sábado, 30 de noviembre de 2019

¡A fuego...!


Ferrari parece tener fijada la estrategia para que sus pilotos luchen por el cuarto puesto del Mundial, y después de suicidarse una vez más en pista y que Sebastian haya vuelto a hacerlo —ayer no lo mencioné, pero fuera de nuestras fronteras parece que también le llaman «Spinvettel»—, a Lewis sólo le quedaba lanzar sus trencitas al aire y demostrar por qué es el mejor piloto de nuestra actual parrilla.

El británico no tiene la mata de pelo de Antonio Giovinazzi pero no deja escapar oportunidades así como así, y ante una carrera que va a estar marcada por la reglamentaria única parada y por el declive de temperatura del asfalto, ha preferido resolver las cosas en clasificación, a lo grande.

En salva sea la parte


Esteban Ocon ya ha recibido la patada en el culo que lo consagra como piloto Renault. El año pasado por estas fechas, Red Bull no daba el puntapié correspondiente a Daniel Ricciardo, y el australiano se veía obligado a invertir el mes de diciembre en terminar su contrato con la austriaca, perdiéndose los test de Abu Dhabi y condenado a malvivir como un perro apestado en los dominios de herr doktor Marko.

Hay noticias que te reconcilian con el ser humano. Toto Wolff, nativo de Austria como Helmut Marko, ha hecho gala de haber nacido en la cosmopolita Viena y ha cerrado las puertas del box de Mercedes AMG a Esteban, pero con la intención de que el chaval no pierda el tiempo y se ponga a la mayor brevedad posible el mono de trabajo de su nueva escudería, porque en Fórmula 1 no se puede desperdiciar ni un segundo, y porque es mejor aprovechar cualquier oportunidad para hacer amigos o acaso mantenerlos.

Algo más que un podio [21-11-2019]


La actualidad cabalga a un ritmo endemoniado y las historias se quedan viejas en un santiamén, así que, aunque el texto que comparto hoy con vosotros fue publicado en MomentoGP como quien dice casi anteayer, me apetece traerlo a Nürbu para que lo tengamos fresquito mientras se desarrolla el Gran Premio de Abu Dhabi. No creo que se repita una hazaña similar, pero quién sabe...


El tercer puesto conseguido por Carlos Sainz el domingo pasado sobre el asfalto del Autódromo José Carlos Pace (Interlagos) tiene un significado especial que va más allá del hecho en sí. 

viernes, 29 de noviembre de 2019

Explicarlo todo


Es sabido que a un tonto le quitas el sonajero y se siente como perdido. Singapur sin el Crashgate no existe para ellos, por ejemplo. Giancarlo Minardi no dijo nada sobre el curioso sonido que producían los Red Bull al entrar y salir de las curvas, ni a Webber le fallaba la electrónica al pasar por encima del tendido eléctrico soterrado, ni Trulli abandonaba deshidratado, ni hubo posibilidad de que allí se fraguara el primer título de Hamilton, ni a Rosberg se la jugó el volante al desprender un líquido viscoso y blanquecino, ni por supuesto, Vettel la liaba parda en la salida...

Para esta fauna a la que voy a dedicar unas letras y entonces jugaba a acertar en la taza del water, Singapur sólo tiene sentido si es 2008 y Piquet le brinda la victoria a ése, endiñándosela contra el muro en el giro 14 de los 61 programados, originando la salida del primer Safety Car ya que hubo, además, otro Safety Car que no merece ni un segundo de metraje en el correspondiente vídeo en el que un chiquillo te lo explica todo.

¡Profanación!


Me parece preocupante que, todavía a estas horas, la discusión en redes sociales no haya posado sus ojos en el extraño nivel que sigue mostrando Sebastian Vettel en pista y, en cambio, haya elegido como diana un estúpido tuit de Movistar+ en el que se llama «Trompetell» al astro alemán.

A la gente le gusta mucho ir al molino de noche, a prenderle fuego con Frankenstein dentro, pero para no sufrir estas cosas resulta más sencillo darse de baja de la bendita operadora o no seguirla en redes sociales. Por suerte, ni veo Movistar+ ni la sigo en Twitter, ni tampoco siento necesidad de que alguien me dé palmaditas en la espalda por buen comportamiento, que al final es lo que creo que ha sucedido, pues ayer mismo se hacían bromas en público sobre el divorcio de Valtteri y Emilia pero, por lo que se ve, siempre según los infantiles pichaflojas, hoy tocaba ponerse serios.

Pasado a limpio


El empeño por tener razón siempre está llevando a muchos a tenerla por encima de sus posibilidades, con lo cochambroso que es para el que vive entre verdades absolutas y lo cansino que resulta para quienes tienen que soportarlo. 

