domingo, 24 de febrero de 2019

Ken Tyrrell [Maurice Hamilton]


Con prólogo de Jackie Stewart, Ken Tyrrell, The Authorised Biography (Collins Willow Publishers, 2002), supone un fabuloso paseo por ese mundo de antes al que tanto se refieren los petulantes de ahora sin que exista atisbo de comparación, de la mano de una de las mejores plumas del periodismo deportivo moderno en cuanto a automovilismo se refiere: Maurice Hamilton.

Uncle Ken fallecía el 25 de agosto de 2001 y el autor le rinde homenaje en este libro porque Tyrrell, ante todo, ha sido una de esas figuras asombrosas que han dado contenido a la Fórmula 1 con anterioridad y después de que se profesionalizara definitivamente a finales de los setenta del siglo pasado y comienzos de los ochenta.

sábado, 23 de febrero de 2019

Luciendo palmito


El sofá es un lugar muy denostado para esto de hacer análisis, pero bien que viene para exfoliar sentado en él, el abundante tejido de molestos aficionados que dan la turrada desde casa, o eso dicen...

Basta aludir a que una vez viste in situ los coches correr, para que el sofá te permita dar lecciones de vida, de santurronería y lo que haga falta; y ¡jolines!, a este juego jugamos todos o debería ser considerado pecado que sólo puedan jugar unos pocos.

El pez chico


Liberty Media tiene una bonita patata caliente en las manos. Si al final se concreta el posible «fracaso» de la normativa 2019, la brecha entre equipos fuertes y flacuchos se va a hacer más y más grande, ya que sólo fijándonos en la zona de los bargeboards estrenados este año, resulta sumamente sencillo imaginar que su desarrollo y optimización para cada carrera se va a poner en un pico que no tiene por qué encajar en los planes económicos de todas las escuadras.

Son preciosos. Su complejidad resulta tremendamente atractiva, pero hay que meter muchas horas de trabajo ahí para que funcionen correctamente y den los resultados esperados.

viernes, 22 de febrero de 2019

In progress [McLaren MCL34]


McLaren me ha sorprendido gratamente con su monoplaza para este año. Así como el MCL33 de 2018 parecía en febrero que no dejaba mucho espacio para innovaciones venideras, su secuela, el MCL34, muestra claramente su intención de seguir creciendo a lo largo de la temporada.

Así las cosas, el MCL33 era un coche de los que en Nürbu denominamos cariñosamente «de punta» y aquí mismo tenemos su pecado, porque un vehículo necesitado de abundante aire limpio alrededor, si no clasifica bien y durante la carrera se ve sumido en la montonera, lo normal es que se desinfle como un suflé al que se ha horneado mal.

No queda otra [Williams FW42]


La apuesta de Williams para este año pasa por un FW42 que, sin ser extremadamente novedoso, sí parece que resuelve todos los condicionantes impuestos por la normativa recién estrenada.

Al menos sobre el papel, el monoplaza de Grove está enfocado a sacar provecho de la unidad de potencia Mercedes-Benz que lleva dentro, algo que por diferentes circunstancias no ha podido ser ni en 2017 ni en 2018.

Talla XXL [Mercedes AMG W10]


Mercedes AMG sigue apostando por la distancia exagerada entre ejes para disfrutar de una flexibilidad longitudinal que asegure, en todo momento, que las cuatro ruedas toquen el asfalto asegurando gobierno y tracción. 

El W10 es una preciosidad, sin duda digno heredero del linaje que se inició con el W05 de 2014. Renuncia a circular con un rake pronunciado para reducir la resistencia al avance (drag), sabedor de que el mayor porcentaje de e´xito radica en la unidad de potencia Mercedes-Benz pata negra que lleva en sus entrañas, y así, de nuevo, su apuesta parece clara por obtener la máxima velocidad punta en recta, dejando que en curva sean el empuje y los neumáticos los que le saquen las castañas del fuego frente a fieras de virado como el Red Bull o el Ferrari, que por lo visto ha vuelto a decidirse por un ángulo más agudo en el fondo plano, como en 2017.

