viernes, 31 de julio de 2020

Cuando lo que queda es fingir


Mala papeleta tiene que jugar Toto cuando, a falta de rival creíble, anda en la obligación de buscarse monstruos en el armario, debajo de la cama, en las esquinas, con tal de mantener vivo un campeonato que moría definitivamente en el pasado Gran Premio de Styria, cuando el austriaco no tuvo la gallardía de interpretar a Enzo Ferrari en Imola 1982.

Vivo entre cuñadas y en condiciones de fuego real, sé de qué palo va esto. Mi miedo era mi suegra pero (yo) sabía que el tiempo estaba de mi parte. A Wolff, en cambio, el tiempo le viene en contra. Por avatares del coronavirus lo que debía valer para 2020 se prolongará hasta finales de 2021 y no sé si la capacidad del manús de Brackley dará para tanto fantasma como resultará necesario para mantener el tipo. 

miércoles, 29 de julio de 2020

Relleno de paja


Ya comenté en su día que, caso de que ganara Hamilton, para considerarlo «legítimo» me importaba un pimiento el número de carreras que compusieran el Mundial 2020. Era una opinión, claro, y la mantengo a pesar de la estúpida deriva que han tomado el FOM y la FIA, es decir: Liberty Media y Jean Todt, ya que, básicamente, se están pasando todo por el forro de los pantalones con tal de sacar adelante un calendario postizo en aras ofrecer un verdadero espectáculo —poned a esto la voz de Marcos Mundstock, please.

Hay mucho de ópera bufa en lo que está sucediendo aunque resulta complicado que lo vean aquellos que no han cumplico el cuarto de siglo de edad. La Fórmula 1 tiene sus reglas y entra dentro de lo razonable que se modifiquen en situaciones de excepcionalidad, pero cuando lo excepcional se convierte en la norma y se muestran los santos cojones de barnizarlo de oficial a uno le entran muchas ganas de reír.

miércoles, 22 de julio de 2020

¡Tú vas a truchas, Ross!


«La tolerancia y la apatía son las virtudes de una sociedad que está muriendo...»

Empezamos con cita de Aristóteles que pillé ayer en Twitter —la red del pajarito se está quedando poquito más que para esto y para echar el rato con los colegas de verdad—, porque somos muchos los que estamos hasta los pelendengues de la derrota que lleva Liberty Media desde que tomó los mandos de la Fórmula 1 en enero de 2017. 

Habemus Indy


La situación de la pandemia de coronavirus en los EE.UU. no anima a demasiadas fiestas, y menos en Indiana [New York Times], así que tras un par de jornadas en las que se ha estado hablando insistentemente de la posibilidad de que la Indy 500 de este año terminara por no celebrarse —ya cambió de lugar en el calendario NTT IndyCar Series, trasladándose de su fecha natural a finales de mayo al 23 de agosto próximo—, supuso una bocanada de aire fresco la confirmación de la prueba por parte de Penske Corporation, propietaria del campeonato y dueña del Indianapolis Motor Speedway.

Así las cosas, tanto la clasificación que se celebrará el fin de semana anterior, como la propia carrera, tendrán lugar con mayores medidas de seguridad sanitaria y un aforo reducido al 25%, algo que no es moco de pavo porque, como decía alguien en Twitter, en total, ese pequeño tanto por ciento da para congregar físicamente a 95.000 espectadores alrededor de un evento único y esperado anualmente por todos los aficionados al motorsport.

Os leo.

martes, 21 de julio de 2020

Que Dios nos coja confesados


Mattia sigue sin ser mi tipo [Binotto no es mi tipo (16-04-2019)] pero hay que reconocerle que con la que está cayendo podía haber hecho como Stefano Domenicali en 2014 y pasar el marrón al siguiente. El hombre ahí sigue, que es a lo que vamos, impermeable a las inclemencias del tiempo y firme ante las críticas de Luca Cordero di Montezemolo, alguien que lo fue todo en Ferrari aunque hoy está de capa caída en la de Il Cavallino Rampante porque no es del gusto de John Elkann Agnelli, actual sumo sacerdote de la cosa.

Y bien, soy de los pocos que creen en la recuperación del SF1000 y vengo aquí, en primer lugar a purgar mi pecado de soberbia confesando en público que para mí se ha acabado el tiempo, y en segundo, a avisar que en Silverstone podemos asistir al inicio de la recuperación de la rossa. Y sí, hablo en condicional aunque ya voy advirtiendo que si participase en el SafetyCast ponía una jamón sobre la mesa, pero no de esos que cuando uno pierde la apuesta se pagan con jamón de York para bocadillo (¡ejem, ejem, ejem!), sino de esos otros que sacaban una sonrisa picarona al bueno de Roberto mientras usaba el cuchillo jamonero como hace un cirujano con el bisturí...

Invocando al Santo Job


La prisa nos engulle. Es cierto que, en una temporada normal, ahora mismo estaríamos preparando el petate para irnos a la playa, la sierra o el campo, o simplemente disponiéndonos a disfrutar de las horas que nos deje libres el trabajo en verano, pero estamos en 2020 y se nos cruzó en el camino el coronavirus. Todo se ha retrasado, incluyendo el inicio de la sesión, y, lógicamente, la tercera prueba del calendario no parece momento ni lugar para andar sentenciando nada.

A finales de mayo escribí una serie de entradas que trataban de enfocar el nuevo panorama ya que las fábricas todavía estaban cerradas, la pretemporada quedaba lejos y, en líneas generales, esta campaña se prometía (ya entonces) rara de narices [#Returns'20]. Ahí está el repaso a todas las escuderías, incluso con errores garrafales, como el de no haber contado con que a Ferrari le iba a pasar mucha factura su creatividad en la unidad de potencia. 

