jueves, 29 de febrero de 2024

Año bisiesto


Como sucede todos los años por estas mismas fechas, más que la temporada en sí comienza la auténtica pretemporada, esa que por mor de la contención de gasto no se ubica donde debería y acaba comiéndose un puñado de pruebas que abonamos como Grandes Premios y consumimos glotonamente para que los del yate los analicen con seriedad, y es que, por mucho bla, bla, bla, odas al simulador y explicaciones para párvulos, sigue resultando clave entrenar, corroborar la bendita correlación de datos y sondear hasta dónde son buenas las estimaciones, y decidír qué hay que cambiar o modificar [¿Queda mucho?].

Bueno, con pretemporadas oficiales de tres jornadas es obvio que no se va a ninguna parte, de manera que los equipos se toman el inicio de campaña como una etapa donde hacer lo que les impiden la FIA y Liberty. 

miércoles, 28 de febrero de 2024

Ya no hay guiños


Cuando Liberty Media decidió eliminar las Grid girls de la parrilla alabé públicamente la medida porque sí, porque me parecía cojonuda, y también por aprovechar la ocasión para señalar, como tantas veces he hecho en Nürbu, que el peor machismo es el que no se percibe como tal pero está ahí, socavando los cimientos de las relaciones de tú a tú entre seres humanos y poniendo siempre a las mujeres un escalón por debajo del hombre [No matéis a la azafata... ni a mí].

Como aquella época fue fructífera en artículos y opiniones y tal, tuvimos tiempo de recordar que ya habíamos apuntado a que, en sentido estricto, el primero que había comenzado a claudicar en estos asuntos había sido Bernie, permitiendo que las azafatas de los Grandes Premios celebrados en determinados países vistiesen más recatadas que en otros, por ejemplo, o que una de las razones principales para que no hubiese mujeres piloto en la plantilla de la máxima expresión del automovilismo deportivo, residía en que la Fórmula 1 tenía puestos sus ojitos en el dinero de regímenes de calidad dudosa en esto del trato idéntico entre personas, independientemente de su sexo, claro está.

martes, 27 de febrero de 2024

La Fórmula 1 de Perón, Fangio y después...


En la instantánea de arriba, Edgardo Berg es el más guapo de los dos protagonistas. No tiene cuatro títulos mundiales y otros tantos subcampeonatos, pero va por su segunda obra sobre la figura de Fangio y su importancia en el automovilismo argentino y global, hazaña que no alcanzará Prost ni en sueños, y no porque no haya libros que lo refieran o porque niegue la posibilidad de que algún día le dé por escribir una autobiografía de su puño y letra, cosa que sería de agradecer, sino porque el ensayo es un género literario bastante complicado de abordar, ya que requiere una profunda labor de documentación, amén de una madura actitud analítica y reflexiva, desempeño en el que no veo al bueno de Alain ni en sus mejores tiempos al volante.

De su primer texto ya dimos cuenta en su día [Fangio. Casualidad o causalidad], y sobre el segundo lo haré en cuanto pueda dedicarle las horas que merece tras las abundantes promesas que han surgido después del inevitable vistazo inicial. Pero como la cosa va para largo porque ando embarcado en no sé cuántas historias, prefiero dejar los deberes hechos y avisaros de que ya lo tenéis disponible en Google Books, en el enlace siguiente: [La Fórmula 1 de Perón, Fangio y después...], advirtiéndoos de que sería una pena que demorarais su lectura, y es que aquí viene lo bueno, ya que los ensayos sobre nuestro deporte son escasísimos, aunque pormenorizar en este aspecto lo dejaré con vuestro permiso para otro día.

Os leo.

domingo, 25 de febrero de 2024

Las mil y una noches


Como todavía hay quien se pregunta qué demonios hacemos yendo a secarrales con nula tradición automovilística, y donde la auténtica F1 es sólo un bonito aroma flotando en el aire, me vais a permitir que recuerde las palabras del Príncipe Mohamed bin Salmán: «Si el sportwashing va a elevar nuestro PIB un 1%, entonces seguiremos haciéndolo...» [El deporte lava la imagen de Arabia Saudí].

No lo he mirado, pero imagino que la Fórmula 1 continúa siendo uno de los principales eventos deportivos globales, obviamente por detrás de los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol, y no deja de tener su gracia que los aludidos y nuestra queridísima disciplina, sean a la postre tres gigantescas lavadoras de imagen a cambio de sus buenos dineros, que decimos en Gorliz. ¿Podréis dormir tranquilos? Seguro que ahora sí.

Os leo.