jueves, 21 de febrero de 2019

Me gusta Kimi


Uno agradece que los baluartes de lo nuestro sigan apuntando a las cosas obvias, candentes, que proporcionan clics con los que amortizar las minúsculas inversiones que don Google solicita a cambio de poner el producto en lugar visible de su buscador. De no ser así, doy por seguro que alguna de nuestras mentes preclaras habría tenido la ocurrencia de hablar de Kimi, y no, como vengo diciendo, hemos tenido suerte en este aspecto: el finlandés y sus evoluciones en el circuito de Montmeló han quedado para comida de peces en redes sociales...

Y el caso es que Iceman lo ha hecho francamente bien al volante del Alfa Romeo C38 dorsal número 7, sobre todo si consideramos que para algunos sectores continúa siendo un piloto sobrevalorado.

The Impossible Dream


No tengo muy claro que Sebastian esté contento con el SF90. Había pedido un pepino para 2019 y, en plan chiste malo, da la sensación de que Maranello se lo ha proporcionado.

Lo normal en la rossa era, hasta hace relativamente poco, que soñaras con un Red Bull por tu cumpleaños y al desenvolver el regalo te encontrases con un F14T. Era en tiempos de Montezemolo, cuando La Scuderia manejaba prácticamente la mitad de presupuesto que ahora. Eran, así mismo, tiempos épicos en los que la maña, más que la fuerza, daba para morir matando, o casi...

miércoles, 20 de febrero de 2019

Neuromancer


Errar es humano, donde las dan las toman y nunca digas de este agua no beberé, son de esas frases de la abuela que no debería olvidar jamás cualquiera que se dedique a analizar (o hacer que analiza) nuestro bendito deporte.

Todo el mundo comete errores en la Fórmula 1, y si no lo hace motu proprio siempre habrá alguien ajeno que le empuje a cometerlos. Lo de poner la otra mejilla tampoco va con el paddock, lo mismo que los favores se devuelven tarde o temprano, la afrentas y puñaladas por la espalda también se cobran, o al menos se intenta. Y sí, el extraño universo de alianzas que se establece en el seno de este negocio da para dejar en la estacada y para retractarse, para criticar ferozmente y para entonar el donde dije digo digo Diego, a veces en el mismo renglón y sin que nadie se sonroje.

Masterpiece [Red Bull RB15]


El ala trasera del RB15 tipo Monza (muy descargada), ya nos avisa de que la nueva arma de Milton Keynes insiste en las líneas maestras de la casa: fondo plano muy potenciado y carrocería estrechita con el fin de alimentar de generosas cantidades de aire la zaga del vehículo.

Como quien avisa no es traidor, no podemos negarle al cacharro de Red Bull para esta temporada su intencionalidad dominadora en el paso por curva, ni mucho menos, su extrema dependencia de lo que sea capaz de entregar y soportar la unidad de potencia Honda viéndose alojada en tan minúsculo espacio. Sea como fuere, el RB15 es un digno paso a limpio del RB14 de 2018, coche que dominó de cabo a rabo el terreno dejado tras de sí por Mercedes AMG y Ferrari antes de que, en la distancia, hiciese acto de presencia el resto de los mortales.

martes, 19 de febrero de 2019

¡Ahí es nada! [Alfa Romeo C38]


Sauber ha desaparecido y en su lugar encontramos a Alfa Romeo, que se estrena como escudería renombrando a su vehículo para 2019 con el nombre de C38 en un claro guiño al extinto equipo suizo en cuya sede y fábrica desarrolla su labor la italiana.

El monoplaza de este año recuerda mucho al C37 (Alfa Romeo-Sauber) de 2018, básicamente porque su esquema de colores apenas deja espacio a las dudas, no obstante, ha venido cargadito de novedades, empezando por un alerón delantero que presenta a ambos lados dos pequeñas cascadas de flaps que dejan sendos huecos por donde el aire sorteará el volumen de los neumáticos delanteros gracias al torneado final de los endplates, y al desvío originado por la inclinación del esquema de aletines.

