domingo, 17 de noviembre de 2019

La vida sigue igual


Esto marcha. Gasly, Kvyat y Albon, formarán parte de la macroescuadra que en 2020 intentará cumplir el sueño de herr doktor Marko y colmar las aspiraciones de la familia Verstappen. Dicho así suena un poco a chufla, lo admito, pero en la actual Fórmula 1 todo es posible, o eso dicen. No seamos negativos, abrámonos a la esperanza.

Hace no demasiados años, ante temporadas cruciales, las escuderías se reforzaban incluyendo en sus filas sangre nueva venida de otros lares. 

sábado, 16 de noviembre de 2019

Doctor en Alaska


No hay que ser ni siquiera un poquito conspiranoico para entrever que Ferari se ha convertido en el amigo invisible de Red Bull y Honda con Mercedes AMG entre bambalinas, y agarraros los machos: con la temporada finiquitada, vamos, que no falta nada para echar la persiana.

Entiendo que una actitud tan celosamente inquisitorial tendría su sentido a mediados de campaña, cuando todavía quedaban cuartos por jugar, pero ahora suena a verónica por aquí y a verónica por allá. 

Daros una oportunidad


Tardaré todavía unos días en poder ver Le Mans 66 y ando como huyendo de zombies intentando evitar toda esa información imprescindible para ver la película y no perderse una coma.

El caso es que la cinta no es un documental sino una aproximación cinematográfica a unos hechos que sucedieron hace ya 53 años —medio siglo, que se dice pronto—,  y me apetece verla por eso mismo: por ver si me traslada al ambiente de aquella década, por ver si Damon y Bale dan el tipo en sus respectivas interpretaciones, por ver qué tal están la banda sonora y la fotografía, qué tipo de planos dominantes ha escogido Mangold para plasmar el universo de las carreras a mediados de los sesenta del siglo pasado...

viernes, 15 de noviembre de 2019

Fart vs. Goat


Hay preguntas que no deben hacerse aunque con el Brexit se ha visto que al menos un inglés no entiende de eso, David Cameron.  

Desde luego hay más británicos implicados en el asunto de encumbrar a Lewis como GOAT (Greatest of All Time), y para colmo dicen que entienden de Fórmula 1, algo que destierra, por completo y para siempre, aquella vieja creencia de mi hermano Julián según la cual, en lo tocante a las cuatro ruedas, si era británico era bueno (If it's British it's Good, Google translate).

Gana la banca


De un tiempo a esta parte —y lo que es peor, de forma apenas perceptible—, hemos pasado de un estado de cosas que satisfacían a muy pocos a una indolencia que acojona. 

Ecclestone no ocultaba su malestar con las unidades híbridas en 2014 [Ich wollte diese Motoren nicht]. En 2015 era el director de Silverstone quien llamaba «shit» a un producto en el que tiene más importancia el ingeniero que el piloto, y más o menos por las mismas fechas, Bernie, de nuevo, remataba la faena llamando «crap» a la Fórmula 1...

Send in the clowns


Siempre me ha gustado esta canción, sobre todo en la voz de Frank Sinatra...

Me he levantado tempranito pero sólo para luchar contra el temporal que azota Gorliz. Un apagón, internet que parecía el Guadiana... Con una linterna frontal que tengo para superar los apuros me las he apañado para escribir algunas notas a boli. Escogí la imagen de arriba ayer por la tarde, pretendía echar unas líneas ahora que hemos vuelto al lugar del crimen, recordar también a Button y Alonso jugando en el podio de Interlagos, pero a estas horas todo es distinto.

jueves, 14 de noviembre de 2019

Russell en modo «pause»


Confieso que no tengo opinión sobre George Russell. Sí, supongo que puede sorprender mi propuesta de inmersión a esta entrada, pero si no lo digo reviento.

En todo lo que llevamos de sesión no he sido capaz de entrever esa enorme calidad que ven otros en el británico, y seguramente es así porque me parece excesivo el peso del hierro que conduce. Siendo justos, también quiero recordar que estoy usando con él la misma óptica de acercamiento que con Robert Kubica. Eso sí, con el polaco me he extendido más porque mantengo mejor feeling ya que he podido verle en las duras y en las maduras. No en esta campaña, claro.

Un gran año


Carlos está a punto de culminar con sobresaliente su primer gran año en Fórmula 1. Seguramente nos habría gustado a todos que hubiese habido algo más de reconocimiento y exposición pública de su labor —bueno, a todos no, a casi todos... Ay, que no, sólo a los lobatizados. ¡Señor, señor!—, pero está la cosa del código deontológico del periodismo bastante por los suelos y quien no busca una buena colocación en los aledaños del paddock ya se ha puesto a la cola para hacer méritos. 

