lunes, 16 de julio de 2018

I'm Going Slightly Mad


Este año Alemania y Hungría vienen casi de la mano, y puesto que todavía no he metido mano a McLaren en Gran Bretaña, vamos a ir cerrando heridas.

Decíamos la última vez que hablé de estas cosas [¡No hay dolor, McLaren!] que Woking había parado la sangría en Spielberg y era de esperar que en Silverstone se notara un repunte. Obviamente sólo acerté lo justito. El nuevo MGU-K de Renault no está plenamente operativo y, en tierras británicas, el MCL33 volvió por sus fueros a ser el de antes, aunque con la salvedad de que podía haberse mostrado mejor que el de antes de no ser por el incidente con Checo en los primeros metros y de no haber estado Kevin en plan Demonio de Tasmania durante buena parte de la prueba.

El caso es que el trasto de Woking volvió a resolver bastante bien las curvas de radio amplio aunque, a cambio, perdía fuelle en recta y en giro de radio corto, lo que en el cómputo general lastraba bastante los tiempos por vuelta.

Para Alemania se prevén novedades que deberían ayudar a mejorar el panorama, empezando por una previsible modificación en la arquitectura de la suspesión delantera (¡a la piscina!) que ayudaría a conjugar mejor la actividad del morro del MCL33 con su trasera, lo que a la postre, facilitaría que el chasis deje de sufrir de sobresfuerzo y empiece a cumplir con su cometido, mayormente en las curvas cortas, donde hace falta más tracción que aerodinámica.

En recta es previsible que nos movamos en Hochenheim en los mismos parámetros que en Silverstone. El trazado alemán es de los denominados «de motor» y aquí poco se puede hacer si Renault no está al 100%. Así que con vuestro permiso, contando con Gil en el muro, ponemos a Queen y apuesto por los dos monoplazas naranjas en los puntos y un sexto puesto para el Nano.

Ea, os leo.

4 comentarios:

Bertor dijo...

Alaaaaaaaaaaaa. Qué optimismo! Yo creo que todo el año va a ser similar, sin grandes milagros ni cambios notables. Y es que a pesar de que McLaren mejore, el resto también lo hará. Mira Haas en la última clasificación. Y Renault tampoco va a ceder posiciones así como así. Y clasificando atrás, difícil será lograr grandes resultados.

Me temo que la tónica de la temporada será Alonso luchando por lograr puntos (que alguno pillará) y Vandoorne luchando por no quedar muy atrás.

Pero el jamón este año te lo apuesto a que Alonso no pisa el podio (salvo carrera loca, loca).

Anónimo dijo...

Son todos puntos valiosos, para la hucha de Maclaren. Me gustaría saber la relación que existe entre diferencial de puntos obtenidos respecto del compi de turno, y el salario que se lleva a final de temporada.

Al final te resulta hasta rentable tenerlo entre tus filas. Es lo que hay, y más se perdió en la guerra.

josepcla Claramonte dijo...

Buen artículo.
¿De dónde se saca eso de la "previsible modificación de la arquitectura de la suspensión delantera"?

Cao Wen dijo...

Con Red Bull yéndose a Honda no creo que Renault saque nada nuevo este año (por no levantar liebres, más que nada). Así que otro año a la basura.