¿Quién te lo iba a decir?


Acabo de aterrizar en que Robin Williams nació el mismo día que tú, lo que son las cosas, hoy hace exactamente 69 años. Se fue antes de aquel 12 de febrero que te llevó por delante pero sé que va a ser un día bueno porque todavía es julio, porque las luces y las sombras del verano dibujan huellas sobre la arena, y porque los colores son nítidos como aquellos que te preparaba para que pintaras mariposas, cuando tú eras Raffaello Sanzio en el estudio de papá y yo el aprendiz de brujo que os iba a vencer a los dos, y a vengaros también.

Tú, yo, y aquellas horas antes de dormir en la habitación que compartíamos en casa, en las que me descubrías un mundo que acabaría enamorándome, plagado de héroes y criaturas fabulosas cuyo ruido llevaba al abuelillo José a sujetarse la boina. Tus risas viéndome tallar un Tyrrell 005 en un taco de madera, las revistas que manoseábais en el Centro Católico y terminaban en nuestro armario sin las fotografías que distraían mis dedos con las tijeras de costura de mamá. ¿Quién te lo iba a decir?

lunes, 20 de julio de 2020

Fundido a negro


Corría la vuelta cuarenta y tantas, Vallteri se acercaba a Max con ritmo de fragata que ha visto el periscopio de un submarino en la superficie del mar. 

Parecía materialmente imposible que el holandés contuviera la embestida del finlandés, pero el papel del de Nastola dice en su letra pequeña que hay días en que toca hacer de paquete. Giro cuarenta y nueve, el de Mercedes AMG circulaba a menos de 1'7 segundos del de Red Bull, y bajando, y, de pronto, Toto recordó que tres dobletes consecutivos podrían herir demasiadas sensibilidades en el inicio de una temporada tan extraña como ésta que nos está tocando vivir...

Lance y la aurora boreal


Siempre he tenido muy clara la diferencia entre piloto y conductor aunque, al final, ambas palabras sean sinónimo una de otra y yo mismo las utilice así para no dar la turra en mis textos.

Dicho esto, Lance Stroll lo ha hecho de traca en el Gran Premio de Hungría y sería muy injusto negarlo, pero de ahí a que haya demostrado algo va un trecho larguísimo, al menos en términos aplicables a nuestra actividad. 

Mayo y su luz


Hemos concluido la primera parte de esta extraña temporada y nos quedan por delante un par de semanas antes de celebrar el reset de las carreras en Silverstone, justito el día en que, de haber vivido, mi padre cumpliría 99 años. Y nada mejor para homenajear este feliz instante de merecida y necesaria pausa, que recurrir a la fantástica pintura que dedicó al Gran Premio de Mónaco de 1955 el artista uruguayo Alfredo De La María.

La Fórmula 1 volvía a las calles de Montecarlo tras dos años de ausencia [No hay tanto agosto]. El gran Stirling Moss va en cabeza —casi se escucha el rugido de los coches, el chirrido de las gomas y el griterío de la gente—, a cola de su W196 van Alberto Ascari por el exterior, sobre un Lancia, y Maurice Trintignant por el interior, sobre un Ferrari. El italiano acabará en el agua vueltas después pero sus ojos no verán terminar mayo porque tiene una cita ineludible ese mismo 26 en el Autódromo de Monza... Mercedes-Benz se retirará al concluir la temporada como consecuencia del accidente de Pierre Levegh en Le Mans... Buen marco para tanta belleza.

domingo, 19 de julio de 2020

¡Creed, chatines, creed...!


No quiero dejar pasar la oportunidad de dedicar unas palabras a toda esa gente que trata de vivir de la Fórmula 1 y se empeña en que compremos blanco lo que en la estantería es negro. Se hacen un flaco favor intentándolo pero es loable su tesón, a fin y a cuentas, hay que llegar a fin de mes y un pase de paddock puede incluso abrir las puertas del Edén en una noche que se prevé solitaria...

Gracias a Dios disponemos de muy buenos periodistas que tienen grabado en la frente que la verdad pertenece al lector, pero son escasos en comparación a toda esa turba que cree que es exclusivamente suya y la venden bien en formato «información exclusiva», «contenidos prime», o cualquier otra gaita que fidelice la VISA del crédulo. Os diría que huyérais de toda esta gente como de la peste, pero soy consciente de que llego tarde para que mi aviso sirva de algo.

Breve alocución vespertina


No deja de tener su gracia que la Fórmula 1 más británica sea como la gastronomía isleña: una mierda en líneas generales, eso sí, distinguida por grandes críticos culinarios que adoran la comida francesa e italiana...

En la segunda casa de Mercedes-Benz [El Mónaco magiar], resultaba lógico que la de Brackley barriera en Hungaroring, lo que no estaba en el guión era ese miedito que ha entrado en el muro de las tres puntas a que el W10 rosa acabara jodiendo la fiesta. A partir de ahí ha sido en parte cogérsela con papel de fumar con Valtteri y lanzar a Lewis a que hablara del Black Power con las Walkirias, y, en la parte restante, a no calibrar que estos dominios prolongados acaban desterrando de por vida a quienes son el alimento del futuro.

Iowa 2: Newgarden


La IndyCar frente a la Fórmula 1, tiene de bueno que te comes una carrera sin apenas sorpresas pero entra bien, sin hacer bola, porque el hecho en sí resulta asombroso. Y bien, Josef Newgarden arrancaba desde la pole en el Grand Prix of Iowa Race 2 y lo último que esperabas es que vería en cabeza la bandera a cuadros 250 vueltas después, pero sucedió a pesar de las muestras iniciales que brindó Will Power por chafar la fiesta al de Tennessee. Aunque vayamos por partes, si os parece.

