domingo, 23 de septiembre de 2018

El huevo y la gallina


Para la cosa esa del libro ese que si las abuelas me dejan veremos publicado antes de que finalice el año, he hecho acopio de papelajos, revistas, referencias y enlaces, como para parar un tren, sobre todo de la etapa anterior a la eclosión del alonsismo como supuesto fenómeno de masas, y desde ya digo que regalo un volumen firmado y una colección de ilustraciones de los campeones mundiales que hemos tenido hasta el momento, incluso invito a marmitako, a quien me demuestre con datos fehacientes que en España se fomenta el encumbramiento idiota del asturiano antes de 2004, cuando lo del chiquillo ya resulta imparable.

Lo sucedido en 2007 en nuestro país, así como en años posteriores, sólo resulta comprensible desde un desequilibrio de fuerzas que coloca al alonsismo en desventaja frente a una vorágine postiza que surge, mayoritariamente, de los medios ingleses y aledaños: nuestras biblias de siempre, para qué vamos a engañarnos.

No hay lugar para excusas [10-09-2018]


Escribí este texto para MotorPoint hace escasamente quince días, durante los previos del pasado Gran Premio de Singapur, aunque su contenido también vale para situar a Ferrari ante el Gran Premio de Rusia... Otra cosa es que los márgenes se han estrechado tanto en apenas dos semanas, que ahora sí que no hay espacio salvo para tirar adelante y olvidar lo sucedido en septiembre cuanto antes.


Ferrari se enfrenta a un final de temporada 2018 en el que lo tiene todo menos el crédito para continuar cometiendo errores.

Gestión vs. órdenes [27-03-2013]


El asunto de la Multi 21 en Malasia coleó dentro y fuera de la pista durante algún tiempo. Hubo presencia de abogados, dimes y diretes, excusas y justificaciones de todo tipo, y Mark decidió largarse de Red Bull para convertirse en Campeón Mundial de Resistencia con Porsche... Desde mi espacio en Diariomotor traté de arrojar luz a finales de marzo de 2013 en un artículo que se titulaba «Cuando la gestión hace imprescindibles las órdenes de equipo en F1», y bueno, considero que todavía merece la pena leerlo para comprender algunas de las claves del Mundial 2018, ya que tanto Mercedes AMG como Ferrari, se van a ver obligadas a usar órdenes de equipo si pretenden rascar algo.


La Fórmula 1, considerada como la máxima expresión del automovilismo deportivo, tiene un marcado sesgo empresarial (bussines) que si bien ha sido parte integrante de la actividad desde sus orígenes, de unas décadas a esta parte ha ido cobrando una importancia que resulta imposible soslayar ante determinadas situaciones, como la sucedida el domingo pasado sobre el circuito de Sepang, sin ir más lejos, lugar donde Sebastian Vettel y Mark Webber protagonizaron una lucha fratricida en el seno de la escudería austriaca Red Bull.

sábado, 22 de septiembre de 2018

#KeepFightingMichael [II]


Antes de que se convierta en un tsunami la incipiente oleada de críticas al milagroso resurgir en F3 de Mick Schumacher desde Spa-Francorchamps a esta parte, pretendo aprovechar el ratito para recordar que en automovilismo, saber elegir equipo es casi tan importante como disponer de manos y cabeza al volante, y desde luego, para recalar en la figura del Gran Caimán, el Kaiser, el padre de la criatura, hoy varado en no sabemos qué lejana playa. 

Prema Powerteam es el equipo en F3 y Mick tiene, de momento, todo lo que hay que tener para convertirse en un grande de nuestro deporte. 

La borrasca Bottas


El escenario desvelado en el pasado Gran Premio de Italia nos pone en que mientras Sebastian posiblemente no se fíe de Kimi hasta final de campeonato, Lewis estará, en el mismo intervalo de tiempo, feliz como unas Pascuas con Valtteri. Parece que no, pero es un punto con el que conviene contar. 

El de Nastola —esto es opinión personal sin base científica, ¡ojo al apunte!—, tiene alma de huracán pero no pasa de borrasca por mor de que su plaza en Mercedes AMG es para borrascas, no para huracanes. 

Golfus de Roma


«Cuando un esclavo astuto, mentiroso, perezoso, ocurrente y tramposo, descubre que el hijo de su amo está enamorado de una joven virgen, le ofrece su ayuda para conquistarla si a cambio le concede la libertad. Pero los amoríos se ven obstaculizados por asombrosas sorpresas, ingeniosos disfraces y una alocada carrera de cuadrigas...» 

Ésta es la descripción que nos ofrece Wikipedia sobre el argumento de la película A Funny Thing Happened on the Way to the Forum (Algo gracioso sucedió camino del Foro), que en España fue bautizada como Golfus de Roma. Y abriendo este texto tenemos a sus tres esclavos protagonistas: Hysterium, Erronius y Pséudolus, de izquierda a derecha, respectivamente.

