagable tenerle cerca de Amama durante las cenas de Nochebuena y Nochevieja y escuchar sus ocurrencias porque mi santa madre también disfruta de una buena dosis de socarronería, que es por donde me ha llegado a mí, obviamente. Linaje materno, que dicen.

Al hombre lo podemos malinterpretar —yo lo he hecho durante demasiados años, concretamente hasta que me caí del guindo cuando bajó a Gasly para subir a Albon—, aunque llevo ya un largo tiempo deconstruyéndolo como hace Ferran Adrià con la sopa de pescado, y he descubierto en él una bis canalla de tomo y lomo. Lo he resaltado en el blog. Lo hablamos cuando lo de Pierre y cuando propuso la ocurrencia de montar un campamento para que toda la parrilla se expusiera al coronavirus y así la temporada pudiese arrancar el calendario sin problemas. Y ha vuelto a hacerlo: le ha mandado el recadito a Checo sobre que Red Bull espera que se mantenga a dos décimas de Max en clasificación, pero pronunció sus palabras el 27 de diciembre sabiendo que se publicarían el 28, día de los Santos Inocentes también en México... ¡Hay que quererle!

Os leo.

Último repaso 2020

Se nos va el año de las manos y casi hay que dar las gracias porque ¡vaya cómo nos ha tocado las avellanitas el muy cabrón!, y como se nos viene rosario de festivos y días en lo que tocará hacer la digestión o superar la resaca, ¡ejem, ejem, ejem!, pienso que es buen momento para compartir las etiquetas del blog por si hace el caso de que os apetezca leer un rato sobre nuestro deporte sin necesidad de andar trasteando demasiado.

Así que con la preciosa imagen de un Howmet TX de 1968 abriendo esta entrada, pasamos directamente a la relación de enlaces:

lunes, 28 de diciembre de 2020

Un modo de vida

¡Qué lejanos aquellos días en que ser piloto de carreras era una profesión que colmaba las necesidades existenciales de un puñado de locos que mataban por continuar sujetando un volante!

Leo lo que ha dicho Lewis Hamilton al respecto de su renovación y futuro y, lo siento, no puedo dejar de entrever en sus palabras la voz de un tipo quemado por el paso del tiempo en un mismo puesto de trabajo, que espera la jubilación para venderla como la victoria de Demetrio I contra Ptolomeo El Salvador en Salamina. ¿No ha habido tiempo de encontrar otros retos que nos hiciesen soñar a los aficionados con un Hamilton por siempre jamás? ¿Tan jodido resulta batir récords y ganar campeonatos con un brazo fuera del habitáculo...?

Y menos mal [Red Bull]

Comentaba el otro día que con la entrada de esta tarde se entendería mejor lo que venía diciendo [Max ¿descafeinado?], y es que desde que Red Bull bajó a Pierre Gasly y lo sustituyó por Alexander Albon en agosto de 2019, resultaba obvio que la escuadra austriaca iba a cojear tanto que pasar de la tercera plaza supondría un reto inasequible.

El RB16 me pareció bueno pero demasiado coyuntural [Desde el sofá (Red Bull)], algo que sin duda incidía en mi sensación de poca agresividad mostrada por Milton Keynes ante un año que se prometía de cierre de ciclo por la llegada de la nueva normativa en 2021. En consecuencia estimé, se ve que con buen ojo, que la de Horner pretendía evitar sacrificarse en el apartado técnico dando aire a Honda mientras Alpha Tauri y ella ganaban tiempo para la entente. El caso es que el coronavirus nos vino a ver, todo se fue un poco al carajo, lo que valía para 2020 tenía que servir también para 2021, y para colmo de males, meses más tarde Sakura anunciaba que lo dejaría al finalizar este año entrante...

Buen trabajo [McLaren]

Creo que podemos hablar de «buen trabajo» cuando a comienzos de una temporada te propones terminarla en cuarta posición en la general de Constructores y concluyes en la tercera —el año próximo se hará un poco más de justicia en España con la de Woking por aquello de que su piloto españolito militará en Ferrari, pero, de momento, los que insisten en recalcar que el logro de la papaya se debe a la ausencia de La Scuderia no hacen otra cosa que recalcar el éxito conseguido. Cuatro menos uno es tres, de toda la vida de Dios, es decir, con la presencia de la rossa en sus puestos habituales, McLaren igualmente habría conseguido su objetivo para 2020.

Dicho esto, debido a que la presencia de Carlos Sáinz no me vuelve tonto ni ciego, en sintonía con lo que llevo escribiendo desde 2017 al respecto de la británica, también albergaba buenas vibraciones a comienzos de esta sesión [Desde el sofá (McLaren)]. Repetir el puesto obtenido en 2019 no parecía una idea descabellada [El objetivo de McLaren en 2020: Volver a ser cuartos], mucho menos después de haber visto en acción el MCL35 sobre el asfalto de Montmeló. 

Give me more power!

Seguimos teniendo memoria de pez. Esta temporada que recién hemos concluido era la de los récords, la de equiparar a Lewis Hamilton con Michael Schumacher con la intención de que, el año que viene, el británico pueda caminar sobre las aguas cuando haya batido todo lo habido y por haber y no le haga falta demostrar nada, un decir.