La serendipia [Racing Point RP19]


Racing Point es una novata en las lides de la Fórmula 1 pero, no nos engañemos, debajo de la piel de esta nueva iniciativa sigue estando Force India, la escudería que no pudo acabar más arriba la temporada pasada porque se cruzaron en su camino las gabelas que hacen de la Fórmula 1 un lugar tan exclusivo y magnético.

En este sentido, el RP19 —estrenamos nueva denominación— es el heredero natural del VJM11 de 2018, un vehículo que por imperativos del guión económico apenas supuso un paso adelante sobre el VJM10 de 2017, lo que nos lleva a encontrarnos en el coche actual una serie de parecidos razonables con lo visto estas últimas campañas que tampoco debería alarmarnos demasiado, ya que su gran baza sigue estando en la unidad de potencia que lleva en sus entrañas, made in Mercedes-Benz, para más señas.

Ojalá [Renault RS19]


2019 supone para Renault su primera aventura alejada de la sombra de Milton Keynes y los corsés impuestos por los diseños de Adrian Newey, algo que no debemos perder de vista a la hora de entender por qué el RS19 para este año se parece tanto al de 2018, aunque, a la postre, se intuya que son muy diferentes, al menos en lo que respecta al trato dado a la unidad de potencia francesa en el interior del cacharro.

Y es que aquí está el matiz. Renault necesita sacar la cabeza en cuanto a la calidad y prestaciones de su producto estrella (la bendita UP), circunstancias que no podían destacarse a la sombra de Red Bull por razones obvias de las que la hemeroteca rebosa datos y acaecidos. 

lunes, 18 de febrero de 2019

Es pretemporada...


Que McLaren haya firmado el segundo mejor cronómetro detrás de Ferrari, sólo significa lo que acabáis de leer...

Tras años de sequía en estas cosillas, lo cierto es que reconforta tener un dato agradable al que agarrarse, pero la pretemporada es un tiempo raruno en el que se desconoce la mayoría de factores que intervienen en la consecución de tal o cual tiempo. Los equipos tienen manga ancha para gestionar como mejor les parece lo que sucede en sus coches o qué gomas ponen, la FIA no se mete en eso, les deja en paz porque antes de Australia el reglamento se aplicará con el máximo rigor y a partir de entonces, se verá quién ha ido de farol y quien no.

Ad hoc [Toro Rosso STR14]


El laboratorio rodante de Red Bull —según insinuaciones del propio Franz Tost— se prevé que trabaje durante 2019 por y para el desarrollo óptimo de la unidad de potencia Honda, así como para reducir los tempos a la hora de aplicar algunas soluciones aerodinámicas con vistas a su uso en el RB15 o incluso en el RB16 de 2020. En consecuencia, el STR14 de Faenza no parece mostrar aspiraciones ni de velocidad en recta ni de dominar en curva, porque, en el fondo, su historia va de otra cosa.

Con espíritu medianero, dicho en el mejor sentido de la palabra, el monoplaza de Toro Rosso para este año es diferente del STR13 aunque, básicamente, tiene el mismo compromiso.

Camino de en medio [Haas VF-19]


En su propuesta para 2019, Haas se ha hecho fuerte en las bondades del vehículo del año pasado para aplicar en ellas las novedades que ha traído consigo el reglamento, en lo que, una vez visto el grueso de la parrilla, ha sido la tendencia en la práctica totalidad de los equipos.

Así las cosas, el VF-19 se refunda sobre el VF-18 y como mencionábamos el otro día [Guía para (perfectos) inútiles], le da fuerte al diseño de las soluciones que surgen debajo del tren delantero y van hasta el inicio de los pontones pues de ellas va a depender esta temporada el correcto funcionamiento del fondo plano.

Buenos días, buena suerte


¿Quién nos iba a decir a principios de diciembre pasado que iba a ser tan fácil de superar el desierto existente entre el final de la temporada 2018 y el comienzo de los entrenamientos oficiales para la de 2019...?