En fin, no tocaba hablar demasiado de Sáinz y en éstas estamos: en que tenemos un pilotazo como la copa de un pino del que no se habla lo suficiente ahí fuera porque es currante y limpio en pista, porque ha estado superando regularmente a Lando Norris mientras lideraba la renovación de McLaren, etcétera, y básicamente, porque ha hecho sencillo lo complicado y eso carece de importancia si no estás bendecido por el establishment.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

La Passione


Acabada la IndyCar Series, con la Fórmula 1 a falta de dos telediaros, nunca mejor dicho, y con el WEC encarrilado cómodamente, esperando lo que nos sirva Fernando con el Dakar, de aquí a finales de enero próximo se abre un bonito espacio en Nürbu para continuar la serie sobre las 24 Horas de Le Mans [#24LeMans].

Llevamos a cuestas 27 entradas más el prólogo y la referencia a 1936, y ni de casualidad voy a clavar la edición 1966 haciéndola coincidir con el estreno de la película sobre la gesta de Ford en La Sarthe. Lo dejamos en 1959 [Aston Martin DBR1/300, 1959 (#24LeMans 27)] y mañana o pasado comenzaremos a cubrir la etapa que consolidó a Ferrari como La Scuderia, el único equipo de la historia del automovilismo deportivo por el que merece la pena sufrir.

Nubarrones sobre 2021


Os confieso que llevo semanas con esta entrada preparada, en recámara, que se dice. La he dejado reposar esperando que alguien insinuara algo, que alguien apuntara en la dirección adecuada y citano o mengano abrieran un debate saludable para todos, pero viendo el éxito que está teniendo en redes sociales el pase privado de Le Mans 66 entre los responsables de tenernos al tanto de las cosillas importantes de nuestro deporte, siento que no puedo morderme por más tiempo la lengua.

¿Os parece medio normal que los intervinientes en la negociación sobre el futuro de la Fórmula 1 no aseguren que van a ser los primeros en disfrutarlo? A mí no, desde luego.

Chatarreros apasionados


Disculpad las horas...

Los Jawas eran a Tatooine lo que el apasionamiento desmedido a nuestro deporte, que encuentra cualquier chorrada sobre las arenas del desierto y la convierte en algo útil porque sí, porque nos conviene a todos, sobre todo al selfie con credencial al cuello.

martes, 12 de noviembre de 2019

La noche americana


La noche americana era una técnica cinematográfica que está en desuso por cantosa. Hay centenares de cintas de vaqueros, de guerra, de espías, etcétera, que la han usado con mayor o menor fortuna durante décadas. Consistía en rodar de día con filtros adecuados y subexposición para dar la sensación de que la escena transcurría de noche (Day for night), pero dejó de ser útil.

El espectador, sorprendido inicialmente por la nitidez de las tomas, comenzó a darse cuenta de que le estaban dando gato por liebre y cazaba el ardid a la primera. La tecnología hizo el resto, llegaron los celuloides con mayor sensibilidad y François Truffaut nos dejó como regalo La Nuit Americaine para que no olvidásemos ni aquella época ni lo que nos permitió disfrutar.

Bienvenidos a Sao Paulo


Merece la pena hablar de Interlagos siquiera porque allí fue donde Felipe Massa se despidió de su público por dos años consecutivos, a finales de la temporada 2016 y doce meses después. La primera fue mucho más emotiva. Llovía a cántaros y no se veía un cagarro. Mi Felipe abandonaba y, a pie, ascendió hacia la zona de garajes arropado y jaleado por su público. La siguiente fue bastante menor: mal año para Williams, mal año para todo, incluso para irse de nuevo...

Brasil ya no es lo que era para la prensa británica y esto ha calado hondo en el cicatero corazón de la afición. 

lunes, 11 de noviembre de 2019

Entrenar es verbo


Siento no tener tiempo ahora para clavar cuatro o cinco entradas pues entiendo que hay material de sobra. El caso es que está la realidad bastante atontadita, así en general. Disponemos de un hexacampeón mundial recién estrenado, por ejemplo, pero la rabiante actualidad cabalga a lomos del estreno de Ford v. Ferrari (Le Mans '66, aquí en España), así que como diría Germinal Castillo: no hay más preguntas, Señoría...

Pero tampoco quiero desmerecer el mejor caramelo sin brindarle unas letras. Fernando Alonso está en Argentina probando un Corolla Super TC2000 durante un evento promocional de Toyota Gazzo con su Hilux GR Sport, en lo que viene a ser una visita totalmente inesperada para el periodista austral que lleva buscando excusas desde que trató de arruinar la imagen del asturiano a finales de 2018, y un sapo difícil de tragar para todos los que en nuestro bendito país dieron cuerda al plumilla de los cogieron y tomaron en serio sus palabras.

Rebellion, ¡pues vale!


Después de un fin de semana bastante fulero —los resultados de las elecciones no han supuesto nada del otro jueves, ya charlaremos de ello en otro momento—, toca tomar el pulso a la realidad, y puesto que me levanté a las 04:30 de la madrugada y a las 04:52 ya estaba en el Control de Misión, vamos a echar el ratito hablando del triunfo de Rebellion en las 4 Horas Shanghai.