Lewis y el sí anglosajón


Félix me enseñó que todos llevamos dentro un Sabrino Saña al que le importaba un carajo que el fuego de la hoguera donde lo queman le esté abrasando los cojones. También me acarició la frente un doce de febrero lejano para que llorara y llorara, y a fe mía que he llorado desde entonces lágrimas que ni siquiera sabía que me cabían...

Son las veintiuna horas treinta y ocho minutos pero finjo que son las ocho, las ocho y diez, las ocho y doce o las ocho y cuarto. A vosotros os da lo mismo y a mí también, ¿qué más da entonces?

viernes, 21 de septiembre de 2018

La gran McLaren


Desconozco si llegaremos a ver concretado ese gran proyecto al que aludía hace un par de meses Zak Brown, lo que está cada vez más claro es que McLaren no lo va a tener sencillo.

Desgraciadamente se han olvidado ya las palabras del californiano, y eso que la prensa, sobre todo la británica, debería tenerlas bien presentes cada vez que abre un titular, un párrafo o una frase al respecto de Woking. En sentido estricto, en el condado de Surrey se pararon las máquinas en agosto pasado para dar pie a una nueva aventura con nuevos protagonistas y en nuevos entornos, pero lejos de esta perspectiva, los gacetilleros y juntaletras ingleses insisten en analizar el final de temporada 2018 como si la de Gil de Ferran estuviera en disposición de disputarlo.

El no de Michelin


El no de Michelin me ha pillado a contrapelo porque no imaginaba que la FIA, los equipos y Liberty, iban a estar jugando a estas alturas al mismo trile de siempre. 

Hay por delante una golosa oportunidad que permitiría reordenar las fuerzas de la parrilla, pero las señales que nos llegan desde el paddock apuntan a que se va a desaprovechar. 

¿Es tan malo Lobato?


Si Antonio dispusiera de todo el poder que se le arroga, seguramente otro gallo nos estaría cantando, de forma que o es falsa la ecuación en la que interviene, o la ecuación de la que es protagonista es más falsa que un billete de cuatro euros. Por muchas vueltas que le demos, no hay más.

Hablo de Lobato como podría hablar de cualquier otro comunicador. A ver, el asturiano es el cabeza visible de la única plataforma que sirve Fórmula 1 en España, y entiendo que haya que sacudirle poco, mucho o bastante, según la cuota que le corresponda, pero lo que no resulta admisible es que se le convierta en una especie de sumo sacerdote de una secta cuando resulta tremendamente sencillo ver desde nuestro país nuestro bendito deporte a través de otros canales.

México retorna a la F1 [24-07-2014]


Comparto con vosotros esta nota de prensa escrita para Diariomotor a finales de julio de 2014, titulada originalmente «México formará parte del calendario 2015 de Fórmula 1», por dos razones: la primera por quitarnos de encima la murmia que preludia todos los años al Gran Premio de Rusia, recordando que ya queda menos para disfrutar del Gran Premio de México, sin duda una de las mejores citas del Mundial; y segundo, para que visualicéis en sus comentarios cómo es de dura la vida del redactor de contenidos, que ni una anotación sin espacio para la opinión se libra del rigor inquisidor de quien se siente ofendidito por cualquier mandanga. Pasen y lean...


A pesar de las bajas audiencias y la notable reducción de presencia de espectadores que están sufriendo los Grandes Premios de Fórmula 1, el negocio en su conjunto parece estar viviendo un buen momento. Así, si este año se recuperaba el Gran Premio de Austria y en unos meses asistiremos al estreno del Gran Premio de Rusia sobre el circuito de Sochi, para la próxima temporada se ha confirmado el retorno del Gran Premio de México a la máxima categoría, tras una larga ausencia que ha durado 23 años.

jueves, 20 de septiembre de 2018

2012, un poema


Mi abuela, que tenía más años que la tropa de yogurines y el tipo de la gabardina juntos, ya me advertía de que quien con críos se acuesta, meao se levanta, cuando apenas levantando un cagarro del suelo, a mí me gustaba lo que le gustaba a mi hermano mayor, es decir: carreras de coches de colorines en las que destacaban nombres como Jim Clark, Denny Hulme, Bruce McLaren, Dan Gurney, Graham Hill, Jo Siffert o Jackie Stewart, sobre todo éste último, y porque Juliantxu era tifoso y yo quería ser distinto y el escocés corría sobre un coche azul...

