lunes, 30 de abril de 2018

Toyota y los amores que matan


Iba a titular esta entrada Mandanga Style pero no lo he considerado apropiado. Está la cosa lo suficiente delicada como para que no me apetezca ni rozar, siquiera, uno de los flancos más débiles que tenemos, y no porque ellas lo sean, más bien, porque nos faltan avellanitas para aceptar que los hombres formamos parte de la zona injusta de la vida.

Salimos de Azerbaiyán, uno de esos lugares de la Tierra a los que nos llevó Bernie porque allí se aceptaba como normal que una hembra pudiera vencer a un varón en pista. Nos cagamos en lo que no está escrito cuando Liberty Media decide pasar de las Grid Girl, acusamos a las medianías de cobardía, pero no acertamos a calibrar hasta qué punto llevamos el pecado original dentro. Llegábamos a Bahrein, yo desenfudaba mi seis tiros izquierdoso y Gring me contenía advirtiéndome que peor andábamos en China, o en Malasia, o en Hungría...

Sebastian out


Tengo el corazón partío, que decía aquél. Por un lado me gusta lo bien que se muestra Ferrari este campeonato, pero por otro, entiendo que la cosa está lo suficientemente cogida con pinzas como para que cualquier error resulte grave o muy grave.

Y es que a ver, si no llevase desde comienzos de año con esta misma turrada a lo mejor no me ponía esta tarde a escribir sobre ello (de nuevo). La prensa italiana vino a darnos la razón con la infrautilización de Kimi por parte de Maranello porque el riesgo de jugar con un sólo as en pista es evidente. Y si todo el mundo coincide en que Sebastian lleva La Scuderia a las espaldas porque Maranello así lo ha decidido —bien sacrificando al finlandés cuando lo ve necesario, o bien cambiando el balance del SF71H para que sea más al modo de conducir del alemán, obligando así a que el de Espoo se busque la vida—, lo que no podemos hacer es ponernos orejeras o una venda en los ojos porque las cagadas de Vettel resultan alarmantemente peligrosas.

Marko, Marko, Marko...


En Red Bull se saca a pasear la igualdad de oportunidades como en los entierros se charla sobre lo bueno que era el finado en vida. Webber gozaba del mismo estatus que Vettel, Ricciardo también, y por supuesto, el australiano tiene el mismo trato que Verstappen. ¿Cómo se puede dudar ante tanta evidencia?

El caso es que ayer mismo escribía sobre lo políticamente correcto antes de que diera comienzo el Gran Premio de Azerbaiyán [Flavio no contamina], y la casualidad quiso que en la pista pudiésemos contemplar de qué sirve ser políticamente correcto cuando tiras todas tus opciones a la basura por consentir una situación en la que Max Verstappen ejerció su derecho de pernada sobre Daniel Ricciardo casi desde el minuto uno.

domingo, 29 de abril de 2018

Checo, el lector de carreras


Tengo que hacérmelo mirar. Hay mucha gente a mi alrededor que no entiende por qué valoro en tanto cualquier cosa buena que le sucede a Checo, y una de dos, o estoy rodeado de traviesos que sí me entienden pero dicen que no, o soy un perfecto inútil a la hora de explicarme, que también podría ser.

Hoy, por ejemplo. Sergio se ha visto agraciado por las mismas circunstancias favorables que han bendecido a Lewis y Kimi, pero su sensación con él es que, además, el mexicano se lo ha currado de cojones.

El despertador


Los focos de atención a estas horas de la tarde están puestos en la que ha liado Max Verstappen en Bakú y en el grave error cometido por Sebastian Vettel, así que con vuestro permiso vamos a hablar del despertador que le ha sonado esta tarde a Lewis Hamilton, porque como no lo espabile, y rápido, me temo que no lo despertará nada.

Y es que Lewis no ha hecho una gran carrera. Para ser exactos, la prueba de esta tarde la ha resuelto el británico muy por debajo de lo que se le puede exigir. Dócil con las circunstancias, tranquilo, campechanote, se ha encontrado la suerte de cara y la ha aprovechado viendo en primera posición el banderazo final. Desde luego la competición es así: unas veces vas en números rojos y sufriendo como un jabato, y otras, como hoy, se abren los cielos y baja por ellos Saint George a verte...

Flavio no contamina


Briatore no deja indiferente a nadie, mucho menos a los que siguen empeñados en impedirle el acceso al paddock de por vida, como si el resto de integrantes de tan selecto club fuese una congregación de hermanitas de la caridad.

Confieso que llevo bastante mal esta actitud hipocritona promovida, aún hoy en día, por cariacontecidos gurúes que creen que segregando al viejo domador de hienas, el suelo que pisan sus pies se volverá limpio y sus micrófonos o grabadoras sólo recogeran verdades proferidas por un coro de ángeles. Buenos y malos, la historia de siempre. Éste no es de fiar, éste tampoco... ¿hay alguien ahí?

Max y el año del cometa [06-03-2018]


Han bastado apenas dos meses y que hayan transcurrido tan sólo tres carreras, para que la óptica aplicable a Max Verstappen haya cambiado radicalmente. Aquel fenómeno del que hablaba a primeros de marzo desde mi espacio en Graining.es, ha dejado paso a un mar de dudas del que podemos salir hoy mismo, en Bakú. Pasen y lean, que la ingenuidad de este texto no tiene precio...