En este escenario es obvio que sobraba el segundo piloto de Mercedes AMG, mayormente por evitar en un descuido un disgusto a la escudería y sus planes. Ferrari se ha suicidado sola, ergo había que mantener la tensión de alguna manera, y nada mejor para ello que Red Bull estuviera ahí, acogotando a la alemana y suministrando materia prima para las pesadillas de Toto Wolff. 

domingo, 27 de diciembre de 2020

Feliz de haberse conocido [Racing Point]


Force India ya quedó cuarta al finalizar la temporada en 2016 y 2017, no es una posición que le resultase extraña. Debido a ello nos referíamos a la india en Nürbu como «la reina de la montonera». En 2018 no pudo repetir puesto. La de Silverstone atravesaba feos momentos económicos y dejó de existir a finales de julio para pasar a llamarse Racing Point un mes después, a partir del Gran Premio de Bélgica. En caso de no haber tenido que renunciar a lo conseguido hasta esa fecha, Force India/Racing Point habría concluido la campaña en la quinta plaza, a tan sólo 11 puntos de Renault...

Hago memoria con estas cosas para intentar que veamos el mecanismo de un fiasco, ya que Racing Point, dependiendo de sus propias fuerzas, únicamente fue capaz de lograr la séptima posición en el Mundial de Constructores de 2019, y en vez de mirar dentro y tirar del enorme caudal intelectual y humano del equipo, que había dado sus buenos frutos en épocas anteriores, Lawrence Stroll prefirió cortar por la tangente y buscarse un atajo para remontar, pillándose un W10 de Mercedes AMG, coche campeón del año anterior. Todo para volver a ser cuarta incluso contando con que Ferrari no iba a pelear nada, y es que de haber estado presente la italiana el fiasco de hace unas líneas habría dado para sainete.

«Pechito» y el Cóndor de Oro

Nos pasamos media vida reclamando a otros que hablen de lo que nos gusta a nosotros, y terminamos olvidando que podíamos hacer el esfuercito flanderiano de mover el culo sin esperar a que nadie venga a arreglarnos las macetas.

A mi modo de ver, las noticias sobre José María López son escasas para lo que ha logrado de momento el cordobés, pero en España hay que buscarlas como si fuesen trufas negras. Luego la culpa será de Antonio Lobato, del alonsismo, de la poca cultura deportiva que nos gastamos, pero si no está Fernando Alonso por medio aquí no se moja ni el Tato en eso tan cacareado de elevar nuestro criterio para entender que hay más motorsport allende la figura de nuestro asturiano. Cuando está el de Oviedo sí, ahí nuestros eminentes se remagan y van a destajo con tal de obtener cuota en redes sociales y dárselas en público de apasionados y equidistantes.

sábado, 26 de diciembre de 2020

Max ¿descafeinado?

Mañana o pasado haré el repaso a Red Bull [#GoodBye20] y, seguramente, entonces se entenderán mejor estas palabras, ya que desde comienzos de temporada llevo advirtiendo que la elección de Alexander Albon mermaba la capacidad ofensiva de Milton Keynes, y, por lo que se ve, el tiempo ha venido a darme la razón.

La austriaca no es Brackley ni el RB16 el W11, de manera que, siempre bajo mi humilde opinión, Max Verstappen ha corrido sin apoyo en pista verbigracia del cortoplacismo de Christian Horner y Herr Doktor Marko, fundamentalmente de éste último. 2020 era una temporada de pasapalabra y gracias al coronavirus se ha convertido en un pequeño calvario porque tampoco nadie podía imaginar que Ferrari iba a hacer mutis por el foro. En este orden de cosas, a los azules se les han acabado viendo los costurones.

La cuenta de la vieja

Llevo a cuestas tantas modificaciones del Reglamento Técnico de la FIA que han servido para poco, que miro con cierto escepticismo el menú que nos han preparado para 2021. 

Entra en vigor la reducción de techo presupuestario en su primer tramo, por ejemplo, y si en principio la noticia invita al optimismo, no es menos cierto que 145 millones de dólares supera con creces la dotación de muchas escuderías, lo que nos pone en que las potentes, o sea, Mercedes AMG, Red Bull y Ferrari, habrán adelantado la partida de gastos para que no las pille el toro (en 2020 sigue sin existir límite), y las otras, obviamente, seguirán con lo puesto a la espera de 2023, que será cuando todas estén en los 135 anuales y empezará a notarse la medida. 

viernes, 25 de diciembre de 2020

Sigo sin ver a Lance

Desconozco si el dinero de don Lawrence tiene tanto poder como para convertir lo negro en blanco, prensa y afines mediante, pero me ha dado por echar un vistazo a los números de Lance y compruebo que mis sensaciones con él atienden también a un factor estadístico —soy enemigo declarado de los números, lo sabéis de sobra, pero a veces viene bien buscar su respaldo. 

El caso es que el piloto canadiense lleva cuatro temporadas en Fórmula 1, y con un pepino bajo las posaderas sólo ha sido capaz de mejorar en un puesto lo conseguido en 2017 con aquel FW40 de Williams que dejó preparado Valtteri Bottas antes de partir hacia Brackley. Esa temporada concluyó en duodécima posición, en la siguiente terminó décimo octavo y décimo quinto en 2019, y, como veníamos diciendo, esta campaña la ha rubricado en el puesto once...