La suiza ya había ganado las 6 Horas de Silverstone de 2018, lo que pasó entonces es que no hubo foto porque los Toyota habían copado los dos primeros puestos y la sanción que los excluyó llegó después de las celebraciones. No tengo muy claro por qué no vuelve a haber ceremonia si la ocasión lo requiere, aunque sea a las tantas. En fin, la gente es muy olvidadiza y se queda con las intantáneas, y bueno, ayer sí hubo podibilidad de tirar cohetes y hacerse selfies aunque ya supiésemos el resultado desde este sábado [Abrir el grifo].

domingo, 10 de noviembre de 2019

Leyendas urbanas


Por desgracia la merma no descansa, y lo digo con todo el cariño que es capaz de albergar mi corazón, vamos, sin malos rollos ni nada, que aquí hay que explicarlo todo.

De 2019 a 2007 van 12 años, y si tomamos 2003 como referencia serán 16, y si nos estiramos a 2001 tenemos casi dos décadas. Y bien, descontad estas cantidades a la edad de los muchos que andan ahora mismo reescribiendo la historia del automovilismo en España y comprobaréis el nivelazo de su discurso. Nuestro país no difiere demasiado de los otros, y en estos casi 20 años hemos consumido suficientes dosis de información acuñada fuera de nuestras fronteras como para que haya seguidores de todo tipo de pilotos, y fans del británico a cascoporro desde la llegada de Lewis Hamilton a la Fórmula 1.

sábado, 9 de noviembre de 2019

Soñar despiertos


Soñar nunca está mal, ni de más. Hacerlo dormido es un placer, despierto, un lujo... 

Quiero dejar claro esto que acabo de exponer en la primera línea porque los optimistas vivimos de sueños y no seré yo quien rompa el espejo de lo bonito que nos va a quedar 2021 según Liberty Media, ni mucho menos voy a empañar el arduo trabajo de todos aquellos que se están dejando lo que no tienen en explicarnos en qué consiste ese idílico horizonte. 

Abrir el grifo


El Success Handicap (Hándicap por Éxitos) tiene a mi modo de ver infinitas más posibilidades que para servir de amaño de la baraja

Entiendo que aún es pronto para valorar la medida en su globalidad, pero su aplicación está dejando bastante que desear. En Fuji le tocó más al Toyota Gazoo dorsal número 7 que al 8 y el primero desapareció en combate, en Shanghai ha vuelto a tocar a los coches japoneses y ambos se han diluido como un azucarillo en agua tibia en la clasificación para la prueba china.

viernes, 8 de noviembre de 2019

¿Preparados para un AMG-Petronas? [15-10-2019]


Daimler AG es lo suficiente grande como para que nos tomemos la molestia de intentar verla en conjunto antes de sucumbir a la alarma de que pueda irse de la Fórmula 1. Y bueno, de esto hablaba hace casi un mes en mi espacio en MomentoGP...


Mercedes-AMG no siempre se ha denominado así. En 2010, cuando Daimler AG decide volver a la máxima disciplina del automovilismo deportivo después de que Mercedes-Benz estuviera ausente desde finales de la temporada 1955, lo hace bajo el nombre Mercedes Grand Prix tras adquirir Brawn GP, la escudería Campeona del Mundo 2009 con sede en Brackley, y mantendrá esta designación hasta la campaña 2012, cuando la modifica por Mercedes AMG F1 Team, y a partir de 2014, por Mercedes-AMG Petronas Motorsport F1.

jueves, 7 de noviembre de 2019

El dedito «descargao»


Por whatsapp soy un auténtico manta que apenas se comunica con emoticonos y poemas de amor, pero el domingo pasado Javi y yo pactamos a través de la coño mensajería instantánea que había que hablar de Vettel, y puesto que estamos a jueves y hoy era mi línea roja y mi amigo cumplió su palabra este martes [Vettel, con los mismos títulos que Alonso en Ferrari], ando ahora mismo por las azoteas de Gotham procurando que no me localice Batman, que bastante voy a tener en cuanto despliegue mis alas...

No, Vettel no ha llegado ni a la suela de los zapatos de Fernando en los cinco años que lleva en La Scuderia. Para eso hay que valer, y el de Heppenheim no tiene altura de miras ni entiende que incluso a la hora de perder hay que dar un plus a los aficionados cuya paciencia ayuda a que la nómina nos llegue puntualmente a fin de mes.

La justa medida


La posibilidad de ampliar el calendario a 25 pruebas sigue estando sobre la mesa y puesto que no es una cuestión menor me apetece echar el ratito hablando de ella, ya que bajo mi humilde punto de vista, en crudo, la medida sigue pecando de demasiado optimista.