Gracias a Dios, la Fórmula 1 aguanta bien todo tipo de fauna: los rigurosos y los que sólo buscan divertirse; y aquí conviene anotar que ya desde Ecclestone la actividad apunta a aumentar su masa de consumidores —sí, el británico hablaba mucho de septuagenarios que gastaban Rolex, pero a la hora de la verdad buscaba meter su negocio en cualquier sitio con tal de que hubiera pasta—. Liberty Media sigue esta sintonía porque a fin y a cuentas es la única que vale, y el chiste casi sale solo: la democratización de nuestra actividad es irreversible porque también es estrictamente necesaria, y los que han perdido pie son los serios aunque continúen dando homilías.

jueves, 28 de noviembre de 2019

Parecidos razonables


A nadie le amarga un dulce y no os voy a ocultar que me ha encantado saber que me han llamado leyenda y fenómeno natural en un ámbito diferente a éste, pero no por lo que imagináis, sino porque dos de los tuvieron que tragarse el sapo de poner mi apellido en sus labios fueron en su día dos cobardes que me vendieron la espalda por un miserable plato de lentejas que, visto lo visto, no les ha rentado la tripa.

Ahora sigo cuidando viejas pero lo que haya de pasar terminará ocurriendo y tarde o temprano acabaré rindiendo mis cadenas por agotamiento. 

Los Tanabe Boys


Hace no demasiado tiempo me quejaba aquí mismo de que ya no tenemos motes decentes para nuestros pilotos ni prohombres del paddock. ¿Alguien imagina qué pieza de nuestro Lego encajaría en términos como Uncle, Il Drago, Leone, The Shunt, Le Professeur, Magic...? ¿Alguien imagina un equipo que se denomine oficialmente como llamaba su fundador en la intimidad a su chica...?

La realidad ha vuelto a dejar con el culo al aire a quienes a partir del tercer gin tonic comienzan a entender de qué va todo y, con tal de sobresalir un poco, aventan cualquier bulo o cualquier chorrada que o no se sostiene o no tiene pies ni cabeza. ¡¿Chuto o muete?! Honda sigue a partir de 2021 y la noticia es ésta, no la morralla rebosante de condicionales que nos ha servido la prensa hasta ayer mismo, entre tiesa y lista para poner en la mesa después de pasar por el horno microondas.

Morriña


Fue bonito... Ver a la tripulación del Toyota Gazoo número 8 venciendo por segunda vez consecutiva en las 24 Horas de Le Mans, cerrando la temporada del WEC 2018/19 con el Mundial de Resistencia en el bolsillo, fue muy bonito...

En general, todo el campeonato estuvo bastante bien, incluso cuando nos descalificaron en Silverstone o el equipo pidió disculpas después del sacrilegio estratégico cometido en Shanghai. Y sí, ha sido más hermoso que otras veces porque como les pasa a los aficionados alemanes, franceses, británicos o japoneses, y también argentinos o neozelandeses o de vaya usted a saber dónde, tener un compatriota luchando por la victoria, y consiguiéndola, hace que todo sepa un poquito mejor.

Buenas tardes... Os leo.

¿Cuándo perdimos la guerra?


No veáis maldades donde no las hay. A cualquiera de nosotros se nos quedaría el mismo careto que a Sebastian si tuviésemos la oportunidad de trastear un rato sobre un cacharrillo como el Renault Voiturette de 1898 de la imagen de arriba. 1'75 cv. lo impulsaban...

En fin, a lo que vamos. Hace ya muchos años, Mike Gascoyne nos aclaraba que la aerodinámica resultaba fundamental en la Fórmula 1 porque reducía considerablemente los costos y los tempos en desarrollo, y venía a decir que un buen trabajo en el túnel de viento permitía obtener más rendimiento que años de investigación sobre motores.

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Sobre Le Mans 66...


Ya hemos cumplido con la liturgia y aunque Le Mans 66 supone un gigantesco ejercicio de onanismo yanki que está basado (pero muy de lejos) en hechos reales, la verdad es que me lo he pasado como un enano disfrutándola.

Engancha rápido y te ves sumergido en la trama a velocidad de GT40, pero como no es cuestión de destriparla ni mucho menos de hacer una crítica cinematográfica, reitero lo que dije la última vez que hablamos en Nürbu de la bendida película: «Mi recomendación es que os déis una puta oportunidad y os metáis en la sala sólo con la intención de ver una historia por descubrir si os atrapa» [Daros una oportunidad], que lo hace y con notable alto a pesar de sus numerosas pasadas de frenada y el abuso de clichés.

