martes, 23 de julio de 2019

Aquel Hockenheim


Sintiéndolo mucho, llegué tarde para paladear a los viejos pistoleros pero, a cambio, la fortuna quiso que pudiera disfrutar como un jabato de la mejor etapa que recuerdo de nuestro deporte: 1979 a 1982.

Nos acercamos al Gran Premio de Alemania y no quiero dejar de echar unas líneas sobre el viejo Hockenheim, ya que antes de que Bernie y Tilke metieran mano en su diseño, el Monza alemán era un trazado que se las traía con abalorios, por rápido y porque más del 70% de su cuerda discurría entre frondas y bosques con árboles como los que velaron el cuerpo sin vida de Jim Clark en abril de 1968, quien falleció a sus pies durante una disputa de F2.

domingo, 21 de julio de 2019

Newgarden «on fire» en Iowa


La lluvia parecía empeñada en deslucir el tercer óvalo de la temporada NTT IndyCar Series, pero al final, el tormentón sólo retrasó cuatro horas y media la salida del Iowa Corn 300 y el agua hizo acto de presencia durante la prueba en el Speedway de Newton para chafarla lo justito.

Lo habíamos dejado en que Josef Newgarden (Penske) salía del Honda Indy Toronto manteniendo la cabeza del campeonato a pesar de haber terminado cuarto en la carrera canadiense [Toronto, Canadá y Pagenaud], lo que nadie imaginaba era que iba a meter la directa en Iowa para distanciarse de sus rivales, sobre todo de Alexander Rossi, y afianzar así sus posibilidades de coronarse campeón de la serie.

Sueños de gigante


Comprendo que no todo el mundo tiene la suerte de haber asistido a un evento que sigue vivo 50 años después, aunque bien mirado, algo bueno tenía que tener acumular canas y más canas...

Con suerte, los que que llegaron muy por detrás, dentro de su medio siglo correspondiente podrán celebrar que los PingPong israelíes ganaban Eurovisión con la canción Sameyach mientras que Sebastián Zubiri quedaba decimotercero con Colgado de un sueño, o el nacimiento de Twitter, o cualquier otra grandiosa efeméride. Pero aunque resulte temprando para decirlo: nosotros, los de mi edad y mayores, una vez creímos que era posible llegar a ser astronautas para posar nuestros pies sobre la luna o conquistar las estrellas.

sábado, 20 de julio de 2019

La encrucijada de Haas


Da lo mismo cuándo leas esto: si no acabas las carreras no puntúas, y si no lo haces no ganas pasta al final de año, ni mucho menos engañas a otro lilas como Rich Energy para que invierta en el proyecto [En tierra de cuatreros], por mucho que sus propios problemas estén ayudando a ocultar los tuyos.

La renovación el año pasado de Kevin Magnussen y Romain Grosjean prometía horas y horas de entretenimiento durante 2019, y Haas, cumpliendo el guión de manera escrupulosa, nos las está brindando sin apenas exigirnos nada a cambio: un poquito de paciencia y ya... Pero la de Kannapolis va directa a las escolleras y con un mono borracho al timón —no hay insulto a Steiner, sólo metáfora—, y su situación está pasando de marrón a oscuro a mayor velocidad de la que alcanzan los pilotos oficiales para liarla bien liada.

Silverstone año cero


Dan ganas de volver a llamar Force India a Racing Point porque así, al menos las cosas tendrían algo de sentido.

El pagafanteo moderno nos puso la oreja a la plancha explicándonos que don Lawrence Stroll y sus compiyoguis hacían poco menos que de Teresa de Calcuta con el rescate de la escudería de Silverstone en agosto de 2018, pues salvaban una empresa y miles de puestos de trabajo y, de paso, aseguraban la vida a otras tantas familias.

viernes, 19 de julio de 2019

Simplemente Seb


La situación de Vettel se complica por momentos. He preferido dejarlo correr y no hablar de él hasta estos instantes porque en el fondo no sé qué coño puedo aportar ahora que no haya dicho antes: [¡Quitadle las balas!] o [¿Qué te queda, Sebastian? (05-10-2018)], entre otras muchas entradas que ya abocetaban lo que está sucediendo ahora mismo.

Sebastian está francamente jodido y, en lo personal, me produce una pena tremenda porque el temporal, lejos de amainar se va a recrudecer a poco que él ayude cometiendo nuevos errores. Luego miro a los que siguen dale que dale con que es uno de nuestros pilotos mejor pagados y que si todavía duelen sus cuatro títulos, la bendita bratwurst y la madre que nos condenó a todos, y pienso en si se dan cuenta de lo que están haciendo con el ser humano que hay detrás de tanta bisutería.

jueves, 18 de julio de 2019

Tanabe-san


Durante el pasado Gran Premio de Austria, Toyoharu Tanabe lideraba el retorno de Honda a la senda de la victoria, un jamón perdido por mi parte y cuatro años y unos meses después de aquel Gran Premio de Australia en que se replicaba sobre un circuito la conjunción cósmica McLaren-Honda.  

