jueves, 30 de abril de 2020

Between The Devil & The Deep Blue Sea


Concluimos la cuarta etapa con buenos registros y alboroto entre la chavalería porque se me ha ocurrido llamar mafioso a la coartada de todo lo que ha sucedido de 1998 a esta parte. Se nos cae Bernie y os hace un destrozo, hasta ahí ya llego, así que mejor lo cuidáis vosotros y, si encaja, le metéis en una hornacina para ponerle flores en fechas señaladas...

Eso sí, haceros un favor y leed un poco más, no sólo Wikipedia, que hay hermosos libros que pasando por hagiografías del maestro de marionetas, autorizadas o no, dan más pistas sobre su personalidad que cuatro o cinco conversaciones con algún que otro gurú, de tú a tú, tururú, of course!

Sed felices, no cuesta tanto. Os leo.

Ya faltaba: el 333 SP


De nuevo traigo a Nürbu un modelo de los considerados baratos, de esos que miran de reojo algunos coleccionistas patanegra —también hay estiraditos en esta afición, como en todas las esferas de la vida—, aunque es un IXO apalabrado para Altaya en su última colección sobre las 24 Horas de Le Mans, que representa el Ferrari 333 SP de Doyle-Risi Racing, con el que Fermín Vélez, Wayne Taylor y Eric Van de Poele, terminaron octavos en la edición de 1998 de la prueba francesa.

El 333 SP es el último Ferrari que compitió en las categorías grandes de Resistencia. Diseñado inicialmente para el IMSA WSC (World Sports Car), campeonato del que hablamos al referirnos al Riley & Scott Mk III [El Mark III], Dallara fue la encargada del desarrollo de la denominada Primera Serie (1993 a 1995), que llegó a contar con Tony Southgate en su etapa final.

El triunfo de la cordura


Me gustan más los irlandeses que los británicos porque los primeros cantan sus derrotas como si fuesen victorias, mientras que, los segundos, las venden como tales...

Volvemos a Imola como cada final de abril. Recordaremos a Roland y mañana haremos lo propio con Ayrton, y mientras los obispos de lo nuestro insistirán, una vez más, en que Tamburello es el lugar donde se firmó la paz con la seguridad en la Fórmula 1, me apetece echar la vista atrás y preguntar por qué ése pacto no se firmó antes, en 1982, por ejemplo. Nos habríamos ahorrado algunas vidas y muchos disgustos... Esta curva tiene un sabor especial para mí, porque más allá de su significado, en ella di tierra en Nürbu al padre de un buen amigo. Durante el fin de semana del 29 de abril al 1 de mayo de 1994, si alguien salió derrotado fue la FIA y quienes le reían entonces las gracias, y si venció alguien fue la cordura, y es que, seamos sinceros, ya venía haciendo falta.

Os leo.

miércoles, 29 de abril de 2020

La ignorancia proactiva


Empecemos por el final, que queda mejor: en 2012, Bernie fue acusado por un parlamentario británico de haber pretendido comprar, unos años antes, un escaño en la bancada conservadora a su amigo Max Mosley [Acusan a Ecclestone de intentar comprar un escaño en el parlamento británico a Mosley]. Ya había estallado el caso Gribkowsky y durante el proceso se conoció que Ecclestone había untado a Jordan y Prost, entre otros, para conseguir sacar adelante la enésima prórroga del Pacto de la Concordia en 1998 poco después de haber consensuado el de 1997, aunque esta vez con mayores atribuciones para el FOM...

Lo escribí en la primera entrega de esta miniserie que aún carece de etiqueta: «... pero hay suficiente bibliografía sobre La Guerra FISA/FOCA como para que deshagáis la madeja sin ayuda...» [Los buscavidas] —permanece intacto en el quinto párrafo de aquella entrada; y lo digo para que el perdonavidas arrogante que se embosca bajo un nick falso deje de hacer el ridículo—, y lo maticé en la segunda entrega de la secuela [Pero, ¿hubo o no hubo guerra?]; y el caso es que si no diferenciamos una batallita flanderiana en un entorno deportivo de un enfrentamiento en toda regla por controlar un negocio sustancialmente crematístico, poco puedo hacer por vosotros.

El Mark III


Un poco al estilo Lola T280 [El pequeño T280], la norteamericana Riley & Scott diseñó a mediados de los noventa del siglo pasado un vehículo de carreras asequible y versátil, enfocado, fundamentalmente, a todas aquellas iniciativas privadas que pretendían competir en el campeonato IMSA WSC (World Sports Car) sin asumir grandes riesgos ni costos excesivos.

El interés inicial consistió en proyectarlo gracias a una nueva herramienta llamada CFD (Computational Fluid Dynamics) y pensando en que los destinatarios finales pudieran hacer con él prácticamente lo que les viniera en gana, dentro, claro está, de sus respectivas aspiraciones. Así las cosas, el prototipo original era mucho más elaborado, pero antes de su estreno se cruzó en el camino de la empresa de Bob y Bill Riley y Mark Scott, el encargo de optimizar el Spice DR3 de Dyson Racing para 1994, y fruto de esta experiencia, Bob Riley y John Roncz entendieron rápidamente que si Riley & Scott pretendía satisfacer a la mayor variedad de clientes posibles, debían apostar por la sencillez e inteligencia de planteamientos.

