viernes, 16 de noviembre de 2018

¡Buen finde!


Sospecho que ganaríamos todos si a la excelente oferta automovilística de este fin de semana le descontásemos el desagradable empeño que muestran en redes sociales muchos periodistas, expertos, expertillos y creadores de contenidos varios, a la hora de enfatizar que ellos ya estaban aquí antes del mainstream o que hablan desde el sofá pero con conciencia de causa porque una vez chuparon Wi-Fi desde la sala de prensa de tal o cual circuito para ver prácticamente los mismos contenidos que disfrutamos los mortales sin movernos de casa.

Supongo que levantará ampollitas flanderianas que diga que todo esto resulta un tremendo peñazo y que, incluso, considero que es contraproducente. Pero es un perfecto coñazo y pienso que lo único que se consigue es profundizar en la sempiterna lucha de bandos que está llevando a más de tres cuartas partes de periodismo mundial (generalista o deportivo) al cagarrón más absoluto.

El DRS y Speedy Gonzales


Durante la clasificación los monoplazas pueden abrir el DRS en las zonas habilitadas para ello sin que tenga que haber un rival a un segundo o menos distancia, y puesto que éste año se han ampliado de dos a tres espacios para DRS en numerosos circuitos o se ha ampliado la longitud de los mismos, entra dentro de lo normal que hayamos disfrutado mucho más de los sábados de Gran Premio que hace una temporada.

Es de perogrullo, pero los coches reducen la resistencia al avance (drag) activando el coño cachivache (Drag Reduction System) y, en consecuencia, van mucho más rápidos...

El dilema de la estrategia [18-03-2013]


Por esas cosas que uno nunca acaba de entender, con el transcurso de las temporadas el producto Pirelli resulta cada vez más previsible, lo que ha ido originando que las estrategias actuales hayan perdido una importante cuota de interés en las carreras. Echando la vista atrás, he dado con este artículo que escribí a comienzos de la sesión 2013 para Diariomotor, y me apetecía compartirlo con vosotros porque es viernes y nuestra actualidad se ve que anda echando la siesta. Disfrutadlo, es casi arqueología...


La situación vivida ayer en el seno de la escudería Ferrari, que quedó patente cuando Felipe Massa mostró su descontento al término del Gran Premio de Australia, primera prueba puntuable para el Mundial de Fórmula 1 de 2013, nos permite recalar en la importancia que tienen las estrategias en el desarrollo de las carreras.

Cosas que no cambian


Ante los abundantes y maravillosos cambios previstos para 2019, pienso que fijándonos en las cosas que no cambian más que en las que sí lo hacen, a lo mejor discernimos mejor el fascinante mundo que nos espera a la vuelta de la esquina...

No cambia, un ejemplo, el actual modelo de entrenamientos. Muy económico para la escuderías pero muy peligroso, por cuanto que los equipos que no aciertan en sus estimaciones iniciales difícilmente las van a poder satisfacer a lo largo de la temporada por falta de margen para hacerlo. Es decir, de nuevo, quien dé en la tecla primero tiene medio campeonato resuelto, y en este caso, el riesgo de descompensación es altísimo porque se estrena paquete de normas aerodinámicas.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Sin prisa pero sin pausa


Llevamos varios días en que nuestra realidad se empeña en girar alrededor de McLaren, pero no la Gran McLaren que insinuaba en el horizonte Zak Brown en verano, sino la escudería que ha bajado el pistón en Fórmula 1 y está preparando la temporada 2019.

Casi doy gracias a Dios de que no se haya hecho público nada que relacione Woking con Le Mans. El asunto está en la hoja de ruta del californiano, pero al igual que ha pasado con la campaña completa en IndyCar —pospuesta, de momento—, la implicación en el WEC también resulta impracticable en la actualidad porque para este tipo de aventuras hace falta mucho tiempo.

¡Parar a Max!


No hay nada más grato que estar a jueves posterior a un Gran Premio, y comprobar que los que pensaban que iban a ser sólo el lobatismo o el alonsismo quienes apuntarían a que Ocon podía haber estado cumpliendo órdenes de Mercedes cuando enfiló a Verstappen en las Eses de Senna, se acostaron anoche con la certeza de que en la british Gran Bretaña también son de estas feas costumbres.

Racefans publicaba un artículo [Oconspiracy? No, but he knew what he was doing], en el que entre conspiración patatán y conspiración papatín se desliza la contraprogramación habitual, es decir: no existe conspiración porque estos dos chicos las han tenido tiesas desde hace mucho, mucho tiempo...

miércoles, 14 de noviembre de 2018

¿Nos vamos a Ascot?


Me gustan estos momentos en que todo está decidido, o casi, porque se abre un apacible espacio en el que los gorilas del Virunga enseñan herramienta y marcan territorio, y los que se han pasado la temporada dando lecciones aquí y allá, bajan el tono y las orejas porque, en el fondo, todos nos conocemos.