Realismo mágico [Renault]

Basta tirar de hemeroteca y comprobar cómo Renault no contaba en 2020 ni para protagonizar un buen año ni para abrirse al futuro renombrada Alpine-Renault y con Fernando Alonso en uno de sus asientos oficiales. El acuerdo de septiembre de 2019 entre McLaren y Mercedes-Benz para la campaña que viene había obrado un extraño sortilegio entre la prensa especialista... que ha saltado hecho pedazos esta temporada que acabamos de terminar, aunque, siendo honestos, hay que decir que no ha habido milagro en sentido estricto sino toneladas de trabajo.

El RS19 manifestaba un delicado compromiso entre eficiencia aerodinámica y unidad de potencia que quedaba resuelto de base con el RS20 [Desde el sofá (Renault)], de manera que con un conjunto aero menos exigente, la de Enstone podía centrarse en el motor híbrido, en sus prestaciones y fiabilidad.

¡Qué hostia, coño! [Ferrari]

Aquella no fue una frase bonita, pero «¡Qué hostia, coño!… ¡Qué hostia!» es tan contundente y define tan a la perfección el año 2020 de la rossa que, con permiso de su autora, doña Rita Barberá, a quien Dios tenga en su gloria, la tomamos prestada para encauzar una de esas entradas sencillotas que me salen en cada hilo de visita a los monoplazas.

Y es que sí, todo iba bastante bien en los entrenamientos de Montmeló hasta que Maranello llegó a un acuerdo secreto con la FIA y el universo se fue al garete tomando como rehenes a Haas y Alfa Romeo. Sin motor no hay paraíso, y aprovecho para recordar aquí que el calor que expele el propulsor también es «motor», de forma que da lo mismo lo que escribí en febrero [Desde el sofá (Ferrari)] y retoqué en mayo [F1 Returns (Ferrari)], incluso el jamón que me jugué con mis compañeros del SafetyCast y he perdido, claro, La Scuderia se ha metido una órdiga de campeonato y aquí no caben paliativos.

jueves, 24 de diciembre de 2020

Navidad 2020

Como cada 24 de diciembre toca desearos desde Nürbu las buenas noches, una fantástica Nochebuena y una mejor Natividad, o un fabuloso solsticio de invierno, como prefiráis, que uno sigue creyendo en el Dios de sus mayores aunque de aquella manera, sin aduaneros ni nadie que indique cuál es la puerta mala y te señale después por haberla abierto sin permiso, conforme con vivir en un planeta en el que seguimos cabiendo todos, independientemente de su raza, el color de su piel, su credo o condición.

Llueve sobre Gorliz pero he salido un rato a pasear solo dejando que la lluvia me mojase la cara y sentirme vivo recordando con cariño a quienes no han podido llegar, muchos. 

miércoles, 23 de diciembre de 2020

Avi!

Puede que te tiemble el alma cuando escuches cómo te llama con esa voz que le imaginaste mientras lo sostenías en tus manos por primera vez. Los ojos te jugarán alguna mala pasada, húmedos de lágrimas, seguro, mientras pierdes ese tiro de diez que te ofrecían el Aston Martin de Vettel o el Ferrari de Sáinz, pero habrá vuelto la calma como amansan las olas después de la tormenta y rompen sobre la arena para besarla.

Va a estar a tu lado siempre, indicándote dónde tumbarte, dónde ponerte; cuestionando si el lugar elegido por ti es el correcto pues sabe él de uno mejor; preguntándote por todo y a todas horas, como hacen los nietos con los abuelos. No volverás a sentirte solo en la soledad del paddock ni en las distancias de los circuitos bajo el tórrido sol. Acariciará los caracolillos de tu cabello y paseará sus dedos pequeños por la cámara y los objetivos, y le dejarás hacer porque ¡a ver! Sus palmas tocarán tu cara y dirá otra vez Avi! por no recriminarte ¿cuándo te afeitas, avi?, que sabe cuánto le necesitas y le quieres, y le consientes, que sus sueños son tus sueños, con la certeza firme de que ahora tus fotos van a ser mejores de lo que eran porque él va a estar ahí, contigo, para decirte ésta sí y ésta no, o avisarte que llegan y la ráfaga os tiene que salir perfecta... a los dos.

Los sueños rotos [Alpha Tauri]

En Fórmula 1 no hay nada comparable a la simbiosis existente entre Red Bull y su chica para los recados, anteriormente Toro Rosso y ahora Alpha Tauri. 

Esto ha sido así desde los tiempos en que las dos alineaciones sacaban las castañas del fuego a la de Milton Keynes en pista y la ayudaban a evolucionar componentes, a sumar puntos y ganar campeonatos, y con más razón desde que la austriaca se divorció de Renault y apalabró su futuro inmediato con Honda. En ese instante ambos equipos se quitaron las caretas y, ante abundante luz y taquígrafos, afirmaron en público lo que de sobra se sabía: el equipo B iba a hacer el trabajo sucio para el A, como siempre, vamos, pero esta vez sin antifaz.

lunes, 21 de diciembre de 2020

Il treno va

Aprovechando que no hay manera de contrastrar nada, pues la temporada terminó hace nueve días, han salido los revisionistas a aclararnos cómo es posible que el Mesías de Maranello haya mordido el polvo en sede Ferrari, y puesto que la corriente anglosajona de pensamiento lleva tiempo dando la turrada en la misma dirección, al final, lógicamente, la culpa es de la rossa (allí y acá) porque toca no devaluar al astro que hará resurgir de sus cenizas a Aston Martin.