La vida a los 16


Si en Ferrari reinara la cordura, un suponer, las cosas estarían meridianamente claras para este fin de semana: hay un tercer puesto que conseguir, un hombre mejor posicionado que otro para lograrlo, y un pequeño escollo que se llama Max Verstappen, quien ya tiene en la mano esa bendita plaza y puede defenderla con relativa comodidad...

He montado el primer párrafo en condicional porque a lo peor la italiana entiende que es mejor que sus conductores luchen por el cuarto puesto. Desde luego todo resultaría mucho más sencillo para el muro de La Scuderia aunque dejaría a los tifosi con bastante mal sabor de boca.

martes, 26 de noviembre de 2019

Mr. Lawrence Stroll


Ésta va a ser breve no, lo siguiente, al menos así lo espero ya que las lecciones que da la vida suelen saber a sopapo propinado por un amante herido de muerte por amor, por celos, por despecho o por lástima.

Don Lawrence buscaba joder a Renault para auparse en la general, pero nos ha salido cuñada de las mías y no contemplaba que un nuevo buen día de la de Faenza podía clavar a Racing Point en el corcho de los quiero y no puedo.

Condenados a una parada


Hiela un poco la sangre que un fabricante de neumáticos para la máxima disciplina del automovilismo deportivo asuma que no pasa nada y viene a ser lo mismo que acepten sus propuestas para 2020 que se las tiren para atrás.

Te deja acojonado del todo, que el suministrador único de compuestos para la Fórmula 1 admita que a lo peor no ha hecho un buen trabajo y es hasta cierto punto normal que los equipos se sientan más cómodos usando la gama 2019, ésa que nos condena a los aficionados a sufrir carreras a un cambio de gomas por Gran Premio como norma general.

Hace fresquito


Una carrera en diciembre, aunque sea la última del calendario del Mundial y suceda en día 1, no deja de ser sinónimo de caldito y manta...

El invierno aún no ha llegado oficialmente pero este otoño nos está corriendo a gorrazos —a fe mía que es así—, aunque, la verdad, hace más frío y más intemperie ahí fuera que aquí dentro. El cuento de hadas hace tiempo que pasó y ahora sólo queda oficio y cabezonería, pero ni tan mal, oiga, que a la hora de encarar el frío viene bien que recordemos que la Fórmula 1 ha sufrido de todo: agua, nieve, incluso neumáticos que permitían que los rainmasters se pudieran medir entre ellos y no mediante añagazas que convierten en GOAT a quien ha pasado en seco la mayoría de su tiempo sobre la pista.

lunes, 25 de noviembre de 2019

Pilotos con pasta


En ese afán desmedido por parecer lo que no es, Hamilton ha abierto un melón que como no se ande con cuidado puede reventarle en la cara como un globo lleno de agua. 

El británico se caracteriza por esa manía tan suya de meterse en berenjenales de los que siempre sale con ayuda. Lo hizo en 2014, cuando inició una guerra piscológica contra Rosberg cuyo primer episodio se desarrolló en Mónaco y el último sucedió en Bélgica, cuando hicieron falta Dieter Zetsche, Niki Lauda, toda la prensa británica y media corte celestial para parar los pies a un alemán de buena cuna al que le importaba un pimiento de dónde había salido su compañero porque en aquel preciso instante lo que defendía Nico era el liderazgo en la general de Pilotos.

George & Robert


Hay cosas que sólo se entienden cuando has dado setenta veces setenta vueltas al mundo y casi puedes hacer cartografía del infierno con los ojos cerrados...

Sonaba raro que George hubiera apuntado a que Robert no se manejaba bien en el idioma de Shakespeare con sus ingenieros [Made in UK], y al cabo tenemos a un plumilla mentiroso de los muchos que abundan ahí fuera y aquí dentro, y a un Russell que confiesa en Racefans.net que echará de menos al polaco [Russell will miss “funny, knowledgeable” Kubica].

Siete días de otoño


Estrenamos última semana de Gran Premio. En unos días se levantará el telón en Yas Marina y cuando se cierre, ya el domingo, entraremos de lleno en ese periodo entre temporadas tan aplicado él a que los bulos afloren entre la hojarasca como setas en otoño.

Gorliz ha amanecido con prolongación de la tregua meteorológica que se decretó durante la madrugada de anteayer. Los gatos has estado silenciosos esta noche y hace semanas que no escucho ulular a mi vecino el búho. Hay obras en la zona e imagino que habrá encontrado otro territorio donde reinar. Le espero para primavera. Volverá seguro... la vida son ciclos.

domingo, 24 de noviembre de 2019

La miel en los labios


A mí me vayan avisando ustedes cuando podamos referirnos a Alfa Romeo como ese proyecto de Fórmula 1 dejado de la mano de Dios por FCA (Fiat Chrysler Automobiles), sobre el que pende una hermosa Espada de Damocles en la máxima disciplina.