Incluso los trolls comienzan a volver a sus respectivas moradas de invierno, a quitar el polvo, a hacer la colada y adecentarlas un poco, que tanto tiempo fuera de ellas ha pasado factura y no es plan evitar el frío durmiendo sobre más mugre que la necesaria. Los ñúes miran con tristeza el Serengueti y la sabana los despide hasta el año que viene, consciente de que volverán, ora siendo de Max; ora otra vez de Sebastian si le va bien al zagal; ora de Lewis, la apuesta buena.

El campo de minas


Ahí tenemos a Red Bull, firmando un excelente final de temporada 2018, pero dispuesta a dar un doble salto mortal hacia atrás y sin red, y tirar p'alante en 2019 con Honda...

Si os soy sincero, no tengo claro cómo puede terminar la cosa porque la convergencia prevista para esta campaña no se ha visto por ningún lado, incluso ni entre fabricantes y clientes —que se lo pregunten a Williams y Force India al comienzo de la sesión. 

martes, 13 de noviembre de 2018

Only Time


Soy un tipo complicadillo aunque adorable, para qué vamos a engañarnos. A veces tengo la sensación de que estoy aquí desde que Matusalen disputaba carreras de sacos, pero es sólo un espejismo. En internet vales lo que tu última entrada. Si es buena subes como la espuma, si es ramploncilla —desgraciadamente también me salen así—, te precipitas a los avernos como una pieza de plomo, y mejor que lo intentes de nuevo por ver si reparas los daños y evitas el desastre...

Ayer hablaba con Miguel de las abuelas de ambas lindes de la línea Maginot, y cómo no, del Hamilton pobrín que vimos en Interlagos y del pobre Vettel —textual—, al que he dado tantos boinazos que ahora parezco incluso dulce cuando me refiero a él. Algunos me lo reprochan, pero, sinceramente, no sé qué más puedo decir del alemán que no haya dicho en estos años [¡Vettel, vettel, Vettel!]. Desde luego a mí no me sorprende su comportamiento actual, y hacer sangre por hacer sangre como que no me apetece.

La reina y su tributo


De no ser por la puesta a cero que sufrieron los números de Force India para poder convertirse en Racing Point, la de Silverstone acumularía en estos instantes 107 puntos y estaría a nada de hacer un siete a Renault (114) en la lucha por el cuarto puesto en la tabla de constructores, que será sí o sí de la de Enstone en Abu Dhabi porque la realidad es la que es.

Checo Pérez ha acumulado 58 puntos en lo que llevamos de temporada y su compañero Esteban Ocon un total de 49, y aunque la participación de la rosa en el Gran Premio de Brasil fue bastante discretita salvo por el cantazo de Banchi [Dos chorras y otro más], se podría decir sin atisbo de sonrojo que Force India / Racing Point, o Racing Point Force India, como prefiráis, ha protagonizado en 2018 una de las remontadas más bonitas, habida cuenta de que el VJM11 de este año es casi un mero pasado a limpio del VJM10 de 2017.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Dos chorras y otro más


Bueno, acabo de conocer que ha fallecido Stan Lee y siento que el mundo es mucho más chiquitito que hace un par de horas. El superhéroe maldito, presa de su condición como ser extraordinario, ése es su legado, nuestro castizo: en el pecado va la penitencia.

Y bueno,  imagino que Stan andará ahora mismo preparando cameos alucinantes en el más allá y que nos mirará como flipado desde donde sea, pensando, tal vez, en que somos gilipollas del culo porque vida sólo hay una y nos empeñamos en desperdiciarla un día sí y otro también.

Forza, Ferrari!


He sufrido suficientes batacazos en la vida como para saber perfectamente a qué sabe la soledad. No esa sensación que aflora del estar solo, que dicho sea de paso, a veces incluso viene de perlas disfrutarla un poco; no, me refiero a la otra, a esa que surge de los que te dan la espalda, de los que no quiere saber nada contigo, de los que te cambian por algo mejor simplemente porque has dado con tus huesos en el suelo y tus dientes están llenos de sangre y polvo.

No es un ejercicio recomendable, desde luego, pero considero que viene bien darse algunas hostias de vez en cuando. Sabes que eres mortal y que el juego va en serio, pero fundamentalmente, aprecias cuáles son tus límites y en la próxima ocasión que te enfrentes a ellos tendrás medio camino hecho.