Imagino que Giorgio Piola y Prostvuelve todavía andan resolviendo la cuadratura del círculo sobre cuándo abandoné los pantalones cortos, pero para entonces ya era tifoso yo también, como el tipo que me metió todo esto en vena y a quien perdí definitivamente un frío 12 de febrero de 2015. Ickx y su 312B y a quién coño le importa de quién me enamoré primero o si tengo evidencia en vídeo de cómo bajaba las escaleras en plan Regan, en el El Exorcista, canturreando Alonso, Alonso, Alonso...

Sin nadie que te tosa


Con la tontería ésta de «Ferrari casi, casi», Mercedes AMG se nos está plantando en la quinta temporada consecutiva en que no le tose nadie, aunque lejos de sorprender a nadie, la película es tan buena y contiene tanto drama que está pasando por una de las mejores de los últimos tiempos, seguramente, como diría el periodista Manuel Alcántara: porque el resto han sido peores.

En fin, no nos vamos a enredar tan pronto. Os debo la entrega correspondiente a las valoraciones que ha hecho Liberty Media sobre el segundo cuatrimestre del negocio en 2018. Del primero ya hablamos en su momento [El dramón], y sobre éste os voy adelantando que Greg Maffei vuelve a mencionar la palabra drama aunque el grueso de la conferencia la lleva Chase Carey, quien carga con bastante contundencia en lo caros que resultan los equipos, se entiende que en relación a su implicación en el espectáculo.

No va a pasar


Hace mucho tiempo que tengo asumido que seguir Nürbu es practicamente imposible para la mayoría de los mortales, por eso, a los habituales, os lo agradezco tanto aunque a veces estemos en posiciones antagónicas. 

Vamos para 12 años en activo y ésta hace la publicación número 4.438, y puesto que incluso para mí resulta complejo encontrar determinadas cosas en el interior de este gigante que conocemos como El Infierno Verde, salvo a aquellos que vienen a intentar tocar las pelotas o a decir que el radicalismo me puede, a nadie le recomiendo que las encuentre por sí mismo, ni que se tome la molestia. Antes lo hacía, no os creáis, pero antes yo no era como ahora.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

La boutade


Antes de entrar al trapo voy a contextualizar un poco, no sea que por tratar de poner las cosas en su sitio, el sector catalán de lo nuestro, en vez de llamarme forofona o radical, solicite que me quemen en hoguera pública.

A ver, el año pasado, 2017, con 15 pruebas encima, nadie daba brinquitos de alegría ni se ponía cachondo hablando de lo supreme que llegaba Lewis Hamilton al final del campeonato, ni mucho menos Eddie Jordan lo daba por ganado para el británico, su compatriota. La hemeroteca está ahí y se puede comprobar fácilmente que la situación se achacaba a las cagadas de Ferrari y Vettel, y a la falta de tono de la primera, fundamentalmente, que en Monza se había liado la manta a la cabeza tratando de encontrar el setup correcto y no sabemos a día de hoy si lo ha localizado. 

Se nos jodió el humor


Si ponéis a este texto la voz de Rocío Jurado seguramente lo disfrutaréis con mayor intensidad, en todo caso, ya os advierto que pretendo ser breve.

Soy consciente de que uso mucho la palabra disfrutar pero, a la vez, cada día me resulta más frecuente encontrar gente cercana que ha dejado de hacerlo no por el deporte en sí, sino por la cantidad de morralla que se arremolina a su alrededor. Uno de ellos me confesaba el año pasado que había dejado de intervenir en el foro donde nos conocimos porque antes la gente compartía ideas y gozaba descubriendo cosas nuevas, y ahora, simplemente, todo se había convertido en ver quién la tenía más larga y quién imponía su razón...

¿Es Leclerc la solución?


Si nos quedase algo de sentido del humor —con unas gotas bastaría—, ante una pregunta como la que da título a esta entrada habría que contestar con otra: ¿para qué problema?

Hemos hablado de este mismo asunto otras veces: la elevación de Charles a Ferrari para 2019 tiene pinta de ser una operación cosmética porque resolver no resuelve nada, más allá, claro está, de cumplir con los deseos de Sergio Machionne, lo que en sentido estricto ni era un problema ni lo parece en la actualidad.

Hasta que yo diga


Si el caso de Lance Stroll entra dentro de las paradojas que admite el aficionado sin pestañear, me resulta muy complicado de digerir la doble vara de medir que está aplicando a Raikkonen. El hijo del multimillonario canadiense tiene el poder que le otorga la pasta de su padre, y Iceman, un nombre y un recorrido que le hace merecedor de un asiento seguro en 2019. Sinceramente, no veo dónde está el problema.