No sé si la situación actual que atraviesa Hinwil encaja mucho o poco en aquel sueño que tuvo Sergio Marchionne, el principal promotor del retorno de la milanesa a la alta competición, pero la fusión de FCA con PSA (Groupe PSA) abre un escenario tan gigantesco que inevitablemente originará una redistribución de esfuerzos en el marco del motorsport, y, sinceramente, si el automovilismo deportivo supone un escaparate cuyos golosos centímetos cúbicos se disputan casi a cara de perro, no veo yo a Alfa Romeo demasiado bien situada como para pelear por otra cosa que no sean les migajas.

Impertinencias


Que salga Piero Ferrari a decir que en Ferrari hacen falta pilotos que no cometan errores, me recuerda al anuncio de dentífrico en el que una señorita que trata de parecer neutra tirando a normal de la muerte pero no tiene nada que ver con Martirio, va y suelta: «Hay un hombre que me hace sonreír más que mi marido... ¡Mi dentista!»

Bueno, pasando por alto que los maridos convencionales están para otras cosas y rara vez hacen sonreír y así es hasta cierto punto normal que cualquier dentista les quite las pegatinas, tampoco me preguntéis qué relación existe entre lo de Piero y la pasta de dientes (Sebastian mediante), ya que no tengo pajolera idea. 

Johnson baja revoluciones


Jimmie Johnson no disputará a tiempo completo la NASCAR en 2020 después de dieciocho años en activo, ahí, dándolo todo. Bueno, la noticia en sí no tendría mayor misterio si no fuera porque el californiano no se retira del mundo de las carreras sino que, como ha admitido él mismo, seguirá ligado al automovilismo de competición aunque descartando la IndyCar.

El siete veces campeón de los óvalos norteamericanos obra con bastante salud mental a mi modo de ver, ya que toda actividad requiere de periodos de descanso o de distanciamiento para seguir resultando atractiva, máxime cuando es tan exigente física y mentalmente como el motorsport

sábado, 23 de noviembre de 2019

Siempre en mi equipo


¿Sabéis aquello de que está feo quitar valor al rival, o que desmerecerlo va en contra de tu piloto favorito porque también le desmerece a él?, pues se nos está quedando en paja para rellenar muñecos o en gomaespuma para hacer puppets de esos que repiten frasecitas mágicas en cuanto tienen ocasión.

La cosa viene de lejos, es decir: no nos debería pillar de nuevas. Llevo escribiendo sobre este curioso fenómeno desde que alumbré Nürbu el 3 de agosto de 2007, y es que la prensa especialista británica tiene un arte especial, pero muy especial, para hacer anidar ideas infantiles pero molonas en los aficionados más cabezahuecas, que con el tiempo se convierten en tilos centenarios cuyas raíces son imposibles de arrancar. 

Viaje sin alforjas


No sé dónde nos llevará el presente, pero viendo dónde nos ha traído el pasado me da que el futuro no me va a gustar demasiado. 

Sí, soy consciente de que nuestro pretérito sirve de anzuelo para mantener viva una llama que tampoco juraría que no se haya apagado hace al menos una década. La Fórmula 1 es monumentalmente cara, da de comer a centenares de personas por equipo, se ha convertido en la cúspide de la tecnología y tal —viendo el Cybertruck de Tesla miedito da la tecnología de los cogieron—, pero a la hora de la verdad, el espectáculo que ofrece en pista es bastante moñas y aguanta mal cualquier comparación porque es la órdiga de previsible.

Sólo son números


Los números siempre son un buen estribo salvo que venga otro a jodértelo. Autosport abría recientemente la veda buscando entronar a Lewis Hamilton como The Great Of All Time, pero el Dr. Andrew Phillips tiene otros métodos y, obviamente, saca otras conclusiones al respecto de quiénes son los mejores 100 pilotos F1 desde que la FIA adoptó 1950 como fecha de arranque de nuestra Historia reciente, y oficial, que apostillaría el bueno de Forges.

Lewis no sale demasiado malparado, tampoco bienparado, entendámonos, ni siquiera lo hace britishlandia, ya que el escocés Jackie Stewart queda segundo justo detrás de Michael Schumacher, un GOAT que al menos convence a una parte mayoritaria de la afición, amén de dar el tipo ya que ofrece luces y sombras, no linealidad a raudales como el piloto de Tewin. El tercero es ése que produce escozores allá donde pasa, pero bueno, son números y sólo faltaría que tachásemos al Dr. Phillips de alonsista o lobatizado.

viernes, 22 de noviembre de 2019

¡Larga vida, Stoffel!