Me duele que a finales de 2014 la peña no se mostrase tan clemente y considerada, pero pasa el tiempo y cada vez soy menos dado a pedir peras a un olmo. En fin, acepto por bueno que se haya olvidado que Bernie Ecclestone dijese de Sebastian en 2018 que había hecho un trabajo de mierda, o que el propio Sergio Marchionne apuntara al alemán en las comidas de Navidad de 2016 y 2017, para refregarle en la cara su tendencia a cometer errores o destacar que, como les sucede a muchos jugadores de fútbol, a la hora de la verdad no supiera rematar. 

Sabor agridulce [Alfa Romeo]

Cuando Sergio Marchionne trajo Alfa Romeo de vuelta a la parrilla resultaba complicado imaginar algo más que un segundo equipo a la sombra de Ferrari, pero se ha visto que ni siquiera sirve para este papel en un año complicado como ha sido 2020, por el coronavirus y por el pacto secreto de Maranello con la FIA que se llevó por delante un buen puñado de caballos de la unidad de potencia italiana.

Lo cierto es que se veía venir incluso sin tener en cuenta estos inconvenientes. La de Hinwil ha parecido siempre un poco dejada de la mano de Dios desde que apareció FCA (Fiat Chrysler Automobiles) y, seguramente, la triste desaparición de Marchionne en agosto de 2018 nos ha impedido saber del auténtico calado de sus planes para la ex-Sauber. En todo caso, que es a lo que vamos, a comienzos de febrero pasado resultaba sencillo imaginar cuál iba a ser el campo de batalla de la escudería suizo-italiana y su posición final: tercera por la cola [Alma Sauber en Alfa Romeo].

domingo, 20 de diciembre de 2020

Con tu Haas te lo comas [Haas]

Al igual que comentábamos ayer con Williams [Más «cornás» da el hambre (Williams)], en el caso de la de Gene Haas también teníamos el guión hecho a primeros de año. Temporada de fin de ciclo, nueva normativa en el horizonte, escasa tesorería, los Hermanos Macana en los autos, Steiner al frente del cotarro, etcétera. No, tampoco resultaba complicado imaginar por dónde iban a ir los tiros en 2020 [Pollo sin cabeza Haas].

Decíamos entonces que la anglo-norteamericana seguía aquí para hacer bulto y, bueno, así ha sido aunque en el fondo de la parrilla, concretamente, repitiendo puesto de penúltima.

sábado, 19 de diciembre de 2020

Día de ofendiditos

Lo peor que te puede regalar la vida es la sensación de no haber aprendido nada. La edad, si sirve para algo, es para sumar canas o claridades y para mirar aquel niño que fuimos y recapacitar sobre qué cojones hemos hecho para haber cambiado tanto, cuánto hemos acumulado y no siempre bueno, en qué fregaos nos metimos y por qué y si valió la pena...

Madurar es jodido a pesar de que parezca lo natural, y a las pruebas me remito. 

Más «cornás» da el hambre [Williams]

Comenzamos con la de Grove el repaso a la situación que dejan tras de sí los equipos participantes en este extraño Mundial 2020, y lo cierto es que la aventura de la británica estaba prácticamente escrita desde febrero pasado [Williams a la pata coja].

No, no estaba complicado imaginar qué iba a suceder. La de Claire (entonces) venía de un año malo, 2019, y con graves carencias económicas que habían paliado, en parte, la entrada en tesorería de los dólares de Nicholas Latifi. Pero había poco margen para los milagros, el equipo andaba con el agua al cuello y llegó el coronavirus sirviendo como acelerante para el incendio que iba a terminar por convertir en cenizas una de las historias más generosas en Fórmula 1. 

Volar sobre el mar

Si una planeadora puede alcanzar los 60 nudos con una carga de tres o cuatro mil kilos de hachís a base de potentes motores de combustión, los bichos que están viéndose las caras desde este pasado jueves en Auckland, con sus más de seis toneladas y media llegan a los 50 a pesar de que las estimaciones para la clase Foiling AC75 eran algo menos halagüeñas, y lo logran únicamente a base de eficiencia hidro y aerodinámica y pericia de las tripulaciones.

Esta próxima primavera veremos dónde son capaces de llegar las evoluciones de estos leviatanes que vuelan sobre el mar cuando el The Rehutai de Emirates Team New Zealand y el retador disputen la trigésima sexta edición de la America's Cup, pero baste decir que Adrian Newey adora esta disciplina náutica por su extrema pureza. 

viernes, 18 de diciembre de 2020

Checo en Red Bull

No daba un centavo por él en Red Bull, pero, finalmente, Sergio Pérez ha sido anunciado como ocupante del asiento que deja libre Alexander Albon en la de Milton Keynes, lo que nos pone en que vamos a seguir disfrutando del mexicano, que no es moco de pavo con lo tiempos que corren.

Me gusta el cambio de timón que ha dado la austriaca en su supuesta tradición de contar con gente ajena a la casa, pero me ha chirriado que el contrato sea sólo para un año. 

¡Ya tenéis permiso!

Mientras hacemos rato hasta saber cómo en qué ha quedado la foto finish de quién sabía, ya en septiembre, el rumbo de unas decisiones que al parecer se han tomado estos últimos días, con vuestro permiso voy a invertir estas primeras horas del viernes 18 de diciembre dando el banderazo de salida a todo ese alonsismo reprimido que, por exceso de cautela y apasionamiento patanegra, ha llegado a parecer antialonsismo en público (equivocadamente, se ve), cuando por nuestro bien intentaba relativizar la importancia que tuvo el fin de semana la presencia de Fernando Alonso sobre su R25 en Yas Marina.