Tal vez se nos haya olvidado, pero con el estreno de la era híbrida las cosas se prometían tan competidas y con unos finales de temporada tan apretaditos, que el sanedrín de sabios de la Fórmula 1 perdió bastante tiempo barajando la posibilidad de puntuar doble determinado número de Grandes Premios. Al final triunfó la razón y sólo el Gran Premio de Abu Dhabi disfrutó de tan alto señalamiento, aunque a la postre fue flor de un día porque la competición se había reducido a dos únicos contendientes, porque Mercedes AMG ya había conseguido el Mundial de Marcas en Rusia, y, en definitiva, porque para dirimir si Hamilton o Rosberg lograban el título y el subcampeonato bastaba el reparto de puntos de toda la vida, al menos el vigente desde 2010...

Red Bull y Honda en Japón [12-10-2019]


El poder de la prensa en nuestro deporte resulta descomunal y ya ni sorprende que su respuesta sea diametralmente opuesta ante dos hechos en apariencia similares. Precisamente sobre esto hablaba hace tres semanas en mi espacio en TercerEquipo: del poco impacto mediático que estaba teniendo la visita de Red Bull-Honda a Suzuka... ¡Si fuese McLaren-Honda!


Por esas cosas incompresibles que suceden en nuestro deporte, Red Bull afronta su primer Gran Premio de Japón junto a Honda con una presión considerablemente más pequeña de la que tuvo que soportar McLaren en su etapa con el motorista japonés (2015 a 2017).

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Penske, Roger Penske


Estamos tan acostumbrados a las corruptelas en/de la Fórmula 1, que más de uno se ha llevado la mano a las cachas de la automática de bolitas al conocer que Roger Penske ha comprado la IndyCar Series y el Indianapolis Motor Speedway, así, con luz y taquígrafos, sin necesidad de ocultarse.

No os voy a venir con la milonga de que tengo familia y amigos en los USA porque efectivamente es así. No da para un máster, desde luego, pero sí para entender que la sociedad norteamericana es infinitamente más práctica que la nuestra, y que si son unos moñas y unos hipócritas con cantidad de cosas, en lo tocante a los dólares y la posición social, les gusta fardar de poderío más que a un tonto una tiza. ¿Tienes pasta para comprarte un rancho con la superficie de Arizona?, pues lo compras y que salga anunciado bien grande en todos los periódicos...

Fórmula Mercedes AMG


Con la de Brackley concluimos este penúltimo repaso a las escuderías que han participado este año 2019 al que desgraciadamente le quedan dos telediaros [#QuePasen'19]. El resumen postrero a ver si lo meto antes de que tomemos las uvas, en todo caso tampoco esperéis demasiado de estos pobres huesos, con lo dicho hasta creo que queda bastante claro que Mercedes AMG sólo hay una —gracias a Dios, debería decirse— y al resto lo encontramos en la calle porque la alemana gobierna todas las áreas de nuestro deporte y así resulta muy complicado que la tosa nadie, por no decir imposible.

Hoy no es día de ponerme a relatar todos los cadáveres que guarda en el armario la hexacampeona del mundo, pero sí parece momento para recordar que todo reglamento hace que la Fórmula 1 sea diferente a las anteriores y posteriores y que, en este sentido, desde 2014 a esta parte disfrutamos de un formato que se ha ajustado a los intereses de Daimler AG como un guante de gamuza.

Ferrari en tortilla


A priori parecía sencillo. El equipo ha venido siendo renovado de cabo a rabo desde 2015. Más dinero, mejores expectativas, dos temporadas en las que las cosas no habían salido como se esperaba. Muere Sergio Marchionne y se decide sustituir a Maurizio Arrivabene para 2019, un hombre que ya estaba en entredicho desde 2017. Kimi pasa a Alfa Romeo y sube Charles Leclerc al equipo oficial. Mattia Binotto es el elegido para gobernar el barco, y... todo se va literalmente al carajo.

En sentido estricto sólo han cambiado dos piezas: Binotto y Leclerc, ya que el SF90 se llevaba desarrollando desde 2018 al amparo de la normativa 2019, con meses de antelación, como viene siendo costumbre, y podemos imaginar que bajo la supervisión e indicaciones de Sebastian Vettel, ya que pensar lo contrario supondría hacer un flaco favor a nuestra inteligencia. Y repito por si no ha quedado claro: La Scuderia se ha ido al carajo. De firmar dos subcampeonatos consecutivos (2017 y 2018), la rossa ha pasado a tener sus hombres en tercera y quinta posición a falta de dos carreras para concluir la temporada, con el agravante de que el peor posicionado es (en teoría) quien debería haber llevado la batuta toda la campaña.

martes, 5 de noviembre de 2019

Los mejores, sí...


Nos está quedando una Fórmula 1 preciosa de la muerte. De momento, Nico Hulkenberg no tiene asiento para 2020 y de rondón, se ha visto envuelto en una supuesta firma con BMW para disputar el DTM (Deutsche Tourenwagen Masters) que ha sido desmentida por el propio piloto... El alemán quiere seguir ligado a la máxima categoría pero no encuentra hueco.