Hemos manoseado este mismo asunto varias veces en Nürbu. En 2012, Mark Webber aseguraba continuar teniendo hambre de victorias mientras la peña se descojonaba de la ocurrencia y solicitaba que Red Bull lo sustituyera más pronto que tarde. Antes que con el australiano sucedió tres cuartos de lo mismo con Rubens Barrichello o Michael Schumacher, y después, con Felipe Massa, incluso ha pasado con Fernando Alonso, y en toda lógica, llevamos unas temporadas escuchando el sempiterno: ¡retírate de una puñetera vez!, esta vez en alusión a Kimi.

martes, 18 de septiembre de 2018

Tiempos difíciles


Por razones que no vienen demasiado al caso, este comienzo de semana estoy tirando de agenda para charlar con amiguetes y conocidos de esto de la comunicación en el mundo del motor, y me estoy dando de bruces con un escenario menos halagüeño del que imaginaba.

Soy optimista por naturaleza y aunque preveía descojone apocalíptico después de la salida de Fernando Alonso de la Fórmula 1 [Ahí que vamos...], no había calibrado que las cosas podían ir tan rápido. 

Encaje de bolillos


Ya comenté después del Gran Premio de Mónaco que no me había parecido una gran idea que Brackley hubiese dado instrucciones a Esteban Ocon para que dejase pasar a Lewis Hamilton, a fin y a cuentas, el piloto francés, aun perteneciendo al linaje Mercedes-Benz, trabajaba para la escudería de Silverstone y a ella se debía más que a los intereses puntuales de la patrona

Hacer lo que se hizo con él en mayo me pareció feo y estúpido, porque sin querer se le estaba convirtiendo en un Bottas 2.0 y no hacía ninguna falta...

El fatalismo que adormece


Ni queriendo se puede negar que en el calendario del Mundial de Fórmula 1 existen determinados circuitos que ni fu ni fa ni todo lo contrario. Acabamos de salir de uno y vamos a otro. 

Marina Bay es un truñaco y Sochi otro, lo que no quita para que ambos tengan una limitada responsabilidad en eso de ofrecer poco espectáculo, porque para darlo ya están las escuderías, sus coches y los benditos neumáticos, y por supuesto, los pilotos. Así las cosas, no parece muy de recibo que el sábado pasado se estuviera aventando que nuestro deporte era 12 segundos más rápido en las calles de Singapur, y hoy andemos tratando de encalomarle el muerto al trazado.

¿2012?


Comentaba con mi amigo Humberto, hace relativamente poco, que la urgente necesidad de defensa de Sebastian Vettel en su lucha por el Mundial 2018 es, fundamentalmente, la lucha cerrada por no parecer equivocados de todos aquellos que mantienen que los cuatro títulos del tetracampeón no formaron parte de una gigantesca operación de mercadotecnia.

Sin pretender poner o quitar nada al astro alemán, puesto que, al fin y al cabo, sigo considerando que es bueno y fue él quien firmó las sucesivas coronas con Red Bull, en el actual enfrentamiento de trincheras sobran tanto la excesiva exaltación del periodo 2010 a 2013 como las toneladas de presión extra que están metiendo al de Heppenheim desde determinados sectores, en los que, para colmo, el alonsismo resulta casi anecdótico.

Pirelli da marcha atrás... [30-05-2013]


Hacer de proveedor único no parece ser un plato de gusto aunque da la sensación de que a Pirelli le ha compensado y compensa todavía hoy. Sea como fuere y dando por bueno que impasible el ademán, la italiana no encuentra la tecla adecuada tampoco en 2018 y, por consiguiente, sigue machacando el espectáculo, me permito compartir con vosotros esta mañana, un texto que escribí para Diariomotor en la temporada más cachonda que ha vivido la relación entre la Fórmula 1 y su suministrador único de compuestos. Obviamente, estamos hablando de 2013...


Envuelta en la polémica, entre continuas informaciones imposibles de contrastar, constantes bulos y desmentidos, Pirelli sigue siendo protagonista muy a su pesar de este inicio de temporada. 

lunes, 17 de septiembre de 2018

¡Que viene Bernardo Gui!


¡Aquí están; estos son; la Sagrada Inquisición...!

Ya advierto que soy más de Guillermo de Baskerville que de Bernardo Gui. Así las cosas, todo este proceso sumarísimo que se ha montado contra el alonsismo no tiene pies ni cabeza porque, fundamentalmente, a Vettel le están dando hasta en el cielo del paladar desde los tifosi de viejo cuño al ferrarismo no vettelista, pasando por la prensa italiana, y la british y teutona, que nunca desaprovechan ninguna ocasión con tal de enfatizar que Lewis camina sobre las aguas siendo británico y conduciendo un monoplaza alemán...

Cosas de familia


A pesar de que antes del Gran Premio de Italia la prensa daba por seguro que Lance se había hecho el backet para el VJM11, ni en Monza ni en Marina Bay ha conducido para Racing Point (Force India). 

El canadiense continúa siendo piloto Williams y cada vez se hace más difusa su incorporación a la escuadra de Silverstone durante este año, circunstancia que nos pone en que Robert Kubica lo tiene bastante complicado para defender en pista los colores de Grove, todo ello mientras afloran los peores augurios sobre el futuro en la máxima disciplina de Esteban Ocon.