Ésta también va breve...

Madurad un poco. La mayoría de ellos son hombres de carne y hueso con historias particulares. ¿Qué coño esperábais que dijera Stoffel? ¿Que su aventura en la Fórmula 1 sabe más amargo que dulce? ¿Que ha tenido mala suerte por pillar una de las etapas más mediocres de la máxima disciplina? ¿Que no es ni medio normal verse obligado a hacer de piloto de pruebas incluso durante los Grandes Premios...?

Un respetito, John


No creo que le haya llegado a molestar siquiera. John Elkann viene de estirpe legendaria pero no vive en el frío Palazzo Papale di Maranello porque prefiere las mullidas atmósferas que ofrecen los modernos santuarios del dinero. Tiene que ver con su abuelo Giovanni Agnelli, el gran Gianni, que un cuarterón de su sangre también corre por sus venas, y ya, porque venir en jueves a decir lo que se podía haber dicho el domingo por la noche sólo significa que los ricos también lloran y necesitan su minutito de gloria.

Doy por seguro que alguien, en un descuido, le ha llamado presidente y él, a lo Joaquín Reyes, se ha dicho ¡coño, si soy el Presidente!, y a partir de ahí ha surgido la idea de la huída hacia adelante. Amonestación pública a los pilotos y deslegitimación del pobre Mattia Binotto, vamos, lo que viene siendo de siempre enseñar la yugular al enemigo.

No es país para viejos


Ya se ha puesto en marcha la sexta temporada de Formula E y me apetece dedicar unas letras al estreno porque la fórmula de las aspiradoras va ganando enteros y, como se descuide, le va a quitar las pegatinas a la Fórmula 1.

Escribo relativamente poco o más bien nada de esta disciplina, pero las veces que lo he hecho he tratado de recalcar el nivel de oportunismo que corre por sus venas. Oportunismo bien entendido, claro está, que aquí, como en todo, el que no corre vuela, y es que no supone ninguna casualidad que cuando nuestra actividad languidece por agotamiento a la espera de cerrar calendario en Abu Dhabi, empieza (precisamente) el campeonato verde.

La «famiglia» McLaren


Ayer jueves publicaba en MomentoGP una pequeña reflexión sobre la importancia que ha tenido, bajo mi humilde punto de vista, lo conseguido por el titular del dorsal número 55 en el Gran Premio de Brasil [Carlos Sainz. Algo más que un podio], y hoy me apetece incidir en el aspecto festivo que tuvo el asalto de la tropa de McLaren al altar donde se celebran las ceremonias de entrega de premios, porque además de los presentes, en cierto modo allí estaba presente toda Woking y todos esos aficionados que han sufrido lo indecible desde 2014 a esta parte.

El contraste con las caras largas que reinaban en los garajes de Ferrari fue más que evidente, pero nada más lejos de mi intención trazar feos paralelismos al tomar prestado el término «famiglia» en vez de «family», y es que la explosión de júbilo habida en Interlagos era más mediterránea que anglosajona, y me explico:

jueves, 21 de noviembre de 2019

Progresía y héroes anónimos


Carlos Alberto Reutemann destacó en Brabham por su temperatura, finura y velocidad. Enzo Ferrari lo llamó a Ferrari a poner las pilas a Niki Lauda y, también, por parar un poco los pies a Clay Regazzoni, que el suizo andaba muy ocurrente y creativo bajo las sábanas. De allí el argentino escaló a Lotus y poco después a Williams, pena que en la de Didcot (entonces), Lole casi encuentra su tumba profesional porque Sir Frank estaba más interesado en los petrodólares de sus amigos saudíes y en mostrar que la tenía más grande, que en la calidad de uno de los pilotos más bellos y eficaces en pista que hemos disfrutado.

En fin, en 1980 ganó Alan Jones el Mundial porque andaba por allí nuestro protagonista, pero en 1981 quedó por detrás del de Santa Fe y a día de hoy es un piloto que atesora el triste récord de no tener ni un miserable fan entre la abundante fauna de aficionados que me rodea, y mira que tengo amigos raros...

Ecología a trapo


El elitismo tiene como función principal hacer sentirse gilipollas a quien no pertenece a tan exclusivo club, y esto es así lo leas cuando lo leas. 

Si ahí fuera este movimiento nos hace culpables de vivir por encima de nuestras posibilidades y no ahorrar porque no queda calderilla a partir del día 20 de cada mes, de estar gordos sin entender muy bien por qué, de consumir plástico más allá de nuestras necesidades, de no saber contenernos ante una publicidad que jamás pretende engañarnos ni llevarnos de la mano a esa sala de apuestas que hay en el barrio; aquí dentro, en nuestra Fórmula 1, el elitismo adquiere ribetes cómicos porque no es élite quien quiere sino quien puede, y claro está, no pueden todos los que quieren, que sé que nos entendemos.