El primer relevo en el Iowa Speedway estuvo en sintonía con el de la Race 1 [Pagenaud returns] a pesar de que esta vez no hubo intentos serios por romper la baraja, lo que nos puso en que alrededor del giro 49 comenzaba el baile en los boxes que apenas supuso novedades en pista. Newgarden se manejaba cómodo como líder y ampliaba su ventaja con Patricio O'Ward a cola de su vehículo pero sin que éste supusiera una amenaza. Tras el mexicano navegaba a buen ritmo Will Power con Conor Daly mordiéndole los talones hasta que consiguió superarle.

Breve anotación dominguera


Me gusta esta Fórmula 1 en la que los astros se alinean por arte de magia y siempre bajo determinadas circunstancias. Williams moría el otro día, hervía en sus propios vapores, la perdíamos, y con ella parte de nuestra tradición, y, de pronto, resurge de sus cenizas como quien se viste guapo quién sabe si para una última cita...

El pecunio es el que obra prodigios. La de Grove sigue en venta, y el estado de exaltación que provocó ayer que Russel y Latifi se metieran en Q2, bien podría ser que definiera una mejor posición en la subasta, con su precio al alza, como manda la liturgia que no cuida de los apestados de la parrilla pero siempre encuentra ocasión para proteger a los suyos. Bravo por Williams, si hay que cambiar de manos, mejor hacerlo con la cabeza alta.

Os leo.

sábado, 18 de julio de 2020

Lance y los milagros


No he sido el único que ha pensado que algo falla «mucho» en nuestra Fórmula 1 moderna cuando Lance Stroll ha sido capaz de quedar a tan sólo 9 décimas de Lewis Hamilton con el W10 del año pasado, eso sí, tuneado de rosa...

Dicen que en nuestra actividad no existen los milagros, que recuperar medio segundo de una temporada a otra es casi un imposible, pero la realidad, testaruda como una mula, nos dice que sí los hay aunque siempre bendigan a los mismos: Brawn GP en 2009, un ejemplo, y ahora Racing Point, british patanegra, of course!

Pagenaud returns


Los óvalos suponen una auténtica especialidad dentro del campeonato NTT IndyCar Series, en la que los lazos existentes entre el piloto y su Team deben ser más estrechos que de costumbre porque los límites de la actividad aprietan bastante más que en los ruteros.

Conor Daly partía desde la pole position e iba a pelear de lo lindo con Josef Newgarden en un esfuerzo infructuoso por retener la plaza de honor en el Grand Prix of Iowa Race 1, pero el vendabal arrancaba desde la última posición en parrilla por un problema mecánico habido durante la clasificación en su Penske, y se iba a ir abriendo paso como los guepardos preparan el asalto a las gacelas. 

Spyder de leyenda, el 908/2


En la imagen de arriba vemos a Udo Schütz durante los 1000 Km de Nürburgring 1969, conduciendo el Porsche que compartió con Gerhard Mitte, concretamente un 908/2 K, uno de los vehículos más carismáticos de finales de los sesenta del siglo pasado, en cuyo habitáculo se metieron también nuestros Juan Fernández, José Juncadella, Álex Soler-Roig o Jorge de Bragation, por citar ejemplos que recordamos todos.

El 908/2 era la versión descubierta del 908 estrenado en 1968 por la fábrica de Stuttgart, cuyo diseño estaba enfocado a exprimir la limitación de motores a 3.000 cc en el Grupo 6, que estableció la FIA en el Campeonato Internacional de Marcas para terminar con la hegemonía de los monstruos de años anteriores y con el fin de facilitar el mestizaje mecánico de la Resistencia con la Fórmula 1. 

viernes, 17 de julio de 2020

El cobre


Será efecto de la pandemia, del confinamiento, la segunda oleada o la madre que la parió, pero este neoliberalismo de taberna que ha surgido con el temita de que Vettel pueda sustituir a Pérez en Racing Point, se llame como se llame el año que viene, viene a reforzar mi idea de que las nuevas generaciones necesitan más hervores que las nuestras a su edad.

Si os soy sincero, diré que los billetes del señor Stroll no me producen orgasmitos ni alteraciones en el ritmo cardiaco, porque el problema del magnate canadiense es su hijo, y aquí, el multimillonario se nos está mostrando en pelota picada a pesar del decorado de billetes verdes y el carnaval capitalistik que se ha montado a su alrededor.

¡A tu salud, Lole! [07-07-2020]


Hay pilotos que dejan huella y Reutemann es uno de ellos, al menos para los de mi generación, porque para otras, el Lole es simplemente el argentino que desobedeció a Frank Williams y se ganó lo que había buscado... Ésta, que escribía hace nada para MomentoGP, es una versión de lo ocurrido antes de su partida definitiva. Hay más, obviamente, pero es que aquella gente daba para mucho, para tanto que la mayoría ha quedado grabada en nuestra memoria de manera indeleble.