El caso Williams


El descaro con el que ha tratado la prensa británica la supuesta situación agónica que atraviesa Williams, a cuenta de la pandemia, ha puesto de relieve lo relativos que han quedado los 340 millones de euros que han desviado los accionistas de McLaren para sostener la empresa en estos momentos difíciles. 

Por un lado tenemos una actitud pesebrista que ha encontrado amplio eco en los medios, precisamente, me temo, porque ayudaba a instalar en los aficionados la sensación de que detrás de los equipos hay un alma que sufre los rigores de la crisis —de ésta y de cualquiera, ya que lo de Grove viene de lejos—, ¡y así no puede ser, hombre de Dios!

martes, 28 de abril de 2020

Cosas que no se entienden


Mientras la Fórmula 1 celebra su posible reinicio a principios de julio próximo, la FIA parece no estar por la labor de ceder protagonismo y acaba de echar un jarrito de agua fría a las expectativas, prolongando los shutdowns tanto de equipos como de fabricantes de motores [La fermeture obligatoire des usines de F1 prolongée].

El cierre obligatorio de instalaciones es una medida que se aplica todos los agostos para dar descanso al personal y facilitar que ningún integrante de la parrilla tome ventaja. Bien, el pasado 7 de abril se prorrogó el primer shutdown que se estableció después del fiasco del Gran Premio de Australia, pero, y aquí salta la sorpresa, la nueva extensión nos lleva a finales de mayo con posibilidad de que afecte también a junio. Es decir, se deja abierta la puerta a una nueva prórroga que, de hacerse efectiva, comenzaría a comprometer el inicio de la temporada el fin de semana del 3 al 5 de julio.

Los «seis ruedas»


Hemos hablado otras veces de los abundantes «seis ruedas» que han existido a lo largo y ancho de la historia del motorsport, e incluso, creo recordar, ya explicamos por qué el archifamoso P34 de Tyrrell supuso una bellísima anomalía porque colocaba cuatro neumáticos en posición delantera cuando la norma ha sido colocarlos atrás, fundamentalmente en línea.

El cacharro ideado por Derek Gardner a mediados de los setenta del siglo pasado buscaba eficacia aerodinámica, y es por ello que las ruedas no eran tales sino rueditas de pequeño tamaño, algo que permitía que quedaran amparadas por la carrocería. Bueno, la cosa no funcionó del todo. El coche resultaba excesivamente nervioso por su corta batalla, y a pesar de que logró algunas buenas actuaciones y una victoria (con doblete) en el Gran Premio de Suecia de 1976, su ejemplo no cuajó en la parrilla y, finalmente, se desestimó porque a Goodyear tampoco le salía rentable seguir produciendo compuestos minúsculos para un sólo equipo.

Adiós, Michael


Todo humanidad y manda cojones que el mejor homenaje que nos queda de Michael sea aquella serie de spots que hizo para ING, en la que de puro ser él mismo desbordaba la esencia del mensaje.

David Ogilvy no confiaba ni en los jingles ni en las personalidades para promocionar un producto. Pecado capital de la publicidad o excesivo cariño del publicista que parió la campaña, nos queda de ella el ser entrañable que quiso quedarse porque en el campo le llamaron ¡torero, torero!, que no quería volver a Inglaterra porque aquí, en esta España profundamente acomplejada, él encontró su lugar sobre la Tierra.

Audi abandona el DTM


El gigante Audi ha decidido abandonar el DTM (Deutsche Tourenwagen Masters) a finales de esta temporada.

La excusa oficial se apoya tanto en los retrasos acumulados a cuenta del coronavirus en el inicio de la actual campaña como en un horizonte competitivo que no compensa a la de Ingolstad. Como telón de fondo: la deriva del sector automotriz hacia las energías limpias, razón por la cual la alemana ha apostado fuerte por la Formula E, y, por qué no decirlo, los coletazos del Dieselgate, que han originado que la Comunidad Europea haya endurecido su legislación desde el pasado 1 de enero [Volkswagen, el grupo más castigado por la nueva normativa de CO2].

lunes, 27 de abril de 2020

¡Bien tirada!


Llevaba días esperando noticias sobre el Gran Premio de Francia y quejándome con los amigos de la turrada que estaba dando la prensa sobre lo mal que lo está pasando Williams. He hablado aquí mismo de que no me fascina la posibilidad de eventos a puerta cerrada y de que si había que pasar por ahí era sólo por salvar las retransmisiones y los benditos contratos con los anunciantes, no por entretenernos. La verdad, no he tenido tiempo de llamar bocachancla arrogante a herr doktor Marko por filtrar que empezábamos en Spielber sin que Liberty lo hubiese anunciado oficialmente, pero no oculto que me he quedado con las ganas...

Y de pronto el abismo y la solución en la misma frase: cancelación de la prueba en el Paul Ricard y presentación del plan maestro para salvar la temporada cuando se ha llevado al aficionado a la esquina del cuadrilátero.  