Y por qué no decirlo, la japonesa también lo ha conseguido acumulando unos cuantos cadáveres a sus espaldas (metafóricos, no nos pasemos): Martin Whitmarsh, Yasuhisa Arai, Ron Dennis, Yusuke Hasegawa y el de la santa paciencia de una afición que nunca ha asimilado por qué costaba tanto volver a ganar.

Toronto, Canadá y Pagenaud


Tenemos el Iowa Corn 300 encima y la NTT IndyCar Series 2019 ha puesto la directa. Antes bien, toca reseñar la undécima prueba del calendario, a siete de que se cierre el campeonato el próximo 22 de septiembre.

El Honda Indy Toronto se celebraba en el circuito Exhibition Place de la ciudad canadiense —¿dónde si no?—, con Simon Pagenaud arrancando desde la pole, posición que, a la postre, le iba a permitir gestionar la carrera con cierto grado de comodidad aunque Scott Dixon estuvo empeñado durante toda la prueba en amargar la fiesta al francés.

Duelo, ¿qué duelo? [19-06-2019]


Venía tocando. Una vez esbozada mi opinión sobre la parte más entretenida del Gran Premio de Gran Bretaña [Revólveres humeantes], la situación casi exigía una visita al texto que escribí el pasado 19 de junio para mi espacio en Graining.es, donde daba mi perspectiva sobre lo que ocurrió en el Gran Premio de Canadá entre Vettel y Hamilton. Pensaba y pienso que hubo más ruido que nueces, pero pasen y lean...


El ideario colectivo acostumbra a jugarnos malas pasadas, tal es así, que si se pregunta ahora mismo sobre lo que ocurrió realmente en el pasado Gran Premio de Canadá entre Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, más de uno y de dos, seguramente un porcentaje muy alto, argumentará que los dos espadas estaban enfrentándose casi a primera sangre…

miércoles, 17 de julio de 2019

No hay manera


Me encantan las crónicas que han comenzado esta semana con el consabido «contra todo pronóstico, Hamilton vencía en el Gran Premio de Gran Bretaña», fundamentalmente porque creer a Pirelli a estas alturas de la película es digno de elogio.

La milanesa abordó 2019 en base al supuesto de un paso por garajes como estrategia óptima: «Para 2019 es mejor seleccionar neumáticos que sean un poco más consistentes, digamos que ligeramente más duros que en 2018, para tener carreras a una parada, pero hacer que los pilotos empujen más» [Pirelli cambia de estrategia para 2019: habrá neumáticos más duros] y, desgraciadamente, las gomas que iba a usar cada equipo en Silvertone se eligieron en mayo...

Revólveres humeantes


La realización del Gran Premio de Gran Bretaña de este año ha dejado bastante que desear, no obstante, imagino a poca gente saliendo con mal sabor de boca porque más allá de la cómoda victoria de Lewis Hamilton y la imposibilidad de Valtteri Bottas para torcer los designios de su escudería, se ha podido disfrutar de lo lindo con abundantes duelos al sol.

Puesto que no podemos quitar a Brackley de la ecuación ni hacer que Vettel despierte, hay que contentarse con los pulsos habidos en la parte trasera de la parrilla y, por supuesto, con esa visceral relación que han comenzado a mantener Charles Leclerc y Max Verstappen después de que el holandés se calzara el Gran Premio de Austria quizá forzando mucho las cosas con el monegasco.

martes, 16 de julio de 2019

El mismo cesto


Con la tontería ésta de que participaba en el Supercampeonato WEC 2018/19 cierto piloto que acostumbra a coger por las solapas a sus jefes para recordarles quién manda ahí, nos hemos metido entre pecho y espalda dos añitos de aúpa en los que se nos ha recordado por activa y pasiva, que una competición tan desigual ni merecía ser considerada ni ná.

El caso es que la vida sigue a pesar de los chivatillos de la clase y los abundantes sotanillas que te dan lecciones sin que se las pidas, y el tipo ése del que hablaba hace unas líneas ha decidido irse a otros sitios a amedrentar al personal, pero Toyota se queda y el formato actual del World Endurance Championship se prolonga una temporada más, que podrían ser dos si los hypercar se retrasan, y a ver, que decía aquél...

¿Dónde está el límite? [22-06-2019]


Hace prácticamente un mes escribía en mi espacio en TercerEquipo (Monkey Seat) sobre la que venía siendo entonces la canción del verano. Bueno, había gente que no sabía donde estaba el límite, y aunque sé perfectamente dónde está y no me guste nada el paquete de reglas que tenemos en Fórmula 1, tocaba recordar que mientras la Normativa Deportiva no se retoque ése es el límite para todos, incluso contando con que Charlie Whiting haya hecho de su capa un sayo con él... exclusivamente con algunos de los integrantes de la parrilla.