Hasta aquí todo normal, que decía aquél, si no fuera porque esto cada vez se parece más a la escena en que Igor coge el cerebro del tarro marcado como abnormal en la película The young Frankenstein.

One more day


No tiene precio escuchar a Sinéad O'Connor mientras punteo imágenes de la zona donde Marc y Fernando siguen preparando su Dakar...

Tampoco lo ha tenido haber podido echar unos buenos minutos mirando el Cantábrico encabronado mientras batía la bahía de Gorliz y la llovizna densa empapaba mi sudadera roja, mi cara y mis piernas, al aire, como siempre. Al final va a tener razón mi hermana: ese Norte que llevo en mis venas me acaba buscando un disgusto.

Ese WEC...


Este fin de semana tenemos nueva cita con el WEC ese del que se habla tan poquito ahora, que los aficionados que se engancharon en 2018 al campeonato a lo peor piensan que ha dejado de celebrarse.

Me resulta curioso este escenario que se replica de tanto en tanto. Ya sucedió con la Fórmula 1 a partir de la irrupción de cierto compatriota nuestro. Aquella monumental ola pasó y de los restos sobre la arena el responsable es Antonio Lobato, ¡faltaría más! Bastaba aprovechar la ocasión para construir un mundo en el que cupiésemos todos, pero resultaba más productivo dar lecciones que no pedía nadie o alarmarse preguntando qué sería de nosotros después... 

Como un cronómetro [13-10-2019]


Ya está todo el pescado vendido y sólo cabe disfrutarlo, pero bien está que no olvidemos que Mercedes AMG, además de disponer de un vehículo ciertamente portentoso, hace gala de una asombrosa capacidad para leer las carreras y resolverlas gracias a que juega con dos hombres mientras que Red Bull sólo dispone de uno y Ferrari se empeña en que meta goles su peor delantero. Acabábamos de salir del Gran Premio de Japón y escribía sobre esto, precisamente, para mi espacio de Graining.es.


No deja de sorprender la enorme capacidad que muestra Mercedes AMG para capitalizar cualquier error de Ferrari. Faltaban un puñado de carreras y algunos puntos en disputa, para dirimir si en Suzuka o en el Hermanos Rodríguez íbamos a conocer definitivamente si Brackley vencía en el Mundial de Constructores 2019 y Lewis Hamilton encarrilaba la consecución de su sexto título mundial de Pilotos, y ha bastado un titubeo de Sebastian Vettel en la salida para que la estrella de tres puntas haya resuelto sus deberes y disipado todas las dudas en el Gran Premio de Japón.

lunes, 4 de noviembre de 2019

El gran showman


Mientras Lewis ha comenzado a desmelenarse y cuenta a quien quiere escucharle los secretos de cómo ha labrado su leyendita, a nadie le pasa desapercibido que el hombre que besa el cuello de Emilia antes de dormir, podría perfectamente saltar al campo después de haber calentado por la banda para llevar a su equipo al mismo lugar donde lo ha dejado Lewis.

Valtteri tiene ese puntito de secundario de lujo, contenido, que lo hace querido para los que amamos la tropa antes que a los generales. Carece del brillo de la armadura de Hamilton pero a una orden en Bakú 2017, por ejemplo, ataca como un lobo que ha olido a su presa, besa las curvas de la ratonera azerbaiyana sin que nadie grite hammertime! pero consigue su objetivo y minimiza daños para su escudería. En Alemania 2018 le piden que no muerda a su jefe de filas y obedece, en Rusia de la misma temporada le piden que ceda lo que le pertenece y obedece también...

Balas de plata


La verdad es que estoy muy mayor y puede deberse a eso que no entiendo que habiendo una Mercedes AMG que barre con todo año tras año, el grueso de las protestas, las miradas por el rabillo del ojo y las acusaciones de tramposos, afecten a equipos que siguen a Brackley en la tabla, año tras año, of course!

Hombre, habrá que creerlo si todo un Peter Windsor se ha tomado la molestia de explicarnos cómo una laguna del reglamento puede haber sido explorada con éxito por Ferrari. FIA no ha dicho en ningún momento que sea ilegal lo que puede estar haciendo la italiana, pero Jorge Javier y su tropa ya han dictado sentencia y aquí no caben más preguntas, señoría. Además, en Austin se ha notado...

Red Bull y la soberbia


Se dice, se cuenta, que herr doktor Marko no dirige Red Bull porque lo suyo es otra cosa. Tú intervienes en una discusión y se te ocurre mencionar que Marko corta el bacalao y con suerte te buscas un marrón y con más suerte, que te miren por encima del hombro porque el austriaco no dirige Red Bull porque lo suyo es otra cosa...