El hoy senador por la provincia de Santa Fé, Carlos Alberto Reutemann, fue en su día uno de los pilotos más bellos de contemplar. Sobrio en sus relaciones personales y profesionales pero fino y limpio en lo deportivo, sobre la pista resultaba extremadamente inteligente y rápido tanto en piso seco como mojado, razón por la cual tuvo infinidad de seguidores mientras estuvo en activo, incluso entre la siempre especial afición británica, que torció el gesto cuando el santafesino firmó con Ferrari para sustituir a Niki Lauda en 1976 pero lo recibió con los brazos abiertos, aunque en silencio, tras su fichaje por Colin Chapman para cubrir el hueco dejado por Ronnie Peterson al fallecer debido a las heridas sufridas en su accidente durante el Gran Premio de Italia de 1978.

jueves, 16 de julio de 2020

Cosas de Hungaro


Hoy tenía pensado descansar de escribir en Nürbu pero un breve paso por Twitter después de comer me ha inclinado a tirar los planes a la papelera, ya que alguien ha tenido la feliz ocurrencia de recordar lo bien que nos lo pasábamos en 2006 en el circuito magiar por aquello de disipar las dudas que pesan sobre la edición 2020 al respecto de las enormes posibilidades que hay de que suframos la enésima procesión de Semana Santa, y me apetece echar el ratito comparando ambas temporadas para que comprendamos que, salvo que aparezca la lluvia, podemos ir sacando los capirotes, las cornetas y los clarines.

En 2006 el peso mínimo de los monoplazas era de 605 kilogramos con piloto, actualmente es de 746, por ejemplo. La anchura de los monoplazas era entonces de 1.800 mm y hoy es de 2.005 mm, mientras que la largura era de 4'8 metros y desde 2017 es libre aunque no supera los 5'4 según estimaciones [Mil palabras]. 

miércoles, 15 de julio de 2020

¡Arriba arriba, ándale ándale!


The Obrerón F1 World Champion se ha tomado muy en serio su papel de líder espiritual y ha comenzado a hacer bullying a compañeros y equipos, pero sin darse cuenta, supongo, o mejor dicho: quiero imaginar.

El juego al que está jugando es bastante peligroso y no está de más apuntarlo porque como ya ha señalado en Twitter gente más curtida que yo, el británico está patrimonializando un fenómeno social para beneficio de su propia imagen pública y utilizando para ello la enorme proyección que proporciona la Fórmula 1. Alguien debería recordarle que la mano izquierda nunca debe saber qué hace la derecha, y que tiene mucho más valor una actitud particular, íntima y personal, que la de una manada que responde obligada por las circunstancias. Sé que no lo va a entender, pero sí, alguien debería recordárselo para que no se acabe haciendo daño o se lo origine a otros, o peor aún: al movimiento que dice liderar.

Copy & Paste


No creo que se lleve a cabo la felonía que propuso ayer tarde el Bild, periódico amarillista donde los haya, por cierto, pero como con estas cosas es mejor no apostar vamos a comenzar la mañana por el hecho sustancial que hace relevante, e hiriente para algunos, que el RP20 de Racing Point se parezca tanto al W10 de Mercedes AMG del año pasado: es muy buena reproducción.

Cualquiera que haya prosperado en esta vida tirando del noble arte de copiar, sabe perfectamente que la primera obligación es ocultar lo máximo posible el parecido con el original, porque hacerlo en contrario es pardillo y muy negligente —recordad a Bruno, el de Amanece que no es poco, al que le salía Luz de agosto de Faulkner sin querer... un descrédito, por concretar.

martes, 14 de julio de 2020

A beneficio de inventario


Es una verdadera lástima que el respeto que se reclama para ciertos pilotos, sólo ciertos pilotos, pase a un segundo o tercer plano en el caso de otros, sencillamente porque los prejuicios, y muchas veces las mentiras o perspectivas erróneas, los han convertido poco menos que en fungibles o carne de cañón.

Comprendo que a muchos les haya pillado con el pie cambiado la filtración que apunta a la inminente renovación de Valtteri Bottas por Mercedes AMG, pero, de concretarse, claro, la decisión no deja de tener una lógica aplastante: el de Nastola ha funcionado muy bien como segundo piloto de Hamilton, es un tipo leal que acepta de buena gana incluso perder una carrera para que la gane su compañero por el bien del equipo y la paz mundial... No sé, desde que fichó por Brackley a principio de 2017, ha sumado 878 puntos de los 2.062 que ha obtenido la británica, fue subcampeón el año pasado y ahora mismo lidera el Mundial 2020 después de haber ganado en el Gran Premio de Austria y quedar segundo en el de Styria.

Rosenqvist rompe racha


Con temperatura algo superior a la que disfrutamos durante la carrera del sábado y un asfalto en mejores condiciones [Imparable Dixon], Patricio O'Ward partía desde la pole en la Road America Race 2 y supo mantenerse en cabeza hasta las postrimerías de la segunda ronda en Elkhart Lake.

La arrancada fue muy embarullada y estuvo marcada por un par de lances habidos mientras los coches ganaban velocidad y un Will Power acuciado por las prisas y demasiado falto de precisión. Las ansias del australiano tuvieron a Hunter-Reay como principal víctima propiciatoria, aunque también alcanzaron a Rahal, quien terminó tocando a Rosenqvist, lo que supuso que sin haber cubierto apenas nada de la carrera la parrilla ya anduviera descompuesta. Power acabó contra las protecciones aunque abandonaba el coche por su propio pie.

lunes, 13 de julio de 2020

Norris vs. Sáinz


El fútbol hace años que entró de puntillas en la Fórmula 1 para adueñarse de ella, de la mano, precisamente, de los que andan ahora llamando hooligans a los demás o sembrando agravios flanderianos en cualquier esquina, de manera que si llevas una camiseta de un color estarás ofendiendo a los que usan otros colores, y si llevas el 55 a la espalda, obviamente estarás faltando al respeto o infravalorando a Lando Norris, que, como es de sobra conocido, utiliza el dorsal número 4 dentro de la misma escudería...

Dicen que no ofende quien quiere sino quien puede, pero es seguro que si hay alguien predispuesto a ofenderse lo hará a todas horas, por bobadas, por minucias, por chorradas como campanarios de grandes, incluso por señalar que McLaren estuvo ayer muy espesita con Carlos y jodió el Gran Premio de Styria al madrileño.