Pasando por alto que me produce bastante pena que haya quien todavía se esté preguntando ¿dónde está el límite?, me gustaría echar unas líneas aprovechando que la FIA ha desestimado la revisión de la sanción impuesta a Sebastian Vettel durante el pasado Gran Premio de Canadá.

Carlos y las exquisiteces


Cuándo por malo cuándo por bueno... Carlos Sáinz era bluf después de la clasificación del sábado y el domingo era un tío suertudo que se había beneficiado del Safety Car para obtener su sexto puesto en Silverstone después de retener como un condenado a Daniel Ricciardo.

Hemos hablado mucho de lo peligrosa que resulta en estos momento la exaltación maclarenista que ha surgido de la nada, imagino, para tapar el cicatero trato que se ha dispensado a la de Woking hasta el pasado Gran Premio de España [McLaren progresa, y no es poco (22-06-2019)], pero en lo tocante a sus pilotos, especialmente al madrileño, desgraciadamemte estamos cumpliendo paso a paso la misma liturgia que, hace más de una década y media, nos puso a los pies de los caballos de la prensa extranjera con Fernando Alonso y, en bandeja, que nos dieran hasta el cielo del paladar a partir de 2005 y con repunte en 2007.

lunes, 15 de julio de 2019

En tierra de cuatreros


Poco dura la alegría en la casa del pobre... Vivimos tiempos tan apasionados que en nuestra realidad virtual apenas hay encaje para la otra: la de verdad.

No sería de preocupar, que decían nuestros abuelos, si no fuera porque ante el follón montado por Williams Storey con Haas, la parte más agraviada de la primera parte contratante de la creación de contenidos ha resultado ser, también, la que se tira de los pelos como segunda parte contratante en los medios. ¿Un tahúr entre nosotros?, Shame! Shame! Shame!

McLaren progresa, y no es poco [22-06-2019]


Era el sábado del Gran Premio de Francia, hace casi un mes, y sin saber qué iba a suceder en clasificación y carrera, ya se percibía en el ambiente que todo el pesimismo de comienzo de temporada se estaba tornando en una oleada de exceso de optimismo. Y bueno, se me ocurrió que desde mi espacio en MotorPoint se podía hacer algo por evitar que nuestros pies dejaran de pisar el suelo...


Poco a poco, sin apenas hacerse notar, Woking va consolidando su proyecto para 2019 y empieza a cosechar frutos aunque sólo sea en el ámbito de las sensaciones, ya que la distancia que separa a McLaren de Red Bull sigue siendo abismal, tanto en rendimiento como en expectativas.

domingo, 14 de julio de 2019

Chez Ferrari


Puede sonar a chufla hablar de optimismo aludiendo a Ferrari, y más a estas horas del domingo 14 de julio, aunque en realidad hay que hacerlo porque la sensación es genuina (al menos la mía) y, porque además, planean sobre el escenario dos mentiras muy gordas que son las que distorsionan todo.

La primera consiste en eso de que el segundo es el primero de los perdedores. Está bien, es una frase bonita, cala hondo y rápido, se atribuye a Ayrton Senna y tal, pero sólo queda realmente mona dentro de una vitrina, ya que si ser segundo te permite intentarlo más fuerte la próxima vez, resulta bastante negligente considerar baldío el esfuerzo invertido, máxime cuando la Fórmula 1 es un deporte para mirar en conjunto y no a trocitos.

sábado, 13 de julio de 2019

Es cosa de dos


La temporada de Fórmula 1 se nos está metiendo en un terreno bastante goloso, en el que continúan preguntándose qué le pasa a Ferrari sólo los que sienten más necesidad de drama en pista que Chase Carey.

Desde hace unos días se sabe perfectamente qué le iba a ocurrir a la de Maranello en el Gran Premio de Gran Bretaña —«No esperamos que Silverstone se adapte a nuestro automóvil particularmente bien...» [Ferrari no espera que Silverstone sea propicio para su actual coche]—, y también, que este Mundial se llamaba Mercedes y se apellidaba AMG desde que empezamos a comprobar que la maquinaria de Brackley podía ir a doblete por carrera.

martes, 9 de julio de 2019

Quiero decirte al oído


Martes nueve de julio. Buen día para estrenar mes con Vinila von Bismark cantando Quiero Decirte al Oído, esa bendita canción que pone fondo musical a un anuncio en el que salen gallinas en plan The Walking Dead...

Abandonas la trinchera unas jornadas para rascarte aquellas partes, pasear, disfrutar de la luz del sol, reír como cuando vas de pintxopote con Ernesto; y te encuentras con que Nürbu ha sido intentado tomar por los que quieren apropiarse de Il Cavallino, la insignia de Baracca, la historia esa que parió un tío irrepetible, Padrino Enzo; y que no, que ni estoy muerto ni cansado, sólo pasa que había que dejar a los recurrentes que enseñasen la patita, pues hacía unas semanas que no se sentían tan valientes.

domingo, 30 de junio de 2019

Qué bien se vive...