Y el caso es que la situación que vive actualmente Milton Keynes se entiende mejor si Marko dirigiese realmente la escudería que si se ocupase de otras cosas

McLaren o la magia californiana


Ahora que todo el mundo se felicita por haber visto en pretemporada que el MCL34 iba a poner a McLaren liderando la tierra de los mortales, ¡ejem, ejem!, quizás convenga reflexionar un poco sobre lo que supuso el giro de timón que metió Zak Brown al equipo de Woking en verano del año pasado.

Aquel frenazo que llevó a más de la mitad del periodismo especialista a comerse el parabrisas ha dado sus frutos, y yo diría que en tiempo récord. Se sacrificó más de un tercio de la temporada y aunque todavía con unidad de potencia Honda, la escudería se juramentó en sentar las bases para que todo funcionase con el propulsor Renault. 

domingo, 3 de noviembre de 2019

¿El séptimo?, ¡que pase!


Ya está, ya ha pasado. Con un poco de suerte, ahora que tiene el sexto en el bolsillo, Lewis nos podrá regalar en Interlagos o Yas Marina uno de esos momentazos que sólo él puede proporcionarnos, y lo digo con la mano en el corazón, ya que me parece un absoluto desperdicio que un piloto de sus características, dotado de unas cualidades ciertamente excepcionales, únicamente brille de un tiempo a esta parte cuando todo está controlado a su alrededor.

El negocio lo ha querido así y aquí cabe muy poquito que decir. Hamilton reina desde 2017 sin rivales a su altura y esto supone una merma para el espectáculo porque nos impide ver qué sería capaz de hacer el británico si tuviera que enfrentar la adversidad en la pista. Lo juego todo a que esa hipotética versión de Lewis sería infinitamente más interesante para todos que la que nos ofrece la Fórmula 1 actual, y aquí resulta curiosa la poca confianza que tiene el deporte en uno de sus mejores valores, que precisa que todo está atado y bien atado para mostrar al mundo lo que a todas luces resulta incuestionable.

Lewiszilla


Están los británicos tan enardecidos que han olvidado aquello de ante todo el respeto al rival. Carlos cumple 100 carreras en Fórmula 1 y como quien oye llover. Valtteri está dispuesto a vender cara su piel con tal de asegurar el subcampeonato, pero nada es tan relevante ante el Gran Premio de los USA como que Lewis puede coronarse como el más grande entre los grandes en ese deporte que es british porque así lo han querido ellos, no nosotros.

Escribí sobre el sexto de Michael Schumacher pero llevo a los perros de Tíndalos mordiéndome los talones y no es plan de entretenerme buscando enlaces a entradas en Nürbu.

Chez Renault


Menos mal que el fichaje de Pat Fry ha venido a suponer la apertura del paracaídas de seguridad en el último instante [Renault confirms ex-McLaren designer Pat Fry to join team], porque de un tiempo a esta parte daba la sensación de que Enstone estaba más fuera que dentro de la Fórmula 1 y la toma de contacto con el suelo se preveía duro de narices.

Independientemente de lo que uno piense sobre la gestión deportiva de Cyril Abiteboul o de los incomprensibles retrasos de Viry-Châtillon a la hora de poner su unidad de potencia en correcto orden de batalla, lo cierto es que no podemos desestimar que la del rombo, como fabricante, controla perfectamente la parte alta de la montonera por delante de cinco equipos cliente, a saber: Williams y Motor Point, propulsadas ambas por Mercedes-Benz; Haas y Alfa Romeo, con Ferrari como motorista; y Toro Rosso, con Honda...

La Fórmula 1 sin Alonso [11-10-2019]


No estaba concretada su participación en el Dakar, ni conocíamos por boca de Zak Brown que el californiano tiene que sentarse a hablar con él para delimitar los márgenes de maniobra que tienen ambos ante un posible retorno de Alonso a la Fórmula 1 con McLaren. Lo que sí sabemos es que Fernando convierte en oro molido todo lo que toca, y de esto, precisamente, hablaba hace tres semanas desde mi espacio en MotorPoint.


Concluida su participación en el Rally de Marruecos en compañía de Marc Coma como navegante y copiloto, Fernando Alonso sigue produciendo titulares dentro y fuera de la Fórmula 1, y eso que dejó atrás la máxima disciplina a finales de 2018…

sábado, 2 de noviembre de 2019

El último aliento de Boromir


Me ha gustado ver a Valtteri Bottas encarnando el papel de Boromir, hermano de Faramir, hijo del Senescal de Gondor, saldando cuentas con su destino frente a los Uruk-Hai, en tanto intenta proteger a Merry y Pippin con la espada en la mano y el Cuerno del legendario Vorondil al cinto...

Boromir muere, pero mientras en Ferrari parece que no dan importancia a un subcampeonato, Toto Wolff ha escuchado mis plegarias y permite a Valtteri luchar por el cetro de plata. Seguramente no sirva para contener por más tiempo a ese océano que tiene prisa por conseguir su sexta corona mundial, pero Bottas también tiene hambre y, de momento, un equipo que le respalda.