Cantemos ya, alborocémonos como locos, disfrutemos como gorrinos porque los tiempos han llegado. Permitamos que disfruten ellos... ¡Hala, ya tienen permiso de la autoridad competente!, pues nada menos que Toto Wolff,  en la Autosport, ha santificado el suceso como digno de estudio a la hora de sacar consecuencias para nuestra Fórmula 1: «I don't think anybody regrets from Formula 1 to have had the car out there, because we need to analyse now that we saw it live what is so attractive?» [F1 can learn from Alonso's 2005 Renault show run]. ¡Atractivo dice!

Os leo.

jueves, 17 de diciembre de 2020

Good bye, Daniil

Honda no estará en 2022 y, en consecuencia, sobra Daniil Kvyat en el complejo mundo de ecuaciones que tiene dispuesto Herr Doktor Marko para 2021. 

Pierre Gasly hace falta por si al final toca que Renault vuelva a suministrar material a la entente Red Bull —francés no muerde a francés—. El de Ruan es un peón, una pieza de cambio, como todo lo que toca el austriaco con tal de llevar a fin su planes, y lo recuerdo en este segundo párrafo porque hacemos mal valorando la salida del ruso en términos deportivos o mirando la tabla de puntos. Kvyat ya no es rentable, eso es lo que ha pasado.

martes, 15 de diciembre de 2020

Fernando 1, equidistancia 0

Si hago poco caso a los test, habitualmente, se entiende, menos interés me iban a merecer los de Abu Dhabi 2020, que sí, que nominalmente son para jóvenes pilotos pero todos sabemos que las escuderías los usan para otros menesteres diferentes a descubrir nuevos talentos que posteriormente serán mandados a Williams para que se apolillen, que ya siempre tendremos un Hamilton volviendo del COVID para reclamar lo que es suyo...

Aterrizad de una vez. Somos gente madura y, nominalmente, estamos capacitados para entender de qué va la vida. Renault ha propuesto y la FIA ha tragado por las razones que sean, y Fernando se ha puesto a buscar los límites del RS20 como cuando fue llamado por Niki en 2002 para ver dónde estaban los del Jaguar de aquella temporada [Alonso y Lauda (Jaguar connection)]. El zagal está mayor para pasar por rookie, es verdad, pero no lo es menos la capacidad que muestran algunos para aburrir a un rebaño de ovejas.

¿Sorpresa?

En breve comenzaré el repaso final a los equipos pero, con vuestro permiso, voy a echar el ratito sobre esa supuesta sorpresa que ha originado la merecidísima tercera plaza en el Mundial de Constructores conseguida por McLaren, que en algunos círculos está siendo vendida como inesperada por no salir con bastones a decir «Lo siento mucho; me he equivocado y no volverá a ocurrir».

Va a suceder de nuevo, no sé si con la de Woking o con cualquier otra escudería, porque el peso de la prensa en la percepción de la realidad deportiva es inopinadamente grande, de manera que muchas veces, posiblemente demasiadas, atizas una idea surgida en el Reino Unido y te salen aludiditos en España casi de debajo de las piedras. La canónica tiene sus propias reglas y entiendo que resulta complicado asumir la posibilidad de que te la estén metiendo doblada las biblias de lo nuestro, ya que nominalmente no están sujetas a intereses que, ¡oh, milagro!, sí afectan a todo eso que consideramos periodismo en el día a día.

lunes, 14 de diciembre de 2020

Sin prisas

Si echamos cuentas, Mercedes AMG nos ha dejado disfrutar de 2020 cuando tenía todo prácticamente amarrado, lo otro, y disculpadme que meta la directa, supone desechar la pastilla roja que brindaba Morfeo a Neo en Matrix.

En líneas generales, esta sesión me ha resultado bastante ramplona, seguramente porque como escribía el otro día [F1 de garrafón], me gusta paladear la vida sin prisas, la literatura sin prisas, el amor sin prisas, una buena película sin prisas, el sorbo largo de whisky sin prisas, caminar sin prisas, sentir sin prisas tu mano cogida de la mía, las compañías sin prisas, la amistad sin prisas, las conversaciones con Ernesto o Joserra sin prisas, los paseos con Eileentxu sin prisas, ese dejarse acariciar que tiene Minourtxu en el el regazo de Amama, sin prisas. Hacer el marmitako o las lentejas sin prisas, observar sin prisas el mar rompiendo en la playa de Gorliz deshecho en olas desiguales pero igualmente bravas cuando el Cantábrico dice ¡basta! Darme el gusto de recordarte, de recordar sin prisas o ver las nubes pasar, sin prisas también...

domingo, 13 de diciembre de 2020

Danke Seb...

Desde que publiqué la primera entrada en Nürbu, un lejano 3 de agosto de 2007, no he dejado de despedir a los hombres que han servido a Ferrari cuando han abandonado La Scuderia: a Kimi a finales de 2009 y 2018, a mi Felipe al término de 2013, a Fernando en la conclusión de 2014.