Y aquí estamos, como el criminal que vuelve a la escena del crimen, como si no tuviésemos remedio, que seguramente no lo tenemos, para qué vamos a engañarnos. Ésta hace la duodécima pretemporada que cubrimos desde Nürbu. La de 2007 nos pilló algo tarde. El blog echó a andar a principios de aquel agosto y, obviamente, no nos estrenamos como analistas de sofá hasta unos meses después, durante los compases iniciales de aquella campaña sosanga que capeamos como pudimos a la espera de las novedades que traía consigo la siguiente, 2009.

domingo, 17 de febrero de 2019

Torpedo de Ufá


El 95% de las cosas que suceden en Fórmula 1 son mentira. Es mentira que se prime la calidad al volante y es mentira que siempre haya premio al final del viaje.

Tomemos como ejemplo cuatro carreras cualquiera. Australia, Bahrein, China y Rusia en 2016. Fallo eléctrico en Melbourne, séptimo puesto en Sakhir después de que a Sebastian se le fuera la pinza tras haber abierto la puerta más de la cuenta. Podio en Shanghai, tercera plaza en una carrera bastante peleada, por delante de Riccciardo, además. En Rusia cero patatero porque a Vettel se le vuelve a ir la chaveta y a tomar por los santos cojones de herr doktor Marko, quien aprovecha la ocasión para subir al equipo oficial a Max Verstappen en pago a Heineken, reduciendo a Daniil a ser un puto juguete roto como pastilla de caldo Avecrem en agua tibia tirando a caliente...

Clickbait


¡Ahí dentro va un piloto...!

Sí damas y caballeros, ahí dentro podemos ver conduciendo a Kimi Raikkonen el primer Alfa Romeo de la era postmoderna, y se lo podremos contar a nuestros nietos en lo que supone un hecho sin igual, ya que manda un poco de narices que, en pleno 2019, las presentaciones de los monoplazas consistan más o menos en ver qué coche resulta más provocador y, en consecuencia, más líneas, titulares, fotografías o planos, acapare en los medios de comunicación.

Calidad migratoria de «agachados»


Observando a toro pasado el caluroso recibimiento que han dispensado a los rookies los guardianes de la llama eterna y el tarro de las esencias, dan ganas de decirles aquello de: ¡to'pavosotros, estiraditos!; pero como en el fondo la cosa no consiste en andar tirándose los trastos a la cabeza como hacen nuestros políticos, vamos a dar por bueno (e inevitable) que haya todavía quien cree en los puestos fronterizos en el automovilismo deportivo.

Es una opinión, obviamente, pero lo importante de lo que ha sucedido hace unas semanas escasas ha sido que, por tercera vez, los recien llegados hemos conseguido traspasar las lindes de la Fórmula 1 para catar el motorsport USA, lo que sumado a la experiencia WEC nos pone en que somos un poquito más cachondos que antes. ¿Dónde va a parar?

El ADN y otras mandangas


Da cosita leer a Claire Williams quejarse de los equipos B a lo Enzo Ferrari [Williams résiste et s'obstine dans la voie de l'indépendance]. Tiempo ha, Il Commendatore afeaba a los garajistas que hacían sus coches en plan bricolage, aunque en los orígenes de la mítica también estaban los apaños en base a o aprovechando que, en este caso con las cosas de la Alfa Romeo anterior a la II Guerra Mundial.

Esta tarde, si durante la mañana me va bien el tramo final de eso que me llevó a sumergirme en las profundidades el miércoles pasado, a lo mejor preparo la siguiente entrega de la serie #24LeMans, la correspondiente a 1949, precisamente la edición que ganó La Scuderia cuando ya se sentía fábrica después de haber echado a andar con nombre propio en 1947...

martes, 12 de febrero de 2019

I'll be back...


Estaré unos días sumergido, alejado del mundanal ruido, del blog y las servidumbres de las redes sociales. Todo está bien alrededor, gracias a Dios, pero necesito terminar una cosilla y preciso de la mayor cantidad de silencio ambiental posible ahora que parece que todo el tiempo me pertenece...