El bicho [Red Bull]


No quiero arruinaros la vida, pero todos sabemos que, si por un casual el RB20 no funcionara como está previsto, a Milton Keynes le bastaría retomar el RB19 de 2023 para ganar esta temporada de calle, y no por nada especial, un dicir (original by Charly Barazal), sino porque la situación originada por Hamilton en Mercedes AMG y Ferrari tarde o temprano resultará insoportable.

Esta tranquilidad ofrece mucho margen de maniobra, tanto que Adrian Newey y el departamento que dirige se han tomado este año en plan vamos a jugar, a resultas de lo cual ha surgido un cacharrillo guapísimo que bajo mi humilde punto de vista no tiene tanta magia como se le arroga, pero como acierte en este primer estadio de su desarrollo va a abrir de par en par un mundo absolutamente nuevo.

sábado, 24 de febrero de 2024

El santuario de nuestra niñez


Ya no hace falta volver a casa por Navidad, con esto de las redes sociales el viaje al pasado se ha convertido en rutina e incluso hay quien vuelve, recurrentemente, a un pretérito inventado que resulta mucho más cómodo de llevar que el presente que nos toca vivir.

Lo hemos hablado muchas veces, he escrito sobre esto mismo en infinidad de ocasiones: la Fórmula 1 es un formato de competición, acotado en el tiempo, que atiende a unos criterios técnicos y deportivos concretos, y, por tanto, la historia del Mundial F1 desde 1950 supone un rosario de Fórmulas 1, a veces tan diferentes entre unas y otras, que no admite comparativas ni trazar paralelismos, y donde la estadística sólo sirve para pasar el rato contextualizando cada etapa.

Divina juventud [Mercedes AMG]


Mercedes AMG renuncia definitivamente en el W15 a su propio diseño Zeropods, adopta el Red Bull Classic, pero requiere de cierto atrevimiento con el alerón delantero que, sea dicho de paso, ha sido aceptado como legal por la FIA... 

Hasta aquí el relato, que decía aquél, porque la lectura correcta perfectamente podría se ésta otra: Brackley abandona un diseño agotado que no ha hecho otra cosa que dar quebraderos de cabeza, y a la hora de tratar de aplicar el que ha venido usando Milton Keynes en sus monoplazas, se ha encontrado con suficientes problemas como para buscar un atajo forzando la Normativa en lo tocante al tercer plano del ala principal...

Sí, pero... [Ferrari]


En principio, el SF24 es un monoplaza que enlaza mejor que su antecesor con el F1-75 que plantó cara a Red Bull en 2022 [#RBR'22], lo que nos propone un escenario bastante interesante para esta temporada que abrimos en breve, ya que el proyecto empezará a agotarse en cuanto a Carlos lo separen de sus funciones por aquello de que lo han puesto de patitas en la calle y no sería de recibo mantenerlo al tanto de lo que se cocina para cuando desembarque el heptacampeón.

Estas cosas me enternecen mucho porque delatan que el año se ha planificado con el culo por parte de Vasseur y sus cuadros. Pero no nos distraigamos...

Conformismo [McLaren]


Bien empaquetado, el MCL38 parece a simple vista un digno heredero del MCL60 de 2023, sobre todo el de la segunda parte de la temporada, lo que augura grandes momentos de entretenimiento forcejeando con los Aston Martin por la cuarta plaza en la tabla de Constructores.

Personalmente lo situaría en la quinta posición final. Insistir en la pull-rod delantera me produce algunas perturbaciones en la Fuerza. La dependencia del caudal frontal es interesante en carrocerías más arriesgadas y con mucho margen de evolución —excepción hecha del RB19 de colorines de Alpha Tauri, claro—, y aquí es donde intuyo que Woking ha preferido amarrar lo cosechado la pasada sesión que enredarse intentado escalar posiciones tratando de inquietar a Ferrari o Mercedes AMG.

viernes, 23 de febrero de 2024

Con Faldas y a lo Loco


Hombre, analizar, lo que se dice analizar, no es precisamente lo que estoy haciendo en la serie Con Faldas y a lo Loco [#CFYL'24], más bien, analizo algo cada monoplaza antes de ponerme a escribir la entrada correspondiente, y luego os ofrezco mi opinión sobre el cacharrillo en cuestión, por si os viene bien como apoyo para el pie o como flotador con cabeza de cisne una vez estéis metidos en el lago de aguas cristalinas donde los analistas de verdad navegan en yate.

Hoy me han llamado analista y mira, no, escribo bien, sobre todo de la vida —cada vez que puntualizo esto me descojono vivo, disculpad—, pero, después de tres años de reglamento, apañaditos estaríamos si tengo que explicaros qué es un cachivache o un chirimbolo, o por qué deberíais dar un portazo en la narices a quien se siga refiriendo al suelo del vehículo como fondo plano.

Os leo.