España en la pomada


Otra grata noticia: el Gran Premio de España podría celebrarse este verano, a doble ración aunque, desgraciadamente, a puerta cerrada, lo que no es óbice ni cortapisa para felicitarse por el trabajo que está realizando el Circuit.

Los planes de Liberty Media se han hecho públicos y Joan Fontsere ha explicado a Autosport que el Circuit de Barcelona-Catalunya se mantiene en negociaciones con la norteamericana para alojar nuestro Gran Premio en agosto, algo que permitiría que, antes de llegar a Monza, la Fórmula 1 acumule al menos siete pruebas: dos en Spielberg (Austria), otras dos en Silverstone (Gran Bretaña), una en Hungaroring (Hungría) y, como venimos diciendo, otras dos en Montmeló (España).

Me parece que sigue resultando clave mantener la calma hasta que todo esté concretado, pero pinta bien, que es lo importante. Os leo.

¡Vayan preparando los motores!


Con las 500 Millas de Indianápolis a buen recaudo a finales de agosto, el campeonato NTT IndyCar Series está a puntito de comenzar en el óvalo de Texas el próximo 6 de junio, y con público; y digo que está a puntito de arrancar porque me consta que en tierras texanas hay mucha tranquilidad con el tema del coronavirus.

Visto lo visto da la sensación de que las lorzas que nos hemos ganado con el confinamiento no nos la vamos a poder quitar tan fácil. El verano se promete cargadito en cuanto a eventos deportivos de todo tipo y va a resultar complicado abstraerse de tanta tentación: liga de fútbol, baloncesto, NBA, Fórmula 1 y un amplio etcétera. Parecía que esto no iba a tener fin pero, bueno, empieza a haber luz al final del túnel.

Os leo.

domingo, 26 de abril de 2020

Naftalina


Proporcionalmente hablando, las élites de lo nuestro, los listillos de la clase, vamos, han envejecido más rápido y peor que el resto del personal. Independientemente de su edad —en esto existe un amplio abanico—, sus discursos son prácticamente idénticos a los que usaban hace unos años, y esto, en un mundo tan cambiante como la Fórmula 1, supone el principal síntoma de su caducidad.

No hay conversación ni episodio en el que no surja la inevitable comparación con lo pretérito. Incapaces de ver el presente sin esta muletilla, no lo analizan sino que repiten como papagayos lo que sentencia la Wikipedia o dejó escrito tal o cual texto escrito hace décadas, o incluso recurren a su amplia experiencia olvidando que Brueghel el Viejo pintó La Parábola de los Ciegos en 1568. El inmovilismo es la regla y, así las cosas, su realidad se ha convertido en un espeso puré de garbanzos que ellos mismos son incapaces de digerir.

Quien a buen árbol se arrima


Toto es padre y tiene responsabilidades familiares, también es empresario de éxito y no suelo meterme con los empresarios de éxito salvo que me pisen el pie. Dicho esto, la compra por su parte de un pequeño paquete de acciones de Aston Martin puede significar mucho, que ha decidido diversificar sus inversiones o, simplemente, que ha visto posibilidades en la nueva aventura que ha iniciado Lawrence Stroll o incluso, que le ha hecho un favorcillo al canadiense.

La apuesta es relativamente insignificante (no llega al 1%), calderilla para él, de forma que me confieso incapaz de extrapolar nada ni a favor ni en contra. Vamos, que no soy capaz de entrever si Wolff abandonará Mercedes AMG para embarcarse en Aston Martin F1 Team, o si todo consiste en un movimiento económico entre amiguetes que, por sus características, de momento no tiene mayor relevancia, que no es por nada, Toto también fue accionista de Williams y la cosa jamás llegó a mayores.

Os leo.

La FIA modifica el Código Deportivo


Mientras Liberty sigue enredada en la herencia de Bernie y precisa que equipos como Ferrari y Red Bull se apeen de la burra y permitan que los planes necesarios para todos sigan adelante, la FIA ha cogido el toro por los cuernos, ha anulado la posibilidad de veto salvo en ocasiones muy especiales, y ha modificado el Código Deportivo para que las decisiones se alcancen con mayorías suficientes mientras duren los efectos de la pandemia [La FIA adapte son Code Sportif en période de crise].

La cosa no tiene mayor aquél, basta que leáis el artículo enlazado o el abundante material que ha surgido después, para comprender el calado y la salud que destila la medida: FIA va a aplicar un sistema democrático con el fin de impedir que los asuntos encallen; se acabaron las unanimidades, lo que quiera la mayoría sale adelante...

Llamar pan al pan


Por mucho que me escueza que alguien vapulée a Ferrari, Zak Brown tiene todas mis bendiciones en su carga contra la de Maranello [McLaren ataca a Ferrari: «¿Ética? Estaría bien que nos hablaran de su acuerdo secreto»].

