martes, 7 de julio de 2020

A Song of Ice and Fire


Dicen que vuelves y sólo viendo la respuesta de apasionaditos y belvederes al susurro del viento en la colina me apetece que sea cierto, y ruego que sea cuanto antes...

Entoné el You'll Never Walk Alone en tu honor cuando nuestras filas se desangraban porque los seres humanos somos así, frágiles; porque la fe hay que cuidarla como el amor, todos los días; porque es jodido resistir atado al mástil mientras, sobre las rocas, cantan las sirenas llamando al barco a que se deje mecer por los brazos de los acantilados.

Falta color


Sólo nos faltaba que Liberty Media se enterase de que hay muchos que no han echado en falta el público en Spielberg, que yendo a lo puntual la retransmisión ha ganado enteros. Río por no llorar. ¿Quién nos dirá ahora que no vende entradas, que no llena gradas, que el show que dan los cochecitos en pista carece de tirón...? ¿Quién gritará o jaleará a los suyos cuando pasen enfrente; quién rendirá honores a los ganadores abarrotando la línea de meta en Monza?

Un circuito sin gente es una carretera...

lunes, 6 de julio de 2020

Aliarse con el diablo


Mientras Hamilton estaba a otras cosas Valtteri no se anduvo por las ramas en el Red Bull Ring, de forma y manera que marcó territorio el sábado y salió a por todas ayer domingo. Toto Wolff ha afirmado que no hubo órdenes de equipo ni Multi 21 porque a comienzos de temporada dejan pelear a sus chicos por libre, pero algo sí pasó cuando se hizo necesario recurrir al tema de los sensores y los pianos para contener la arremetida del hexacampeón, quien no pareció encajar muy bien que su compañero tomara las de Villadiego y, discúlpenme la reiteración que viene, gestionase la carrera con bastante más cabeza que él.

Con el tema del coronavirus sobre la mesa, cobra una importancia sobresaliente el temita de que Bottas haya dado un sartenazo a Hamilton a las primeras de cambio. Imagínense ustedes que los dos dan positivo este próximo fin de semana y se ven obligados a guardar cuarentena. Así y todo el de Nastola llegaría con 13 puntos de ventaja sobre el inglés a la cuarta prueba de la temporada. Pongámonos en un sí es no es. Da positivo Valtteri... Mejor nos dejamos de hacer cuentas funestas, porque como el que dé positivo sea Hamilton, el abismo que se abriría en Bélgica para el de Stevenage sería mayor que el de Helm.

Vettel en la UCI


Está resultando todo tan tierno que no sé ni por dónde empezar. En 2007 era de blandos de corazón y poco entendidos hablar del vehículo (su aerodinámica, sus gomas, etcétera), como causa y detonante de los desequilibrios habidos entre Hamilton y Alonso durante la cohabitación tormentosa que hubo entre ellos, Ron Dennis y los medios anglosajones. 

Aquel ménage à quatre se explicaba solo. Recordemos: Lewis era la polla de Bedoya, el patrón de McLaren no tenía por qué tolerar al asturiano y, la prensa, lista como el hambre y acertada siempre, anotaba puntualmente los pormenores del declive del bicampeón del mundo ante la irrupción en escena de un fenómeno incontestable.

domingo, 5 de julio de 2020

En buenas manos


No parece mala idea haber dado bola a Lando Norris en Spielberg. Ayer se ganó el derecho a liderar el equipo en Austria, su carrera ha sido muy buena y sí, posiblemente haya habido alguna instrucción por radio para que Carlos bajara los humos, pero el equipo es lo primero y nadie habría deseado un Interlagos rosso que empañara lo conseguido.

Más allá de las víctimas por pupita y el cacareo de los que se han puesto a gritar ¡lo véis! como si el resto fuésemos gilipollas del culo y no supiésemos de sobra qué calidad tiene el de Brístol, hoy a McLaren le tocaba mostrarse inteligente y bajo mi humilde punto de vista lo ha logrado. 

Dixon da dos veces


Con la doble cita en Road America en el horizonte (se celebran este próximo fin de semana, sábado 11 y domingo 12), el evento en el rutero de Indianápolis nos permitió disfrutar de una carrera rápida con relativas pocas interrupciones, de la que acabó sacando máximo provecho un Scott Dixon que se consolida al frente de la clasificación de la NTT IndyCar Series después de haber ganado (también) la prueba inicial en el óvalo de Fort Worth [Texas de madrugada].