¡Que viva el show!


Cuando Bridgestone se estrenó en 2008 como suministrador único de compuestos para la Fórmula 1, se nos vendió el invento como una mejora sustancial que iba a beneficiar a todos, a los equipos porque ayudaría a controlar los costes de fabricante y escuderías y terminar con las figuras de los clientes prime, y al aficionado porque el codiciado espectáculo iba a aflorar ya que a igualdad de producto eran previsibles más adelantamientos y una mayor implicación del piloto en el formato de competición.

Despertamos pronto de aquel sueño. La crisis económica golpeó fuerte al sector automotriz y a Bridgestone empezaron a no salirle las cuentas mientras su imagen de marca se resquebrajaba porque en Fórmula 1 sus ruedas duraban una eternidad. Los equipos preferían no enredarse entendiendo neumáticos y cumplían con el cambio obligatorio porque había que cumplirlo. En 2009 la japonesa anunciaba que no continuaría como suministrador a partir de la conclusión de su contrato a finales de la temporada siguiente. En junio de 2010 Pirelli será elegida como sustituta y empezará a desempeñar ese papel en 2011...

domingo, 12 de julio de 2020

Forza! Essere Ferrari!


Que sí, Charles se ha pinzado a Sebastian de mala manera pero seamos sinceros: de forma tan asazmente dramática nos hemos ahorrado una prueba de mierda porque la rossa no estaba para muchas fiestas en esta segunda ronda en Spielberg, más bien todo lo contrario, que sé que nos entendemos.

Borrón y cuenta nueva, que decía aquél, y hagámonos un favor: dejémonos de mirar en clave Vettel lo que sucede en la de Maranello porque nos vamos a perder una bonita porción del metraje de la película. La italiana ha empezado la temporada de la peor manera posible pero muy en sintonía con lo que viene siendo su tradición más arraigada: cagarla cuando no debería, aunque hay buenas noticias, esto de que los dos compañeros de un mismo equipo se arruinen mutuamente las opciones no es patrimonio exclusivo de La Scuderia; Hamilton se llevaba puesto a Rosberg en el Gran Premio de España 2016, Ricciardo a Verstappen en el de Azerbaiyán 2018, Senna a Prost en Japón 1989, y paremos de contar porque todo el ruido de hoy se circunscribe a que Charles ha jodido esa magnífica carrera que llevaba Sebastian en el bolsillo... Really, George?

Imparable Dixon


La primera prueba de las dos previstas en Elkhart Lake nos ha vuelto a brindar un nuevo recital de Scott Dixon, quien despega literalmente en la tabla general de la NTT IndyCar Series tras su tercera victoria consecutiva, y esta vez ante público.

Josef Newgarden partía desde la pole en el Road America Race 1 pero no pudo materializar esta ventaja por un problema en su segunda parada en boxes y un mal planteamiento de ruedas en su último relevo. Pero quien sí supo aprovechar las numerosas coyunturas que se dieron en el trazado de Wisconsin fue Dixon, quien partiendo desde la nona posición en parrilla, a partir del caution provocado por Jack Harvey en el giro 38 fue dando buena cuenta de sus rivales hasta colocarse definitivamente en cabeza y ver el banderazo final por delante de Will Power y Álex Palou, y es que el rookie español resultó ser protagonista indicutible de la carrera.

sábado, 11 de julio de 2020

Un frisón bajo la lluvia


Desde que se inventó el parque cerrado se jodieron las comparaciones con etapas pasadas pero hay algo que permanece: las sensaciones que provoca un piloto yendo rápido en condiciones extremas...

Desconocemos qué setups han utilizado los pilotos en clasificación y qué incidencia tendrán en carrera, Max venía como una centella, Brackley ha hecho un trabajo estupendo buscando hueco sin tráfico y poniendo a Hamilton al borde del tiempo disponible en Q3, pero ha sido Lewis quien ha materializado el milagro, porque como siempre escribo: hay que estar ahí, dispuesto a aprovechar ese milímetro cúbico de suerte que suele pasar ante los ojos y manos de los mortales sin que se le haga caso.

Dame una M, dame una U...


Liberty Media ha hecho pública la extensión del calendario 2020 a diez pruebas con la incorporación del Gran Premio de la Toscana (Scuderia Ferrari’s 1000th Grand Prix) y el de Rusia, con fechas consolidadas el 13 de septiembre para el primero y el 27 de ese mismo mes para el segundo.

Con todo esto seguimos sin salir de Europa —Sochi está situado en la zona considerada euroasiática de Rusia—, pero tendríamos cubierto de sobra el cupo mínimo de pruebas requeridas para poder denominar Mundial al campeonato, aunque quedaría por resolver el asunto de la visita al menos a dos continentes más. Eso sí, entre los trazados de Mugello y Sochi imagino que sabéis con cuál me quedo y dónde no me importaría que se celebrasen las carreras que hiciesen falta...

Os leo.

El 6 de 1982


Si no conocíais el dato espero que ahora entendáis por qué Nico Rosberg, nuestro último Campeón del Mundo alemán, eligió el número 6 como dorsal: era el mismo que llevaba el Williams de su padre cuando consiguió el título Mundial en 1982.

Y bien, el FW08 fue un coche de media parrilla que supo dar un campeonato a un Keke Rosberg en estado de gracia que lo aprovechó hasta las últimas esencias en una temporada compleja como pocas.

viernes, 10 de julio de 2020

Adaptarse o morir y un gracias


Por fortuna para todos no pertenezco a esa raza de monumentos de la Humanidad que, afirmando disponer de unos currículums asombrosamente amplios y nutridos, se pasan todo el puto día en redes sociales. No sé en qué consiste, pero a mí me sucede que en cuanto la carga de trabajo sobrepasa mis limitadas capacidades empiezo a rascar por todos lados y, precisamente, en redes es donde menos asomo el hocico.