Toro Rosso on the rocks


La verdad es que a Toro Rosso no se le puede exigir más de lo que está dando. Filial de Red Bull, por aquello de hacer de relleno de la parrilla, el negocio consiente que la de Faenza le haga cuantas pretemporadas sean necesarias a su hermana mayor mientras quita puntos y dinero a sus rivales en la parte trasera de la tabla [Toro Rosso, dispuesto a seguir sacrificándose por Red Bull en 2019].

Lo malo de esta situación es que impide cualquiera análisis o reflexión, ya que desconocemos el nivel de sacrificio al que está sometida la italiana y, por supuesto, los condicionantes a los que se enfrenta carrera a carrera.

Quo vadis Racing Point!


Ni la puñalada trapera a Renault salva a Racing Point de parecer la barbita de Pablo Casado. 

64 puntos en la actualidad, a la salida de la décimo octava prueba del calendario, que comparados con los 47 que tenía el año pasado por las mismas fechas dan para considerar que puede pasear un máster bajo el sobaco. La cosa es que hay truco. La de Silverstone tuvo que renunciar en agosto de 2018 a los 59 que había conseguido Force India, y si los tuviéramos en cuenta serían 106 hace doce meses...

Alfa Romeo, desmejorado


Inevitable recordar a Raphael cantando Desmejorado al ponerme a escribir algo sobre esta fantasía de Sergio Marchionne que, un año y unos meses después de la desaparición de su promotor, se ha llevado por delante a Sauber y cualquier esperanza de que el Quadrifoglio vuelva a reinar sobre los circuitos.

Alfa Romeo se ha convertido en Fórmula 1 en una excusa para rememorar una marca que perdió su brillo preciamente porque Marchionne la sacó de su hábitat natural. John Elkann y sus secuaces de FCA ni siquiera se están molestando en consolidar una alternativa a equipo B de Ferrari que, por calidad sobrevenida y expectativas, debería estar luchando por liderar la montonera, y en cambio, navega tercera por la cola con un monoplaza que lo tenía todo para haber despuntado, incluso una unidad de potencia made in Maranello.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Fuera de juego


«Fue en 075 cuando los estamentos dirigentes decidieron suprimir el balón. A partir de este momento, el jugador, para marcar el gol, debía penetrar personalmente en la portería. El nombre de fútbol desapareció, el nuevo juego no tenía que ver nada con él. Debo ser uno de los últimos que recuerda todo aquello. Es una lástima. Fue un hermoso deporte...»

Casualidades de la vida, en un pasatiempo de esos tontos en los que compartes durante una semana las películas que te han marcado de alguna manera, me referí ayer a El marido de la peluquera (Le mari de la coiffeuse), cuyo guionista es el tristemente fallecido Claude Klotz, más conocido como Patrick Cauvin en su faceta como escritor. Bueno, esto no lo sabía hasta que me he puesto a brujulear un rato sobre la bendita película que protagonizaron en su día el también desaparecido Jean Rochefort y Anna Galiena, y cuya brutal banda sonora está firmada por Michael Nyman.

Haas, políticamente incorrecta


Haas va a contracorriente. Ahora que hasta lo más rancio de nuestro país se autoproclama «políticamente incorrecto», se podría decir de la norteamericana da la nota porque compite no compitiendo, algo que, obviamente, desentona al aficionado medio y le revuelve las tripas como cuando se coge un mal frío en otoño.

Tratar de entender a Haas bajo otro tipo de perspectiva es una acción abocada al fracaso. Con la de William Storey en el cuadro teníamos a mano un espectáculo telonero que distorsionaba el análisis, cualquier análisis, pero sin la británica, la de Gene Haas se enfrenta a una cruda realidad que no por inaccesible para nosotros deja de tener su lógica.

Williams a quemarropa


Dicen en Grove que siguen probando soluciones para el vehículo de 2020, pero no me lo creo porque da la sensación de que el FW42 se ha quedado en el paro y finge ante su mujer y amigos que continúa trabajando mientras ocupa su ficticia jornada laboral en el parque, hablando con los ancianos o la guardia urbana y dando de comer a las palomas.

Por simple inercia, de ser verdad que efectivamente hay interés en mejorar las cosas con vistas a sacar la cabeza la temporada próxima, Williams hace tiempo que habría pasado por encima a Haas, que ésa sí que anda totalmente perdida, pero no, la de Claire no da muestras de querer desligarse de los últimos puestos de la parrilla y compite cada carrera, si a lo suyo se le puede llamar así, por acabar las pruebas, por terminar cuanto antes con el calvario de una campaña atragantada desde el minuto uno.