Todos estamos esperando como agua de mayo poder ver las manos de ciertos pilotos libres de ataduras técnicas. Obviamente está jodidita la cosa bajo el paraguas de las normativas reguladoras de 2014 a esta parte, ya que si el coche ha sido siempre importante ahora lo es áun más.

sábado, 28 de abril de 2018

Autocontrol


Lo adecuado esta tarde sería hablar de McLaren. Echar el ratito sobre Woking tiene tirón, siempre ganas visitas y, además, mola eso de andar buscando culpables con los que alimentar la hoguera, esa hoguera, la otra hoguera, todas las hogueras; que no es por nada, pero nos hemos vuelto unos incendiaros de la repera.

En fin, nos acercamos al Gran Premio de España, cita donde desvelaremos todos los intríngulis que están ahora mismo en el alero, pero antes hay que pasar por el de Azerbaiyán, que como todos sabemos, se celebra mañana. Hoy ha tocado la clasificación y Vettel ha rematado la jornada consiguiendo la pole, es decir, estamos donde siempre debe estar la italiana: comprometiendo las posibilidades de su enemiga natural, Mercedes AMG, y sin quitar el ojo a Red Bull.

¿Llegó la hora?


Me consuela, pero no mucho, saber que quienes participan en alguna de las liguillas de GPPredictor también lo están pasando regulín-regulán a la hora de acertar en sus pronósticos...

Este inicio de temporada está resultando bastante salsero y lo que parecía el miércoles pasado que no, hoy tiene posibilidades reales de salir que sí. ¿Magia? Lo dudo. Liberty Media no parece estar dispuesta a mantener por un minuto más el actual statu quo y como viene siendo marca de la casa, sigue haciendo su trabajo sin ocasionar demasiado ruido.

El quinto de Checo


A nivel de plumillas y gacetilleros nos queda un aterrador paisaje yermo por delante. Si pensar un poco ya venía resultando bastante caro, la cosa de hacer funcionar las neuronas se está poniendo tan cuesta arriba que me he cogido unas afoticos de los gurúes tuiteros, y con ellas me he hecho un par de estampitas y un escapulario de los que jamás me separo, ¡por Dios!

Escribía hace escasamente un día y medio que a nuestro Lewis le hacía falta un Balboa o un Dunn como personal coach [¡Qué drama, queen!], y al de unas horas aparece don Bernard Charles Ecclestone para venir a decir prácticamente lo mismo: «He doesn't seem to be the Lewis that he was before. I don't know whether it's me - but when you talk to him and see him act the way he acts generally, he's not the racer he was. But maybe he just getting a little bit tired of travelling and he's fed up with things...» [Lewis Hamilton not the racer he once was].

viernes, 27 de abril de 2018

Murphy con el 33


El efecto más provechoso de señalar como viles a quienes recurren a Wikipedia es que al final sólo la usas tú. El truco es viejo, no sé si habitual en Piedradura año cero, pero ahí le rondará: el saber enciclopédico negado a los mortales te pertenece en exclusiva y eso te hace parecer grande y orgulloso ante el gentío y el populacho, y de ahí p'alante, que decía aquél.

Soy de usar la Wiki y el diccionario de la Real Academia de la lengua Española porque son dos herramientas bastante útiles, y porque, al fin y al cabo, salvo unos pocos elegidos los demás seres humanos vinimos a este mundo con la noble tarea de aprender. Aprender cuanto nos sea posible, a todas horas. Aprender por aprender. Acaso por compartir lo aprendido, porque para dar lecciones ya disfrutamos de los que lo tienen todo claro, entre otras cosas, porque usan los recursos que prohibe la ortodoxia a los parias.

El sueño de Zoran


Ayer, durante la conversación con un amigo en la que nos reíamos de Donald Trump en sus inicios como magnate haciendo lobby por su cuenta y riesgo con tal de ingresar en la lista Forbes incluso con calzador, le surgió a él la duda de si esto resultaba posible en los negocios con tanto acceso como tenemos ahora a internet, etéctera, y le recordaba yo que en mi pequeño mundo lo he visto... que por desgracia lo he visto y en alguna de estas partidas de póquer hasta me han pillado en fuego cruzado.

En todo caso, esto de fingir por encima de nuestras posibilidades ni es algo novedoso ni es tan raro, ni por supuesto malo en sí mismo. Reconozco que hay un poco de leyenda negra con ello, pero cuando te enamoras, vas a defender a tu hijo en el instituto o pides un préstamo en el banco, uno suele ponerse guapo y finge que la vida le trata mejor de lo que parece.

Renault RS01 «The Yellow Teapot» [29-06-2013]


Prácticamente a unos meses del estreno de la etapa híbrida en la Fórmula 1, la palabra más leída y escuchada era «turbo». Venían los turbo, se decía. Y sí, retornaban a nuestro deporte después de años y años de ausencia, pero no tal y como los recordábamos, sino como complemento necesario en el interior de las complicadas y costosas unidades de potencia. Finalizaba junio de 2013, y yo recordaba desde mi espacio en Diariomotor los primeros pasos de La tetera amarilla, The Yellow Teapot...