Con Will Power partiendo desde la pole, se demostró rápido que la estrategia general pasaba por imponer un ritmo fuerte con la intención de ir descolgando rivales, lo que originó un temprano peregrinaje por boxes. En el giro 9 entraban Hinchliffe, O'Ward y Pagenaud con la intención de protegerse, y para el 19 habían terminado de entrar los coches de cabeza, ocasión que aprovechó Graham Rahal para hacerse con el liderazgo.

sábado, 4 de julio de 2020

El espíritu de Ali G.


Honestamente, el día que me digáis que podemos llamar gilipollas a Lewis se lo llamo gustosamente, básicamente porque viniendo de mí él no se lo va a tomar a mal.

En fin, el primer Campeón del Mundo de la clase obrera vuelve a salir de rositas de un lance claro y otro dudoso, seguramente porque es negro —«Me persiguen como le pasaba a Senna. Será porque soy negro. Ya lo dice Ali G...» [Será porque soy negro]—, pues en plena vorágine de defensa de los derechos raciales a ver quién es el guapo que pone en su sitio al idiota. Vettel no tuvo tanta suerte en Canadá 2019. El alemán metió la pata y el reglamento le cayó encima con todo su peso, seguramente porque es blanco, nos ha jodido mayo con las flores.

La contingencia


La ausencia de público en el Gran Premio de Austria me lleva a recordar aquello de «¡Alcalde, nosotros somos contingentes pero tú eres necesario!», lo que en su sentido filosófico viene a significar que el gentío (por sí mismo) siempre ha importado un pimiento y existen cosas que prevalecen y deben prevalecer por siempre jamás.

Liberty Media tenía prisa —bueno, aquí tenía prisa hasta el Tato, para qué engañarnos—, y con tal de arrancar de una puñetera vez, la dueña del FOM ha sacrificado el flanco prescindible del espectáculo. No hay espectadores en el Red Bull Ring, y el caso es que la falta del jugador número 12 se nota, y mira que Spielberg es grande y abierto, hasta el punto de que el show de este fin de semana cojea mucho y se asemeja al que ofrecen unos vulgares entrenamientos a puerta cerrada, un filming day de esos. Pero no importa, fundamentalmente por la contingencia filosófica y porque el aficionado es, en líneas generales, un ser domesticado de los que le han gustado siempre a Bernie y los que dirigen el cotarro: masa que no levanta la voz, que no profiere una palabra más alta que otra, que no monta bulla, que acepta mansamente ser comparsa y sólo cuando toca, of course!

Os leo.

viernes, 3 de julio de 2020

Ballad of a law abiding sophisticate


Qué bien entra Colter Wall a estas horas...

Será que no soy futbolero, que no busco trabajo o que no aspiro a que Roma me pague como traidor, pero este estado de exaltación que viven algunos observando cómo Mercedes AMG sigue haciendo lo mismo que desde 2014, ni me sorprende ni me eleva el ánimo ni me lleva a dar grititos orgásmicos, más bien me inclina a todo lo contrario.

El futuro de Williams [18-06-2020]


Cuando faltan faros y la actualidad da justito para lo que da, nuestro deporte mantiene viva la tradición de recurrir al espacio mercantil para mantener viva la llama —a mí sigue pareciéndome un sindiós, pero la afición responde y aquí cabe poco que decir—. El caso es que Williams puede cambiar de manos y llevamos suficientes semanas con el asunto a cuestas como para rechazar dedicarle unas líneas por ver si sirven de algo. Así las cosas, hace un par de semanas reflexionaba en mi espacio en Graining.es sobre esta serpiente primaveral y veraniega, y hoy toca compartir aquel texto, más que nada por evitar que alguien pierda el sueño. Pasen y lean...


Aunque suene a perogrullada, el futuro de Williams pasa inevitablemente por superar a la mayor brevedad posible la grave situación que atraviesa en estos instantes, que no es sino fruto de una delicada deriva que se comenzó a torcer a partir de la ruptura con BMW a finales de 2005, que continuó errática unas temporadas más y se complicó con los vaivenes normativos que rodearon el estreno en 2009 del KERS (Kinetic Energy Recovery System) y los años siguientes, para terminar recibiendo la puntilla en plena y carísima estapa híbrida, vamos, que el coronavirus sólo ha supuesto el inevitable colofón a una historia que ya venía muy tocada en lo económico y deportivo, y, siendo sinceros, desde muy atrás.