sábado, 23 de junio de 2018

Jodidas casualidades


Sin duda es una jodida casualidad que la segunda vez que se usan los tipos de neumáticos que decía Isola que apenas suponían cambios con respecto a los normales, Mercedes AMG vuelva a demostrarnos que es un lobo con piel de cordero...

Yo pensaba que no, pero finalmente ha sido que sí que Brackley ha estrenado evolución en su unidad de potencia —en algunas cosas soy como el bendito Santo Tomás, lo reconozco—, y así, supone otra jodida casualidad que la anglo-germana haya escogido Francia para implementarla en el W09 cuando, precisamente, el Paul Ricard era la segunda cita prevista para la aplicación de las gomas que son prácticamente iguales a las otras, pero tienen 0,44 milímetros menos de radio y a saber qué más, porque con estas casualidades uno nunca sabe.

¿Ricciardo en McLaren? [16-05-2018]


La vida da muchas vueltas. Helmut Marko acaba de admitir que Ricciardo ha sido tanteado y en cierto modo asediado por McLaren para que firme con ella, y vas y recuerdas que el mes pasado, en tu espacio en MomentoGP, habías estado jugando precisamente con esa posibilidad. Pasen y lean, y disfruten, que la semana se nos va de las manos.


No, me niego a aceptar que soy el único que ha pensado que Daniel Ricciardo tiene a McLaren entre sus opciones para 2019.

viernes, 22 de junio de 2018

McLaren y el zigurat de Babel [16-05-2018]


Se vienen días complicados para McLaren y hay cosas que conviene tener en la mesita de noche, junto al vaso de agua y el libro de cabecera, al menos hasta el Gran Premio de Austria. Este texto lo escribí para Graining.es el mes pasado y creo que sigue mereciendo la pena leerlo. Pasen ustedes muy buena tarde.


Doy por seguro que conocéis la historia oficial de la Torre de Babel así que os la ahorro, recordando, eso sí, que la parte esencial que sabemos todos alude a que Yahvé, cansado de los malos humos de los hombres que construían el insigne edificio, los castigó a no entenderse dotándoles de diferentes lenguas…

Newey y la «silly season» [28-05-2014]


Por razones obvias, Adrian Newey siempre es actualidad. Cuando el diseño correspondiente satisface los exquisitos paladares de la prensa y especialistas, porque el Mago de Milton Keynes es más mago que nunca. Cuando el cacharro en cuestión nos las cumple, porque el de Stratford-upon-Avon tiene su vista puesta en la America's Cup, en la aeronáutica, o pasa a retaguardia, o como está sucediendo estos días: busca nuevos retos... No es nuevo, y desde mi humilde punto de vista tampoco resulta preocupante. Las grandes figuras son siempre controvertidas, ahora o en 2014, cuando desde mi espacio en Diariomotor le dedicaba estas líneas.


Puede suponer un enorme contrasentido que un ingeniero como Adrian Newey —quien en 2014 no parece haber sabido ofrecer un coche ganador al tetracampeón del mundo, Sebastian Vettel—, esté ocupando en la actualidad más espacio mediático que el piloto que ha dado a Red Bull sus cuatro títulos consecutivos, pero en Fórmula 1 demasiadas veces la realidad supera a la ficción.

jueves, 21 de junio de 2018

No ha sido para tanto


El anecdotario rebosa líos como el de estas semanas pasadas, con el cual, los seminaristas trataban de impedir como fuese que los paganos errásemos al creer que la gente celebra sus cosas cuando le vienen en gana y no cuando sancionan los índices, y mira tú, lo de lo 300 Grandes Premios de Fernando Alonso quedó en Montreal en una celebración casi íntima, de esas que no dan en el Hola más que para faldoncillo con foto a cuarto de página.

Bien es verdad que si los de la prensa rosa hubieran andado un poco listos, o si les importásemos un carajo, que ésa es otra, podían haberse montado un especial 300 GPs de Fernando Alonso casi de gratis total, simplemente tirando de la cantidad de material que nutrió las redes sociales con ocasión de tan controvertido evento.

Bernie cuenta con Flavio [28-07-2014]


Todavía hay quien piensa que con Bernie las cosas iban bien, desde luego mejor que ahora, aunque basta tirar de hemeroteca para comprobar que no era así, ni siquiera cuando Liberty Media todavía ni sonaba como opositora a dueña del cotarro. A finales de julio de 2014 escribía en mi espacio de Diariomotor un artículo que se titulaba «Ecclestone cuenta con Flavio Briatore para tratar de mejorar el espectáculo.» No eran cosas mías ni la visión alonsista del mundo. Tenéis internet y en ella un caudal inagotable de noticias referentes a ese preciso instante. Briatore sonaba para encabezar un grupo que supuestamente tenía la intención de quitar importancia a los ingenieros para devolvérsela a los pilotos...