El 14 de julio de 1977 en Silverstone, durante la celebración del Gran Premio de Gran Bretaña, de entre todos los vehículos inscritos destacaba particularmente uno, el Renault RS01, un monoplaza de líneas voluminosas y rotundas que mostraba, para colmo, un acabado digamos que poco cuidado. Tosco y en apariencia peor diseñado que sus competidores, llamaba la atención por la estridente conjunción de colores que lo decoraban y por ser el primer bólido de la historia moderna de la Fórmula 1 que usaba un propulsor turboalimentado.

jueves, 26 de abril de 2018

¡Qué drama, «queen»!


No sé por qué imaginaba que la posibilidad de parecerse a Fangio, siquiera en números, podía servirle como revulsivo a un tetracampeón del mundo que consiguió su cuarta corona con pasmosa facilidad porque el rival decidió suicidarse, deportivamente hablando.

Esta parte es la que más me noquea. Las pocas cosas que he leído sobre Lewis Hamilton estos días lo refieren como un tipo que atraviesa un bache del que sin duda saldrá algún día (esperamos), como si el esfuerzo de llevar cuatro títulos a las espaldas le supusiera algo así como un atenuante ante una situación que, se mire como se mire, no hay por dónde cogerla. 

McLaren y el drag


La resistencia al avance, el drag, es una de esas cosas que valen para tanto para un roto como para un descosido en nuestras conversaciones. Si un monoplaza no circula suficientemente rápido puede deberse al drag pero también a falta de empuje...

Desconociendo en qué consiste la aerodinámica interna del MCL33 [La lencería también cuenta] y el funcionamiento de su fondo plano, me resulta complicado de digerir que el reducido tamaño de las aberturas tanto de los pontones como la superior dé para originar mucha resistencia al avance. En realidad, la forma exterior del coche de Woking me parece que resuelve con notable alto la asignatura del drag de los demonios, y de hecho, su paso por curva es excelente, es decir, su chasis y aerodinámica son bastante solventes en este terreno.

miércoles, 25 de abril de 2018

Si no fuese Ferrari


Es una pena que no se puedan continuar determinados debates porque una de las partes no acepta que la Fórmula 1 es un sistema corrupto desde los cimientos al tejado, bervigracia de un individuo que por fortuna ya no está, Bernie, quien nos ha dejado como legado un entorno miedoso en el que las cosas suceden sólo como nos las cuenta la prensa inglesa.

El caso es que llevamos tres años, con éste, insinuándonos con el tema de la combustión de aceite junto a la gasolina, pero sin concretar, vamos, y resulta que ahora lo urgente es desvelar si Ferrari hace trampas o no, porque para qué coño vamos a remangarnos la camisa para ver en qué consiste el party mode de los cojones que utiliza Mercedes AMG.

Red Bull en Bakú


La reciente victoria de Daniel Ricciardo en el Gran Premio de China ha enardecido a las masas y ha dejado abierta la posibilidad de que Red Bull realmente haya llegado y, obviamente, que pueda repetir hazaña en Azerbaiyán.

A pesar de que firmaría ahora mismo porque así esté sucediendo y Ricciardo pueda volver a enseñarnos su sonrisa desde lo más alto del podio, tengo que confesar que no lo creo. No, no veo a Mercedes AMG y Ferrari por la labor de ceder el terreno ganado en este inicio de temporada, ni a la austriaca resolviendo de la noche a la mañana los problemas que aún tiene en la columna de los asuntos pendientes.

Que no se note [06-06-2013]


Con el título original «Mercedes AMG será llevada al Tribunal Internacional de la FIA», escribía en el aniversario del desembarco de Normandía de 2013 para Diariomotor, sobre lo que iba a resultar a la postre el inicio del proceso conocido como Pirelligate. Es casi seguro que sin la victoria de Nico Rosberg en Montecarlo todo aquello habría quedado tapado, y es que, en Fórmula, puedes hacer trampas sin que se note demasiado. Ahora bien, como se note...


El pasado Gran Premio de Mónaco ha alargado su sombra hasta ayer mismo, cuando en una actitud sin explicación aparente, dada la hora elegida, la FIA hacía público bien entrada la noche que había resuelto llevar a Mercedes AMG ante ante su Tribunal Internacional, para que sea éste quien decida sobre las pruebas privadas realizadas con Pirelli los días 15, 16 y 17 del pasado mes de mayo en el circuito de Montmeló, en la semana siguiente a la disputa del Gran Premio de España.

Brackley expolia McLaren [20-05-2013]


Escribía hace relativamente poco que al gurú y al sacerdotito recién ordenado les resulta mucho más cómodo andar visitando las viejas gestas de nuestro deporte que molestarse en analizar el pasado reciente —plagado de claves para entender el presente, por cierto—, y esta mañana me apetece compartir con vosotros una vieja entrada que escribí para Diariomotor en mayo de 2013, cuyo título original era «Mercedes AMG culmina su expolio sobre McLaren», con la intención de que veamos juntos, que a veces, quien pasa por haber cometido errores ha sido simplemente llevado al matadero. Brawn, Bell y Lowe ya no están en Brackley, pero a McLaren le sigue costando salir del agujero.