Os aviso con una entrada porque no quiero que os alarméis por mi ausencia ni que mis queridos trolls se alegren demasiado y total pa'ná. Espero estar el domingo de vuelta, y luego, ya si eso, rellenaremos los huecos o generaremos otros nuevos, que la vida da para mucho y hay que aprovecharla en toda su intensidad.

Sed buenos, o malos, lo que os apetezca. Os leo.

Guía para [perfectos] inútiles


Con lo que llevamos visto hasta ahora ya podemos decir que la aplicación de la normativa 2019, más allá de la disposición y tamaño de los alerones, se nota bastante en los monoplazas. Así las cosas, mientras ahí fuera se sigue hablando de decoraciones o de complejidades insondables, vamos a echar el ratito en Nürbu tratando de señalar las claves del nuevo entorno aerodinámico por aquello de evitar perdernos con las presentaciones, pero, sobre todo, porque la vida es sencilla y porque por muchas vueltas que le demos, nuestros coches de colores no dejan de ser cajitas de cerillas con cuatro ruedas.

lunes, 11 de febrero de 2019

¡Arráncalo, por Dios!


No sé dónde ni cuándo, creía haber leído algo sobre el posible interés que tenía Liberty Media en que todos los monoplazas de la temporada fuesen presentados a la vez, aunque al toparme con ello pensé inmediatamente en esas cenas navideñas que van de encerrar en una jaula a gente que ni está acostumbrada ni quiere estar junta. No creo que funcionase, no me parece una buena idea, mejor dejar que las cosas discurran por sus cauces naturales...

Vamos por el tercer monoplaza presentado y se me está quedando cara de panoli. Renders en 3D, magia digital, streamings, oscuridad por todas partes. No hay manera, que cantaba Coque Malla.

Robert enlatado


Para todos aquellos que pudimos disfrutar del Robert Kubica original since 2006, supone una bonita oportunidad de reencuentro que en 2019 sea piloto oficial en Williams junto a George Russell y se disponga a disputar el calendario completo.

Más allá de las dudas que todavía genera su problema en el brazo derecho, y sin que sirva de precedente, me abono al pensamiento esbozado por Bernie Ecclestone a finales del mes pasado: «If Robert did not have his accident, he would be world champion by now. I think he will come back stronger than before» [Robert Kubica to be stronger than before].

domingo, 10 de febrero de 2019

H2SO4 by Germinal


Cuando pensar se ha puesto tan caro y los lugares donde reflexionar tranquilamente son cada vez más escasos, produce una sensación perturbadora que H2SO4 nos haya dicho hasta luego.

Sí, quiero sentir que es un hasta luego porque hasta los más valientes caballeros de los cuentos de antaño, precisaban echar una cabezadita o un sueño largo con los que reparar las numerosas heridas producidas por el día a día y el andar salvando doncellas de sol a sol...

Carta blanca al hijo del viento


En el hipotético caso de que ni Ferrari ni Red Bull den con la tecla y lo vuelva a hacer Mercedes AMG, 2019 promete ser un campo de batalla donde Lewis Hamilton se enfrente a sí mismo en desigual equilibrio de fuerzas, porque a un astro de sus dimensiones se le va a exigir que convenza además de vencer con un brazo fuera del habitáculo.

Bottas no es enemigo ni mucho menos tiene en su mano empañar los posibles logros del británico. Quedan los números, claro, que si la hipótesis que estamos manejando resulta buena, lógicamente seguirán cayendo como una fila de fichas de dominó luego que la primera ha sido empujada...

El señor Toto y su miriñaque


Volver a ser casi un desconocido después de prácticamente 12 años aquí me permite ver la Fórmula 1 con una perspectiva más cabrona (si cabe) que antes. Ha sido echarme a las espaldas más de 1.000 publicaciones durante 2018 y que en febrero de 2019 la paz me invada.

