miércoles, 25 de mayo de 2022

Y lo bien que lo pasamos

A estas alturas de la película de mayo, pero en 2017, resultaba particularmente llamativo el cristo montado alrededor del estreno de Fernando Alonso en las 500 Millas de Indianápolis, fomentado, principalmente, por los numerosos mermaos que decidieron tomar el fuerte al grito de ¡intrusos!

No lo consiguieron, a lo de tomar el fuerte me refiero, pero nos pusieron la cabeza como un tamboril y las orejas rojas como cabezas de fósforo, y todo porque su argumento telonero consistía en que habíamos llegado siguiendo al asturiano y nos íbamos a ir cuando el asturiano se fuera...

domingo, 22 de mayo de 2022

Alfombras rojas

Suenan voces sobre la mala organización del Gran Premio de España en su sexagésimo cuarta edición, pero lo que me preocupa de verdad es la cada vez más paupérrima escenografía que rodea la Fórmula 1, circunstancia que también ha afectado a nuestra carrera de casa. 

Vale que no hemos nacido ayer y todos esperábamos una reacción de la FIA ante las palabras de Fernando Alonso en rueda de prensa, pero consentir en otorgar a Lewis Hamilton la medallita de Mejor Piloto del Día (Driver of the Day) supone la enésima defecación sobre las constantes que han hecho de nuestro deporte el pináculo del motorsport, aunque sea nominalmente.

¡Sí, le viene grande!


Escribo tan bien, sobre todo de la vida, que cuando dediqué unas coplillas a Szafnauer hace relativamente poco [¡Ay, que le viene grande!], el orondo gurú de gurúes en redes sociales sólo pudo argumentar en mi contra que no tomaba en consideración «opiniones de sofá», más o menos, que tampoco merece la pena afinar mucho en el portento de cita.

El caso es que cuando tocaba empezar a demostrar que Alpine está para hacer algo más que el ridículo, el bueno de Otmar ha vuelto a mostrar su patita de melifluo jefe de filas y ha matado en Q1 a su mejor activo, lo que, deportivamente hablando, significa que queda poquita carrera porque clasificar bien en Montmeló no es crucial pero sí muy relevante de cara al resultado final.

sábado, 21 de mayo de 2022

Al César lo que es de Charles

Por suerte la manzana de Newton sigue cayendo hacia abajo y la lógica se acaba imponiendo así retorzamos la realidad más allá de lo razonable, y en los instantes de escribir este texto me saludo, por alguno de vosotros, o por todos, por mí mismo también, al comprobar que a Charles Leclerc se le comienza a reconocer no sólo que es un gran clasificador, sino que quizás es el mejor de la especialidad en esta faceta y con la actual parrilla.

No es sólo el coche, que seguramente también tiene su importancia, son las manos y cerebro del monegasco, que al estilo de los mejores old school, dibuja una curva cuando su mente está puesta en cómo delinear la siguiente y la consecutiva. Que yo sepa el de Ferrari no habla todavía con Dios, pero es disfrutar de sus onboard los sábados y palpar con la yema de los dedos que el muy cabrón lleva algo especial en su interior que lo convierte en un arma letal a una vuelta.

Os leo.

viernes, 20 de mayo de 2022

El condicional eterno

Poco podemos hacer con una prensa, así, en general y que no se me alarme nadie, que ni siquiera se cuestiona quién puede estar moviendo sus hilos y a qué intereses puede terminar atendiendo.

Desde que estrené Nürbu en agosto de 2007, que, como he confesado infinidad de veces, me servía entonces para contestar a los medios que intoxicaban a mis cuñados, la cosa no ha hecho sino empeorar gradualmente, de manera que, ahora, ante cualquier noticia o información prefiero tomarme mi tiempo antes de responder. Mick Schumacher no terminó en Alpha Tauri sino que renovó por Haas, Audi no adquirió McLaren, las unidades de potencia no garantizaban el éxito en 2022, Briatore no fichó por Enstone a pesar de que prácticamente «estaba hecho», etcétera, etcétera, etcétera.