Hoy se ha conocido que Paddy Lowe se incorporará el próximo 3 de junio al esquema de Mercedes AMG después de que hace unos meses su fichaje fuese anunciado a bombo y platillo por la escudería de Brackley, para ejercer a partir de 15 días escasos de Director Técnico Ejecutivo en el equipo de la estrella de tres puntas, en un cargo que viene a suponer un mano a mano con Ross Brawn.

martes, 24 de abril de 2018

Cantando bajo la lluvia


El Honda Indy Grand Prix of Alabama ha traído consigo una imagen preciosa como la de arriba, y algunas preguntas que ahora mismo son la comidilla de algunos incautos, dicho esto sin ningún ánimo de ofender, of course!, ya que la razón para que en la IndyCar se puedan disputar pruebas bajo la lluvia y en la Fórmula 1 resulte prácticamente imposible, es tan sencilla como que en esta última los pilotos van casi tumbados y en la primera de ellas viajan recostados.

La visibilidad es un aspecto crucial de la actividad del piloto de carreras. Si éste ve bien, tanto a lo largo como en amplitud, calculará y reaccionará mejor ante un coche rival o un imprevisto. Si su visión frontal o lateral está comprometida, su capacidad para enfrentarse a la pista y lo que sucede en ella mermará bastante.

Los buenos adelantamientos


Hoy hace trece años exactos de aquella lección de maestría al volante que nos regalaron by the face Fernando Alonso y Michael Schumacher en los compases finales del Gran Premio de san Marino 2005, y aprovechando la efeméride me apetece echar el ratito hablando de si el espectáculo, nuestro espectáculo, ha mejorado desde entonces...

Y es que sí, por muy chocante que resulte, todas las maniobras orquestales en la oscuridad ejecutadas desde ese momento (a esta parte) por la FIA, el FOM y los equipos, iban teóricamente encaminadas a mejorar el asunto aunque a la postre me da que todo se ha quedado en sí, por mis cogieron que lo han mejorado, ya te digo yo que sí.

Resistencia en modo «cuñao»


Conviene ir tomando posiciones porque la densidad de cuñaos por metro cuadrado va a crecer exponencialmente a partir de comienzos de la semana próxima, y qué mejor manera de pasar desapercibido que hacerse pasar por uno de ellos. ¡Ahí, con dos avellanitas y un palo!

¿Conocéis aquello de que la forma más apropiada de ocultar un árbol es plantándolo en mitad de un bosque?, pues aplicaros el cuento antes de que comience el tradicional reparto de carnés de aficionado, que luego siempre será tarde, como en el anuncio, y por cualquier tontería podéis caer en una emboscada de cuñaos de estirpe prácticamente sin comerlo ni beberlo.

lunes, 23 de abril de 2018

Un vagón apellidado Kubica


La situación que atraviesa Williams en la actualidad augura cualquier cosa menos algo bueno para Robert Kubica, y mira que lo siento. Ahora bien, quedarnos en que el de Cracovia se ha equivocado es poco menos que insultar nuestra inteligencia, porque en saraos de este tipo, lo normal es que se haya equivocado mucha más gente o que alguien haya engañado a alguien, que diría don Miguel Gila.

A mí no me cabe en la cabeza, por ejemplo, que a diciembre del año pasado en Grove no tuvieran ni una mínima sospecha sobre lo malote que iba a salir el FW41. Porque una de dos, o el departamento técnico, el túnel de viento y todo lo que tiene que ver con la CFD, habían fallado más que una escopeta de feria, o alguien sabía algo y se lo calló...

¡Es el modelo, amigo!


A tenor de las últimas noticias, todo indica que se están cumpliendo los objetivos marcados con el modelo de retransmisión para la Fórmula 1 aplicado este año por Movistar+, pues la plataforma está registrando mayores audiencias que en épocas pretéritas.

Lejos de protagonismos, de filias y fobias, no entiendo muy bien cómo este dato puede haber sentado tan mal entre la masa de aficionados que sabe, siempre y a todas horas, qué es lo que nos conviene a los demás. Y es que se mire por donde se mire, la cosa de que M+ esté remontando el vuelo en cuanto a share se refiere es algo positivo, muy positivo, ya que de esta inercia terminaremos aprovechándonos los demás, incluso los reacios a admitir la realidad.

Los tahúres en pretemporada [13-03-2018]


Con tres carreras a cuestas y listos ya para disfrutar de la cuarta cita del calendario 2018, podemos ver con mayor nitidez cómo tenía poco o nada que ver con la realidad la mayor parte de conclusiones diarias que vertían los medios durante las jornadas de test de pretemporada. Todo iba a cambiar a partir del Gran Premio de Australia, aunque antes, concretamente a mediados de marzo, ya reflexionaba sobre esto mismo desde mi espacio en MotorPoint.


Si hay un campo abonado en Fórmula 1 a la prestidigitación, la magia y las trampas, se concentra cada campaña alrededor de los entrenamientos de pretemporada.

domingo, 22 de abril de 2018

McLaren y Red Bull


Woking no tiene dónde moverse. Comparada constantemente con Faenza, por lo de Honda, y con Enstone y Milton Keynes por lo de Renault, el asedio al que se ve sometida da para estar hablando todo el día de ella.