La zanahoria


Ayer fueron presentadas en sociedad las líneas maestras de esa Fórmula 1 que nos hará disfrutar a partir de 2021, lo que viene a ser una mera declaración de intenciones, ya que se ha preferido cumplir con la fecha límite para hacerlas públicas sin haber conseguido un acuerdo pleno, que exponerse a parecer latinos posponiendo la ineludible cita con el futuro...

Esto que ha pasado también es muy latino, para qué vamos a engañarnos, lo que ocurre es que los british lo llaman seriedad y rigor aunque a la postre consista en salvar la cara y dejar el meollo de la cuestión para más adelante, como recordaba Claire Williams: «There's clearly a few tweaks here and there that need to be done, which can be achieved even if they are published on the 31st of October. [...] It's really important people understand that message» [Ferrari/Williams are against delaying 2021 F1 rules].

jueves, 31 de octubre de 2019

Robert Kubica y los otros


Lo cortés no quita lo valiente y encantado de dedicar el ratito número 100 de este mes de octubre de 2019 a un hombre al que admiro sobremanera, y no por lo que imagináis, sino porque para volver al ruedo y exponerse a la mala hostia de la prensa británica hay que tenerlos, además de grandes y cuadrados, de cemento armado.

El «tullido» parece que anda en conversaciones con otras escuderías diferentes a Williams para continuar en 2020 bien como piloto probador o como oficial. En Haas no lo quieren ni ver Magnussen y Grosjean porque, dicen ellos, les quitaría un tiempo esencial en entrenamientos —descojonaros conmigo porque esto, en lo tocante a los Hermanos Macana, supone ponerse a orinar y no echar gota—. Intuyo que en la punta de lanza de la norteamericana anida un comprensible pánico escénico a que el polaco demuestre que se puede ir más rápido por la vida si no existe necesidad de andar liándola a cada segundo... pero esto es otra historia, así que dejémoslo en este punto.

On and on and on


2020 es el año en que los fabricantes tienen obligación de acercar prestaciones, o mejor dicho: el año en que Liberty Media precisa de fabricantes equiparables para llevar adelante sus planes de futuro, ya que como Honda y Renault continúen a la zaga de Mercedes-Benz y Ferrari, el nuevo chiringuito va a hacer agua por los cuatro costados.

Es mucho adelantar acontecimientos, pero la gala se queda con su escuadra oficial y con un cliente que ya estará pensando en acoplarse a la herramienta de Stuttgart. Bien, vale, se insinuaba que Williams podría estar dispuesta a montar propulsores franceses a partir de 2021, pero primero habrá que ver si son capaces las dos de llegar enteras. En todo caso, la de Grove cubriría el hueco de McLaren, que tampoco es una situación como para tirar cohetes.

miércoles, 30 de octubre de 2019

La misión fallida del Mesías


Sé que es mucho pedir, pero para discutir según qué cosas nos haríamos un gran favor olvidando por un momento el nombre de los protagonistas y, por supuesto, que cuatro es siempre más que dos, que sé que lo habéis pillado.

Si no se realiza este pequeño ejercicio profiláctico resulta complicado aceptar que muchos tifosi puedan echar de menos a Fernando Alonso, no por ser bicampeón mundial, no por sus números en la rossa, sino porque quien iba a borrarlo del mapa no ha hecho otra cosa que potenciar su recuerdo.

Ángeles caídos


Sebastian lo ha vuelto a hacer. En 2014, Red Bull dio libertad a sus pilotos para luchar entre ellos cuando el único que salía perdiendo con tanto fair play era Daniel Ricciardo. Es obvio decir que nadie en la austriaca se molestó en intentar que aussie junior alcanzara el subcampeonato. En Ferrari no está haciendo falta ni fingir. Da lo mismo que Charles haga buenas clasificaciones o lleve mejor ritmo en carrera, al monegasco siempre le suceden cosas feas que le impiden materializar su esfuerzo.

Me gustan los actores secundarios, creo que ya soy el único, sobre todo cuando son tan soberbios que eclipsan a las estrellas incluso cumpliendo escrupulosamente con su papel.

Puenting en Halloween


Entramos en fechas complicadas aquí, en nuestro país. Fin de mes, inicio de la campaña electoral, festividad del Día de Ánimas, sábado no puntuable y domingo con carrera en Austin a las 20:10 de la tarde, que en algunas zonas del territorio peninsular empieza a estar más oscuro que los cogieron de un grillo...

No me gusta eso del Halloween, lo siento. Tampoco es que me encadilase demasiado ver Don Juan Tenorio después de la cena, pero estoy en etapa revisionista y creo que con todo el merequetén que se nos viene encima a partir de mañana al mediodía, desfile para disfrutar del puente incluido, nos vendría de perlas soltarnos la melena, pasear o meternos entre pecho y espalda cualquiera de las películas de Berlanga, un teatrazo como La venganza de Don Mendo, o, mismamente, Amanece que no es poco, pero en bucle, dados sus incuestionables y contrastados beneficios para la salud.