Hamilton sólo hay uno [13-11-2019]


Lewis se coronaba hexacampeón del mundo en Austin, en el pasado Gran Premio de los USA, y la prensa olvidaba pronto aquella famosa frase de Ayrton Senna que apuntaba a que todos los años hay un campeón, pero no siempre hay un gran campeón. Sin duda los números del británico amparan este juego trilero y bueno, sobre esto mismo reflexionaba hace una semana y media desde mi espacio en MotorPoint, ya que, para mí, el Hamilton que estamos disfrutando dista mucho del mejor Hamilton posible...


Resulta curioso comprobar cómo en la prensa especialista apenas existe el Lewis Hamilton que da sentido a sus cifras. Más allá de los seis títulos mundiales que lleva a sus espaldas —el último conseguido la semana pasada en Austin (Gran Premio de los USA)—, tenemos uno de los pilotos más puros de la parrilla que, sin embargo, ha precisado de una larga etapa de dominio absoluto de su escudería para consagrarse como el mejor conductor.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Negando, que es gerundio


Copio de la Wiki: «La negación es un mecanismo de defensa que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con el sujeto. Se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables...»

Ésta entrada va cortita y al pie, que diría el bueno de Charly, así que estad tranquilos, no durará mucho. 

El mapa del tesoro


El Dakar 2020 ya ha hecho público su recorrido completo [Dakar Official Site] y ahora sólo falta sentarse a esperar a que llegue el próximo 5 de enero y comience todo.

Serán doce días intensos en los que sin duda nos hartaremos de información de todo pelo y condición, pues doy por seguro que los plumillas chiringuiteros de la escuela de Josep Pedrerol no van a desperdiciar el caramelo que supone copar la actualidad con titulares surrealistas: ¿Vencerá Alonso?, ¿Sáinz sucumbirá de nuevo a su maldición?, y cositas así de cachondas que llevarán al personal a clicar sobre contenidos a cuál más asombroso y a posar sus ojos y afinar sus oídos sobre noticiones del calibre de los cañones de Navarone.

Ferrari le viene grande


Venga, va. Estábais esperando esta entrada y aunque tenía muy pocas ganas de escribirla, al final han podido conmigo los maricomplejines y sus huevos de chocolate con sorpresa, porque si hay que explicar quién tuvo la responsabilidad en la inmolación de Ferrari en Interlagos es que la cosa está bastante más jodida de lo que cabía pensar.

No sé quién tiene la culpa del actual estado de cosas ni me interesa saberlo, pero me han cerrado numerosas puertas y me han vuelto la espalda suficientes «supuestos amigos» como para que ahora me importe un pimiento volver a decir lo que llevo diciendo desde 2010: Vettel es un producto de la factoría Ecclestone que todavía está pagando (caro) haber crecido entre algodones. 

martes, 19 de noviembre de 2019

Otros mundos, otra carrera


Si tuviera que elegir una única cosa que llevarme a una isla desierta, metía en mi mochila de náufrago un Gran Premio de Brasil diferente al que vimos el fin de semana pasado.

Los Red Bull y Toro Rosso han superado con creces las estúpidas limitaciones de tres unidades de potencia por temporada, y todo apunta a que ofrecieron en Interlagos espectáculo a raudales precisamente porque disponían en territorio paulista de propulsores con menor rodaje que el de sus rivales. Sin duda es un dato a tener en cuenta que no contemplé el domingo por la mañana cuando señalaba el extraño desinfle de Mercedes AMG [Satisfacer a Jos].

Tal vez con un cigarro...


Mucho aludir a etapas pasadas de nuestro deporte, pero nuestros actuales meapilas no saben reconocer que los Magnussen de antaño fueron los que ponían sal y pimienta y los que, en cierto modo, en bastante, para qué vamos a andarnos con milongas, ayudaron a poner los cimientos al negocio de Bernie...

Sin entrar en calidades —hoy no tengo ganas, lo siento—, nuestro danés es el típico piloto que ha llegado tarde a nuestro deporte y al que, como se insinúa en el título, le falta un buen cigarrillo en la boca.

El perro del hortelano


Contrariamente a lo que parece, la vida del tocapelotas de raza es bastante currante y azarosa. Miradme, ando intentado alcanzar la cima del mundo tan de mañana y veo con desilusión que apenas hay alpiste que meterse entre pecho y espalda en cuanto a Resistencia se refiere, y no estoy aludiendo a los medios convencionales que acostumbran a seguir la estela de cierto asturiano, ni a la buena gente (también la hay) que hace lo que buenamente puede en época de sequía. Señalo, de nuevo, a los que señalaban que así no se hacían las cosas cuando otros se pusieron a hacerlas.