El buen pastor


Ni aunque se quiera se puede negar que existe poco o nulo feeling entre Fernando Alonso y el buen pastor

En el reportaje de despedida de Ferrari, el asturiano admitía abiertamente que prefería no hacer preguntas ni hacerse notar en las reuniones previas a la carrera, y todos entendíamos lo que venía a decir el español: él y Charlie no se llevan bien y siempre resultaba preferible bajar el perfil antes que exponerse a las iras vengativas del interfecto, porque el buen pastor tiene la potestad de castigar a sus rebeldes con rayos y truenos cuando se pone gracioso o no ha hecho bien la digestión, o simplemente no ha aliviado cañerías.

A por las 500 MIllas


Vamos a comenzar sonriendo la semana de las 6 Horas de Shanghai y pasando olímpicamente del curioso recibimento que se ha dado desde la chavalería y algunos sectores de nuestro país, al anuncio de que McLaren y Alonso participarán en las 500 Millas de Indianápolis de 2019. Cualquiera con dos dedos de frente se felicitaría, pero aquí se han empezado a buscar peros al asunto de marras con una fruición que acojona.

Basta remitirse a las palabras de Zak Brown en verano para comprobar que hay plan y que se está ejecutando.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Mercedes campeona... de nuevo


Vamos a ir dejando la crítica constructiva para estos próximos días (el Juez de la Horca Whiting, Ocon, Verstappen, Vettel, etcétera) y nos centraremos en recalcar que por quinta vez consecutiva, Mercedes AMG se ha vuelto a coronar como Campeona del Mundo de Marcas.

La cosa va, concretamente, desde que estrenamos la etapa híbrida en 2014 hasta este preciso instante, con el agravante de que entre medias ha habido un cambio de propietarios del negocio y otro normativo de calado: propuesta radical en cuanto a la aerodinámica se refiere y con neumáticos más grandes, aplicada en 2017 para más señas; y que se nos viene encima otra que alumbraremos en 2019, que a tenor de las voces críticas del paddock no va a servir de gran cosa.

¡Aúpa ahí, Balestre!


Te pasas la vida pensando que Jean-Marie Balestre era poco menos que el coco porque echaba manitas a Alain en sus fregaos con Ayrton, adoptas a Senna como héroe de cuna porque luchó contra los dragones, y pasados los años te haces de Lewis Hamilton porque también habla con el Altísimo antes de conducir como los ángeles. Pero a 10 de noviembre de 2018, cumpleaños de Ernesto, descubres que el amiguito ahí arriba del de Tewin es aquel de quien pensabas que era el demonio.

Pasé la tarde de ayer dibujando antes de disfrutar de la clasificación para el Gran Premio de Brasil, luego me fui a pasear un rato para seguir fortaleciendo mi rodilla y, al cabo, me paso por redes sociales y la convulsión era máxima. Nadie entendía cómo la FIA no metió mano a Lewis después de estorbar a Kimi y mandar a Sergey a pastar, en una maniobra que, se mire como se mire, no tiene un pase.

sábado, 10 de noviembre de 2018

La oruga y la mariposa


Empieza a ser testarudez gañana lo de no haber asimilado todavía que McLaren lleva fuera del partido desde después del Gran Premio de Hungría.

Estaba claro, seguía estando claro, está claro y seguirá estando meridianamente claro, por mucho que los apasionados que dan lecciones gratis continúen aburriendo rebaños de ovejas, e intenten dramatizar una situación que simplemente no da para más. Salvo que seas gañán de pelo en pecho. Entonces encajan las cosas: ni entiendes ni te molestas en entender lo que han dicho repetidas veces tanto Zak Brown como Fernando Alonso: nada por aquí, nada por allí, nos vemos en 2019...

E.T. en Brackley


Cuando todo esto haya pasado, habrá quien no recuerde que Bottas fue sacrificado en Rusia para que Hamilton llegase holgado a su quinto Mundial. Los números enmascaran estas cosas, porque en el fondo, sirven para enmascararlo todo.

Hoy hemos recibido la visita de uno de esos personajes cada vez más abundantes, que creen a pie juntillas que «los medios marcan claramente la realidad», e imagino que se refería a «la realidad que quieren los medios que veamos», esa misma realidad en la que Esther Álvarez no ha ganado el Mundial de Media Maratón en la categoría de veteranos, sencillamente porque, salvo en contadísimos casos [Ganar un campeonato del mundo es algo impresionante], nuestro periodismo deportivo ni se ha dignado mencionarlo...

Mejor que se desmiguen...


Lo hemos hablado otras veces, aquí, en Nürbu, y tal vez no sea mala idea recordarlo hoy sábado, después de haber visto ayer cómo quedaba el RS18 de Nico Hulkenberg tras el zambombazo que se pegó con las protecciones en Interlagos.