Descuidad, tampoco os voy a venir ahora con lo de «a pesar de mis sentimientos encontrados no cambio una coma a lo dicho durante todo este tiempo sobre Sebastian, tanto malo como bueno», básicamente porque carezco de ese tipo de sentimientos contradictorios y creo, honestamente, que hoy toca agradecer al alemán estas últimas seis temporadas. Era el piloto de Horst, y quizás por eso...

sábado, 12 de diciembre de 2020

Max y el mañana será diferente

Vamos pasando las últimas páginas del libro correspondiente a 2020. Este mediodía, ahí es ná, ha caído la última pole de la temporada a manos de un Max Verstappen discreto para mi gusto, pero tremendamente eficaz ante unos Mercedes AMG que hoy han notado la ausencia de George Russell.

Los diez primeros metidos en 1 segundo. Rápida, la clasificación ha sido veloz pero había un algo de prisa en el ambiente que ha restado emoción. Checo sin salir en Q2 porque mañana arranca último. Lance incapaz de levantar la mano para pedir sitio. Lando y Carlos a lo suyo, juramentados a conseguir esa tercera plaza para McLaren en la general de Marcas, toda vez que Renault se ha mostrado muy aguada para simular un buen bourbon y Racing Point jugará mañana a la pata coja. Y Ferrari, pues eso mismo, precisada de un nuevo milagro, sin Camilleri, sin Binotto, sin Vettel...

viernes, 11 de diciembre de 2020

¡Joder, Josete!

Hoy, mientras daba forma a Anuario Kaufmann '21, he recordado a Roberto por encima de mis posibilidades —por suerte o desgracia me estoy convirtiendo en algo parecido a Clint Eastwood pero en formato apañao y familiar, a quien únicamente le brillan los ojos cuando... pues eso, cuando extraña a tantos amigos y seres queridos como se le han ido de entre los dedos mientras escribía aquí...

Nuestro gallego del SafetyCast ha sido muy importante para la afición a la Fórmula 1 aunque nadie se lo vaya a reconocer pues lo devoró el devenir de las cosas, que dicen los filósofos. Como les (nos) pasó a tantos, su figura se desmereció bastante entre tantas viudas rojas, mojabragas, pollaviejas, alonsadas, alonseros y lobatomizados, como decían que había entonces.

Hey, guy!

El día menos pensado gana un Oscar y nos vamos todos al Dolby Theatre a festejarlo con él. Fue verle el miércoles anunciando lo duro que lo había pasado y lo último que pensaba yo era que lo teníamos en Abu Dhabi. Jornadas de silencio tras conocer que había dado positivo en COVID y, bueno, todo encajaba, que cuando uno está jodido ni se le pasa por la cabeza andar haciéndose selfies...

Pero The King ha vuelto en lo más amplio de este concepto. 

jueves, 10 de diciembre de 2020

Lloviendo sobre mojado

Aprecio mucho a Valtteri pero ello no me nubla la vista. Es quien es y está donde está y eso define muy bien dónde y cómo se mueve. Hace dos años aspiré a que nos pudiese brindar «un Rosberg», pero ni es alemán ni es Nico, y, además, la advertencia para que no mordiera a Hamilton en Alemania o la orden de renuncia a la victoria en Rusia, hablaron a las claras del estrecho margen de maniobra que tiene jugando con las cartas de Brackley.

Más allá de esto que acabo de escribir poco puedo decir que no haya volcado en las numerosas entradas que he dedicado en Nürbu al finlandés de Mercedes AMG [Bottas]. Y bien, George Russell se lo merendó con patatas el domingo pasado, pero es Valtteri, ¡coñe!, no Lewis. 

Avengers: Endgame

En cuatro días enterramos la temporada 2020 y en vez de hablar de competición, pura y dura, tenemos temas candentes donde elegir: ¿Mazepin es un impresentable o a su padre le sobran atenuantes en el talonario? ¿Vettel se despedirá dedicándonos algún trompo? ¿Morirán de apasionamiento quienes ya están echando la lagrimita porque se acaba la Fórmula 1...?

Vaya por delante que la Fórmula 1 no muere nunca, es árbol de hoja caduca, en nada empieza a echar yemas nuevas y se nos pasa el susto, pero está bonito ver cómo nos comportamos todos ante un hecho aparentemente insustancial, ya que el sarao se terminó el mes pasado y el segurata nos sacó a patadas de madrugada porque sobrábamos. Eso sí, los viejos del lugar llevamos tiempo mirando lejos, a 2021, y los retoños se aferran al presente intuyendo que el mar es malo y los va a tragar.

miércoles, 9 de diciembre de 2020

Yo vi ganar a Pérez

Somos seres profundamente emocionales. Hoy es complicado encontrar alguien a quien no le convenza Checo y haya sabido apreciar desde siempre sus enormes cualidades, a pesar de que las redes estén plagadas de peros y negaciones de pan y sal para el mexicano, y muchos de los que le alaban hoy llegaron a llamarle sobrevalorado no hace tanto, desde sus planillas y altavoces, of course!

También somos unos jetas descomunales, para qué engañarnos, aunque a estas alturas de la película importe poco. Sergio ha vencido en Sakhir y ha convencido de golpe, haciendo buena aquella frase de Mike Hailwood que, estúpidamente, siempre he atribuido a Ayrton Senna: «vales lo que tu última carrera». Desconozco si el paulista también la pronunció, dato que tampoco tiene mucha relevancia, porque lo clave aquí es que Pérez ha puesto las cosas muy difíciles a sus detractores de anteayer. 