... cuando se vive bien.

Partamos de la base que mi legendario alonsismo no tiene nada que ver en esto porque Max ni ha puesto ni quitado méritos a Fernando, ni tengo, por tanto, razón oficial ni extraoficial para odiarle o tenerle entre ceja y ceja. Es más, si tenéis tiempo para desperdiciar, podéis pasaros por la etiqueta que lleva su apellido en Nürbu y comprobar, de primera mano, que lo considero una de nuestras mejores figuras aunque tampoco me cortaría un pelo en darle un par de collejas, o alguna más, lisa y llanamente porque se las merece.

Los vicios del FOM


Cuando los Mercedes AMG dejan campo libre para que los de Segunda División jueguen libremente, ocurren cosas como las de esta tarde: el espectáculo vuelve por sus fueros y con esto de los cochecitos de colores se divierte hasta el Tato. 

Por la razón que sea —no es un Expediente X que me atraiga especialmente—, Brackley ha decidido hacer mutis por el foro en Spielberg, cosa que es de agradecer —básicamente porque soy humano y estoy a rebosar de debilidades—, y lo ha hecho con gallardía y savoir faire, no como en el Gran Premio de España de 2016, ni mucho menos como aquí mismo el año pasado, cuando los dos coches de la estrella de tres puntas sufrieron uno de esos incompresibles fallos dobles que no les afectaban desde hacía decádas.

El gallo recurrente


En cualquier deporte suele ser mala idea andar trazando comparaciones entre la actualidad y cualquier etapa pretérita. Hay quien quien se anima a hacerlo incluso jugándosela a hacer el ridículo, porque a ver, cualquiera de nuestros futbolistas más filigraneros sería reo de enfermería si tuviera que intentarlo ahora en aquellos campos gloriosos de los cincuenta del siglo pasado, pateando una piedra que pesaba lo que no está escrito en cuanto llovía y el cuero se empapaba.

Quien habla de fútbol también puede mencionar las bicicletas, ¿hace intentar un Col de Tourmalet con aquellas míticas configuraciones de 55×42 y 11×23...?

sábado, 29 de junio de 2019

Home Of The Whale [5.000]


Con ésta suman 5.000 las ocasiones en las cuales hemos podido coincidir en Nürbu. La imagen corresponde a un conocido spot publicitario pero estoy escuchando a Caroline Lavelle poniendo voz a la canción (versión Massive Attack) que presta título a este texto, que hizo de pista en la banda sonora de una magnífica película que va de obsesiones, Eye of the Beholder...

El próximo 3 de agosto Nürbu cumplirá 13 años de vida y ni siquiera me preocupa si se portará bien como preadolescente ni qué le regalará la vida cuando se haga mayor del todo. Bien pensado, si he llegado hasta aquí podría continuar o dejarlo en este mismo instante, aunque va a ser más lo primero que lo segundo porque sigo disfrutando cuando me pongo a un teclado al que ya se le han borrado seis teclas y hay otras cinco que, acogotadas por los años de leal servicio, empiezan a ser meros rastros de lo que fueron. 

¡Liberad a Willy!


La imagen recoge a Charles en pleno baño de multitudes en Canadá pero sirve igual para encabezar una entrada sobre lo sucedido esta tarde en Spielberg...

Al chaval se le quiere, y no sólo por parte de los tifosi. Siempre queda el recurso a que el odio a Vettel hace que todo el mundo se haya decantado por el monegasco, pero el argumento resulta de tan cortito recorrido que se acabará cayendo sólo, básicamente porque eso de odiar es un planteamiento profundamente infantil (Tadeo dixit), en el que sólo caben buenos y malos, indios y vaqueros, mamá o papá, japoneses y norteamericanos en el Frente del Pacífico, ya sabéis.

Sólo era eso


He pasado unos días alejado del mundanal ruido pero observando por el rabillo del ojo lo que sucedía en esto que llamamos Fórmula 1. Estoy razonablemente contento. He conseguido lo que me había propuesto y sólo queda cerrar los pocos pespuntes que le quedan al texto y terminar unos dibujos y un par de planos, uno de ellos de un palazzo veneciano. A partir de dentro de unos días, me centraré en terminar la primera novela de las seis que tengo contratadas y desempolvaré mi libro por ver si lo podemos tener listo para estas Navidades. 

No prometo nada. Cuando falleció mi suegra a primeros del mes pasado ya os dije que todo iba a ser diferente aunque no sabía si sería mejor o peor que estos últimos dos años. Y bueno, hay más tiempo pero también más ocupaciones, y sé que esto sólo lo entenderán los que tienen algún «dependiente» en casa, que manda un poco de narices que llamemos así a la gente de carne y hueso que necesita de nuestros cuidados. 

martes, 25 de junio de 2019

Estados de opinión


Esta entrada va en plan Jack Daniels doble a pesar de que parece pronto para un homenaje de este calibre. 