Sin duda no fue tan fuerte como el accidente de Ericsson en Monza, pero en todo caso, fue lo suficientemente aparatoso como para que las fotos posteriores nos contaran una historia que en realidad no sucedió. Hulk pierde el control de su coche al pisar verde, el monoplaza se va y golpea primero con la parte de atrás para girar en el rebote y sacudir la de delante. A partir de ahí, el Renault queda hecho un guiñapo, desmigado, que decimos por aquí.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Max «grano en el culo»


Hace poco hablábamos de que Ferrari lo tiene francamente jodido para ganar el pulso con Mercedes AMG en el Mudnial de Constructores porque depende de carambolas que no se juegan en su mesa de billar [Con permiso o sin él], y el holandés de Red Bull es ahora mismo el principal escollo para los propósitos de la rossa.

Imagino que Maranello habrá tomado cartas en el asunto aprovisionado a la familia Verstappen de jamones denominación de origen Jabugo 5J para que pasen unas Navidades soberbias. 

Fernando y las 24 Horas [26-05-2014]


Echando la vista atrás, cobra especial relevancia la invitación que hizo el Automobile Club de l’Ouest a Fernando Alonso para que diera la señal de inicio a la edición 2014 de las 24 Horas, en la que, además, paladeó el sabor del público asistente conduciendo un Ferrari 512 S Coda Lunga puesto por Ferrari a disposición de la organización. ¿Fue allí donde se cimentó todo...? Supongo que nos lo contará él mismo en su libro de próxima aparición, en todo caso, podré contar a mis nietos que disfruté de la ocasión de reseñar la noticia —«Fernando Alonso dará la salida a las 24 Horas de Le Mans de este año»— en mi espacio en Diariomotor.


Hoy se ha hecho pública la noticia de que el bicampeón del mundo de Fórmula 1 Fernando Alonso, ha sido invitado por la organización de las 24 Horas de Le Mans para ser el encargado de dar la salida en la octagésimo segunda edición de la mítica prueba francesa que se celebrará los próximos días 14 y 15 de junio sobre el circuito de La Sarthe.

jueves, 8 de noviembre de 2018

El pecado original


Tenemos prácticamente encima las 6 Horas de Shanghai y me sorprende el casi nulo interés mostrado por los medios de comunicación mayoritarios, a la hora de acercar al público el universo que rodea el WEC (World Endurance Champioship FIA).

Está bien seguir puntualmente las andanzas de Fernando Alonso, pero si se me permite el apunte: así no vamos a ir a ninguna parte porque se está desperdiciando una ocasión única.

Piquet a las trece


Estoy muy cómodo recordando el pasado, qué os voy a contar. Ahora que las abuelas han declarado la última tregua estoy trabajando en plan estajanovista, de solo a sol, como quien dice. ¡Pobre Stajánov si me viera!

Esto de no estar entero cuando suceda lo inevitable me ha consumido más tiempo del necesario, y la mejor manera que conozco de darle la espalda es currando, ora terminando la ilustración para Joserra, ora puliendo Job 41.1 —una trilogía de terror no apta para cardiacos a la que le faltan dos hervores y estirar la santa paciencia de Luis Ángel e Igor, y Paco—, ora pergeñando la estructura de Foxtrot en Babilonia para que el nuevo Mutantes sea lo mejor que se ha visto... Soy capaz, lo sé, sólo me hacía falta creérmelo y lo cierto es que el milagro ha ocurrido como quien dice hace nada y ahora no me da la gana dejarlo escapar.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

«Emmo» Fittipaldi


A los del esto siempre ha sido así se les olvida, y además recurrentemente, que la salsa de nuestro deporte consistía antaño en la retroalimentación. Pilotos que se metían a constructores, mecánicos que se liaban la manta a la cabeza y parían equipos, etecé, etecé, etecé...

El tipo de la foto de encabezamiento, por ejemplo, supone dos Mundiales (1972 y 1974) apostando caro a la iniciativa de su hermano porque en Fórmula 1 no iba a ganar nada más. ¿Y cómo es eso?, me suelen preguntar, y suelo responder más o menos lo mismo: eran otros tiempos, de aventura mayormente. Nuestro deporte era un granero entonces, luego, sencillamente se acabó.

Marussia... [24-07-2014]


El 5 de octubre de 2014 todavía quedaba lejos y a finales de julio de aquel año, cuando escribí estas líneas para Diariomotor, la escudería heredera de Virgin encaraba el futuro con una sonrisa en la boca. Jules había conseguido 2 puntos en Mónaco, la de Dinnington iba por delante de Sauber y Caterham...


En el caso de Marussia estamos hablando de un equipo pequeño que dispone de un presupuesto anual que muy posiblemente empiece a ser gestionado con cuentagotas a partir del Gran Premio de Bélgica. Después de la carrera en Hungaroring y tras el parón veraniego, es más que seguro que el MR03 no recibirá ninguna modificación importante, lo que nos pone en que la escudería rusa trabajará hasta final de temporada practicamente con lo que tiene.

martes, 6 de noviembre de 2018

Maestro del silencio


Más de la mitad de la magia que adornaba a Ayrton Senna habría desaparecido si en la época en que corría las retransmisiones hubiesen sido como ahora. En realidad, no es por la retransmisiones en sí, sino por el papel que juegan en la actualidad las conversaciones por radio.