El caso es que la pregunta del millón estos días es ¿cuándo pillará McLaren a Red Bull?, total, porque un día, Fernandete tuvo a bien decir no sé qué sobre que el siguiente objetivo era dar con la austriaca. Y bueno, en viniendo del de Oviedo no cabía pensar en que era una noble aspiración ni una cosa de esas que se te pasan por la cabeza y acaban saliendo por la boca. No, iba a misa, como todo lo que tiene que ver con nuestro bicampeón del mundo, que luego hay que vivir en redes sociales.

Volvemos a Bakú


El de Azerbaiyán es un Gran Premio que tengo un poco atravesado, como en general me pasa con esas improvisaciones que metía Bernie en el calendario. Tiene sus peculiaridades, no lo voy a negar, pero si me preguntan por él sólo lo recuerdo por el cuello de botella de la parte vieja y por las anécdotas que ha sucedido sobre su pista, en general bastante chuscas, por cierto.

Apareció casi de la nada en 2016, como Gran Premio de Europa, pisando fechas a las 24 Horas de Le Mans para que ningún piloto de la parrilla cayera en la tentación que había atrapado a Nico Hulkenberg el año anterior; y lo más importante: para que ningún equipo volviera a consentir que uno de sus conductores oficiales se jugara la vida y buscara fama lejos de la hacienda familiar.

Fucking opereta!


Seamos francos: las posibilidades de que Paddy Lowe y Felipe Massa muestren parecido enfoque sobre un mismo asunto, son tan remotas como las que tenemos cualquiera de nosotros para que nos toque el bote de Euromillones. Pero ha sucedido. Contra todo pronóstico, el bueno de Paddy y mi Felipe han coincidido en que los males de Williams pasan por el tema del pecunio, la tela, el dinero, el parné.

Pasando de puntillas sobre las palabras del director técnico al respecto de que con Stroll y Sirotkin poco se puede hacer —a fin y a cuentas no es nuevo y en el fondo, en eso consiste el trabajo del británico: en destacar los problemas y tratar de resolverlos—, Lowe y Massa han manejado un discurso diferente pero a la vez complementario, que, obviamente, acaba resultando diamantinamente nítido porque supone un torpedo que apunta a la línea de flotación de Claire Williams y su gestión al frente de la escudería.

Los arquitectos


La reciente victoria de Daniel Ricciardo en China ha vuelto a poner sobre la mesa el viejo debate de si son más emocionantes las victorias trabajadas que las relativamente sencillotas, o lo que es lo mismo: si en Fórmula 1 sigue habiendo espacio para las manos y cabeza del piloto.

Lo cierto es que llevamos a las espaldas una buena cantidad de temporadas en las que de manera bastante artificial para mi modo de ver, se ha sustantivado en exceso la figura del conductor que no dejaba ni las migas a los rivales. Los récords de todos los tiempos se han pulverizado casi en su totalidad, y en consecuencia, el aficionado se ha acostumbrado a que las poles y los Grand Chelem cayeran como rosquillas...

sábado, 21 de abril de 2018

Laboratorio Renault


Cada vez que me preguntáis sobre Renault escudería suelo remitirme a una frase que escribí más o menos en 2009 y de la que aún no me apeo: «no me fío de Carlos Ghosn.»

Y no, no me fío de él desde mucho antes de esa fecha, y lo cierto es que el tiempo me ha acabado dando la razón seguramente porque el hombre es menos de fiar que Marchionne, que ya es decir. En 2005, por ejemplo, fue uno de los principales responsables de que Fernando decidiera abandonar la escudería que dirigía Flavio Briatore con dirección a Woking. El alto ejecutivo brasileño no aseguraba la continuidad del proyecto deportivo ni apostó un coño euro más de lo presupuestado, ni cuando Renault ganó el Mundial de Constructores y Pilotos aquel año, ni cuando revalidó ambos en 2006.

Lorenzo


Los sábados de fin de semana en que no hay Fórmula 1 son un poco como los pasillos de un internado en vacaciones, o los de los hospitales de noche, en planta, cuando velas a un enfermo y te escapas de él, de ti, de todo, pensando en que hay urgencia por estirar la piernas o fumarte un pitillo sin que te vean.

Lorenzo choca en Mónaco y dicen que Enzo Ferrari, quien estaba disfrutando de la prueba a través de la RAI italiana, sintió que jamás volvería a verle con vida al percibir la sorpresa y el noqueo del comentarista de televisión y observar en la pantalla la columna de humo negro que ascendía del puerto.

Todo será distinto


El WEC (World Endurance Championship FIA) está a puntito de comenzar y en prácticamente nada empezaremos a comprobar lo dura que resulta la vida del friqui, que si los días nos dan para poquito con el ajetreo normal y el estar al cabo de la calle con la Fórmula 1, no os quiero ni contar cómo se van a poner de cuesta arriba si integramos en la ecuación a Madame la Résistance.