A pesar del amarillito que tiñe el titular, el californiano da duro al episcopado de la Fórmula 1 tomando a la italiana como principal foco de atención. La cosa está muy desequilibrada ahí dentro, en el selecto club que compone el paddock, y sí, se agradecería que en momentos tan delicados como los que estamos viviendo aflorase un poquito más de creatividad por parte de los que cortan el bacalao.

sábado, 25 de abril de 2020

Segundo piloto


La última vez que hablé del asunto que traigo hoy entre manos, valoré a Sebastian Vettel como primer piloto de Ferrari y aporté datos que justificaban el poco crédito que daba (yo) a las noticias que aireaban el posible contrato a la baja que supuestamente había presentado Maranello al alemán.

Ha pasado cierto tiempo desde aquello y el runrún sigue golpeando machaconamente nuestra actualidad, de forma que he empezado a dar validez al asunto, lo que me lleva a plantear el escenario de diferente manera, es decir: Sebastian no está considerado primer conductor por la italiana sino como segundo de Leclerc, lo que abriría las puertas a que las piezas encajen, ya que en ninguna cabeza cabe que el escudero cobre más —muchísimo más, por concretar— que el primer espada de La Scuderia.

Salvar las televisiones


Esto va tomando forma, o eso dicen. Dos dobles carreras a puerta cerrada en julio (Spielberg y Silverstone) y sin que sepamos demasiado del Gran Premio de Hungría, que, como sabemos, sigue teniendo fecha cerrada a primeros de agosto...

Imagino que está teniendo mucho que ver las cancelaciones de las suscripciones a los canales exclusivos que retransmiten la F1. No sé cómo está este asunto, la verdad, y si os soy sincero, ni me voy a molestar en indagarlo. Huele a que vamos a rescatar las televisiones y todo lo que viene detrás: intereses de los patrocinadores y anunciantes, etcétera, pero sé que afirmarlo así, sin anestesia, me va a granjear unas cuantas enemistades más, pero como decía el otro día [Menú de salvación]: la solución no me gusta un pelo aunque entiendo que no es momento de ponerse especialmente picajoso.

viernes, 24 de abril de 2020

No está el horno para bollos


El Presidente del ACO, Pierre Fillon, en conversación con James Allen, ha ensombrecido un poquito más nuestro horizonte deportivo, al admitir que si las cosas no salen como están previstas y el coronavirus pone en riesgo la celebración de las 24 Horas de Le Mans tras su cambio de fecha (de junio a septiembre), podrían llegar a celebrarse en octubre o noviembre [The 24 hours of Le Mans 2020 may be delayed again].

No todo tiene por qué ser malo, por lo leído, la buena noticia es que el ACO continúa juramentado a llevar adelante su prueba. Seguiremos cruzando los dedos.

Os leo.

Sobre Alfred Neubauer


A estas alturas todos conocemos a Alfred Neubauer, pero ayer, con ocasión del Día Internacional del Libro, en vez de que viniera a buscarme un enemigo como sucedió en idéntica fecha de 2017, nos dedicamos en redes a compartir gustos bibliográficos y a recomendarnos lecturas de todo tipo, mayormente relativas al mundillo petrolhead

Y bueno, como suele ser costumbre salió a la palestra Hombres, Mujeres y Motores; Recuerdos del Director de carreras Alfred Neubauer y, cómo no, el sambenito de novelero o peliculero que corona la cabeza del checo desde que el bueno de Castellá detectó en el texto aludido algunos desvíos de la realidad.

jueves, 23 de abril de 2020

Los pecados de Flavio


Flavio mantiene intacta la facultad de poner contra las cuerdas a los hipócritas y falsos. Lo suyo es un don, un carisma que adorna su figura que he alabado siempre. Donde hay un gilipollas incapaz de olvidar la farsa del juicio FIA sobre Singapur 2008, siempre hay un chiquillo al que no quisieron lo suficiente cuando pequeño, que ha olvidado con el transcurso de los años que por mucho que nuestros curas nos la refanflinfen, el catolicismo gana de calle al calvinismo y el anglicanismo porque es infinitamente más generoso.

Briatore dobló la rodilla ante el Mosley al que le gustaban las ceremonias sadomaso con ribetes nazis, pero ganó en la Justicia civil [Briatore gana la batalla a la FIA], y es el individuo que desde 2013 podía volver al paddock cuando le diera la real gana [Briatore podrá volver a la Fórmula 1 en 2013]. No ha querido y hay que enfatizarlo, pero ahora, por la razón que sea, le hace tilín volver a coger las riendas de un equipo.

Los equipos B


Que Christian Horner esté a favor de los equipos B no significa otra cosa salvo que el ADN de nuestra Fórmula 1 está tan podrido que no tiene salvación. 

Red Bull forma parte del Grupo de Estrategia y en su mano estaría devolver a esta competición aquel espíritu que la convirtió en un lugar muy parecido al Paraíso, pero no quiere porque el formato actual permite que haya dejado de ser el juguete de un magnate de las bebidas energéticas y pueda codearse con Mercedes AMG, Ferrari o McLaren...

miércoles, 22 de abril de 2020

Ice overflow


El padre de Javi, Bárbara, la madre de Juani, Alfre todavía conectado a un respirador artificial, Gontzal caído, ahora Shellie...

