lunes, 5 de diciembre de 2022

Diario de un Berserker

No nos vengamos arriba, yo también tengo que acostumbrarme a no contarle a Nürbu todo lo que se me pasa por la cabeza a diario...

En fin, viendo el percal periodístico que nos amarga la vida ahí fuera no sé ni cómo se os ocurre creer que el que trabaja apasionadamente para nuestro deporte es diferente al que nutre un plató de programas de entretenimiento como el Sálvame o tertulias plurales como las que montan García Ferreras o la Quintana, por citar tres ejemplos reconocibles en nuestro país.

sábado, 26 de noviembre de 2022

Il predestinato

Manda un poco narices que Ferrari pretenda dejar de ser italiana tirando por el camino más ramplón de todos, y toca bastante los huevos que las voces más exigentes hayan surgido de esa estúpida Italia, con perdón de los italianos, que alumbró en su día a genuinos palanganeros como Leo Turrini. 

La Scuderia contaba con la pareja más fuerte de la parrilla, pero para qué dejar que Charles y Carlos diriman sus posibilidades en pista cuando desde la prensa se podía malmeter hasta la náusea, con tal de hacer que el fiel de la balanza se incline en 2023 hacia el lado de Il predestinato.

domingo, 20 de noviembre de 2022

I need more

Roxanne le pide más a Christian desconociendo, aún, que es a Cyrano a quien en realidad ama. Gracias a Dios en la historia no había sitio para un papá pedorro y poderoso, ni para una prensa servil y una mamporrería nacionalista y xenófoba, entregadas en cuerpo y alma a los demonios de la venta de humo y la prisa...

Los tres subcampeonatos del asturiano no contaban porque «el segundo es siempre el primero de los perdedores», ni los de Vettel sirvieron de consuelo, ni Ricciardo o Bottas podían sentirse agraviados por haber sido sacrificados a mayor gloria de sus compañeros, y todo era así hasta que una banda de mermaos decidió exigir para Checo el segundo puesto en el Mundial 2022.

domingo, 13 de noviembre de 2022

Historia de un iceberg

El viaje prometía ser entretenido y este pasado martes firmábamos la tercera entrega buscando el efecto suelo de finales de los setenta y primeros ochenta del siglo pasado. 

Alcanzamos el Lotus 80 y hemos dejado para un próximo programa hablar de los vehículos más reseñables de la época y los problemas que se sufrieron hasta que los ingenieros lograron domar la fuerza que cambiaría la Fórmula 1 para siempre. Sí, una cosa era obtener downforce y otra bien distinta hacerla rentable en términos de agarre aerodinámico, evitando el marsopeo, por ejemplo.

miércoles, 2 de noviembre de 2022

Send in the clowns

Para ser alguien que no lo pretendía he llegado muy lejos, demasiado lejos. 

Al principio la fecha bailaba con mis estados de ánimo, pero anteayer decidí que el día de difuntos de 2022 era la buena para cerrar esta historia tal y como la conocemos, para deciros hasta luego con Frank Sinatra poniendo la banda sonora, porque no hemos llegado a las 7.000 entradas pero seguro que las alcanzamos conforme vaya zanjando algunos asuntos pendientes que pretendo dejar listos antes de irme también de redes sociales. 

martes, 1 de noviembre de 2022

¡Al lío!

Como es costumbre en Nürbu, también este año vamos a felicitar a la afición mexicana por sus respuesta al Gran Premio de Ciudad de México, aunque esta vez querría hacerlo, especialmente, porque sin las gradas bulliciosas, el colorido y el jaleo reinante, la cita habría resultado un coñazo insoportable.

Finalmente Red Bull no dejó ganar a Checo —ni movió un dedo, para qué vamos a ocultarlo—, pero importó poco a una masa aficionada totalmente entregada a su sueño común. Bueno, suelen decir los del fútbol, que a veces sucede que el público es el que levanta el partido. En el Hermanos Rodríguez no podríamos llegar a tanto porque la carrera estaba muerta de antemano y ni con reanimación asistida, ¡oiga!, pero sí, quiero reiterar que Liberty Media debería pensar en alzar un monumento a toda esta gente que el domingo pasado siguió creyendo y nos alegró la jornada.

Os leo.

lunes, 31 de octubre de 2022

El bucle melancólico

A ciertas edades conviene permanecer alerta con tal de no dejar pasar esos milagros que la vida todavía guarda para ti...

Ayer sucedió uno en el previo a la retransmisión del Gran Premio de Ciudad de México. Martin Brundle se disponía a conducir el BRM P153 que permitió a Pedro Rodríguez alzarse con la victoria en el Gran Premio de Bélgica de 1970, y en cuanto la tonalidad bistre dominó la pantalla supe que ¡iban a hacerlo! porque los ingleses manejan la nostalgia como los malabaristas sus platos chinos.

domingo, 30 de octubre de 2022

Los mariachis

Admitámoslo, así, en líneas generales, se usa poco el legendario ¡no tienes ni puta idea de Fórmula 1! y pasa lo que pasa: la retransmisión del Gran Premio de Ciudad de México nos da la turrada con el abandono de Fernando Alonso, sobreexpone al piloto a unos minutos de foco innecesarios, la peña entra al trapo, y a estas horas escasea cualquier cosa menos valoraciones sobre la gestión de la frustración de un conductor al que deja tirado su coche a pocas vueltas del final.

¿Por qué este interés por el asturiano? Pues básicamente porque la carrera ha sido un truño bananero y no había nada que contar, porque con unas gomas «blandas» que duran lo que no está escrito no hay prueba ni competición que valga, porque ni siquiera el calor y color que pone la siempre leal afición mexicana en el Hermanos Rodríguez puede salvar una procesión de Semana Santa. Sobran citas, hay que proteger la mecánica como sea pues viene una Sprint Race y quedan aún dos domingos por completar, pero siempre es mejor poner al Nano bajo la lupa, no sea que se note demasiado que a George lo han matado y ni así Lewis consigue ganar.

Os leo.

sábado, 29 de octubre de 2022

Ya viene el sol

Max habla en la pista, George habla en la pista, Checo, Charles y Carlos también, ya puestos: Fernando habla en la pista dentro de sus limitadas posibilidades, etcétera, quien ha vuelto a llamar a la armada británica es Lewis, porque anda afónico en pista, para que nos entendamos.

No voy a extenderme sobre la que están montando los british porque es una película rancia de cojones, en la que sólo intervienen los pobres de corazón, los ingenuos, los que aún sienten ganas de predicar en el desierto y aquellos que pretenden que el populacho descubra cómo caminan sobre las aguas a cualquier hora, de día o de noche, llueva o haga soleado, nieve o truene, siempre en redes sociales...

En busca del fuego

A puntito hemos estado Jero y yo de darle un nuevo empujón a Lotus y los wing cars, pero el miércoles al mediodía se me torcieron las cosas y, una vez resueltas, hemos pactado que de la semana que viene no pase...

Escribo muy bien, sobre todo de la vida, pero los ancianos del lugar seguramente recordaréis que en Nürbu hemos tocado todos los palos que atañen a esto que algunos llaman deporte y demasiadas veces no hay por dónde cogerlo, y que por ello disfruto tanto de estos viajes a través de su historia.