Habemus car


Me preguntaba Miguel el otro día sobre qué pensaba al respecto de la propuesta de vehículos para 2021 que ha hecho pública recientemente Liberty Media, y bueno, ambos sabemos de qué va la publicidad —en mi caso debo decir que cada vez la toco más puntualmente, la verdad—, e imagino que coincidimos en que, a priori, siempre está bien que el cliente sepa por dónde pueden ir los tiros de la campaña...

Resulta muy atractivo poder mirar el futuro por el agujero de la cerradura. En mi época este tipo de visualizaciones las hacíamos al aerógrafo. 

Proporcionalidad


Vaya por delante que a Checo le metía una bandera negra por lo de ayer, pero con crespón dorado y sólo por su acción sobre Sergey, ya que la que le endiñó a Esteban me parece pasada de rosca pero tampoco exageradamente dura. Si no llega a estar el muro es casi seguro que ni nos enteramos, otra cosa fue que a resultas del lance media Racing Point (Force India) se quedaba sin puntuar, y ahí sí, ahí yo le daba dos boinazos de propina al de Guadalajara, que no anda el horno en Silverstone como para desperdiciar puntos. En todo caso, como ya sucediera el año pasado, creo que la culpa es de Otmar y su manía de no poner las cosas meridanamente claras entre su tropa.

Pero a lo que vamos, la sacudida a Sirotkin sí fue pa'matar a Sergio. Desproporcionada y totalmente fuera de lugar, y, además, pillando al personal con el pie cambiado, porque tanto que la prensa vende habitualmente una imagen blandita del mexicano, va éste y responde por alusiones como si fuese un resorte: quitándose de encima al ruso y avisándole de que en determinados momentos también gasta malas pulgas y mala leche.

La Fórmula 1 estrena dorsales [11-01-2014]


Nos hemos acostumbrado a convivir con el actual formato de dorsales personalizados, aunque en realidad es un sistema que lleva apenas cuatro años entre nosotros. Data concretamente de la temporada 2014, y yo hablaba sobre el cambio desde mi espacio en Diariomotor...


La importancia cada vez mayor que tienen los medios de comunicación en la proyección e impacto de la imagen de los patrocinadores que intervienen en Fórmula 1, ha originado de un tiempo a esta parte que la presencia de los dorsales en las carrocerías de los monoplazas haya ido perdiendo relevancia y tamaño conforme transcurrían las temporadas.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Una mierda de prueba


Ésta es una de esas entradas que me va a granjear enemistades por decir lo que siento que hay que decir sin verme apremiado por la necesidad de enjabonarle la espalda a nadie. 

Parece que toca alabar una mierda de carrera porque la ha ganado un tipo que ayer brilló como ocurre pocas veces en Fórmula 1, pero, fundamentalmente, porque a la hora de irnos a la cama, después de haber hecho pipí, enfundarnos el pijama y haber repartido besitos, para conciliar el sueño necesitamos creer que como aficionados somos diferentes a los que siguen otros deportes. 

¡Por tu madre, Maurizio!


Los peores augurios se han materializado en Marina Bay: quedan seis carreras hasta Abu Dhabi y ni Ferrari ni Sebastian Vettel dan muestras de poder arreglar el agujero que tiene el casco de La Scuderia en estos instantes. No es imposible. A ver, un abandono de Lewis cambiaría totalmente el guión de la película, pero la cosa está muy fea precisamente por esto que mencionaba en las líneas anteriores: la desconfianza ha hecho presa de la de Maranello, y este tipo de escenarios, tradicionalmente llevan a que se multipliquen los errores en la italiana.

La carrera de la rossa en Singapur ha sido de las que se tiran a la basura y se olvidan inmediatamente, pero si paso por ser el último verso libre que queda en esto de la comunicación sobre nuestro deporte, es porque en determinados momentos puedo permitirme el lujo de seguir siendo optimista. 

No son 12 segundos


Está visto que de aquí a Abu Dhabi vamos a vivir tiempos históricamente histéricos, todo sea por enfatizar que a pesar de que la carrera será previsiblemente a una sola parada —ya sabemos lo que significa eso—, la modernidad nos lleva en volandas y nos propone escenarios inimaginables...

El caso es que ha surgido el tema de que el tiempo de pole obtenido por Lewis es, nada más y nada menos, que 12 segundos más rápido que en 2009 y, ¡hala!, ¡henchidos de alegría nos hemos puesto a tirar cohetes...!

sábado, 15 de septiembre de 2018

Modo mayestático


Todavía queda una carrera por delante para saber cómo termina el Gran Premio de Singapur de este año, pero parece claro que después de la magistral vuelta de pole que se ha cascado Lewis tampoco es que queden demasiadas palabras por añadir, y es que Marina Bay también era un circuito que a priori venía teñido de rosso. Y bueno, toca echar el ratito siquiera para rascar algún átomo de esperanza. 