Las balas silban demasiado cerca y ya se han llevado por delante a gente que me toca, y duele, ¡joder!, por los que se han visto obligados a doblar la rodilla y por los que ni siquiera sé a estas horas si precisan de mis oraciones.

Gracias por tanto, Marcos


Sin pretender relacionar fuera del recipiente, sí considero que la vida en Nürbu me habría ido mucho mejor si la respetable parroquia que no es de este sitio me leyera siempre con la voz y entonación de Marcos Mundstock...

Les Luthiers y esta bitácora llevan fundidos desde aquel lejano 3 de agosto de 2007 en que decidí suicidarme ante vosotros, y aunque a veces suelo recomendar que se ponga a este u otro texto la voz del gigante argentino que nació en Santa Fe de la Vera Cruz pero perfectamente lo podía haber hecho en mi Portugalete natal, el humor ha cambiado de manos sin que apenas nos hayamos dado cuenta y es hoy el día en que no lo reconoce ni la madre que lo parió.

Luis y la tigrilla


Tengo tarde de despedidas y no puedo dejar de referirme a Luis Sepúlveda, quien definitivamente nos dejó en Oviedo el jueves pasado.

Muchas veces os he contado que aprendí a escribir de leídas, lo que vendría a ser en música tocar de oídas. No es mal método, la verdad, pero es que la gramática se me atragantó ya desde el colegio y no han podido arreglarlo las muchas veces que he intentado enderezar mis pasos literarios hincando codos. Y digo que no es mal método porque leer es uno de los ejercicios más gratificantes que existen y a poco espabilado que seas siempre hay algo que se queda...

Goian bego, José María


Gracias a Dios mueren las personas pero quedan sus recuerdos y actitudes, y aunque nunca traté con José María Calleja más allá de compartir hall y ascensor cuando él subía a la radio junto a sus guardaespaldas y yo a mi viejo estudio en el Sanreza de Zabalburu, quiero agradecer desde estas líneas haberle podido escuchar o leer, porque en aquellos años en que nos hacían falta guías en el desfiladero, él superó sus miedos y supo serlo.

Hasta pronto, José María.

Cara o cruz


Quien más, quien menos, ha comenzado a recurrir a rebuscar en el pasado por ver si con un poco de suerte sale cara en la moneda que ahora mismo da vueltas en el aire.

La incertidumbre nos está comiendo el coco. Una cosa es llegar a imaginar que algún día saldremos del confinamiento y otra, bien distinta, percibir día sí y día también que no parece haber salida al final de este túnel porque las noticias de ahí fuera no parecen indicarlo. 

martes, 21 de abril de 2020

Menú de salvación


Me confieso totalmente falto de alicientes ante la posibilidad de más de una carrera por circuito o, en su caso, de que las pruebas se celebren a puerta cerrada...

No me preguntéis por qué. Tengo la sensación de que se va a enlatar nuestro deporte con tal de salvar la temporada y, sinceramente, no me gusta la posible salida aunque al final sea la única que quede.

El BAT 9


A mediados de marzo hablábamos del Progetto B.A.T. (Berlinetta Aerodinamica Tecnica) [Alfa Romeo BAT 5], y aunque aquella entrada iba sobre el BAT 5 de 1953 (LookSmart), os comentaba que tenía también el BAT 7 de 1954 de la misma marca y que nunca adquirí el BAT 9 de 1955. 

Pues bien, como padre soy manifiestamente mejorable pero se ve que aún mantengo el tirón. Eso o que mis patatas fritas valen como perdón de mis pecados, o mis macarrones al batzoki o mis purés de verduras tienen poderes mágicos, pero el caso es que ayer me regalaron la pieza que faltaba en mi colección sin que existiese razón para ello, vamos, que ni fue mi santo ni mi cumpleaños ni se celebraba en casa ninguna ocasión especial.

lunes, 20 de abril de 2020

Pero, ¿hubo o no hubo guerra?


Me ha sorprendido la acogida que habéis dado a la entrada que escribí sobre Max Mosley y Bernie Ecclestone [Los buscavidas], y puesto que en ella hablaba de la Guerra FISA/FOCA, y aunque tampoco tenía pensado extenderme más sobre el tema, sí considero que puede ayudar a contextualizar todo el asunto si matizamos que, estrictamente, no hubo ninguna guerra sino un bonito sainete que definió un nuevo equilibrio de fuerzas entre los mismos protagonistas: FIA y equipos. Es decir, no hubo vencedores ni vencidos, sino el amanecer de un nuevo orden.

Como el bueno de Jean-Marie Balestre se coronó de gloria en 1989 —mejor dicho: lo coronaron de gloria—, y en ese momento sí era Presidente de la FIA, la lectura de lo sucedido entre 1979 y 1982 lo sitúa en esa misma posición, cuando la realidad es que el francés era Presidente de la FISA (Fédération Internationale du Sport Automobile), un comité específico de la Federación Internacional de Automovilismo, presidida en esos instantes por el alemán Paul Metternich.