Tenemos encima un fin de semana especialmente cargadito de los que, imagino, habrá unos cuantos por delante, ya que comprimir las temporadas de IndyCar y Fórmula 1 acarrea un ritmo endemoniado de seguimiento y disfrute de eventos y, lógicamente, de publicaciones. Y sí, todo este lío me ha pillado con el pie cambiado porque soy un tipo sencillito y con lo del coronavirus y la apertura de ventana editorial este otoño, a mí también me han arrollado los acontecimientos y las prisas y todas esas cosas que me permiten comer a diario y pagar las facturas a fin de mes...

jueves, 9 de julio de 2020

No viene Black Widow


El comienzo de esta temporada que nos ha ha caído del cielo apretada como un demonio con corsé, está dejando sabrosas experiencias aunque parece importarnos un pimiento, ya que defender a Sebastian Vettel copa la mayoría de discusiones y debates. Vuelvo a repetirlo aunque suponga dar sermones en el desierto: rodear de excusas al de Heppenheim no hace otra cosa que empequeñecerlo aún más de lo que ha conseguido reducirse él en su último año en Red Bull y su etapa en Maranello.

El tetracampeón es un tipo adulto y sabrá por qué y dónde se ha metido y cómo debe salir, y si no lo sabe es que no ha perecido la pena, que decía aquél. Como comenté en su día, para mí sigue siendo un hombre de La Scuderia hasta final de esta temporada y a este mantra me agarro con tal de no recordar que, en 2014, sus incomodidades con el RB10 llevaron a la de Milton Keynes a proporcionarle hasta cuatro chasis diferentes, a los que, obviamente, se adaptaba Daniel Ricciardo inmediatamente porque el australiano venía de hierros y cualquier cosa que no fuese un Toro Rosso sentía que podía llevarle al Paraíso.

Ucronía


Se nos habrá olvidado todo cuando dentro de unos años la Wikipedia destaque que Max Verstappen es el primer y único ganador del Gran Premio de Styria, pero mientras esto sucede, toca recordar que Alexander Albon iba tercero en la vuelta 61 cuando atacó y sobrepasó a Lewis Hamilton antes de que éste se ganara una sanción de 5 segundos por arruinar la carrera del tailandés.

No fue mal el RB16 en Austria. Un fallo electrónico acabó con las aspiraciones de Verstappen al poco de haberse iniciado la prueba. El neerlandés circulaba en segunda posición, entre los dos Mercedes AMG, cuando sufrió el percance que le obligó a abandonar en el giro 11. No, Red Bull no queda descartada para la cita de este próximo fin de semana, más bien, pienso, saldrá a por todas con tal de ganar en casa, lo que nos pone en que es incluso posible que la Wikipedia acierte aunque ahora mismo, a jueves 9 de julio de 2020, todo suene a ucronía.

Os leo.

miércoles, 8 de julio de 2020

Tirar del equipo


La magia en Fórmula 1 se obtiene currando duro, y la muestra la tuvimos el domingo pasado en el circuito Red Bull Ring, cuando Charles Leclerc, con un monoplaza que no estaba para demasiadas fiestas, supo auparse hasta la segunda posición al término de la prueba...

Este sencillo acto de fe que ejecutó el monegasco, en sus propias posibilidades y también las del equipo, parece que ha ayudado a canalizar las energías en La Scuderia, de forma que las evoluciones previstas para Hungría o la primera en Silverstone podrían estar listas este próximo fin de semana. ¿Una cosa es consecuencia de la otra? Bueno, llevo suficiente por aquí como para pensar que es así. 

A Styria nos vamos


Ya es oficial que Fernando ha fichado por Renault, y mientras el apasionamiento se desdobla para parecer lo que no es y acepta que esto no va de quién tenía razón o quién lo dijo antes, sino de que el asturiano ha decidido volver por la puerta que dejó abierta en agosto de 2018, sólo tengo que comentar que defendí la decisión del Kaiser de retornar durante el Mundial de 2010 —a fin y a cuentas, estas cosas no dejan de ser decisiones personales—, y que, antes de que supiésemos que el puerto donde iba a amarrar el asturiano se llamaba Enstone, ya mostré mi afinidad por el RS-20 [Desde el sofá (Renault)]... 

Venga, va, mi apuesta era McLaren desde un principio, pero esto carece de relevancia a estas alturas de la película.

martes, 7 de julio de 2020

A Song of Ice and Fire


Dicen que vuelves y me apetece que sea cierto sólo viendo la respuesta de apasionaditos y belvederes al susurro del viento en la colina, y ruego que sea cuanto antes...

Entoné el You'll Never Walk Alone en tu honor cuando nuestras filas se desangraban porque los seres humanos somos así, frágiles; porque la fe hay que cuidarla como el amor, todos los días; porque es jodido resistir atado al mástil mientras, sobre las rocas, cantan las sirenas llamando al barco a que se deje mecer por los brazos de los acantilados.

Falta color


Sólo nos faltaba que Liberty Media se enterase de que hay muchos que no han echado en falta el público en Spielberg, que yendo a lo puntual la retransmisión ha ganado enteros. Río por no llorar. ¿Quién nos dirá ahora que no vende entradas, que no llena gradas, que el show que dan los cochecitos en pista carece de tirón...? ¿Quién gritará o jaleará a los suyos cuando pasen enfrente; quién rendirá honores a los ganadores abarrotando la línea de meta en Monza?

