miércoles, 5 de mayo de 2021

¡Que viva «Pato»!

Al paso que vamos me veo haciendo crónicas de la temporada NTT IndyCar Series... Es broma, pero tampoco demasiado, ya me entendéis.

En fin, nos habíamos saltado de relatar St. Pete con la merecidísima victoria de Colton Herta y Palou reteniendo el liderazgo del campeonato y, aunque este pasado fin de semana pasado venía cargado hasta las trancas con las 6 Horas de Spa-Francorchamps y el Gran Premio de Portugal, pequé con la cita doble en Texas como estaba escrito. Vamos, que la cabra tira al monte y, bueno, aunque una fuese casi de madrugada en horario europeo y la segunda se iniciase un poquito antes porque era más larga, los óvalos en IndyCar siguen siendo óvalos a pesar de que sean cortos como el de Texas Motor Speedway.

domingo, 2 de mayo de 2021

Discretito pero informal


Debe ser que los trofeos patrocinados by Heineken son todos iguales o vaya usted a saber qué, pero el Gran Premio de Portugal me ha sabido a más de lo mismo aunque con algunos destellos...

A ver, yo a Hamilton no lo disfruto así, en plan matón en guardería. Ni viéndole errando el tiro en la resalida. Porque sé de qué va la película, porque son demasiados años, porque no me lo puedo quitar de la cabeza y porque me supone un handicap para el orgasmo o que se me vaya la olla y, en el hachazo a Bottas, imagine que el finlandés ha recibido previamente un mensaje por radio en plan «Aúpa ahí, Valtteri! Guiño, guiño, codazo, codazo», que en el librillo de códigos secretos de Toto Wolff significa: «¡Déjate pasar y pon cara de susto para que la pille la cámara del rádar!»  

¿Pudo ser el viento?

Sin otro ánimo que el de matar el rato, pues para profundizar en lo que voy a exponer ya tenéis gente mucho más preparada que yo, quiero explicar por qué pienso que el viento (racheado) pudo ser el causante de las diferencias de prestaciones entre monoplazas similares, como fue el caso de Norris y Ricciardo sobre el MCL35M, o el de Ocon y Alonso sobre el A521.

En principio, el viento racheado tiene como principal peculiaridad que no es una fuerza constante sino intermitente, que, además, carece de una incidencia clara así como de una intensidad predeterminada, algo que lo convierte en un serio problema tanto en aviación, en navegación a vela, en radiocontrol o mísmamente en Fórmula 1...

Spero rosso

Aprovechando que mi reloj biológico me ha chafado la ilusión de dormir a pierna suelta después de haberme ido a la cama con bastante buen sabor de boca —mañana o pasado echaré unas líneas sobre Pato y Àlex en tierras texanas, después de que hayamos disfrutado de la segunda ronda en Texas Motor Speedway, siempre y cuando sobreviva a esta próxima madrugada, claro—, voy a referirme brevemente al cada vez mejor estado de forma que muestra el SF21 de Ferrari, en plan anotación, nada más.

La verdad es que no hay que irse muy lejos para encontrar abundantes referencias a lo negro que pintaba 2021 para La Scuderia tras el desastroso 2020 que nos metimos entre pecho y espalda, pero las mejoras en la unidad de potencia y el curro que están haciendo en Maranello parece que empiezan a dar frutos. 

sábado, 1 de mayo de 2021

El Club de la Lucha

La primera regla del Club de la Lucha dice «Nadie habla sobre el Club de la Lucha», aunque la interesante aquí es la tercera, que consiste en que «La pelea termina cuando uno de los contendientes grita "basta", desfallece o hace una señal...»

Han querido los hados que el impagable Raimon Blancafort nos regalara ayer una historia de hombres [El día en el que los periodistas boicotearon un GP de F1] y que, apenas unas horas después, parte de la prensa se haya puesto de uñitas con Fernando Alonso por contestar en Portimao como hace un gladiador que abandona la arena del circo después de haber doblado la rodilla.

Jero en Youtube

Desgraciadamente conozco poco a Jero [@jeroitim]. Apenas intercambiamos saludos en Twitter o comentamos alguna que otra hazaña de nuestras máquinas y pilotos del Mundial, o compartimos alegrías y desencantos de esas que son consideradas de gente normal, pero me consta que es una gran persona por su inteligencia y gran sentido del humor, por lo mucho que se le quiere, y porque me retuitea. 