La Penya Rhin

Antes de meterme en harina esbozando, grosso modo, la que sin duda es la gran iniciativa automovilística española en cuanto a carreras de coches se refiere, quiero matizar a quienes me han dado capones o tirones de oreja, o directamente han desmerecido lo que hago, que esta aventura que comencé hace unas semanas hablando del Gran Premio del RACE [1913, en Guadarrama], no va de establecer categorías ni de aclarar quién la tiene más corta o más larga, sino de ampliar horizontes para que podamos comprobar juntos cómo disponemos de una historia a cuatro ruedas, que da para muchísimo más que para aceptar a la ligera que, en España, todo empezó con Fernando Alonso y, por supuesto, Antonio Lobato.

Sin duda hay gente más escrupulosa con los datos que yo y, seguramente, más certera en sus exposiciones, pero como no está en mi ánimo competir con ella y, además, de vez en cuando os hago recomendaciones que van en sintonía con lo que estoy diciendo [Història de l'Automobilisme a Catalunya (J. Del Arco)], creo que podemos dejar este estúpido debate aquí para centrarnos en la Penya Rhin, nuestra protagonista de hoy, que aunque no organiza un Gran Premio de España hasta 1951, tiene una importancia crucial en el asentamiento de la cultura del motorsport en nuestro país a comienzos del siglo pasado.

martes, 8 de diciembre de 2020

Guardadme el doble de whisky...

Me he sumergido de lleno en una de esas guerras en las que jamás debería haber entrado, pero Igor es, proporcionalmente hablando, el tipo que en mayores marrones me ha metido. 

Es mi hermano postizo. Me cayó del cielo en la Librería Cámara de Bilbao como un sargento de la 101ª Aerotransportada que necesitaba refuerzos. Después de lo vivido juntos a lo largo de tres décadas quién le iba a decir que no cuando el asunto consistía en pensar por un instante en los traidores que nos han rodeado, en tres o cuatro hijoputas de esos que conocemos todos y con los que apetece arreglar cuentas, y en que, al fin y al cabo, todo iba a ser ponerse a escribir con Paco dándonos cobertura y cuartelillo. Ya sabéis el chiste: «¿Como sacas a un vasco de un pozo muy, muy hondo? Pues diciéndole ¡a que no hay huevos!...»

Oda a la maldita queja

Cuando nos ponemos espesitos con según qué cosas, se dice y no pasa nada. ¿Qué es eso de que si te quejas de esta Fórmula 1 deberías buscarte otro deporte?

Si compras una aspiradora esperas que aspire. Si adquieres una lavadora esperas que lave. Si pillas una bombilla en una ferretería o un supermercado, esperas que alumbre, y así todo. Incluso pasa con los libros, el teatro, las películas o cualquier tipo de espectáculo: te abonas a una expectativa y esperas que se cumpla, y si no satisface tus aspiraciones, la criticas y te quejas porque es un derecho que tenemos los consumidores.

lunes, 7 de diciembre de 2020

Esteban y la aurora boreal

A mí no me miréis, el RS-20 me gustó en febrero [Desde el sofá (Renault)], no me extrañó nada que Fernando Alonso eligiera el proyecto francés como su plataforma de despegue en 2021, y si no he abusado de alabarlo desde que todo empezó en Austria, ha sido porque un gurú de Twitter tiene dicho a sus novicios que, tipos como yo, que en pretemporada tratamos de compartir con los demás lo que apreciamos en los monoplazas, sólo pretendemos darnos el pisto, no como él, que marca distancias con la molesta plebe por puro altruismo.

Además, que me gustase o me guste no tiene mayor relevancia, lo importante es que si la british press no da más comba al (enorme) progreso de la escudería de Enstone es por no desentonar con sus infaustos augurios de Montmeló —hay hemeroteca, of course!—. También es cierto que ayer, tanto Crofty como Brundle, tuvieron algunas palabras hermosas para el trasto francés, pero para ese momento Ocon ya opositaba a ocupar plaza en el podio.

¡Gracias, Romain!

Puesto que estamos de puente entre festivos en España y la jornada promete entretenimiento y lectura a raudales a cuenta de la carrera que vivimos en Sakhir, con vuestro permiso quiero dedicar unas líneas a Romain Grosjean, quien ayer comunicó que tomará su tiempo la recuperación de las lesiones del grave accidente que sufrió el fin de semana pasado, y que ello le impedirá despedirse como habría querido de su equipo y los aficionados, en Abu Dhabi [Grosjean forfait pour le Grand Prix d’Abou Dhabi].

Como es sabido, el francés no tiene sitio en la parrilla del año que viene. Kevin Magnussen también causa baja pero su futuro parece más diáfano, ya que ha firmado con Chip Ganassi para su Team IMSA (International Motor Sports Association). En definitiva, con la salida de ambos se cierra una etapa gloriosa por demás, pues Haas contará en 2021 con Mick Schumacher y Nikita Mazepin, abandonando así la legendaria formación Hermanos Macana (al menos en parte, que vaya cómo viene el ruso),  para volverse algo más seria con el apoyo de Simone Resta. 

domingo, 6 de diciembre de 2020

El triunfo de la mediocridad

Al de la derecha, según se mira, le ha ganado su primera carrera como escudería el tipo que el año que viene estará fuera de Aston Martin porque Vettel supone la apuesta ganadora y su hijo es intocable, y al de la izquierda, se le han enredado tanto las cosas que ha preferido tirar el Gran Premio de Sakhir a la basura por no aceptar que, en la hora y media que dura una prueba, no hubo tú de imponer su criterio sobre lo que significa la palabra competición. 