A pesar de que la Fórmula 1 parece globalmente un negocio de momento sostenible, las alarmas han comenzado a sonar a poco de haberse iniciado una temporada que no ha cumplido ninguna de las expectativas depositadas en el estreno de nuevo reglamento técnico. El ruido de las modernas unidades de potencia no ha satisfecho a practicamente nadie, y la limitación de consumo se ha convertido en la principal diana de los detractores de un espectáculo que apenas dista poco del que ofrece en velocidad la GP2, por ejemplo.

miércoles, 20 de junio de 2018

Continuará


En Nürbu no nos ha pillado de nuevas. Vosotros y yo hemos visto juntos (y valorado) este mismo tipo de movimiento tantas veces, que imagino que os habrá salido la risa floja en cuanto habéis conocido que la prensa british ha comenzado su enésimo asedio a Woking. Que mira que lo tienen mucho más fácil en Grove, pero no, toca McLaren otra vez.

Victoria en Le Mans para uno de los integrantes del equipo y las sirenas que trataban de encandilar a Ulises y los suyos, que alzan su voz y elevan sus cánticos sobre lo excitante que resultaría que Alonso dejara de arrastrarse en F1 y se pasara a una disciplina —full time, se entiende— que le dé lo que se merece... Pero el Nano ya había dicho en La Sarthe que mantiene contrato multianual con su actual patrona, y luego de su triunfo con Toyota, confirma que quiere ir viéndolo porque las cosas no están saliendo como estaba previsto, aunque eso sí: todavía hay tiempo.

¡Mamá, ya soy friki!


Ya siento amargaros la tarde, pero el empeño por gritar ¡Ya soy friki, mamá! neutralizando o aniquilando las sensaciones de los que por suerte o desgracia llegaron antes, es más viejo que Carracuca y, lamentablemente, tiene demasiado que ver con el freudiano Complejo de Edipo

Matar al padre, metafóricamente hablando, fulminar al rival natural y eso. Con esto tiene que ver, ni más ni menos. Y ojito, que como vengo diciendo, todos hemos pecado de esta fantasía y todos la sufrimos a favor o en contra según sea nuestra edad, obviamente. Eso sí, unos dicen saber que la prensa española ha rendido tributo a Fernando Alonso a todas horas y en todos los tiempos habidos y por haber, y otros recordamos cómo J. J. Santos nos jodía la celebración del segundo del asturiano en Interlagos, cortando la retransmisión en lo más jugoso porque a esa hora se disputaba el Real Madrid contra el Barça.

Viaje en el Paul Ricard


Dicen que si durante un buen rato miras fijamente los arabescos de las escapatorias del Paul Ricard te ahorras lo que cuesta un chute de LSD, y que si insistes, a lo mejor el zorro del Principito se coge en brazos y te lleva de viaje a los desiertos de Arizona...

No he probado, así que a lo peor no sé de lo que hablo; que ya sabemos en la actualidad que lo que vale es la experiencia real (la otra no cuenta), el análisis a pie de pista, el estar donde hay que estar para detectar los pequeños cambios que surgen en el entorno, rascar un poco y ¡zas!, dar con la Piedra Filosofal.

martes, 19 de junio de 2018

Javi y los ingenieros


Mi buen amigo Javi Prieto ha hecho hace relativamente poco una entrevista a Carlos Sáinz que, como de costumbre, no ha sido todo lo correspondida que merece [No vamos a coger a Red Bull este año]. 

En ella hay de todo, como en los buenos mano a mano, pero hay un párrafo que me sigue matando: «Bueno, tú cuando cambias algo en el simulador lo notas, por supuesto que lo notas. Pero yo siempre he dicho que el simulador hoy en día es más un arma para ingenieros que para pilotos. Los pilotos actuamos como pilotos para simplemente hacerles la vida más fácil a los ingenieros a la hora de escoger un setup y a la hora de escoger una dirección del balance del coche para el fin de semana. Pero nosotros (los corredores) para aprendernos el circuito y demás no lo necesitamos. Simplemente es un arma que utilizan los ingenieros para ayudarse a sí mismos para preparar el Gran Premio.»