20 de abril


Ayer me dio por compartir en redes sociales la entrada que dediqué en julio de 2018 a Walter Rorhl y su Porsche Junior Traktor circulando sobre el Nürburgring [Ser lento en el Nordschleife], y, la verdad, pocos han entendido el chiste...

Hoy... Hoy es 20 de abril y resulta inevitable recordar la voz de Cifu, de Celtas Cortos, entonando la canción que lleva esta misma fecha por título, sobre todo en su frase: «Hoy no queda casi nadie de los de antes / y los que hay, han cambiado / han cambiado...»

domingo, 19 de abril de 2020

Los niños de Dios


A fe mía que me sigue enterneciendo el infantilismo de algunos posicionamientos, sobre todo cuando niegan la realidad para construir otra realidad alternativa, más a su gusto, claro.

Cuesta aceptar que nuestro deporte es un gigantesco burdel y esto lo entiendo, lo que no comprendo es la necesidad que tienen algunos de elaborar un relato alternativo que pasa inevitablemente por sustantivar las bondades deportivas de tal o cual conductor, como si el resto no importara nada o no hubiese tenido influencia. 

En la consulta del proctólogo


Hace prácticamente un mes escribí sobre el debate forzado que se había montado entre la chavalería a cuenta de si valía lo mismo un título conseguido en un campeonato reducido que en uno convencional, de unas 20 pruebas por término medio, vamos [Hamilton el breve], y me encuentro con que Sebastian es de mi misma opinión [Un championnat plus court n’aurait pas moins de valeur], lo que me llena de orgullo y satisfacción, que diría nuestro anterior Rey.

Y bien, como el coronavirus sigue llevándonos a la esquina del cuadrilátero y el sueño de realizar 18 o 19 carreras se va desvaneciendo, me temo que tendremos que irnos acostumbrando a la idea de que nos bastará un puñado de citas para llamar temporada a 2020, que bien mirado a mí me viene de perlas, ya que estaba pensando en pillarme un nuevo disco duro externo (sería el tercero dedicado exclusivamente a la Fórmula 1), y con el espacio que aún queda en Adelita 02 creo que voy servido si esto arranca definitivamente en septiembre.

Pasad buen día, pero en casa... Os leo.

sábado, 18 de abril de 2020

Detrás de los récords


Comúnmente se da por bueno que Adolf Hitler sufrió una especie de fiebre por los récords de velocidad sobre asfalto, y que por ello llevó a su gobierno a invertir toneladas de dinero en las fábricas de Auto Unión y Damiler-Benz con tal de demostrar al mundo que la industria alemana del automóvil era la mejor del mundo...

No es falso, la verdad, aunque oculta una realidad diferente, pues Hitler no pretendía convertir Alemania en el principal proveedor de automóviles sino poner toda Europa bajo su bota. Este matiz nos permite entender el enorme gasto destinado, la importancia de enseñar músculo y la alegría que producía al Führer cada récord batido por los Rekord Woche, ya que cada uno de ellos era, también, una señal enviada a la URSS y sus posibles enemigos, al respecto de que la industria nazi estaba preparada para cualquier contingencia y acumulaba una enorme ventaja.

Viajando a ciegas


Comentábamos hace nada que la Formula E estaba capeando mejor que la Fórmula 1 el temporal provocado por la pandemia [Se retrasa el EVO Gen2], pero las cosas se han complicado en las últimas horas con la cancelación de la prueba en Berlín, lo que ha llevado a que Nueva York y Londres estén ahora mismo en situación de parada técnica a la espera de acontecimientos.

En realidad las tres carreras estaban en el alero y los acontecimientos son los que están forzando la más que posible caída de las fichas de dominó. Berlín no está por la labor de jugársela. En EE.UU. la cosa no está mejor. Concretamente en Nueva York, los daños económicos ocasionados por el coronavirus son cuantiosos y la previsión de recuperación en el corto plazo es ahora mismo una quimera. Quedaría el double de Londres, pero sin las dos carreras anteriores no sé yo...

viernes, 17 de abril de 2020

Cinco mil setecientas...


Paul Simon pone voz a Duncan y el mundo suena un poquito mejor aunque el demonio haya rasgado esta mañana una parte de mi adolescencia para la que no hay zurcido reparador. Tampoco hay hilo ni aguja, suele pasar. Cuando la realidad te golpea así te quedas desarmado y sólo conversar con Amama esta tarde me ha sacado de las temibles escolleras de la melancolía y me ha devuelto a mar abierto. El abuelo Antonio y sus correrías de chiquillo, a quien siempre pillaban porque llevaba a la pequeña Gori a sus espaldas.

Y la casualidad que se alía con la fatalidad: 5.700 entradas con ésta y Gonzalo no podrá leerla...

Donde quiera que estés, brother, siempre te dije que había sitio para ti en Nürbu, aunque jamás imaginé que fuese así ni tan temprano. Te quiero.

Los buscavidas


La vida da tantas vueltas que sin notarlo acabamos olvidando de dónde venimos, algo que dificulta cualquier análisis de la actualidad y, con más razón, discernir hacia dónde nos dirigimos...