Por un lado me apetece recalcar que, tal y como hemos ido dibujando estos días pasados, la crisis abierta en Maranello y la orfandad del Mundial 2019 convierten a Fernando Alonso en una perita en dulce que nadie está dispuesto a dejar escapar por aquello de mantener viva la llama y el número de clics por supuesta noticia, o el de seguidores en redes, que tanto da. Y aquí peca hasta el más tonto, vaya por delante, que a lo peor sufrimos un patatús el día que el respetable se ponga a pensar (en serio), cómo es posible que eso que llamamos pensamiento propio saliera publicado jornadas atrás en los medios especialistas...

Recital Rossi


Con la de Austin, la carrera de este domingo pasado en el Road America me ha parecido la más sosanga de lo que llevamos de calendario NTT IndyCar Series, aunque haciendo honor a la verdad, también he de decir en esta sensación tuvo mucho que ver el dominio de Mercedes AMG tanto en nuestro campeonato como en el Gran Premio de Francia, y que para cuando pude sentarme a verla con tranquilidad, mi cuerpo no estaba para demasiadas fiestas.

El caso es que el Kohler Grand Prix supuso un enorme recital de Alexander Rossi, quien una vez se desembarazó de Colton Herta durante el primer giro no tuvo más complicaciones que gestionar la ventaja y arrear camino de la meta porque la prueba careció de periodos de caution, circunstancia que explica la generosa distancia (casi 30 segundos) que impuso el californiano al segundo clasificado, Will Power.

Telemetría en Fórmula 1 [Abel Caro]


No es que el reciclaje sea una de mis prioridades a pesar de que siempre procuro mantenerme al día en la medida de mis posibilidades. 

Y bien, la telemetría era una de mis asignaturas más pendientes porque en líneas generales entiendo de qué va y para que sirve, como casi todo el mundo, pero ni por asomo se me había ocurrido profundizar en ella. El caso es que conozco a Abel Caro de redes sociales, leo sus artículos y contribuciones, y en uno de esos rastreos tontos por Amazon buscando lectura para este verano, la plataforma me recomienda un libro que se titula Telemetría en Fórmula 1, a 4'99 Euros en versión Kindle, que había sido escrito por él...

lunes, 24 de junio de 2019

¿A quién engañas?


Os confieso que pagaría lo que no tengo por ver a Toto en el papel de Mattia Binotto, por ejemplo. No, no os enfadéis tan pronto conmigo ni me llaméis anormal: Niki y él llegan a ser territorio Mercedes AMG cuando los cimientos, incluso el Pirelligate, los ha puesto Ross Brawn, que luego se va a pescar truchas para volver como CEO de Liberty Media.

Wolff, como Hamilton, jamas ha jugado a la contra en la etapa más reciente de nuestro deporte. En fútbol lo desestimaríamos inmediatamente, un tipo que sólo sabe salir desde la pole y rematar la faena de otro entrenador, poquito juego puede dar a su equipo. Pero bueno, Toto es mucho Toto y va por la vida como si hubiese conquistado las Termópilas al mismísimo Leónidas, que no está mal, entendámonos, aunque queda demasiado machote poligonero que luego hace anuncios para Old Spice.

Disfrutad lo callado


Nos hemos levantado en modo ¡Oh, cielos, vamos a morir todos! —poned voz temblorosa a esto, por favor—, y da la sensación de que acabamos de descubrir el infierno o nos hemos encarado con Cthulhu o Montoro, o peor aún, que sabemos que nuestra base en la colonia minera de un satélite de Ulises-98 está rodeada por los aliens y nadie oirá nuestras voces ni vendrá a salvarnos.

Mercedes-Benz y su escudería oficial nos están amargando la fiesta, pero esto es viejo y en sentido estricto se veía venir. Ecclestone había salvado el culo en lo del caso Gerhard Gribkowsky y había que ser muy lilas para no entrever dónde estaba el gato encerrado y que el británico nos había vendido por un plato de lentejas. En honor a la verdad, también tengo que decir que mi último enamoramiento de la entrañable Bruja de Blancanieves (y definitivo), arranca precisamente de aquí, de sus desvelos posteriores por encauzar una situación que literalmente se le había ido de las manos y carecía de vuelta atrás.

domingo, 23 de junio de 2019

Se nos va la vida


Entre el sentido patrimonialista sobre Ferrari (no sé si irrespetuoso o no) que ha mostrado Sebastian Vettel al afirmar, y cito: «No hemos conseguido acercarnos a Mercedes, no hemos cumplido», cuando su compañero Charles Leclerc ha terminado tercero en el Gran Premio de Francia, precisamente detrás de Hamilton y Bottas, y el paseo monumental de Lewis en tierras galas, no sé con qué quedarme...