Este mundillo de las redes es muy cabrón. Como diría Miguel: favoritear pero no hacer retuit es cosa de tuistars y trepas que procuran no enmierdar sus timelines con tal de hacer ver que caminan sobre las aguas, y sobre los demás mortales, claro. Pues bien, Jero es de los generosotes de Sherwood. Sabe un huevo y la yema del otro de las cosas que trata, y si no conoce algo, pregunta o investiga sobre ello porque tiene el don de hacer sencillo lo complejo cuando lo comparte después.

viernes, 30 de abril de 2021

Smile

He escrito tanto sobre Barrichello, Ratzenberger y Senna en aquel maldito fin de semana del 29 de abril al 1 de mayo en Imola, que bien me puedo permitir encabezar este texto con la imagen del astro brasileño, y hablar de David Coulthard y todos esos idiotas que lo disciernen en cualquier esquina y no reparan gastos en mostrar sus pocas luces impostando recuerdos con tal de ensalzar a Lewis Hamilton.

La última del escocés ha consistido en afirmar que la rivalidad entre Max Verstappen y el ínclito le recuerda a la de Senna y Prost, y sin sonrojarse lo ha dicho. Y el caso es que dos carreras no son varios años, algunos de ellos de convivencia plena en McLaren, de a hostias intramuros, un decir. Max se parece a cualquiera de los dos en lo que yo te diga, y Lewis, pues eso mismo, ya que es un tipo al que el Balestre de nuestra época le va arreglando las cosillas y los flecos de la alfombra roja que pisa.

jueves, 29 de abril de 2021

Y una más, 1969 [#24LeMans 37]

1969 será el año de Woodstock y el alunizaje en nuestro satélite, cuando la clase media descubrió la magia de los créditos al consumo y la juventud seguía huyendo hacia adelante a lomos de la psicodelia y las drogas o trataba de recuperar influencia política mediante diferentes formas de activismo y protesta. Milton Friedman ya había diseñado el ADN de los demonios que asolarían la década siguiente y, en la vieja Europa, De Gaulle, que había vencido al Mayo del 68 pero sólo nominalmente, renunciaba a la presidencia once meses después de su victoria en las urnas a finales de junio del año anterior.

Georges Pompidou se proclamó nueva máxima autoridad del país galo el 15 de junio de 1969, domingo de Le Mans, y el ACO, por segunda ocasión consecutiva, se vio obligado a modificar el horario para su carrera, de forma que si en 1968 adelantaba una hora la salida por evitar los rigores del otoño [Una noche larga, 1968 (#24LeMans 36)], en 1969 la adelantaba en dos para favorecer que la jornada electoral discurriera sin contratiempos.

miércoles, 28 de abril de 2021

En el nombre del padre

Lance Stroll suma 1 punto menos que la temporada pasada después de la segunda prueba, pero lleva calzados 5 más que su compañero cuando hace casi nueve meses, a idéntica cantidad de pruebas, tenía 8 menos que Sergio Pérez, su colega de entonces... En todo caso da un poco igual porque Aston Martin, heredera de Racing Point, cuenta únicamente con el saldo de Lance para ir tirando.

El estreno de AMR en 2021 podría aceptar mil y una consideraciones pero me temo que seguiría sin dar para gesta histórica. Don Lawrence ha bajado el tono de su voz y el perfil mediático porque no está la cosa para sacar pecho. A la ausencia de Sebastian Vettel se añade el inconveniente de que el monoplaza no permite ni hacer maravillas ni estar arriba, lo que nos pone en que bastante hace su hijo habiéndose echado el equipo a las espaldas en momentos tan complicados. 

lunes, 26 de abril de 2021

La esencia de la Fórmula 1


Debe estar muy jodido obtener un pase de esos que sirven para pasearlo por el paddock y sacarse con él selfies monos que compartir en redes sociales, para que, gracieta que pare Liberty Media, gracieta que se ríe en público y se aplaude con tal de que el jefe nos acaricie el lomo y nos regale una galleta...

Íker Jiménez se pilló lo de La estirpe de los libres, que es un eslógan cojonudo, para terminar vaciándolo de contenido luego de ceder a sus propias necesidades y las de Carmen. Hoy es el día en que prefiero escuchar a Santi Camacho, un comunicador que tiene cogida la medida a su pequeño mundo y en él es sólido, entretenido, y lo que hace que sea infinitamente más atractivo que Cuarto Milenio o lo que sale del Estudio Alma: no necesita impostar la voz a lo Félix Rodríguez de la Fuente, ni aburrir con lo políticamente correcto, para resultar brutalmente genuino y convincente.