Los momentos llegan. Puedes pasarte una enternidad buscándolos e intentando encontrarlos pero son ellos los que siempre te salen al paso. Como esos compañeros que llamamos mascotas, nunca adoptas tú, son ellos los que lo hacen, los que te engañan te roban el alma y te alientan a compartir viaje...

sábado, 9 de febrero de 2019

Charlie y la fábrica de chocolate


Todo lo que puede empeorar acaba haciéndolo y sólo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. Al paso que va la burra, entiendo que el contrato que liga a nuestro gran prevaricador a la Fórmula 1 se extiende hasta el infinito y más allá, que diría Buzz Aldrin, o en el mejor de los casos, se extinguirá con el Pacto de la Concordia, Dios sabe cuándo...

Soy consciente de que el bendito pacto tiene fecha de caducidad y que el infinito y más allá es un ámbito a mano sólo de héroes como el de New Jersey o su alter ego juguete, Buzz Lightyear. 

viernes, 8 de febrero de 2019

Arreglá pero informal


Hasta cierto punto es normal que no sepamos si hemos visto el VF-19 de este año, un híbrido VF-18/-19, una maqueta a escala 1:1 donde mostrar músculo publicitario, o lisa y llanamente no hemos visto nada, que también podría ser, ya que las presentaciones de los monoplazas hace siglos que dejaron de ser lo que eran cuando se ofrecía al público congregado y los representantes de la prensa, la posibilidad de observar el cacharro correspondiente en perfecto orden de batalla.

Gene Hass nos ha dicho que el coche molón lo veremos en Montmeló, pero todos sabemos que el bueno de verdad estará presente en Australia porque para eso está la pretemporada, para afinar lo que resulte necesario... En todo caso, lo que sea que ha sido presentado lleva los colores de Rich Energy, es decir: viste librea negra con perfiles, anagrama y letras doradas sobre volumen Haas, indiscutiblemente Haas.

jueves, 7 de febrero de 2019

Giro inesperado


Ya tenemos confirmación oficial: Pirelli endurece su gama de compuestos para 2019 [Making softer tyres is useless for creating better racing], y aunque ésta ya nos la sabíamos [Pirelli para rato], me ha hecho gracia la manera en que Mario Isola evita cargar contra el modelo de nuestra actual Fórmula 1, pasándole el muerto al estado de cosas, que no son sino una consecuencia de nuestro modelo actual de Fórmula 1.

«If we talk about races from last year, we know that most of them were one-stop races. Teams have a different approach, they try to manage the race pace rather than pushing and increase the number of pit stops because then they [fall] back in traffic and they have to overtake – [that’s] more difficult, so they have a different approach. At this point, and also talking to the drivers, we said that if we go softer and softer [with the compound] and the result is that they just manage the pace, this is useless, we have to find another way.»

miércoles, 6 de febrero de 2019

La cuenta de la vieja


Vaya por delante que no tengo nada en contra del sano regalar puntos. De toda la vida de Dios ha estado bien visto dar unos puntitos al rival en el campo o en la pista, básicamente porque a la hora de asumir la derrota siempre hay dónde agarrarse: si hubiésemos amarrado aquel partido que se nos fue de las manos, si hubiésemos apalancado aquella victoria que rozábamos con la yema de los dedos, y así...

Seguramente porque en mis años mozos estaba abonado a morder el polvo un día sí y otro también, deportivamente hablando, se entiende, he vivido todas mis dobladas de rodilla a la irlandesa, como si fuesen triunfos y mereciesen una bonita canción. Me pasaba en la piscina hasta que el cloro me hizo papilla las fosas nasales y tuve que dejarlo, y tiempo después también, que todavía recuerdo con añoranza la cara de extrañeza que se les puso a los de Económicas e Ingenieros que el equipo de fúlbol sala de Bellas Artes sufriera de su parte goleadas mortíferas entre cachondeos y risotadas.

Churras y merinas


El mundo de la Resistencia y el de la Fórmula 1 se parecen en que ambos consisten en que lo mejor de la tecnología y sus pilotos compiten y ofrecen espectáculo dando vueltas a un circuito, ir más allá, sinceramente me parece mucho ir, y más sin tener en cuenta sus respectivas filosofías.