Hamilton no ha pillado este puntito todavía. Hace una pole o gana una carrera, y el británico habla primero con su ingeniero y después se baja del coche, se arrodilla o se pone de pie sobre él, lo acaricia y besa, mira hacia el cielo y en la primera oportunidad que tiene habla de Jesús en rueda de prensa... Es decir, se le oye antes y después del milagro, lo que resta intensidad y quintales al fenómeno.

lunes, 5 de noviembre de 2018

La bandera de Hamilton


Los brasas han entrado en modo trance y en redes sociales empiezan a mostrarse más pesados con el quinto de Hamilton que los alonsistas con cualquiera de sus numerosas heridas abiertas, que ya se las daba yo a ellos, para que supieran bien, lo que duelen 12 años repitiendo los resultados de 2016.

Nico lloraba en la rueda de prensa de Abu Dhabi porque sabía perfectamente que había hecho historia y no lo iba a poder repetir. Con Lewis al lado no. Con el de Tewin como compañero puedes romper el guión una vez pero no vas a tener más oportunidades de hacerlo porque él es Gran Bretaña y da lo mismo que seas unionista de Irlanda del Norte, secesionista en Irlanda del Norte, escocés de UK en Escocia o escocés a secas, galés de Gales o inglés de Inglaterra, que todo Dios va a piñón con su héroe. De la commonwealth ni hablamos.

El José Carlos Pace


Este final de temporada tiene sabor a funeral en New Orleans, y ni tal mal, oye. Por razones obvias prefiero los funerales irlandeses, a poder ser sin interpretar al finado, claro está, y es que los finales apretados tienen un regusto a fiesta que no te lo quita nadie. Se acaba la sesión pero comida y bebida para todos, que ya dice el populacho que el muerto al hoyo y el vivo al bollo.

El último así fue el de 2016. Lewis y Nico andaban a la greña en cada carrera y mientras el británico se quejaba abiertamente de que a él las cosas no le cuadraban, el rubiales apretaba los dientes y seguía mordiéndole los tobillos como un rottweiler.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Kings of the Nurburgring [Chris Nixon]


El mecanismo interno de Nürbu va poco a poco recobrando la normalidad. Esta noche marcamos las 900 entradas de las 1.000 que tengo previstas publicar en 2018, y aunque hay quienes dicen que escribo tanto para decir una cosa y la contraria y tener así siempre razón, no veo la oportunidad de que hagan lo mismo y así vemos lo fácil que resulta, y de paso nos reímos todos, que sé que nos entendemos.

Pero a lo que vamos. Desde abril pasado no había compartido con vosotros ningún libro [Los locos del volante 1 y 2 (Virutas)], y hoy retomamos esta sección para hablar de un volumen al que tengo especial cariño. Se trata, como el título indica, de Kings of the Nurburgring, escrito por el periodista Chris Nixon (Transport Bookman Publications, UK; 2005), que me regaló mi buen amigo Guillermo Tamayo hace algunos años.

sábado, 3 de noviembre de 2018

El gran putetxe


Lo digo totalmente en serio: me enternece mucho que habiendo estado en manos de un individuo al que los aficionado le importaban un pimiento, al que las redes sociales le importaban una baba, al que sólo le interesaban los septuagenarios que gastaban Rolex, a la gente le dé por defender su legado como si perteneciera al mismo linaje que nos dejaron como legado Colin Chapman, Enzo Ferrari, Ken Tyrrell, Teddy Mayer o cualquiera otro de aquellos que ayudaron a cimentar todo esto, Frank y Ron, por ejemplo...

Desde mediados de la década pasada la Fórmula 1 está en manos de fondo de inversión. Podemos asumirlo, medio verlo o mirarlo de reojo, pero esto va a seguir siendo así por muy tontos que nos pongamos.

La hora del señor Lobo


Existe prisa por limpiar los restos de la carnicería de esta temporada y el señor Lobo está haciendo un estupendo trabajo, a poco que demos un poquito de tiempo las culpas serán todas de Ferrari y Vettel no habría podido hacer más ni aunque hubiera querido, faltaría plus.

Ahora mismo la cosa está al 50% para La Scuderia y el tetracampeón del mundo. La prensa ha estado rápida y también los necesitados de que vivamos sensaciones sin parangón. 

Entrada a boxes [Argentina]


Mi amiga Silvi [‪@sildakariana]‬ me comunicaba esta misma semana el nacimiento de una web centrada en el automovilismo deportivo argentino que recién acaba de dar sus primeros pasos, y desde Nürbu queremos saludar la nueva aventura.