Venga, va, entre el babeo adolescente que está produciendo el dominio de Mercedes AMG en contraste con el mítico e irrepetible MP4/4 de McLaren Honda, me quedo de calle con las saludables y honestas palabras de Tomás Saldaña, quien a través de su Twitter nos decía lo siguiente: «Viendo el GP de Francia de F1 queda claro que la F1 tiene que cambiar, es aburrida, hasta para los que nos gusta, a pesar de tener a los mejores pilotos y los coches más rápidos. Falta emoción. Liberty y equipos de F1, por favor pensad en los espectadores» [dentro enlace].

¡Ándale, ándale!


No hagáis ejercicio de hemeroteca con este asunto porque os podéis llevar un chasco bastante grande. Si tenéis tiempo, y ganas, y os pasáis por la etiqueta de McLaren este año [McLaren], seguramente os daréis cuenta de que la británica comenzó el año envuelta en los habituales recelos expertos, por aquello de que nadie se moja hasta que no tiene las cosas meridianamente claras, ni siquiera contando con el rearme que había acometido Zak Brown desde mediados del año pasado.

Sea como fuere, hace relativamente poco, cuando aún no habíamos abordado el Gran Premio de China [La otra historia], seguía siendo menester recordar al personal que a mucho listillo se le había roto la afilada punta del lápiz de tanto cuestionar el proyecto papaya...

Lewis, The King


A estas horas, el sexto título mundial está tan cerca para Hamilton que casi puede rozarlo con la yema de los dedos. Salvo incidencia de última hora o que Valtteri encuentre hoy la llave del cofre del tesoro, el Gran Premio de Francia se aventura carrera cómoda para el británico, al que se le comienza a ver en su salsa, incluso cuando dejando de lado su tendencia a los baños de multitudes se acerca a Charles Leclerc mientras lo están entrevistando y dice a cámara: ¡quiero competir con este muchacho...! 

Si cuando vienen mal dadas acostumbra a regalarnos algunos destellos, cuando está enchufado no suele haber Dios que lo pare, y esto es un axioma.

sábado, 22 de junio de 2019

Farmacia de guardia


Buena noche de sábado tengan ustedes...

Llegaremos a las 5.000 entradas allá como este próximo miércoles. Llevo aquí desde el 3 de agosto de 2007 y, como comprenderéis, he visto de todo, en todo caso lo suficiente como para tener ahora mismo unas ganas irresistibles de plantarle un beso en todos los morros a Pascal Vasselon por habernos permitido ver cuán sucias estaban las enaguas de todos esos que se han pasado este tiempo dando lecciones de deportividad y buenas costumbres, simplemente porque los vientos del oportunismo soplaban sus velas.

Niki y Valtteri


Anteayer hizo un mes exacto desde que Lauda nos dijo adiós definitivamente, y aunque no venga mucho a cuento, prefiero echar el rato divagando un poco que relatando cómo a nuestra silla se le ha desprendido una de las dos patas que le quedaban para sostenerse en pie, aunque de aquella manera, también es verdad.

Nos queda Bottas, pero él no cuenta [Los fieros], ni siquiera hoy, cuando habiendo obtenido la segunda plaza en el Gran Premio de Francia muy bien podría amargar la fiesta de Hamilton en la arrancada de mañana, y más allá, quién sabe. ¿Hay alguien ahí?

Ecos de Canadá


Es pronto para inclinar la balanza. Los viernes de carrera siguen siendo eso, viernes, pero las noticias que afloran desde Maranello ante el Gran Premio de Francia no son muy halagüeñas que digamos. ¿Está jugando Ferrari con Mercedes AMG, como se decía que la alemana estaba haciendo con la italiana en pretemporada? ¿Está ocultando cartas...?

Desgraciadamente no creo en este escenario como tampoco he creído en el que proponían los abonados al juego del trile. Se ha perdido un tiempo precioso y las tradicionales peoras han llegado este año con algo de adelanto y, para colmo, en un entorno de resultados mucho más acuciante que otras veces, vamos, con la rossa con el agua al cuello. 

viernes, 21 de junio de 2019

Ácido en Francia


Si por un momento tienes la sensación de estar en la cabeza de John Lennon mientras componía Lucy in the sky with diamonds, o formando parte del metraje del corto que dedicó Disney a Salvador Dalí, a lo peor todo se reduce a que has echado un primer ojo al moderno circuito Paul Ricard y se te está yendo un poco la pinza, mismamente como si te hubieras tomado una pastillita de ácido o hubieses abusado del peyote.

La reconversión del viejo Le Castellet en el actual trazado psicodélico que acoge el Gran Premio de Francia tiene una explicación muy sencilla que ayer mismo nos recordaba en redes sociales Iñaki, aka Txifu: es una pista de pruebas enfocada a que el cliente pueda recoger su vehículo intacto después de haber rodado en él.

jueves, 20 de junio de 2019

Robert, el polaco


Lo raro es que no nos hayamos extinguido ya. Acabo de leer entre anonadado y alucinado que George Russell se refiere a los posibles problemas que sufre Robert Kubica en términos de lenguaje, es decir, como el de Cracovia es polaco, pues como que no acaba de entenderse bien con sus mecánicos en inglés...