El WEC (World Endurance Championship FIA) y el WeatherTech Sportcars Championship IMSA van de carreras de larga distancia y tienen bastantes similitudes pero en esencia son campeonatos radicalmente distintos. En el segundo, la normativa tiende a favorecer la competitividad paritaria mientras que en el primero, lo que se persigue es la búsqueda de eso que llamamos excelencia. El paquete de reglas IMSA busca que haya pocas diferencias de prestaciones en la clase grande mientras que ACO y FIA pretenden que dentro de la categoría superior cada proyecto encuentre un cierto margen en el reglamento para dar rienda suelta a sus propios conceptos.

martes, 5 de febrero de 2019

La alegría riojana


Dicen que el que no se consuela es porque no quiere, y la verdad es que no quiero. De todos los circuitos que no echaría en falta de nuestro actual calendario, va Bakú y acaba de renovar hasta 2023 haciendo bueno lo que escribí hace una semana [El plan B de Liberty].

También hacen bueno aquel texto las últimas declaraciones de Chase Carey [Liberty responde a las extrañas recientes críticas de los promotores] y, en general, que las cosillas de la silly season suelen durar menos que un globo en una fiesta de cumpleaños. Se las ve llegar aunque, lógicamente, hay quien se pierde el avistamiento hasta que el destrozo es irremediable.

El BoP de la discordia [26-01-2019]


Toca ir cerrando el capítulo de este año de la Rolex 24 at Daytona, así que con vuestro permiso, y aunque esté recientita en el tiempo, comparto hoy con vosotros mi última contribución para MotorPoint. Se había celebrado la clasificación pero la carrera todavía resultaba una incógnita...


En esencia, el BoP (Balance of Performance) no es bueno ni malo aunque, lógicamente, su aplicación suele estar sujeta a subjetividades, de forma que quien se vea beneficiado procurará levantar poco la voz y, por el contrario, quien se sienta agraviado seguramente pecará de sobreactuación.

lunes, 4 de febrero de 2019

La puerta de Tannhäuser


Adoro estos ambientes inquisitoriales que montan los triunfitos en cuanto la realidad parece que les da la razón. Imagino que ahora el libro que publicará Fernando sí va a valer la pena porque al parecer ya no cuenta sólo su verdad, sino la verdad que los listos de la clase estaban esperando...

Shame, shame, shame...!

La flecha y el arquero


Joshua Paul quedó prendado de la personalidad que tenían unas instantáneas de las 500 Millas de Indianápolis de 1969 que parecían mágicas aunque ligeramente desenfocadas, indagó sobre el asunto y trabó amistad con David Burnett, un fotógrafo que se enfrentaba a los eventos deportivos armado con una vieja cámara de fuelle Pacemaker Speed Graphic 4×5, decidiendo probar suerte por su cuenta y riesgo tras agenciarse una todavía más antiquísima Graflex 4x5 de 1913.

La historia tuvo su punto álgido hace ya unos años, pero la retomo ahora porque imprimir personalidad a un trabajo, el que sea, sigue siendo una de las cosas más complicadas que existen.

domingo, 3 de febrero de 2019

Michael y la hornacina


Me produce una sensación muy extraña ver cómo Michael se ha quedado como figura de santo en una hornacina, siempre con parecida postura, para muchos de los que alardean de ser sus más fieles seguidores.

Son tantos que habría que tasarlos por miriadas —no es para menos, el de Kerpen es nuestro último coloso—, aunque la mayoría tiene un denominador común: ha olvidado la etapa del alemán en Mercedes-Benz, o no quiere recordarla o sencillamente prefiere pasar de puntillas por ella.

Le retour!, 1939 [#24LeMans 16]


Mientras probaba un vehículo de la fábrica, Jean Bugatti fallecía en un desafortunado accidente tres semanas antes de que Adolf Hitler abriera las puertas del infierno al ordenar iniciar la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939. 