Un circuito sin gente es una carretera...

lunes, 6 de julio de 2020

Aliarse con el diablo


Mientras Hamilton estaba a otras cosas Valtteri no se anduvo por las ramas en el Red Bull Ring, de forma y manera que marcó territorio el sábado y salió a por todas ayer domingo. Toto Wolff ha afirmado que no hubo órdenes de equipo ni Multi 21 porque a comienzos de temporada dejan pelear a sus chicos por libre, pero algo sí pasó cuando se hizo necesario recurrir al tema de los sensores y los pianos para contener la arremetida del hexacampeón, quien no pareció encajar muy bien que su compañero tomara las de Villadiego y, discúlpenme la reiteración que viene, gestionase la carrera con bastante más cabeza que él.

Con el tema del coronavirus sobre la mesa, cobra una importancia sobresaliente el temita de que Bottas haya dado un sartenazo a Hamilton a las primeras de cambio. Imagínense ustedes que los dos dan positivo este próximo fin de semana y se ven obligados a guardar cuarentena. Así y todo el de Nastola llegaría con 13 puntos de ventaja sobre el inglés a la cuarta prueba de la temporada. Pongámonos en un sí es no es. Da positivo Valtteri... Mejor nos dejamos de hacer cuentas funestas, porque como el que dé positivo sea Hamilton, el abismo que se abriría en Bélgica para el de Stevenage sería mayor que el de Helm.

Vettel en la UCI


Está resultando todo tan tierno que no sé ni por dónde empezar. En 2007 era de blandos de corazón y poco entendidos hablar del vehículo (su aerodinámica, sus gomas, etcétera), como causa y detonante de los desequilibrios habidos entre Hamilton y Alonso durante la cohabitación tormentosa que hubo entre ellos, Ron Dennis y los medios anglosajones. 

Aquel ménage à quatre se explicaba solo. Recordemos: Lewis era la polla de Bedoya, el patrón de McLaren no tenía por qué tolerar al asturiano y, la prensa, lista como el hambre y acertada siempre, anotaba puntualmente los pormenores del declive del bicampeón del mundo ante la irrupción en escena de un fenómeno incontestable.

domingo, 5 de julio de 2020

En buenas manos


No parece mala idea haber dado bola a Lando Norris en Spielberg. Ayer se ganó el derecho a liderar el equipo en Austria, su carrera ha sido muy buena y sí, posiblemente haya habido alguna instrucción por radio para que Carlos bajara los humos, pero el equipo es lo primero y nadie habría deseado un Interlagos rosso que empañara lo conseguido.

Más allá de las víctimas por pupita y el cacareo de los que se han puesto a gritar ¡lo véis! como si el resto fuésemos gilipollas del culo y no supiésemos de sobra qué calidad tiene el de Brístol, hoy a McLaren le tocaba mostrarse inteligente y bajo mi humilde punto de vista lo ha logrado. 

Dixon da dos veces


Con la doble cita en Road America en el horizonte (se celebran este próximo fin de semana, sábado 11 y domingo 12), el evento en el rutero de Indianápolis nos permitió disfrutar de una carrera rápida con relativas pocas interrupciones, de la que acabó sacando máximo provecho un Scott Dixon que se consolida al frente de la clasificación de la NTT IndyCar Series después de haber ganado (también) la prueba inicial en el óvalo de Fort Worth [Texas de madrugada].

Con Will Power partiendo desde la pole, se demostró rápido que la estrategia general pasaba por imponer un ritmo fuerte con la intención de ir descolgando rivales, lo que originó un temprano peregrinaje por boxes. En el giro 9 entraban Hinchliffe, O'Ward y Pagenaud con la intención de protegerse, y para el 19 habían terminado de entrar los coches de cabeza, ocasión que aprovechó Graham Rahal para hacerse con el liderazgo.

sábado, 4 de julio de 2020

El espíritu de Ali G.


Honestamente, el día que me digáis que podemos llamar gilipollas a Lewis se lo llamo gustosamente, básicamente porque viniendo de mí él no se lo va a tomar a mal.

En fin, el primer Campeón del Mundo de la clase obrera vuelve a salir de rositas de un lance claro y otro dudoso, seguramente porque es negro —«Me persiguen como le pasaba a Senna. Será porque soy negro. Ya lo dice Ali G...» [Será porque soy negro]—, pues en plena vorágine de defensa de los derechos raciales a ver quién es el guapo que pone en su sitio al idiota. Vettel no tuvo tanta suerte en Canadá 2019. El alemán metió la pata y el reglamento le cayó encima con todo su peso, seguramente porque es blanco, nos ha jodido mayo con las flores.

La contingencia


La ausencia de público en el Gran Premio de Austria me lleva a recordar aquello de «¡Alcalde, nosotros somos contingentes pero tú eres necesario!», lo que en su sentido filosófico viene a significar que el gentío (por sí mismo) siempre ha importado un pimiento y existen cosas que prevalecen y deben prevalecer por siempre jamás.

Liberty Media tenía prisa —bueno, aquí tenía prisa hasta el Tato, para qué engañarnos—, y con tal de arrancar de una puñetera vez, la dueña del FOM ha sacrificado el flanco prescindible del espectáculo. No hay espectadores en el Red Bull Ring, y el caso es que la falta del jugador número 12 se nota, y mira que Spielberg es grande y abierto, hasta el punto de que el show de este fin de semana cojea mucho y se asemeja al que ofrecen unos vulgares entrenamientos a puerta cerrada, un filming day de esos. Pero no importa, fundamentalmente por la contingencia filosófica y porque el aficionado es, en líneas generales, un ser domesticado de los que le han gustado siempre a Bernie y los que dirigen el cotarro: masa que no levanta la voz, que no profiere una palabra más alta que otra, que no monta bulla, que acepta mansamente ser comparsa y sólo cuando toca, of course!