Bernie, avispado como pocos, se sabía esta historia y alguna que otra más, y nos ahorraba disgustillos y quebraderos de cabeza manteniendo bien alejadas ambas especialidades, pero se ha acabado imponiendo la realidad, testaruda como una mula, y puesto que a los pilotos lo que les gusta es conducir a todas horas, siquiera un kart o un triciclo, en 2018 nos lo vamos a pasar bomba amén de poner a prueba la resistencia (en minúsculas) de nuestros respectivos materiales, que ya digo que salvo para los friquies muy friquies, todo esto puede resultar bastante duro de llevar.

viernes, 20 de abril de 2018

El pasado y la adormidera


Casi es de agradecer que recién hayamos descubierto que el manantial donde abrevan noticias algunos medios extranjeros es uno de nuestros pozos sépticos patrios. Si sumamos a ello lo que comentábamos el otro día al respecto de que algunos periodistas de allende nuestras fronteras estiran sus exclusivas como el chicle, y en publicándolas en dos o tres medios diferentes en días prácticamente consecutivos parécense hallazos nuevos... ¡La madre que nos parió!, que decía aquél. 

Sí, así funciona la cosa, y desde hace muchísimo tiempo. Nos ponemos muy finos con los créditos de las fotografías pero son muy contados los plumillas que tienen las agallas necesarias para confesar de dónde sacan la información, y menos aún, los que admiten que refritan o copian y pegan luego de pasar por el traductor de Google —a veces ni eso, por dominio del idioma original o porque la copia viene de una copia que a su vez es copia de otra.

Del sr. Marchionne & Cia


Siento amargaros la tarde, pero toca hablar del hombre que tiene claro que a su empresa le interesa la Fórmula 1 como deporte, no como espectáculo. Así, en pleno siglo XXI y sin bicarbonato ni sal de frutas ni nada...

La derrota que lleva Marchionne (es él, sí) en su enfrentamiento con la nueva patrona del deporte, Liberty Media, lleva camino de resultar más jugosa que la recopilación de los mejores momentos de Martes y Trece.

¿Por qué Ricciardo?


Vamos terminando la semana y por fortuna podemos continuar hablando de Daniel, que la cosa ya supone una novedad en sí misma, porque si hay un piloto en la parrilla del que habitualmente se habla por debajo de nuestras posibilidades, es él.

Todo el mundo reconoce su enorme valía, fundamentalmente cuando por la razón que sea destaca sobre sus rivales; pero a la hora de la verdad, Ricciardo ejerce de secundario de lujo para la prensa especialista, de comodín, de chico majo pero qué bueno es y ahora hablamos de Hamilton, de Vettel o de Verstappen...

jueves, 19 de abril de 2018

Los locos del volante 1 y 2 [Virutas]


Con el subtítulo «Historia irreverente del automovilismo español», José Manuel Zapico, aka Virutas de Goma, aborda en los dos volúmenes que traemos hoy a esta sección, la parte más humana de nuestro deporte, ésa que a la vez es la gran desconocida para el aficionado porque cuando te empeñas en disfrazar una actividad de extrema complejidad, lo normal es que pase bastante desapercibida la gente que la nutre y trabaja en su seno, y por supuesto, sus hechos y acaecidos.

José Manuel ataca este flanco sin ningún tipo de remilgos porque, en buena medida, no quiere ocultar que ha sido cocinero antes que fraile. Su actividad como fotógrafo dota a sus textos de un manifiesto carácter de instantánea: enfoque claro, disparo rápido y nada de perderse por las ramas. Donde pone el ojo pone la bala, y maleta, mucha maleta, como decimos aquí arriba, porque años y años de patear el paddock y los circuitos dan para consolidar un rosario de vivencias personales y ajenas que el autor tiene a bien compartir con sus lectores en Los locos del volante 1 y 2.

miércoles, 18 de abril de 2018

McLaren qué, cómo, cuándo...


No me negaréis que tiene puntazo que el lunes pasado escribiera: «... y como en cuanto se acabe la pólvora del de China acabaremos volviendo a los bulos y las declaraciones y contradeclaraciones, a poner mayúsculas aquí y allá, a Honda vs. McLaren y al vendehumos de Alonso...» [Vivir sin Formula E], estemos a miércoles, en la práctica dos jornadas después, y ya tengamos sobre la mesa una de esas contradicciones que hacen masa de pan.

A ver, escasamente hace unos días Boullier admitía que el MCL33 era compatible con el objetivo marcado, así que quizás se habían equivocado de planteamiento... [McLaren fears it set targets too low for its 2018 Formula 1 car]. Anteayer se refritaba el contenido del viernes pasado y se insistía en que McLaren tenía que revisar en términos de ambición lo que necesitaba... [McLaren fears it got targets wrong with 2018 F1 car]. Pero ayer cambiaba el discurso dramáticamente y sabemos ahora que se ha estado usando un coche evolucionado del año pasado y no el monoplaza nuevo, que llegará en Barcelona [Real 2018 McLaren to debut at Spanish GP - Boullier]...

Whiting y la prueba del algodón


La mejor manifestación de que el reglamento deportivo es una convención muy traída por los pelos, está en que cada vez que el espectáculo lo vale Charlie Whiting se pasa por el forro de los pantalones las reglas escritas y casi que se lo agrecedemos...