La Guerra Civil española había concluido unos meses antes pero para Europa ya era tarde en todos los sentidos. El ambiente prebélico hacía tiempo que impregnaba la atmósfera del viejo continente. Ese mismo año, el Tercer Reich había culminado su intención de aniquilar y anexionarse Checoslovaquia amparado por el Tratado de Múnich (1938), en el cual se había demostrado que las potencias vencedoras de la I Guerra Mundial carecían de fuerza para contener la bestia que habían ayudado a crear durante el periodo de entreguerras.

sábado, 2 de febrero de 2019

Y ahora Montoya


A lo mejor simplificamos nuestras cosas cotidianas el día que descubramos que las declaraciones de los pilotos no son armas arrojadizas con las que seguir alimentando nuestras tiernas guerras de trincheras.

Manu Franco ha charlado con Juan Pablo Montoya [Lograr o no la Triple Corona no me cambia la vida], e inmediatamente han salido a relucir los floretes en redes sociales, como si la gente hubiera nacido ayer y esperara del colombiano un discurso al uso. Pero gracias a Dios el de Bogotá sigue siendo tan inteligente en sus declaraciones como siempre y, por fortuna, a sus 43 años no ha perdido un ápice de mordiente en sus palabras (veneno lo llamarían algunos).

De bólidos y hombres [Robert Daley]


Partiendo de un fragmento de la recreación gráfica que hizo el estudio de Jan Rambousek y Petr Milerski [These Automotive Recreation Artists Are Absolutely Insane] sobre un Ferrari 250 GTO en plena disputa de la Targa Florio a primeros de los sesenta del siglo pasado, vamos a hablar hoy de De bólidos y hombres [Macadán Libros, 2014], un libro considerado imprescindible por buena parte de la afición al automovilismo deportivo, y con razón, sea dicho de paso.

De bólidos y hombres (Cars at Speed en el original) es una obra divulgativa escrita por Robert Daley e ilustrada por Héctor Cademartori en 1961, que fue publicada unos meses después en España, Argentina y Colombia, por la Editorial Bruguera, bajo la pedreroliana denominación de Volantes de la muerte (colección Círculo Blanco, abril de 1962) —tengo ambas ediciones, incluso su secuela (The cruel sport, 1967), pero ya aviso que antes mato que me desprendo de ellas...

viernes, 1 de febrero de 2019

La Alfa de Hinwil


No por intuido deja de saber un poco mal el desenlace. Desaparece un pabellón ligado a la Fórmula 1 desde hace décadas y lo sustituye uno de esos apaños de comercialización que son tan habituales a día de hoy. Se va Sauber y nos deja en su lugar una Alfa Romeo que no tendrá su sede en Milán sino en Hinwil (Suiza), cuyo diseño para este año no lo habrá elaborado Alfa Corse sino el equipo humano y técnico del cantón zuriqués y será propulsado por una unidad de potencia made in Ferrari...

Parece un chiste (malo) pero es la cruda realidad, muy a la manera Marchionne, para qué negarlo si él fue el artífice de que Il Quadrifoglio prácticamente abandonase su contacto con la competición, y también el que nos aseguró que la entente Alfa Romeo-Sauber firmada en 2017 consistía en un mero patrocinio.

Carlos y la meritocracia


En nada nos enfrentaremos a la realidad de este año. Estrenamos reglamento y aunque ya hay quien ha preferido enfriar el ambiente por si las moscas [Truño, animal de compañía], en realidad nos enfrentamos a una enorme página en blanco en la que todo está por escribir.

Los compases iniciales de un cambio de normativa suelen ser por regla general así de tontorrones. Luego, a partir del segundo año y la información y sensaciones que se han obtenido en el primero, resulta mucho más sencillo apoyarse aquí o allá para hacer estimaciones, y es por ello que me sorprende la valentía de algunos plumillas foráneos y patrios, of course!, a la hora de tirarse a la piscina con los pilotos que no militan en Brackley, Milton Keynes y Maranello, cuando en sentido estricto estamos ante la versión formulera del experimento del gato de Schrödinger y hasta que no palpemos el percal dentro de unas semanas, todos los equipos han acertado y han errado en su interpretación del nuevo paquete de reglas.