Argentina y España han estado más hermanadas de lo que parece en esto del deporte de las cuatro ruedas. No hace falta recordar que Juan Manuel Fangio lloró la pérdida de su amigo Alfonso de Portago en el propio Guidizzolo‬, o que Chueco o José Froilán González gozaban del cariño y respeto de los aficionados españoles, así como que aquí se lloró la pérdida de Marimón como si fuese uno de los nuestros...

viernes, 2 de noviembre de 2018

IndyCar nuestra de cada día...


La IndyCar ha llegado a nosotros para quedarse, y aunque haya espesitos que maldicen la hora, bienvenida sea, ¿no?

Llevar un blog como Nürbu, que este próximo agosto cumplirá 12 años, te permite ver las cosas con cierta distancia por el simple hecho haber vivido casi de todo, por ejemplo, el respeto que daba hablar de IndyCar, Nascar o cualquier otra competición norteamericana, no fuera a ser que en cualquier desliz en redes sociales te llamasen cuñao.

Los lagrimones de Gene


Gene Haas se queja del diferente trato recibido por su escudería con respecto a las soluciones aerodinámicas del monoplaza norteamericano y el controvertido tema de los agujeritos en las llantas de los W09 de Brackley. Hoy sabremos en qué queda la cosa aunque, por lo que se ve, en la de Kannapolis todavía no han leído El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha: «Con la FIA hemos topado, amigo Gene...»

Por otro lado, nuestro querido Steiner defiende la continuidad de Romain Grosjean porque, dice: la continuidad vale mucho en este deporte (sic). Total, que Haas sigue con el culo cuesta abajo y sin frenos porque la cúpula no ha entendido todavía a qué coño se juega en Fórmula 1, el director vive en los mundos de Yupi, y los pilotos que no iban a quitar el sueño a éste último en 2019, están produciendo pesadillas constantemente.

jueves, 1 de noviembre de 2018

El WEC de las maravillas


Aprovechando que tenemos las 6 Horas de Shanghai prácticamente encima, que la gente está muy preocupada, pero mucho, mucho-mucho, mucho, por la superioridad mostrada por Toyota en el Supercampeonato WEC 2018/2019, y que estamos en pleno puente ne noviembre y no sé si alguien leerá estas líneas, vamos a recordar esta noche lo curiosa que resulta nuestra afición, cuando sigue echándose las manos a la cabeza vislumbrando actividad paranormal en el WEC mientras en nuestra Fórmula 1 abundan los fantasmas y el ruido de cadenas.

Comprendo que la tienes montada si mencionas aquí el nombre de cierto medicamento para aliviar las almorranas, o si insinúas que tanto «pero» con el campeonato de Resistencia tiene poco de objetivo y mucho de Fernando corre en él.

Con permiso o sin él


Estrenamos mes y nada mejor para ir entonándonos que hablar de las exiguas posibilidades que tiene Ferrari de acabar consiguiendo el Mundial de Constructores.

Y es que la distancia a falta de dos carreras para que concluya todo es de 55 puntos, lo que nos pone en que Maranello tiene que reducir 27 en Interlagos y 28 en Yas Marina, o al revés, amén de sacar uno extra (como mínimo) en cualquiera de las dos carreras. ¿Es posible...? 

miércoles, 31 de octubre de 2018

The Crimes of Grindelwald


Hombre, no sé si está muy cualificado para criticar lo que ha hecho el vecino con tal de intentar acomodarse adecuadamente en la parrilla, un señor que sólo ha cambiado una vez de escudería en su carrera profesional. Pero estamos en el ambito de la mediocridad británica, capaz de cerrar los Juegos Olímpicos de Londres con una actuación de las Spice Girls, el mundo es el país de Jauja y Hamilton no va a cambiar.

Lewis acostumbra a deleitarnos con este tipo de cosas, por eso le quiero tanto. 

Ya falta poco, Charles


Leclerc ya tiene que estar contando los días para ocupar asiento en Ferrari. Sauber va a medio ritmo desde verano y tiene que suponer un acicate enorme para el monegasco, el paso a una escudería que acostumbra a apretar desde el primero al último día de la temporada.

Está también Jules, su recuerdo, lo que no pudo conseguir su amigo y lo que ha logrado él: piloto oficial de la rossa con 21 años recién cumplidos. El sueño alcanzado y la responsabilidad de demostrar que todo ha merecido la pena y está capacitado para responder a la encomienda que la de Il Cavallino Rampante ha puesto en sus manos.

Los afectados


Produce una pereza espantosa, pero hoy, cuando cerramos el mes de octubre, toca hablar (de nuevo) de estos artistas del postureo que han salido en masa a clarificar las cosas y reescribir la historia porque el quinto título de Lewis ha cerrado muchas bocas (sic).