Como decía hace un par de líneas, o tres, el mazazo propinado por el astro británico hace escasamente un rato, ha sido de órdago, y donde más lo va a notar la italiana es en la cantidad de presión por centímetro cúbico que soporta en estos instantes su piloto número uno. Empiezas recordando a Sergio Marchionne en Monza, introduces una variable que lo único que hace es emborronar el cuadro [No sin Kimi], y lo que consigues es meterte en un marrón inimaginable a la salida del Gran Premio de Bélgica.

I'll be back!


Comprendo que no son horas pero tampoco tenía nada mejor que hacer. Como sabéis, desde hace mucho tiempo mi vida transcurre sobre un hermoso terreno plagado de minas y, concretamente, esta semana ha sido una de ésas en la que no sabes ni por dónde te están dando. Y ni tan mal, oye, que a fin y a cuentas, por el canto de un duro de los de antes pude salvar el viajecito a Asturias.

En fin, siento en el alma desilusionar con esta entrada a todo el personal que había comenzado a mojar la ropa interior imaginando que Nürbu plegaba velas, pero es lo que hay: todo se ha debido a un forzado descanso.

lunes, 10 de septiembre de 2018

El «maggiordomo»


Tener años no es ningún problema, el mal rollo está en pensar que acumularlos supone algún tipo de ventaja.

A Maurizio, por ejemplo, le pasa que cree que utilizando una palabra canosa como maggiordomo se entiende que sabe gestionar el servicio, cuando en realidad no le ha pillado el tranquillo ni creo que lo consiga, al menos hasta el año que viene, y como muy pronto. De forma que, cuando saca pecho advirtiendo que Ferrari tiene pilotos y no maggiordomi —gregarios, sirvientes, escuderos, etcétera— para justificar follones como el habido en Monza, en vez de despejar dudas nos está mostrando por qué las cosas siguen sin funcionar en Maranello.

domingo, 9 de septiembre de 2018

¿Qué será de Carlos?


Hombre, quizás signifique poco que Carlos estrene equipo y expectativas el año que viene en McLaren... si uno acepta de primeras que somos un país muy acomplejado en Fórmula 1, que no ha dado el valor que tiene ni a lo hecho por Jaime Alguersuari ni a lo que intentó Roldán Rodriguez, ni a las aventuras de Dani Juncadella, Andy Soucek o Roberto Merhi, ni por supuesto a lo logrado por Marc Gené o Pedro Martínez de la Rosa. De Fernando ni hablamos, ni mucho menos de Adrián o Luis, o los dos Emilios, o Alex, o...

Tenemos historia. Por aquello de concretar: tenemos bastante historia en nuestro deporte; otra cosa es que la valoremos, que aquí cada cuál, que decía aquél. 

Un día en el museo...


Ayer visitamos el Museo y Circuito de Fernando Alonso y hoy, la verdad, me he levantado tarde pero con día tocapelotas premium, así que con esta entrada mañanera básicamente pretendo daros envidia...

Hecho el aviso a navegantes continúo con los spoilers: La jornada nos respetó en lo meteorológico, vamos, que no nos hizo falta ponernos la ropa de invierno, lo que facilitó que anduviésemos por La Morgal como Pedro por su casa. 

sábado, 8 de septiembre de 2018

Como dos gotas de agua


Casi con total seguridad, Niki Lauda sacudiría con su casco a quien le viniera con el cuento de que en 1977 disfrutó de un coche dominador al estilo de los Mercedes AMG W05 a W09. 

La historia resulta muy bonita cuando la cuenta el abuelo a los nietos, pero tiende a joderse en cuanto toman voz los auténticos protagonistas: los malos no eran tan malos ni los buenos tan buenos, tantas cosas importantes ahora no lo eran en realidad entonces. Afloran los grises y empastan las luces y sombras del cuadro, incluso el barniz nos traiciona y por vejez termina apagando los colores... Todo sucede como en la vida misma, porque en el fondo, 1977 era tan vida como nuestra actualidad.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Novelas de capa y espada


Esto ya ha empezado... Dijo que cerraba una etapa para tomar un respiro largo, corto, en el fondo qué más da. También insinuó que si lo veía bien a lo mejor volvía, aunque está la cosa tan enrarecida en nuestro deporte que a ver quién es el guapo que se juega un jamón en esta quiniela.