Bueno, no se lo agradecemos del todo porque el avispado Director de Carrera permite sólo a unos pocos conductores parecer auténticos pilotos de Fórmula 1. Todos sabemos de sobra que el británico tiene su grupito de elegidos y que a sus integrantes les deja resultar osados en pista, agresivos, malhablados, altaneros, old school, vamos; mientras que al resto les aplica la convención, la norma, ese espíritu triste que de ser válido para todos acabaría aburriendo a un rebaño de ovejas.

Terraplanismo [IV]


Estamos a miércoles y en toda lógica persiste el runrún de los sucedido durante el Gran Premio de China, aunque con menor fuerza, también es verdad. Eso sí, insisten los enfermizos del terraplanismo con sus lecciones precediéndolas de una coletilla que como a otros muchos, a mí también me lleva los demonios: la prensa española... Y sí, he pecado y he abierto etiqueta al #Terraplanismo porque esta tendencia de hacer desiertos de cuatro granos de arena, lejos de amainar, arrecia como los malos temporales.

Según la Real Academia de la lengua Española, la palabra Prensa se refiere a la generalidad de las publicaciones periódicas y especialmente las diarias; y, también, al conjunto de personas que se dedican al periodismo. Dicho lo cual, hablar de prensa es, en el fondo, una forma de definir aquellos canales y profesionales que se dedican a informarnos diaria, semanal o mensualmente, sin que ello signifique que todos se comportan igual, tienen la misma calidad o enfoque, o buscan cumplir los mismos objetivos.

martes, 17 de abril de 2018

Carlos y las vueltas de tuerca


Aunque a priori pueda parecer material para un Cuarto Milenio de Iker Jiménez, la parte más complicada para un piloto que inicia aventura en un nuevo equipo, consiste en imponer su propio discurso evitando dejarse atrapar por el de otros, la prensa, fundamentalmente.

Parece una tontería pero en modo alguno lo es. Si un conductor se queja en exceso de las circunstancias que lo rodean acabará siendo dibujado con la peor de las tintas, y si se guarda sus pupas para sí, tampoco es que le espere el cielo... De una u otra manera estará perdido, bien por sobrexposición o bien por falta de empatía; en todo caso, que es a lo que vamos, en Renault, Carlos ha elegido currar como un jabato mientras ha bajado su perfil público para evitarse marronazos y malos tragos, lo que no impide que, de vez en cuando, cometa alguna falta o pecadillo.

Y se dice, y no pasa nada...


Hay cosas que no cambian. Nos vestimos de ovejas para dejar de ser lobos pero en cuanto nos pisan el juanete nos cansa que se critique lo nuestro, porque es nuestro, porque también tenemos nuestro, porque cuando alguien toca lo nuestro nos duele y nuestra equidistancia tiembla desde sus cimientos.

Asumo que la somanta de boinazos que le está cayendo a Max Verstappen puede resultar pelín excesiva, por cansina, más que por otra cosa, pero en modo alguno me parece inapropiada, salvo que insistamos en ver un chiquillo donde hay un piloto número uno que en teoría dispone de capacidad para echarse toda una Red Bull a las espaldas [Ich bin Red Bulls neues «Vettel-Projekt»], pecado que, desde luego, no voy a cometer.

No es lo que parece


Por increíble que pueda resultar, la victoria de Fernando Alonso en Singapur 2008, precedida (muy precedida) por Nelsinho Piquet estrellando su R28 contra las protecciones, originó un rosario de chistes sobre el brasileño y el Coche de Seguridad, y también algunas de elucubraciones que se verían ratificadas al año siguiente. Parecía de coña aunque la coña iba por dentro, pues la FIA tuvo constancia de lo que había sucedido prácticamente desde el mismo término de la carrera, aunque no hizo nada hasta meses después, cuando Max Mosley decidió pasear en pelota picada sobre un caballo a Flavio Briatore, por aquello de hacerle escarnio público y tal.

No tenía pensado abordar este asunto, para qué os voy a engañar. Estoy tan curtido en todo esto que dando por seguro que anteayer no hubo tomate en el encontronazo entre Gasly y Hartley, tampoco me extrañaría nada que el incidente se hubiera pactado con antelación. 

lunes, 16 de abril de 2018

Se llama rivalidad


El adelantamiento de Alonso a Vettel en Shanghai todavía colea, y eso que vamos dando carpetazo al lunes. Desconozco cómo acabará la cosa en este mundo de buenos y malos que se monta determinada gente que prefiere mirar con lupa aquí en vez de tratar de analizar cosas sustancialmente más jugosas, lo que sí sé es que el lance de los demonios se corresponde con eso tan a desmano ahora que antes se denominaba rivalidad.

Un piloto sobre un coche herido en su fondo plano, inestable e impreciso de conducir, se defiende como si le fuese la vida en ello. El que va a sobrepasarlo, mide primero, engaña después y traza quirúrgicamente su maniobra para no dejar vivo al enemigo...

And the winner is...


No creo que suponga una gran idea que cada vez que la rossa pretenda hacer algo en una carrera acabe sacrificando a Kimi. Llevamos tres y ya lo ha hecho dos veces.