Ya me fastidiaría que el bueno de George no supiera quién es Robert ni cuántos años lleva en el tinglado, ni mucho menos que en 2008 fue uno de los más firmes candidatos a calzarse el título Mundial hasta que Mario Theissen decidió por BMW que no valía la pena enfrentarse a McLaren y Ferrari. Se ve que entonces se manajeba bastante bien en inglés, como cuando conducía en rallies o fue probador de Renault o de Williams...

Lullaby in Esses

https://twitter.com/IsmaelPerez1/status/1141068271623577600

A partir de este fragmento de la instantánea que tiró Ismael —imagino que desde la loma interior que protege la vaguada del final de las Esses, antes del giro a Tertre Rouge—, que podéis disfrutar completa clicando sobre la imagen, a uno se le puede ir la cabezar en technicolor y con sonido surround y no recuperarla hasta la edición 2020/21 de las 24 Horas de Le Mans, momento en que podremos empezar a disfrutar de los Hypercars.

La categoría reina de la actual Resistencia es la musculosa LMP1 pero donde está la auténtica salsilla es en la serie LMGTE-Pro (Le Mans Grand Touring Endurance - Professional), incluso en la LMGTE-Am (Amateur), coches casi normales de esos que los mortales sólo vemos en nuestros sueños más húmedos...

miércoles, 19 de junio de 2019

Los fieros


Nunca ha habido tanto caudal de información disponible concentrado en tan pocos focos de interés. Obviamente aquí falla alguien, porque no es ni medio normal que a miércoles de semana de Gran Premio, el curso natural del campeonato de Fórmula 1 necesite poco menos que pastillita de Viagra para atraer la atención y el personal siga embobado con los vapores etílicos de acaecidos recientes.

Hamilton hace de humilde de trapo y ¡guau! Vettel rompe cositas y ¡guau, guau, guau! —por favor, leed las exclamaciones bajo el paraguas de la segunda acepción que da la RAE, no en plan enciclopedia canina—. Y el caso es que buscas algo sobre Valtteri Bottas, por ejemplo, y apenas encuentras caldo en el fondo del plato para llenar una cucharilla de café. Con Leclerc pasa otro tanto, y eso que el monegasco ha patrocinado muchos momentos nescafé desde el inicio de esta temporada.

martes, 18 de junio de 2019

Checo y las gomas


Parece mentira que en una temporada en la que los neumáticos han cobrado un inesperado protagonismo, se ande malgastando en Racing Point uno de nuestro mejores pilotos de la parrilla en esta área.

Por increíble que parezca, esto de cuidar las gomas suponía antaño un plus para cualquier conductor que trataba de hacerse un hueco entre los de arriba. Hoy, en el caso de Checo Pérez, apenas sirve para resaltar, aún más, el Cañón del Colorado que separa su calidad de la del hijo del patrón de la escudería británica.

La vida del revés


No sé, tenía esta afotillo por ahí y como he comenzado la semana con inmejorables noticias, vamos a darle candela. Encendiendo motores. Artilleros en sus puestos. Navegante, mecánico y bombardero, en los suyos...

A ver, que si hay alguien por ahí que sigue pensando que hace falta llegar a los últimos 70 minutos para definir un perverso resultado cualquiera en una cita de cinco días de duración como las 24 Horas de Le Mans, donde la prueba en sí misma dura 1.440 minutos, o es muy muy muy, o no tiene ni puta idea de lo que es la Resistencia, o quiere sacar pecho en un jardín que le viene grande. 

La caja de bombones


Comienza a ser desesperante, no me digáis que no. La pataleta del Gran Premio de Canadá va camino de convertirse en poco menos que la Boda del Siglo, de ésas que tenemos a patadas cada lustro. Y menos mal que Vettel se fue de rositas después de un comportamiento infantil que le debería haber acarreado sentarse en el banquillo un par de carerras.

No, un profesional de su supuesto calibre no puede no llevar el coche a la zona de honor. Tampoco puede irse a la sala de comisarios como si fuese a partir la cara a alguien, ni puede volver para cambiar los paneles de sitio, ni puede calentar al público para luego hacer postureo de adolescente en el podio. No, no puede hacerlo porque se está cagando públicamente en esa misma autoridad a la que debe tanto y tanto. Si, además, es tetracampeón del mundo, no queda bien exponerse de esa manera y mucho menos llevando consigo al barro a La Scuderia...

lunes, 17 de junio de 2019

La #7


El cementerio de los y si rebosa victorias morales y eso era lo que se sentía en el segundo escalón del podio de Le Mans...

He estado a punto de no escribir estas líneas, básicamente como represalia por la ausencia de generosidad que destilan la mayoría de la prensa y el hooliganismo del otro lado del charco, pero puedo permitirme el lujo de no ser cicatero y, en realidad, lamentaría no echar el ratito hablando de Kobayashi, Conway y López.