Pasando por alto que hay que ser muy cenutrio para no haber visto desde comienzos de temporada que Hamilton tenía al menos el 50% de papeletas para coronarse campeón en 2018, chirría especialmente el empeño en que Lewis resulte un Lewis diferente al que conocemos. Y es que nos pongamos como nos pongamos, ni el final de 2008 va a cambiar; ni van a dejar de existir las maniobras políticas del británico durante 2014 y 2015; ni Rosberg dejará de ser Campeón del Mundo 2016; ni, por desgracia para los tifosi, Vettel evitará suicidarse en 2017 y 2018 —deportivamente hablando, of course!

martes, 30 de octubre de 2018

Otra ocasión perdida


He puesto una imagen de un Williams por no herir demasiadas sensibilidades y, también, por no abusar del color rosso, para qué vamos a engañarnos.

Y es que quiero hablar de la visión de la Fórmula 1 que tiene Kimi, quien ha dado recientemente una entrevista a Motorsport-Total.com que no tiene desperdicio. Sacude a Pirelli, por ejemplo, pero como toma las curvas, suavemente: «Da haben wir gegeneinander gefightet, und die Qualität der Reifen war viel besser. Wir konnten diktieren: "Wir wollen solche Reifen oder solche." Und die haben sie gebaut. Das war natürlich auch viel teurer - da wurde viel Geld ausgegeben. Heute bauen sie einen Reifen, der ist entweder gut oder schlecht, aber es gibt keinen Konkurrenzkampf mehr. Also gibt es auch keinen Bedarf mehr, um teures Geld den besten Reifen der Welt zu bauen. Und das wirkt sich auf die Qualität aus» [Mehr Wahrheit, weniger Mist!]

No quedan peluches en Maranello


Hacer recaer todo el peso de La Scuderia sobre los hombros de Sebastian Vettel suponía una completa salvajada a primeros de temporada y ahora que a la rossa sólo le queda el Mundial de Constructores para salvar el curso. Perdonadme que lo diga así, pero si viviera Sergio Marchionne, Maurizio iba a la puta calle ya...

Desaparecido el de Chieti, a Arrivabene le ha venido Dios a ver porque podías estar de acuerdo o no con Marchionne, pero era expeditivo a más no poder y el boss de Ferrari estaba entre sus dianas preferidas después de la cantada de la temporada anterior. 

No hay caso


El asunto de las averías en el coche de Daniel Ricciardo está dando para todo tipo de teorías, incluso para que se haya rescatado eso de la conspiración que les gusta tanto a los rigurosos cuando son incapaces de dar en el clavo sin un buen enlace en que apoyarse. Sea como fuere, yo sí tengo una teoría no conspirativa y, como de costumbre, os la cuento y luego hacéis con ella lo que os plazca, que ya somos mayorcitos todos.

El equipo no cuenta aquí porque no vamos a hacer maquinaciones de ningún tipo, así que en este tema vamos a considerar sólo tres elementos: el coche, la unidad de potencia y el piloto.

lunes, 29 de octubre de 2018

¡Gracias, México!


Pretendo ser breve aunque no sé si lo conseguiré, pero quiero agradecer desde estas líneas a la afición mexicana, y a todos mis amigos de tierras aztecas también, la oportunidad que me brindan cada año desde que el Hermanos Rodríguez volvió al calendario oficial, de rememorar mis épocas iniciales de afición, cuando cada circuito suponía un magnífico festival de colores y alegría que rodeaba el paso de los bólidos.

En fútbol se habla recurrentemente del jugador número 12 como implicado en el deporte. En lo nuestro nunca hemos sido tan listos, y en consecuencia, el público supone poco menos que una anécdota en cada prueba. Pero llega México y te reconcilias con todo. Tanto que acabada una cita ya descuentas los días que quedan para la próxima. Y puesto que Nürbu es muy permeable a todo lo humano que rodea tanta técnica y tecnología punta, quiero agradeceros que existáis, chamacos y chamacas. El mundo, la Fórmula 1, sería un lugar muy triste sin vosotros.

Os quiero. Os leo.

Max al cuadrado


Si el futuro es Max Verstappen me puedo ir a la cama mucho más tranquilo, porque cuando Carlos disponga de coche, y le venza, podré certificar que los criterios de Liberty han servido para algo.

Dolido por haber perdido la pole, el holandés arrancaba como un puñetero resorte en el Hermanos Rodríguez, consciente de que los Red Bull podían durar muy poco teniendo a los Mercedes AMG y Ferrari detrás. Y aguantaba y se ponía en modo inalcanzable, y bueno... ya lo visteis, incluso preocupado las últimas vueltas por lo que le había sucedido a Ricciardo, alcanzó a terminar en primera posición ofreciendo una pequeña lección de gestión de una prueba.