Maurizio anda pisando arenas movedizas desde el desastre del año pasado, en tiempo de descuento y con preaviso de deshaucio por parte de Marchionne [El puesto de Maurizio Arrivabene, en peligro por la crisis de Ferrari], y perfectamente podría ser que en estos momentos anduviera apostando a la única carta que puede mantenerlo en el puesto: las victorias de Vettel.

Vivir sin Formula E


Me vais a disculpar que empiece el lunes siguiente a una carrera escribiendo sobre la Formula E, pero nos queda semana y media hasta coger el puntito al Gran Premio de Azerbaiyán y como en cuanto se acabe la pólvora del de China acabaremos volviendo a los bulos y las declaraciones y contradeclaraciones, a poner mayúsculas aquí y allá, a Honda vs. McLaren y al vendehumos de Alonso, creo que tiempo tiempo suficiente estos próximos días como para permitirme hablar hoy de una cuestión que no suelo abordar habitualmente desde Nürbu.

Dicho esto, la Formula E me entretiene —el E-Prix de Roma estuvo francamente bien en este aspecto—, pero la disciplina no me merece mayores consideraciones salvo la de hacerle alguna mención que otra, muy de vez en cuando, porque va dirigida a un público que en pocos años será el mayoritario en Fórmula 1.

domingo, 15 de abril de 2018

Mejorando lo presente


La gran noticia consiste en que de aquí al Gran Premio de Azerbiyán quedan doce días para que McLaren apure sus expectativas con el MCL33 y empecemos a pasarlo mal porque son algo elevadas...

Es broma. He leído las declaraciones de Boullier de anteayer, creo, y seis o siete traducciones amén de alguna adaptación libre, y seguramente porque me dedico a las letras más que a los números y las estadísticas, sólo entiendo que McLaren se ha quedado corta en sus estimaciones para comienzos de esta temporada, y esto me llena de infinita alegría y tranquilidad porque al fin me encaja que a Stoffel y Fernando se les vea razonablemente contentos a pesar de unos resultados que en modo alguno son como para tirar cohetes, mientras los sacerdotes de la cosa y sus abundantes acólitos sólo ven turbios horizontes repletos de preguntas que carecen de respuesta... ¿Ya lo decían...? ¡Sí!, ¡por mis avellanitas que lo vieron!

Hamilton y el nudo gordiano


Los equidistantes postmodernos están de enhorabuena: entre que Max no ha tenido un gran día y que Vettel lo ha tenido peor, ha pasado casi desapercibido el bajísimo rendimiento del vigente campeón del mundo en el trazado de Shanghai, cosa que ha durado prácticamente todo el fin de semana.

Son suertudos. La peña se alegra de que un McLaren adelante a un Ferrari y de la miga hacen un pan de tres kilos y medio que dará en redes sociales para llegar con ruido al Gran Premio de Azerbaiyán. Mientras tanto, lo realmente preocupante pasa a un apacible segundo plano. Y es que si el otro día me preguntaba por las sobreactuaciones en Brackley [El campeón no puede esperar], hoy toca alarmarse de verdad ya que Lewis ha sido una sombra de sí mismo durante la carrera, y ayer también...

A lo Ricciardo


La Fórmula 1 consiste, mayormente, en tragar lo que te echen mientras esperas pacientemente a que en una prueba determinada el deporte se reconcilie contigo.

Hoy ha sucedido. Nos hemos olvidado del Halo, del poco ruido, de las Pirelli eternas y de una prueba que prácticamente estaba cantada desde el primer tercio en adelante, y hemos pasado a vibrar como locos cuando Lancelot ha tomado el mando de la batalla por incomparecencia de Arturo y, pasito a pasito, ha despachado a todos sus rivales para cruzar primero la meta.

Massa descontento con la FIA [25-07-2014]


Mientras hacemos tiempo hasta que dé inicio el Gran Premio de China 2018, me apetece compartir con vosotros una entrada de hace casi cuatro años. La escribí para Diariomotor después del accidente de mi Felipe en Alemania. El brasileño se quejó agriamente de la decisión que había tomado la FIA de no sancionar a Magnussen, y aunque este tipo de conductas siguen molestando al aficionado por considerarlas feas o poco deportivas, no dejan de formar parte de la competición porque los pilotos continúan luchando contras sus rivales dentro y fuera de la pista, tratando siempre de arrimar el ascua a su sardina. Claro está, Massa era un artista en esto, quizás el último que hemos tenido.


Es de sobra conocido que Felipe Massa es quizás el piloto más rápido de la parrilla en exteriorizar sus desencuentros con compañeros, rivales, equipo o incluso con los comisarios. 

sábado, 14 de abril de 2018

Sin dejar espacio a las dudas


Ferrari pretende alargar el momento de bonanza que está disfrutando en este inicio de campaña y golpeaba de nuevo a Mercedes AMG en clasificación, aunque esta vez, las sensaciones que ha destilado la rossa durante el sábado chino han sido bastante más positivas que en Sakhir.

El SF71H se muestra más consistente conforme avanza la temporada. Sebastian también ha puesto lo suyo y se está haciendo cada vez más fuerte en el habitáculo, seguramente porque es consciente de que su principal rival carece del Party mode o no lo usa, a saber, lo que a la postre significa disponer de un bonito colchón de oxígeno que no cabe desperdiciar.