Os leo.

viernes, 3 de julio de 2020

Ballad of a law abiding sophisticate


Qué bien entra Colter Wall a estas horas...

Será que no soy futbolero, que no busco trabajo o que no aspiro a que Roma me pague como traidor, pero este estado de exaltación que viven algunos observando cómo Mercedes AMG sigue haciendo lo mismo que desde 2014, ni me sorprende ni me eleva el ánimo ni me lleva a dar grititos orgásmicos, más bien me inclina a todo lo contrario.

El futuro de Williams [18-06-2020]


Cuando faltan faros y la actualidad da justito para lo que da, nuestro deporte mantiene viva la tradición de recurrir al espacio mercantil para mantener viva la llama —a mí sigue pareciéndome un sindiós, pero la afición responde y aquí cabe poco que decir—. El caso es que Williams puede cambiar de manos y llevamos suficientes semanas con el asunto a cuestas como para rechazar dedicarle unas líneas por ver si sirven de algo. Así las cosas, hace un par de semanas reflexionaba en mi espacio en Graining.es sobre esta serpiente primaveral y veraniega, y hoy toca compartir aquel texto, más que nada por evitar que alguien pierda el sueño. Pasen y lean...


Aunque suene a perogrullada, el futuro de Williams pasa inevitablemente por superar a la mayor brevedad posible la grave situación que atraviesa en estos instantes, que no es sino fruto de una delicada deriva que se comenzó a torcer a partir de la ruptura con BMW a finales de 2005, que continuó errática unas temporadas más y se complicó con los vaivenes normativos que rodearon el estreno en 2009 del KERS (Kinetic Energy Recovery System) y los años siguientes, para terminar recibiendo la puntilla en plena y carísima estapa híbrida, vamos, que el coronavirus sólo ha supuesto el inevitable colofón a una historia que ya venía muy tocada en lo económico y deportivo, y, siendo sinceros, desde muy atrás.

jueves, 2 de julio de 2020

Disfrutas o monetizas


Tiene gracia (mucha), que los que exigían carné para hablar de Fórmula 1 en público, o negaban la voz para criticar a un tetracampeón del mundo a quien no había ganado ningún mundial ni había conducido un F1 (sic), anden ahora desmereciendo a los que escriben sobre nuestro deporte porque escribir escribe cualquiera (sic, sic, pimpampúm). 

Tiene más gracia aún que sus convecinos de cueva se hayan abonado a esta triste idea. En las dictaduras no caen primero los ingenieros ni los hombres de ciencia, sucumben antes que nadie los artistas, los maestros, los escritores, los filósofos y los de letras, porque son esencialmente mucho más peligrosos. 

El capital humano [18-06-2020]


Se nos está echando encima el inicio del campeonato, y puesto que después del Gran Premio de Austria [I] comenzaré mi rutina habitual de colaboración con otros medios, parece que viene que ni al pelo la ocasión de recordar un artículo de opinión que escribí hace un par de semanas para MomentoGP, en cuyas líneas reflexionaba sobre una de las numerosas peculiaridades que adornan nuestra actividad de 2010 a esta parte: no contar con el capital humano por atender antes a las necesidades económicas de los equipos. El conductor cuenta cada vez menos, y es sintomático porque la pieza más golosa a cobrar y con la que más pecho se saca es, precisamente, el Mundial de Pilotos...


Las dudas que hay sobre la continuidad de Sebastian Vettel a partir de finalizar esta temporada —hasta ese instante todavía estará vigente su relación con Ferrari—, han reabierto el debate sobre el desperdicio de capital humano en la Fórmula 1.

miércoles, 1 de julio de 2020

¿Qué tendrá que ver?


Gracias a Dios, Niki fue de esos hombres que no necesitaron liderar grandes movimientos sociales para quedar grabados en el corazón de los aficionados. Le bastaba ser él mismo, construirse alrededor de sí mismo y levantarse cada mañana con fe ciega en que iba a ser el más rápido en pista, su territorio de caza...

El padre de la frase «Happinness is an enemy. It weakens you. Suddenly, you have something to lose», se ha convertido también en el padre putativo del hexacampeón de Lego, por mor, supongo, de que alguien se pasó con la sacarina el pasado 20 de mayo, pues en fechas señaladas, como son los aniversarios, siempre surge quien ve conjunciones de astros al estilo la ex ministra Leire Pajín con Zapatero y Obama.

¿Asalto a La Triple Corona?


Hasta hace nada teníamos coche, una fecha: 23 de agosto, y un hombre dispuesto a vencer en las 500 Millas de Indianápolis para cerrar La Triple Corona. Hoy tenemos el mismo coche, la misma cita, conocemos su decoración definitiva, pero al piloto, me temo, no le importa tanto como en 2017 emular a Graham Hill...

Fernando tiene de especial que es un tipo que se adapta a las circunstancias para superarlas y crear con ellas expectativas renovadas y nuevos retos. No es el mismo individuo de hace tres años, fundamentalmente porque en este intervalo de tiempo ha tomado decisiones bastante graves y ha ido sorteando todos los escollos que han salido a su paso, y con éxito razonable. En este sentido, su primera participación en el óvalo por antonomasia suponía casi una reivindicación, pero después de dos Rolex 24 at Daytona, una de ellas con victoria absoluta, un Supercampeonato Mundial de Resistencia, sus triunfos en el WEC y sus dos triunfos consecutivos en las 24 Horas de Le Mans, amén de su participación en el Dakar 2020, las 500 Millas han dejado de ser una necesidad.