Y pasa ahora que se lo ha puesto tan sumamente fácil a todos aquellos que le esperaban con la escopeta cargada con posta lobera, que incluso se hace complicado para los que sabemos que esto ha comenzado, asimilar que Fernando sólo se marcha de la Fórmula 1 porque tiene ante sí otros muchos retos por explorar...

jueves, 6 de septiembre de 2018

No sin Kimi


Esto de cumplir las últimas voluntades de Marchionne apostando por Leclerc para 2019 en Ferrari, suena a lo que suena: a endosarle el muerto al de Chieti.

Digo yo que a lo mejor Sergio pretendía que La Scuderia ganase primero el Mundial de 2018 y luego contratar al monegasco. En esencia, el escenario sería idéntico aunque los tempos se habrían respetado y la línea hacia una victoria absoluta de la rossa estaría más diáfana que ahora, que han entrado en acción los poderes fácticos de la italiana, ese poder en la sombra que ya nos complicó la vida a los tifosi en 2009 y 2011, y que si Dios no lo remedia, ha podido convertir las siete carreras que quedan por disputar en una lenta y dilatada agonía. Eso sí, con Charles como premio...

Steiner haciendo «un Steiner»


Seamos sinceros, si hay mucha gente que prefiere lucirse en Twitter en vez de escribir artículos sobre Fórmula 1 semanales o diarios, o mensuales, es por no enfrentarse a tener que hablar al menos una vez en su vida sobre Steiner.

La FIA acaba de prohibir la bolsita de hielos que ponía Ferrari encima de las cámaras de sus monoplazas, por ejemplo, y toca hablar de Steiner porque Haas tenía que haber resuelto sus ilegalidades en el fondo plano del VF-18 antes de Monza, y de no ser por la denuncia de Renault ni nos enteramos de que el vehículo de la norteamericana seguía corriendo en modo ilegal, y claro, uno se pregunta ¿qué coño hace la Federación que permite estas cosas?

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Stalingrado, 5 de septiembre


Dicen que la madurez de las personas se demuestra en cómo afrontan la frustración, y aunque la foto de entradilla así como buena parte del texto aluden a Sebastian Vettel, pretendo echar el ratito sobre la hégira que han montado los seguidores del alemán y equidistantes patrios a cuenta de estas palabras: «Für mich ist klar, dass ich gegen drei Autos kämpfe. Auch gegen alle 19 im Feld. Ich war nie in einer anderen Position, das ist okay. Ich erwarte nichts anderes...»

Lo primero para neutralizar la carga de profundidad que llevan en sus entrañas —«Para mí está claro que luchaba [el domingo] contra tres monoplazas. También contra todos los 19 de la parrilla. Nunca he estado en una posición diferente, está bien. No espero nada más»—, obviamente pasa por dudar de ellas, y como al canal Ziggo Sport (Vodafone extras) no lo conocíamos de nada, la cosa resultaba bastante sencilla, en principio.

martes, 4 de septiembre de 2018

El podio como indicativo


He tenido día bastante gansote y en vez de arruinarme el estómago con alguna úlcera provocada por ese vettelismo que insiste en que La Scuderia debería ser un clon de Red Bull para que a Sebastian le vuelvan a salir las cuentas, he cogido prestada la línea esbozada ayer por Pay [dentro enlace], pero en vez de comparar la cantidad de diferentes ganadores que había antes con los que hay en la actualidad, he tomado el podio como referencia, porque, a fin y a cuentas, es una circunstancia que no admite demasiadas vueltas ni se abre a estériles debates como los que están sacudiendo a mi amigo.

El podio es un buen indicativo, o me lo parece, porque su variedad materializa lo entretenida que ha estado la temporada, o, en su caso, lo sosangas que ha sido. 

lunes, 3 de septiembre de 2018

Purpose


Años escuchando el mantra de que Kimi disfrutaba de idéntico coche que Sebastian y que en Ferrari había igualdad de la buena entre sus pilotos, y llega el Gran Premio de Italia y sin tiempo para pestañear descubrimos que el de Espoo es efectivamente el segundo piloto del tetracampeón y, además, un tipo desleal con su equipo porque no le quiso hacer los deberes a Vettel en Monza...

He llegado a leer que Raikkonen es «temperamental». Así, con dos cojones y sin arrugarse. Él, a quien apodaron Iceman porque parece tallado en un bloque de hielo. Uno de los pilotos más grandes que tenemos porque incluso para ser segundo hay que valer, y mucho. El último campeón de la rossa, mi querubín rubio, el tipo que sigue acariciando las curvas como si las sujetara en brazos y las estuviera besando como hace con Minttu en las noches de invierno, mientras Robin y Rianna Angelia Milana duermen.

¡Gracias, Stoffel!


No sé qué me produce más tristeza, que Stoffel sea el segundo piloto que arruina esta Fórmula 1 en lo que llevamos de campaña o las películas que se montan algunos con tal de que no se les escape que esta Fórmula 1 de ingenieros (crap, Bernie dixit), se está llevando por delante pilotos que ni siquiera han tenido una miserable oportunidad de demostrar lo que valen.