Uno y otro son ensalzados constantemente por la prensa especialista y el pagafanteo patrio —español, se entiende—, ya que la culpa de la porquería de producto que consumimos es del alonsismo y de Lobato. Pero ahí ha quedado, en el emirato árabe, en qué consiste la fábula de la que viven diariamente los gurús del todo es igual que antes o el ya os explico yo por qué la Fórmula 1 es un deporte. ¡La madre que nos parió...!

sábado, 5 de diciembre de 2020

In extremis...

Son muchos años haciendo de sombra de Hamilton desde la comodidad que ofrece Brackley, como para pedir peras a un perro pastor que ha visto cómo le metían un lobo en el cercado donde cuida las ovejas. Algo parecido le sucedió el año pasado a Vettel cuando le quitaron a Kimi y le pusieron a Charles. Primero sorpresa, luego desconcierto, más tarde tirar de riñones para superar la situación, aunque en el caso del alemán no sirvió de nada y pinta feo, también, para el de Nastola.

Russell, incluso entrando de aquella manera en el cockpit de Hamilton, es todo hambre, no tiene nada que perder y todo por ganar. Una puñetera bomba de relojería, y dos centésimas con seis milésimas son nada, poco más que salvar el culo in extremis.

Os leo.

viernes, 4 de diciembre de 2020

Cinco horas con Sebas

En ocasiones, en vez de ver muertos juego a cosas totalmente absurdas, que no sabéis lo que cunden este tipo de ejercicios a la hora de ponerse a escribir o dibujar. Me pregunto, un suponer, qué habría hecho Miguel de Cervantes con una figura como la de Sebastian Vettel, si la hubiese integrado en la trama de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha o acaso en la de Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, o si consideraría reservarla para otro tipo de obra más liviana, entreviendo en el alemán posibilidades como personaje de una pieza.

Quien menciona a don Miguel tiene que hablar de Homero por no parecer un pardillo que a saber qué ha leído, y si ha leído...

jueves, 3 de diciembre de 2020

La hora de Russell

Si escribo sobre Fórmula 1 es porque me gusta aprender, entender y, en cierto modo, en bastante, para ser exacto, acercarme lo máximo posible a una actividad que me ha encandilado desde crío, que no ha llovido ni nada, pero conforme transcurre el paso del tiempo hay cosas que me dejan más y más perplejo, como esa constante en el paddock de pasarse las reglas no escritas por el forro de los pantalones.

El caso es que Lewis Hamilton ha pillado el COVID y causará baja este Gran Premio y sospecho que también en el siguiente, y Brackley, en vez de buscarse las alubias en lo que definió como equipo a comienzos de temporada, ha preferido pillarse a George Russell, quien oficialmente es conductor de Williams.

miércoles, 2 de diciembre de 2020

F1 de garrafón

Nada más lejos de mi intención mostrarme desafecto o desapasionado con nuestro bonito deporte, pero puesto que he criticado en Nürbu la confección de este campeonato 2020 —lo he tildado varias veces de Frankenstein— y me he ciscado en los muertos de Liberty Media por el ritmo impuesto, me apetece echar el ratito insistiendo en meter el dedo en la misma llaga.

Hace no mucho hablaba con un amigo de un compatriota suyo que conocí en Bilbao hace mucho, que solía decir que los grandes partidos de fútbol comienzan semanas antes de la cita en el campo y terminan semanas después. Jorge, con muy buen tino, matizaba «meses». Y sí, aquí andamos, sumidos en una vorágine de acontecimientos sucesivos que apenas podemos digerir, como si fuésemos un pato al que se da de comer con embudo porque lo importante no es su alimentación sino el foie gras que producirá su hígado...

martes, 1 de diciembre de 2020

¡No cambies, Checo!

Vivimos en un mundo tan arisco que ni siquiera nos satisface que Checo Pérez haya cumplido su palabra acercándose a la afición para contar cuatro cosas y explicar, en líneas generales, en qué momento se mueve.

La gente esperaba titulares, anuncios, noticias que reforzasen esos cuentos que se alumbran en redes sociales sin contar con los protagonistas y acaban generando incendios que convierten todo en pasto de las llamas. El de Guadalajara se mostró cauto y avisó con antelación que no iba a proporcionar leña a los pirómanos de fuentes solventes que avalan lo que dicen, y desencantó a muchos, claro, porque fue honesto, como de costumbre, y habló claro de todo aquello que puede hablar porque no perjudica su futuro.

¿Dónde coño iba Romain?

Ante un accidente como el sufrido por Grosjean el domingo pasado sólo cabe felicitarse por el desenlace —únicamente rotura de pie y quemaduras, amén de algunas magulladuras—, pero ello no es óbice ni cortapisa para que evitemos tratar de explicar qué lo causa en vez de quedarnos en las consecuencias que todos pudimos ver.

La FIA está investigando y habrá que esperar a las conclusiones, pero, en principio, podemos coincidir en que el piloto de Haas ha metido gas a tope buscando ganar posición a Kvyat y, en contra de la opinión de Pedro de la Rosa y otros especialistas, pienso que en origen su actuación es razonable aunque el cálculo del hueco que tiene ante sí resulte demasiado apurado o el piloto ruso de Alpha Tauri reaccione tarde para evitar el toque.