Sapo lunero


La semana ha empezado fuerte con el Ngorongoro temblando por el paso acelerado de los que ahora son lo que no eran el sábado y dicen lo que no dijeron antes y tal...

También ha comenzado con puyitas aquí y allá —todas de buen rollo, faltaría más—. Adaptarse o morir en la ensoñación de las redes sociales. Sobrevivir a los textos publicados con tal de continuar dale que dale intentando hacer colar que somos los más listos de la sabana, con el apoyo de una prensa que hoy no tiene repartos en hablar del «coche de Alonso» y una chavalería montada del Canadá que no pone mal gesto porque, lisa y llanamente, se está quedando sin cartuchos.

domingo, 16 de junio de 2019

La #8


El invierno ha llegado en junio. No contentos con ver fantasmas donde no los hay se está pidiendo que Kazuky, Sébastien y Fernando, se sientan culpables por haber firmado una carrera perfecta.

Daba las 24 Horas de Le Mans perdidas para el coche dorsal número 8 y esta misma mañana he dejado escrito que suponía una imbecilidad supina exigir que atacara, porque a esas horas, en realidad desde ayer por la tarde por no decir desde el arranque de la semana en La Sarthe, el problema era que Alonso y sus compañeros sólo tenían que entrar entre los siete primeros.

Toyota y el olmo


Quedan suficientes horas de carrera como para que resulte temprano, y precipitado, apostar ciegamente a quién gana las 24 Horas. Los que me leéis cuando escribo sobre esta disciplina sabéis de sobra que, salvo en contadas ocasiones a lo largo de la historia de esta prueba, toca comenzar a proteger tanto la mecánica como las opciones de terminarla.

Toyota tiene todas las papeletas para alzarse con la victoria y su mejor candidato es el coche número 7. El 8 no ha encontrado el ritmo necesario durante la noche y salvo que medie un imprevisto, resulta difícil imaginar que se deje las entrañas durante la mañana. A Buemi, Nakajima y Alonso les basta con cruzar la meta entre los siete primeros para conseguir el ansiado título de Pilotos, y es bastante descabellado pensar que se van a exponer a perderlo todo por repetir triunfo en Le Mans...

sábado, 15 de junio de 2019

Tan fácil


Parece hora buena para ir cerrando algunas entradas que se me han quedado en la cuneta por falta de tiempo, por falta de ganas de terminarlas o, sencillamente, porque el avance de las manecillas del reloj las ha ido haciendo viejas.

Rafa Nadal ganaba el domingo pasado su duodécimo Roland Garros y el lunes o martes, a más tardar, quise dedicarle unas líneas, tomándolo prestado ahí tendido sobre la tierra roja, habiendo hecho fácil lo complicado. Y el caso es que los gatos de Gorliz andan maullando a la luna y la noche hace rato que se ha cernido sobre Le Mans, y el bueno de López reporta que tiene problemas con los frenos y los que no creen a Binotto cuando dice que Vettel es el preferido de Maranello y se han dado instrucciones a Leclerc, han visto inmediatamente que el argentino ha recibido esas órdenes que niega su equipo...

24 Horas para disfrutar


Esto arranca, señoras y señores. En apenas una hora se lanza la octagésimo séptima edición de la prueba más fabulosa de siempre, y da un poco lo mismo cuando decidamos aplicar este calificativo a las 24 Heures du Mans ya que jamás vamos a errar.

Destacan unas cuantas catedrales de entre los templos que abundan en las variadas disciplinas que componen el automovilismo deportivo, y de ellas, contadas casi con los dedos de una mano, la carrera en La Sarthe es la más electrizante y magnética, básicamente porque las 24 Horas aúnan tradición, incertidumbre y competición, en una suerte de fórmula magistral que mantiene intacta su filosofía desde que amaneció entre nosotros allá como en 1923.

Más allá de Haas


Todos entendemos lo que sucede en el seno de Haas pero, a la vez, nadie entiende nada. Da la sensación de que la norteamericana con sede continental en Banbury tiene intención de encontrar un hueco estable en la parrilla, pero, también, que no ha tenido en cuenta que ello no es posible si todos los elementos que componen la escudería no están por la labor.

Después de un prometedor Gran Premio de España y de haber salvado el siempre complicado Gran Premio de Mónaco, en Canadá la de Steiner volvía por sus fueros: los pilotos, concretamente Kevin Magnussen (Grosjean tampoco anduvo muy fino que digamos), empañaban la que prometía ser una nueva buena actuación, originando que Haas enfile el Gran Premio de Francia acumulando el cuarto 0 de la temporada, con 16 puntos en total, tercera por la cola, inmediatamente delante de Alfa Romeo pero detrás de la Toro Rosso que le está haciendo los deberes a Red Bull. En un puñito las tres, ocupando plaza en la nada.