La crisis del coronavirus ha dejado a Liberty Media a los pies de los caballos, y con ello no quiero decir que no lo merezca, entre otras cosas porque no soy nadie para emitir ningún tipo de juicio al respecto. Sin duda la norteamericana sabía dónde se metía cuando inició el proceso de compra de la Fórmula 1, la adquirió a buen precio y es de imaginar que pretendía sacar jugosos beneficios de un negocio que ya entonces estaba a la baja —son raros los ejemplos de venta en pleno ascenso.

jueves, 16 de abril de 2020

A thousand roads


Desgraciadamente hay mucha gente que no sabe vivir sin estar envuelta en problemas sin solución, reales o inventados, que tanto da porque ésa es su zonita de confort: el desasosiego perpetuo.

Hace años había quien se pasaba el día sopesando qué iba a ser de nosotros cuando Fernando abandonase la F1. Se estaban haciendo las cosas tan mal (entonces) que el horizonte era más negro que las avellanitas de un grillo. ¡Zas! —imaginaban—, ¡la Fórmula 1 iba a desaparecer bajo nuestros pies! Y bueno, resulta evidente que no ha sucedido nada, extraordinario, se entiende.

Y ahora Spa


Recién estoy tomando la temperatura a este jueves, no me lo toméis demasiado a mal. 

En fin, Bélgica acaba de decretar que no quiere eventos multitudinarios en su territorio hasta el próximo 1 de septiembre y ello deja en bocadillo sin pan a Spielberg, Silverstone y Hungaroring, porque, evidentemente, Spa-Francorchamps queda ahora mismo a verlas venir —su fecha estaba establecida para finales de agosto.

miércoles, 15 de abril de 2020

Que no cunda el pánico


Que la FIA mire con lupa lo que sucede en McLaren en 2021, no significa otra cosa que la de Woking va a ser la escudería que más va a mejorar de toda la parrilla, cuantitativamente hablando, of course!

Mucha aerodinámica aquí, mucha aerodinámica allá, pero con esto de la prórroga de los coches de este año para el siguiente, las unidades de potencia siguen siendo cruciales y nuestra protagonista de hoy cambiará de Renault a Mercedes-Benz porque así estaba previsto. En este orden de cosas, y puesto que nuestra alta institución ha prometido velar por la sana competencia hasta que duren los efectos colaterales de la pandemia, se va a poner a mirar al microscopio el único monoplaza nuevo que rodará en 2021, que ya me dirán ustedes qué coño va a poder comparar con el MCL35 de esta temporada.

Cómo hemos cambiado


El confinamiento por la pandemia ha tenido como efecto colateral saludable, si me permitís decirlo así, que a muchos aficionados nos está permitiendo revisitar temporadas completas de F1, algo que, a su vez, está facilitando a los integrantes de la chavalería ligera comprobar de primera mano cómo hemos cambiado, que cantaba Presuntos Implicados en la voz de la impagable Sole Gímenez...

Los viejunos lo estamos disfrutando quizás con algo de nostalgia porque realmente hemos cambiado pero también hemos perdido mucho. Poder ver de nuevo Mónaco 1982 o 1984, o 1992, produce una sensación contradictoria, dulce y amarga a la vez ya que resulta imposible entender el empecinamiento en que las cosas sólo hayan empeorado. Donnington 1993, Spa-Francorchamps 1998, Dallas 1984, Imola 1982, Zolder de ese mismo año... Imola 1994, 2005... ¡Hay tantas!

Se nos va la pinza


Vaya por delante que nunca defenderé las meadas fuera de tiesto, mucho menos si adquieren ribetes racistas, pero en el octavo día de la creación Dios alumbró las sanciones económicas precisamente para evitarnos disgustos del tipo: acabo con tu carrera profesional porque en un momento dado has soltado un término inapropiado para el gran público pero, por lo que se ha visto, habitual entre tu colega y tú...

Kyle Larson saludaba durante una carrera virtual a su spotter con un Ey, nigger! y se liaba la mundial, básicamente porque en un mundo que cada vez más supervisado el respetable no entendió que se trataba de una broma entre compañeros, ni lo quiso entender cuando Larson, intentando parar el incendio que lo devoraba, pidió disculpas y trató de explicar en qué había consistido todo. Fin de la historia: los patrocinadores le retiraban su apoyo, iRacing lo vetaba de por vida, Chevrolet no quería tener nada que ver con el californiano, NASCAR suspendía su licencia, y su equipo, Chip Ganassi, se lo quitaba de encima.

Se nos va la pinza, y mucho... Os leo.

Los caraduras


Peter Windsor vive su apacible vida como reputado periodista del paddock aunque hace años protagonizó un asunto turbio que al parecer no le ha pasado factura. Es británico y eso quizás explica algunas cosas, ya que no siendo mexicano, argentino, español o italiano, aquello quedó en un bonito «pelillos a la mar» tras el abono de una cantidad por los destrozos ocasionados.

