domingo, 17 de noviembre de 2019

La vida sigue igual


Esto marcha. Gasly, Kvyat y Albon, formarán parte de la macroescuadra que en 2020 intentará cumplir el sueño de herr doktor Marko y colmar las aspiraciones de la familia Verstappen. Dicho así suena un poco a chufla, lo admito, pero en la actual Fórmula 1 todo es posible, o eso dicen. No seamos negativos, abrámonos a la esperanza.

Hace no demasiados años, ante temporadas cruciales, las escuderías se reforzaban incluyendo en sus filas sangre nueva venida de otros lares. 

sábado, 16 de noviembre de 2019

Doctor en Alaska


No hay que ser ni siquiera un poquito conspiranoico para entrever que Ferari se ha convertido en el amigo invisible de Red Bull y Honda con Mercedes AMG entre bambalinas, y agarraros los machos: con la temporada finiquitada, vamos, que no falta nada para echar la persiana.

Entiendo que una actitud tan celosamente inquisitorial tendría su sentido a mediados de campaña, cuando todavía quedaban cuartos por jugar, pero ahora suena a verónica por aquí y a verónica por allá. 

Daros una oportunidad


Tardaré todavía unos días en poder ver Le Mans 66 y ando como huyendo de zombies intentando evitar toda esa información imprescindible para ver la película y no perderse una coma.

El caso es que la cinta no es un documental sino una aproximación cinematográfica a unos hechos que sucedieron hace ya 53 años —medio siglo, que se dice pronto—,  y me apetece verla por eso mismo: por ver si me traslada al ambiente de aquella década, por ver si Damon y Bale dan el tipo en sus respectivas interpretaciones, por ver qué tal están la banda sonora y la fotografía, qué tipo de planos dominantes ha escogido Mangold para plasmar el universo de las carreras a mediados de los sesenta del siglo pasado...

viernes, 15 de noviembre de 2019

Fart vs. Goat


Hay preguntas que no deben hacerse aunque con el Brexit se ha visto que al menos un inglés no entiende de eso, David Cameron.  

Desde luego hay más británicos implicados en el asunto de encumbrar a Lewis como GOAT (Greatest of All Time), y para colmo dicen que entienden de Fórmula 1, algo que destierra, por completo y para siempre, aquella vieja creencia de mi hermano Julián según la cual, en lo tocante a las cuatro ruedas, si era británico era bueno (If it's British it's Good, Google translate).

Gana la banca


De un tiempo a esta parte —y lo que es peor, de forma apenas perceptible—, hemos pasado de un estado de cosas que satisfacían a muy pocos a una indolencia que acojona. 

Ecclestone no ocultaba su malestar con las unidades híbridas en 2014 [Ich wollte diese Motoren nicht]. En 2015 era el director de Silverstone quien llamaba «shit» a un producto en el que tiene más importancia el ingeniero que el piloto, y más o menos por las mismas fechas, Bernie, de nuevo, remataba la faena llamando «crap» a la Fórmula 1...

Send in the clowns


Siempre me ha gustado esta canción, sobre todo en la voz de Frank Sinatra...

Me he levantado tempranito pero sólo para luchar contra el temporal que azota Gorliz. Un apagón, internet que parecía el Guadiana... Con una linterna frontal que tengo para superar los apuros me las he apañado para escribir algunas notas a boli. Escogí la imagen de arriba ayer por la tarde, pretendía echar unas líneas ahora que hemos vuelto al lugar del crimen, recordar también a Button y Alonso jugando en el podio de Interlagos, pero a estas horas todo es distinto.

jueves, 14 de noviembre de 2019

Russell en modo «pause»


Confieso que no tengo opinión sobre George Russell. Sí, supongo que puede sorprender mi propuesta de inmersión a esta entrada, pero si no lo digo reviento.

En todo lo que llevamos de sesión no he sido capaz de entrever esa enorme calidad que ven otros en el británico, y seguramente es así porque me parece excesivo el peso del hierro que conduce. Siendo justos, también quiero recordar que estoy usando con él la misma óptica de acercamiento que con Robert Kubica. Eso sí, con el polaco me he extendido más porque mantengo mejor feeling ya que he podido verle en las duras y en las maduras. No en esta campaña, claro.

Un gran año


Carlos está a punto de culminar con sobresaliente su primer gran año en Fórmula 1. Seguramente nos habría gustado a todos que hubiese habido algo más de reconocimiento y exposición pública de su labor —bueno, a todos no, a casi todos... Ay, que no, sólo a los lobatizados. ¡Señor, señor!—, pero está la cosa del código deontológico del periodismo bastante por los suelos y quien no busca una buena colocación en los aledaños del paddock ya se ha puesto a la cola para hacer méritos. 

En fin, no tocaba hablar demasiado de Sáinz y en éstas estamos: en que tenemos un pilotazo como la copa de un pino del que no se habla lo suficiente ahí fuera porque es currante y limpio en pista, porque ha estado superando regularmente a Lando Norris mientras lideraba la renovación de McLaren, etcétera, y básicamente, porque ha hecho sencillo lo complicado y eso carece de importancia si no estás bendecido por el establishment.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

La Passione


Acabada la IndyCar Series, con la Fórmula 1 a falta de dos telediaros, nunca mejor dicho, y con el WEC encarrilado cómodamente, esperando lo que nos sirva Fernando con el Dakar, de aquí a finales de enero próximo se abre un bonito espacio en Nürbu para continuar la serie sobre las 24 Horas de Le Mans [#24LeMans].

Llevamos a cuestas 27 entradas más el prólogo y la referencia a 1936, y ni de casualidad voy a clavar la edición 1966 haciéndola coincidir con el estreno de la película sobre la gesta de Ford en La Sarthe. Lo dejamos en 1959 [Aston Martin DBR1/300, 1959 (#24LeMans 27)] y mañana o pasado comenzaremos a cubrir la etapa que consolidó a Ferrari como La Scuderia, el único equipo de la historia del automovilismo deportivo por el que merece la pena sufrir.

Nubarrones sobre 2021


Os confieso que llevo semanas con esta entrada preparada, en recámara, que se dice. La he dejado reposar esperando que alguien insinuara algo, que alguien apuntara en la dirección adecuada y citano o mengano abrieran un debate saludable para todos, pero viendo el éxito que está teniendo en redes sociales el pase privado de Le Mans 66 entre los responsables de tenernos al tanto de las cosillas importantes de nuestro deporte, siento que no puedo morderme por más tiempo la lengua.

¿Os parece medio normal que los intervinientes en la negociación sobre el futuro de la Fórmula 1 no aseguren que van a ser los primeros en disfrutarlo? A mí no, desde luego.