Llega el invierno, Sebastián...


Mientras el nivel de edulcorante nos llega a la barbilla, ahí fuera hay un tipo que sabe que ésta ha sido una mala temporada, sobre todo para él.

El aficionado tiende a trazar puentes con el pasado porque lo remoto adormece. Allí lo malo queda reducido a ruinas, cenizas y números, y si de las primeras se encarga el paso del tiempo, de las segundas nos queda su inmaculada limpieza. Tantos muertos a uno u otro lado del frente, etcétera, la vida de los que la perdieron importa lo mismo que la de aquellos que sobrevivieron: nada, no sentían, no eran responsables, no eran hijos de puta ni buenas personas, la alegría o la tristeza jamás les afectaron...

domingo, 28 de octubre de 2018

Cinco veces Lewis


A pesar de lo numerosos peros que he compartido con vosotros durante la temporada, al respecto de la distribución de fuerzas en la parrilla o incluso el nivel mostrado por los aspirantes al título en determinadas pruebas, hoy es día de celebración y Nürbu no desearía quedarse fuera del festejo.

Hamilton ha alcanzado su quinto entorchado y la prensa internacional, british y germana, fundamentalmente, ha desenfundado a Juan Manuel Fangio e imagino que no lo meterán en la cartuchera al menos hasta que comience la próxima campaña. 

Una generación sin duelos


Desde que hace un par de años o tres —a lo peor son cuatro, en el fondo qué más da—, leí a alguien en redes sociales afirmar que Gilles Villeneuve estaba sobrevalorado porque sus números no eran para tanto, comprendí que mi tiempo estaba llegando a su fin...

Hoy, por ejemplo, pretendía recordar el duelo entre Nigel Mansell y Ayrton Senna en el Hermanos Rodríguez (1991), y para documentarme rápido he visionado algunos vídeos de Youtube, de esos que te reconienda la propia plataforma porque son los más vistos o los más solicitados, y me he llevado un chasco del demonio porque no aparece el que mantuvieron Pedro de la Rosa y Michael Schumacher en Hungría 2006, y fundamentalmente porque no queda registro de ningún duelo de verdad más allá de esa fecha.

sábado, 27 de octubre de 2018

No está mal...


Por la razón que sea, hay pilotos que caen bien y la gente se alegra cuando les suceden cosas buenas. Mayoritariamente ocurre así con Daniel Ricciardo y ha supuesto un jolgorio verle hacer la pole en el Hermanos Rodríguez, aparte de que el asunto haya venido cargadito de sal y pimienta porque, de la misma tacada, se reía en la cara de Red Bull mientras chafaba la posibilidad de que Max Verstappen se consagrase en México como el poleman más joven de la historia de nuestro deporte.

Hablábamos hace un par de días de esto mismo [Jailhouse Rock], y a fe mía que no imaginaba el jueves pasado que aussie junior fuese capaz de reventar la banca de manera tan cachonda, pero mira, Ricciardo todavía guardaba un as en la manga...

Hacer leña


En realidad da igual cuando leas esto, en qué circuito sea o qué piloto conduzca el MCL33, desde agosto pasado a McLaren se le sigue exigiendo como si compitiese en el Mundial 2018 cuando hay razones de sobra para pensar que no es así.

Zak Brown lo deslizaba en julio, Fernando Alonso nos lo lleva diciendo desde el Gran Premio de Italia: todo el final de esta temporada va enfocado a 2019, a la aventura que protagonizarán Gil de Ferran, Lando Norris y Carlos Sáinz. Así las cosas, dada la insistencia en negar la realidad y abundar en un discurso alternativo que no tiene pies ni cabeza, o la prensa está más idiota que de costumbre o existe un marcado interés por desacreditar a la de Woking.

Llena de jóvenes pero engañosa [27-03-2013]


El año que viene hay unas cuantas incorporaciones de chavalería en las escuderías del Mundial, y al hilo he recordado que hace años, concretamente a finales de marzo de 2013, reflexioné desde mi espacio en Diariomotor sobre esto de que la sangre nueva suponga un auténtico plus en la parrilla. Y bien, en vez de titular aquel texto «Carne de cañón», no tuve mejor idea que elegir este largo titular: «La parrilla de Fórmula 1 2013, llena de jóvenes promesas pero muy engañosa»... Disfrutadlo.


La composición de la parrilla 2013 pasa por ser la más jóven de la historia de nuestro deporte (27 años y menos de 3 meses de media), lo que propone un esquema en el que la cantidad de jóvenes pilotos que se integran augura un bonito aliciente a tener en cuenta de cara a la cantidad y calidad del espectáculo que nos puede ofrecer esta temporada. Sin embargo, un análisis más pormenorizado, nos presenta un escenario en el que la descompensación que se vislumbra puede romper tan halagüeñas previsiones.