Se nota que Fernando no está en el WEC ni participa en la Rolex 24 at Daytona. No se prevé curro en el horizonte y a esta gentecilla no le sale a cuenta hacer un esfuercito por mantener viva la llama que se encendió en 2018. Ellos son de dar lecciones y rebañar los platos sólo cuando renta. El perro del hortelano, que ni comía ni dejaba comer pero siempre estaba ladrando...

Os leo.

lunes, 18 de noviembre de 2019

Pierrot


Hay pilotos que gozan de una gracia especial, tal vez porque al no tener ningún título mundial en su haber se puede hablar de ellos con naturalidad, vaya usted a saber. 

Pierre Gasly es uno de ellos, y el caso es que alguien preguntaba ayer qué tiene el francés para que la gente se haya alegrado tanto con su podio en Interlagos y, honestamente, creo que salta a la vista: parece buen chaval, no es mal piloto, lo suyo tuvo gracia, fue divertido porque supuso una vuelta de tuerca inesperada...

La mitad de Lewis


Cuando observo adultos hechos y derechos preguntándose en público qué hace Valtteri Bottas en Mercedes AMG, pienso en qué tipo de educación les dieron sus padres que no saben reconocer que a la sombra de un hombre grande siempre hay otro más grande que está ahí pues porque alguien tiene que hacer el trabajo sucio y lavar la colada, preparar el almuerzo y la cena, cuidar de los quehaceres diarios y echar horas entre bambalinas. ¡Que la casa no sale sola!, ¡coñe ya!

¿Recordáis una miserable frase de Hamilton sobre lo tedioso que resulta estar en el simulador? No, ¿verdad? Pues en eso consiste esta relación coyuntural que ha hecho a Brackley la más grande de todos los tiempos: cada uno está en su sitio y por siempre jamás.

Siempre poniendo peguitas


Faltaban tres de los grandes y al cuarto se le fue la pinza en un rifirrafe con Albon... 

Sí, es cierto, pero también lo es que Carlos salió desde donde Brian perdió su sandalia, que hizo una salida estupenda en la que ganó algunos puestos, que luego ejecutó una carrera limpia con buenos adelantamientos que FOM volvió a hurtar al aficionado, y como resultado final, que el madrileño estaba donde había que estar al término de la carrera, que es lo mínimo que se le puede exigir a un profesional.

domingo, 17 de noviembre de 2019

El hombre del centenario


El cambio de actitud de la prensa especialista con respecto a Honda está pidiendo a gritos un clarificante memorando repleto de rigores que borre la sonrisa de la peña que aparece en la foto de arriba...  

¡Todo a babor!, ¡todo a babor...! Pintan bastos para Ferrari y su estrella —¡no, ésa no, la otra!—, y el espectáculo requiere un reclamo a la altura del hexacampeón del mundo, un antagonista creíble, un conductor sobre el que no pesen las gabelas y sombras que arruinaron la vida de Jenson Button, Stoffel Vandoorne y el que escapó por los pelos para jugar en ligas más nobles. 

El último hombre en la tierra


Parece buen minuto para echar el ratito escuchando a Coque Malla y recordar a los amigos, tus manos, tu piel y esos besos. Se nos va 2019 por entre los dedos y a estas horas todo parece un buen y prolongado momento, incluso para imaginar que ya es dos meses después y en Arabia Saudí ha terminado el Dakar...

Somos muy de cantar las jornadas que faltan para que lleguen los Reyes Magos, la Navidad, el cumpleaños de la abuela o el chiquillo, pero olvidamos que es más divertido soñar que ya hemos pasado por el quirófano y vivimos para contarlo o que la hipoteca es historia o que aquel mal trago nunca fue para tanto. Noviembre pero en nada es enero. Sufriremos, o quizás no. Dentro de sesenta días lo sabremos.

Os leo.

Hiperventilación


Ha comenzado la época de las migraciones y los diferentes rebaños cambian de densidad como por arte de magia. No es nuevo ni preocupante, a nadie le gusta perder la posibilidad de parecer seguidor de toda la vida del astro vencedor, aunque para ello sea necesario dejar en el camino al otro astro vencedor que ya no mola tanto como antaño.