La última noche de Ayrton Senna [G. Terruzzi]

A la estela de la película Senna de Asif Kapadia (2010), surgieron diferentes iniciativas literarias que pretendían incidir en la humanización del héroe, lo que supone, de base, admitir que a pesar del tiempo transcurrido desde su muerte en Tamburello permanece fuertemente idealizada. 

Compro la idealización del ídolo brasileño pero no comulgo con la necesidad de humanizarlo, mucho menos en formato novela, pero sin ser sennista, mi afición por la Fórmula 1 lleva a quienes me quieren —sí, los hay—, a pensar que un libro sobre el paulista puede resultarme un gran regalo, y, bueno, este tipo de azares están ahí y La última noche de Ayrton Senna ocupa su sitio en mi biblioteca a pesar de que jamás lo habría adquirido porque no me gustan las vidas de santos (hagiografías) ni los enfoques supuestamente revisionistas que se amparan en el género novelado para acabar resultando más de lo mismo, fundamentalmente porque Kapadia se mostró Dios en este terreno a la hora de perpetrar su afamado documental.

jueves, 19 de mayo de 2022

So long ago, so clear

Fuimos jóvenes, tuvimos sueños y gozamos de banda sonora cuando creíamos ser capaces de comernos el mundo antes de la primera derrota, de las siguientes derrotas; de esa derrota en particular que descuadernó nuestro barco, hizo que las tracas del forro saltaran en mil pedazos y finalmente lo varó, herido de muerte, en las arenas que una vez hollaron los pies del equipo de atletismo de Inglaterra.

Bastaba creer. Todo era tan sencillo como creer que la victoria resultaba posible, que el duro entrenamiento servía de algo, que el monstruo dejaría de destruir nuestra infancia, que Isa estaría siempre a nuestro lado.

miércoles, 18 de mayo de 2022

Cultura Ferrari

No sé cuándo entró definitivamente la sangre futbolera en las venas de la Fórmula 1, aunque si sé que avisé, long, long ago, que llegaba llamando hooligans a los demás e imponiendo cosas del respeto y el amor incondicional a los colores, y criterios de selección natural que pasaban por valorar qué piloto o equipo sumaba más puntos, más hitos o más títulos, o más récords.

Adornado con máximas sacadas de contexto y frases buenistas que podían firmar Deepak Chopra o Paulo Coelho, su veneno se abrió paso entre nosotros y llegó hasta la cocina, para, un poco como hacen mis cuñadas en el día a día, decirnos de qué arbol y qué rama, y a qué hora, por supuesto, debemos ahorcarnos.

martes, 17 de mayo de 2022

¡Que Dios se lo conserve!

La renovación de Alonso con Alpine está proporcionando más hype por centímetro cuadrado del que muchos aspirantes a gurú pueden tolerar.

No veo mal vivir del asturiano, a ver, a fin y a cuentas de algo hay que tirar para llegar a fin de mes, pero no jorobemos que la bendita renovación pueda estar originando más ríos de tinta que los que brindó la susodicha de Hamilton por Mercedes AMG a finales de 2020, y eso que uno era ya heptacampeón y Kallenius andaba de nones.

Crónica de sucesos

El Grand Prix of Indianapolis Race 1 (la 2 se celebra en julio), cerrado este sábado pasado sobre la cuerda del trazado interior de Indianapolis, comenzó adelantado sobre el horario previsto por aquello de esquivar las precipitaciones, y concluyó pasado por agua, recortado en duración y evidenciando que incluso en la moderna IndyCar se conjugan mal lluvia y competición.

Colton Herta, vencedor de la prueba, confesó a su término que era la carrera más dura que había disputado, Simon Pagenaud, segundo, acabó pidiendo un limpiaparabrisas porque la visibilidad era prácticamente nula a través del Aeroscreen. En realidad, la cita tenía todos los boletos para haber sido cancelada o pospuesta a la espera de una mejor meteorología, solución que (pienso), no se abordó porque forma parte del pack Indy500 del mes de mayo en el Condado de Marion y se celebra en el reino de Roger Penske, a la sazón propietario del circuito y el campeonato.