martes, 24 de julio de 2018

Durmiendo con tu enemigo


Hombre, prosperas a base de machacar a tu compañero con la connivencia de tu equipo, Whiting y la propia prensa, cuestionas su retirada y, la verdad, tiene que suponer un mal trago descomunal que él acabe ejerciendo de comentarista precisamente en la cadena mayoritaria para esto de la Fórmula 1.

Me dicen que es un «culo veo, culo quiero», pero no lo compro. Fernando atizaba a las redacciones españolas después del Gran Premio de Gran Bretaña y bajo esta perspectiva parece incluso lógico que Lewis Hamilton haya pretendido su minutito de gloria sacudiendo a los ex pilotos que trabajan con Sky Sport. Pero aquí no hay ex pilotos que valgan, sólo hay uno, y ése es Nico Rosberg, Campeón del Mundo 2016, un tipo que conoce a la perfección cómo se las gasta el de Tewin, ya que ha convivido con él desde 2013 hasta su retiro.

«I never get to watch the races but just got home and watching Sky (sic). I find it amusing listening to ex-drivers commentating, not one a single one of them could find a good word to say. Whatever the reason is, it’s ok I forgive you. Positivity and love wins always no matter what words you use to try and undermine me, I started 14th today and finished 1st. God is good all the time» [Amusing listening to ex-drivers commentating…] Sí, Lewis se refiere a Nico, como también apunta el canal de noticias Grand Prix 247. No hay duda.

La verdad es que el trabajo de Rosberg en Sky Sport no desmerece en absoluto el de Paul Di Resta, Damon Hill o Anthony Davidson, entre otros, que Brundle y Herbert tambien son ex-drivers, no lo olvidemos. Y aunque su labor al otro lado del micrófono es exquisita tirando a demasiado políticamente correcta para mi gusto, tampoco se puede negar que la experiencia compartida con el británico en garajes pone a sus palabras un puntito de pimienta nada desdeñable.

Así que el problema aquí es el alemán, su presencia en un lugar totalmente inesperado, la proyección que adquiere lo que dice entre el público aficionado, más que nada porque Nico sabe perfectamente qué pie calzan el tetracampeón del mundo y su escudería, Mercedes AMG, y esto, a tenor de lo expresado por Hamilton en redes sociales, le molesta aunque Dios sea bueno todo el tiempo, porque en el fondo, todo esto es como verte obligado a dormir con tu enemigo. ¿Quién lo iba a imaginar, Lewis?

Os leo.

2 comentarios:

Unknown dijo...

A mí esta clase de pataletas en redes sociales me producen bastante vergüenza ajena ¿Cuántos años tiene Hamilton?¿15? Lo único que consigue es mostrar sus debilidades. Por no hablar de esa actitud mesiánica y esos mensajes que parecen sacados de Mr wonderful. Si me dicen que el sábado cuando se abraza al coche le está haciendo reiki, me lo creo.

Un saludo

Cao Wen dijo...

Calificar de "remontada épica" a que los 13 de delante le abran las puertas de par en par.