Las redes sociales tienen un papel cada vez más importante, sobre todo para los que piensan que no se puede vivir sin ellas, aunque lo que me sigue matando de verdad es la seriedad con que se hace todo allí dentro o allí fuera, que, la verdad, no sé dónde coño ubicar el concierto. Hay bromas genuinas y bromas que sobran, chistes apropiados y chistes extemporáneos, y por supuesto, gravedades de medio pelo y gravedades rotundas, y no te pases con las lindes que enseguida se recurre al gurú de turno para que ponga las cosas en su sitio.

Satisfacer a Jos


Una de las cosas más gratificantes que tiene peinar canas es que la gente te mira como si pesaran como plomos, te entiende como si fueses extraterrestre, te niega un sentido del humor que te has ganado a pulso y ni imagina que todo ello te puede importar un pimiento...

Sigo en mis trece: Mercedes está echando una manita a Red Bull-Honda [Doctor en Alaska], y aunque seguramente lo conoceremos en dos o tres años, su sombra se nota ahora mismo, porque cuando todo el pescado está vendido la Fórmula 1 busca cuidar de los suyos y suturar las heridas, y, bueno, se ha convertido en una prioridad callar a Jos Verstappen y dar alas a Max para que aguante un año más, y eso siempre se ha de concretar en resultados en pista.

sábado, 16 de noviembre de 2019

Anotación 2.0


No son horas y lo entiendo, pero me gustan las justicias poéticas del destino más que a un tonto una tiza, para qué vamos a engañarnos, y puesto que el Pisuerga ha pasado de nuevo por Valladolid, me apetecía compartirlo con vosotros.

Os cuento: hace menos de un mes hablábamos aquí mismo de las complicaciones que se pueden originar en 2021 como no se arregle antes el tema de las unidades de potencia. El compañero Lastra, siempre acertado, planteaba sus dudas al respecto y yo respondía proponiendo un capado de las prestaciones del ICE (Internal Combustion Engine), el motor térmico de toda la vida, el V6 de la era híbrida, para que nos entendamos.

La vida sigue igual


Esto marcha. Gasly, Kvyat y Albon, formarán parte de la macroescuadra que en 2020 intentará cumplir el sueño de herr doktor Marko y colmar las aspiraciones de la familia Verstappen. Dicho así suena un poco a chufla, lo admito, pero en la actual Fórmula 1 todo es posible, o eso dicen. No seamos negativos, abrámonos a la esperanza.

Hace no demasiados años, ante temporadas cruciales, las escuderías se reforzaban incluyendo en sus filas sangre nueva venida de otros lares. 

Doctor en Alaska


No hay que ser ni siquiera un poquito conspiranoico para entrever que Ferari se ha convertido en el amigo invisible de Red Bull y Honda con Mercedes AMG entre bambalinas, y agarraros los machos: con la temporada finiquitada, vamos, que no falta nada para echar la persiana.

Entiendo que una actitud tan celosamente inquisitorial tendría su sentido a mediados de campaña, cuando todavía quedaban cuartos por jugar, pero ahora suena a verónica por aquí y a verónica por allá. 

Daros una oportunidad


Tardaré todavía unos días en poder ver Le Mans 66 y ando como huyendo de zombies intentando evitar toda esa información imprescindible para ver la película y no perderse una coma.

El caso es que la cinta no es un documental sino una aproximación cinematográfica a unos hechos que sucedieron hace ya 53 años —medio siglo, que se dice pronto—,  y me apetece verla por eso mismo: por ver si me traslada al ambiente de aquella década, por ver si Damon y Bale dan el tipo en sus respectivas interpretaciones, por ver qué tal están la banda sonora y la fotografía, qué tipo de planos dominantes ha escogido Mangold para plasmar el universo de las carreras a mediados de los sesenta del siglo pasado...

viernes, 15 de noviembre de 2019

Fart vs. Goat


Hay preguntas que no deben hacerse aunque con el Brexit se ha visto que al menos un inglés no entiende de eso, David Cameron.  

Desde luego hay más británicos implicados en el asunto de encumbrar a Lewis como GOAT (Greatest of All Time), y para colmo dicen que entienden de Fórmula 1, algo que destierra, por completo y para siempre, aquella vieja creencia de mi hermano Julián según la cual, en lo tocante a las cuatro ruedas, si era británico era bueno (If it's British it's Good, Google translate).

Gana la banca


De un tiempo a esta parte —y lo que es peor, de forma apenas perceptible—, hemos pasado de un estado de cosas que satisfacían a muy pocos a una indolencia que acojona. 

Ecclestone no ocultaba su malestar con las unidades híbridas en 2014 [Ich wollte diese Motoren nicht]. En 2015 era el director de Silverstone quien llamaba «shit» a un producto en el que tiene más importancia el ingeniero que el piloto, y más o menos por las mismas fechas, Bernie, de nuevo, remataba la faena llamando «crap» a la Fórmula 1...