Pongámonos en situación: corría 2009 y la FIA había abierto la mano a que equipos pequeños formaran parte de la parrilla a partir del año siguiente. 

martes, 14 de abril de 2020

El menos indicado


Hombre, es bastante habitual, y hasta cierto punto comprensible, que los seres autoritarios carguen tintas contra los sistemas democráticos y digan de ellos que no funcionan. En este sentido, no es de extrañar que Bernie lo haga, aunque sorprende bastante el amplio predicamento que suelen encontrar sus alharacas entre una chavalería incapaz de preguntarse qué sucede para que los sistemas autoritarios tampoco funcionen...

No es cuestión de ponernos a reflexionar sobre los valores que hacen de una democracia una auténtica democracia —ponedle voz de Marcos Mundstock a estas palabras, please!—, pero sí parece momento para recordar que Ecclestone es el menos indicado para hablar de estas cosas, ya que su autoritarismo nos está costando bastante caro y continúa lastrándonos incluso tres años después de que Liberty Media le obligase a abandonar el barco.

Huir hacia adelante


Macron lo tiene claro: no quiere espectáculos multitudinarios en el territorio de Francia al menos hasta mediados de julio, y ojo con esto, porque Le President es uno de los principales promotores del cierre del Espacio Shengen europeo hasta septiembre, es decir: mientras vela por la seguridad de sus compatriotas, está apostando fuerte porque los socios comunitarios acepten curarse en salud y eviten, en la medida de lo posible, que agentes externos activen el temido rebrote que tantas risas produjo entre la chavalería cuando lo mencioné a primeros de marzo [Más vale prevenir].

El coronavirus no atiende a fronteras internas ni externas y sigue poniendo en jaque la Fórmula 1. El Gran Premio de Francia es más que posible que no se celebre. Su fecha se había establecido para el 28 de junio y encaja en el ámbito interdit de Macron. ¿A puerta cerrada? Sinceramente, no lo veo, si con público es un truño sin él sería parecido, pero careciendo del aliciente de una temporada lanzada que prevé tal o cuál lance en Le Castellet (Paul Ricard). ¿Muerto antes de empezar...? Yo diría que sí.

Drama returns


La bisoñez de muchos redactores de contenidos y la escasa cultura empresarial de demasiados periodistas, tanto foráneos como patrios, ha convertido un hecho habitual en un drama de dimensiones colosales. 

Gracias a Dios también contamos con buenos profesionales, tanto aquí como fuera, que se han ocupado de separar el grano del trigo para definir la situación de Williams ante Michael Latifi, padre de Nicolas, que consiste nada más y nada menos en que la de Grove ha pedido un préstamo a Latrus Racing Corp. que lógicamente, ha tenido que respaldar con su patrimonio, básicamente como hacemos nosotros cuando solicitamos una hipoteca o un crédito personal.

lunes, 13 de abril de 2020

Lo mejor está por llegar


Cuando Fernando nos prometió que lo mejor estaba por llegar no imaginé en qué consistía su certeza. Las canas no impiden que la vida te siga sorprendiendo, mejor dicho: no deberían impedir que la vida te siga sorprendiendo, pero así y todo lo ha hecho.

No se trata de que Sebastian esté cumpliendo a rajatabla aquello que dijo el de Oviedo a cuenta de que veríamos de qué pasta estaba hecho el alemán cuando no condujera un pepino, ni siquiera de que las voces más expertas de la Fórmula 1 incidan, día sí y día también, en que Lewis Hamilton ha disfrutado de una maravillosa flor en el culo a la hora de elevarse entre los mortales. Consiste en que el asturiano de los demonios, incluso habiendo abandonado nuestra disciplina, ha puesto el listón tan alto en el motorsport que hoy es el ejemplo a seguir por mucho que los terraplanistas insistan en que posemos nuestros ojos en 2007 o en ese GP2, GP2 engine! que, oficialmente, acabó con su carrera...

Cuentos pandémicos


Se antoja un eslogan salido de un libro de autoayuda pero, en realidad, nuestra forma de vida sí parece el problema en esto de contener el coronavirus. 

Occidente, o mejor dicho: las exigencias derivadas de la globalización, precisan de un trasiego constante de productos, mercancías y gentes, que facilitan la propagación y los rebrotes. Así las cosas, casi todas las semanas van cayendo eventos a lo largo y ancho del orbe que me inclinan a continuar pensando que la cosa va para más largo de lo que imaginábamos en inicio.

Se retrasa el EVO Gen2


La Fórmula 1 y la Formula E están resolviendo de manera bastante similar la crisis abierta por el coronavirus, aunque hay que decir que la de Alejandro Agag está actuando con mayor antelación que Liberty Media y, sin duda, con mayor capacidad de transmitir al público la serenidad necesaria.

También es verdad que en la modalidad de coches eléctricos existe un mayor consenso entre todas las partes implicadas, una mayor solvencia general y menos prisa, ya que su planificación a corto y medio plazo no ha sufrido los inconvenientes que han salpicado nuestra disciplina, que no es por nada, pero llevamos bastante con el temita de la normativa 2021... En fin, dejémoslo en que allí lo han tenido un poquito mejor que aquí, ¡ejem, ejem, ejem...!