Se mire como se mire, no se puede tener a un piloto que supuestamente está entre los 20 mejores del mundo, rodando y rodando para obtener datos y datos y conseguir la inalcanzable fiabilidad, y así una temporada tras otra... Bueno, en realidad sí se puede, y desgraciadamente así nos va.

¿Está rota McLaren?


Aprovechando la mutua confianza que nos tenemos os diré en las primeras líneas de este texto que no, que no creo que McLaren esté tan rota como parece en estos instantes, mayormente porque así os ahorro el agobio de tener que leer en diagonal por ver cómo acaba la entrada. Y ya os advierto que tampoco se trata de un mal entendido optimismo, como comprenderéis a partir del párrafo siguiente.

A principios de julio pasado, después de la salida de Éric Boullier y el inminente ingreso de Gil de Ferran en las filas de Woking, Zak Brown nos informaba de que la salida del túnel podía llevar algunos años. Como os pasó a muchos de vosotros, yo también pensé que el californiano estaba exagerando [Alonso y la nueva McLaren (09-07-2018)], aunque a tenor de los acontecimientos posteriores se ha visto que nos estaba contando la verdad aunque costaba digerirla.

domingo, 2 de septiembre de 2018

El coco


Como escribía el otro día [Salvando los muebles], al terminar el de Bélgica quedaba por ver que efectivamente Maranello había ganado el Gran Premio de Italia, que ha sido que no, obviamente.

De todas formas, de la misma manera que solicitaba el lunes pasado un poco de serenidad a la familia Ferrari, quiero recordarle esta tarde que sólo se ha mordido el polvo en casa, que quedan siete pruebas por delante y que por muchas milongas que nos cuenten, este campeonato va de quién comete menos errores. Nos ha tocado en Monza, evidentemente, pero como decía antes: quedan siete oportunidades para que Lewis también nos muestre su lado menos vistoso porque de momento está lejos de ser el coco que nos están pintando.

La hora de los querubines


Ahora que estamos todos, incluso los que niegan en Twitter que me leen, vamos a echar unas líneas sobre la tontuna que nos acogota el alma.

Es broma, prefiero hablar sobre el tipo que ha roto el récord de velocidad establecido por Juancho Montoya en 2004. Kimi, el último campeón mundial de la rossa, un individuo acabado, vago, incapaz de superar a Vettel (sic), que seguramente a estas horas está más fuera que dentro de Ferrari...

sábado, 1 de septiembre de 2018

Tonto, que eres tonto...


Apuntaros esta frase: un imbécil jamás se recupera de un éxito, un inteligente siempre lo hará de un fracaso...

A Magnussen le pasa que no le han cortado las alas y continúa originando incidentes con quien cree que está en peor posición que él. Pocos cojones tiene para hacerse una primera plana habiéndoles montado el pollo a un Hamilton o un Vettel. Ahí no, ahí no se mete. Lo hace con ese enemigo imaginario que todos teníamos cuando éramos críos. Y que tampoco os extrañe demasiado que los que están cuestionando en estos momentos la reacción de Alonso, sean los mismos que justificaban a Vettel cuando decidió hacerse el machote con Hamilton en Bakú 2017. La mierda va siempre en el mismo paquete.

¡Es Monza, amigo!


La tarde promete y vamos a estrenarla hablando del jugador número 12 de la rossa, su público, esos tifosi que empujan como un quintal de caballos de potencia, que esta tarde han jaleado a Sebastian y Kimi como si no hubiera mañana en el Templo de la Velocidad.

Monza sin ellos no sería lo mismo, y Ferrari tampoco. No han olvidado qué ha supuesto Fernando para La Scuderia ni se han tomado cautas vacaciones de su ferrarismo cuando el ovetense defendía los colores de Il Cavallino. Son tan generosos que incluso admiten en la famiglia al hombre que les flageló de 2010 a 2013. Quizás comprendieron antes, y mejor que otros, que Maranello luchaba entonces contra Adrian Newey y la FIA...

El pollo sin cabeza


Que Daniil pueda volver a Toro Rosso entra dentro de lo normal, no nos equivoquemos. El de Ufá no es un conductor que pueda elegir y tocará volante a la menor oportunidad que tenga. En Ferrari no había manera, así que si ha de ser en Faenza, en Faenza será.

Kvyat es un racer de los de toda la vida. De los del montón, que la máxima disciplina es tan cruda que por cada cincuenta que lo intentan, sólo uno o dos copan titulares. En todo caso, que es a lo que vamos, el nombre del ruso se baraja como posible en uno de los asientos del futuro STR14 y, como vengo diciendo, hasta aquí todo normal. Nada que objetar, en serio lo digo.