miércoles, 6 de junio de 2018

Una de frenos


No sé si se sufrirá de frenos en el Gilles Villeneuve con el frenético ritmo que imponen a nuestro deporte las tres unidades de potencia y dos y algo extra de MGU-K para toda la temporada, el caudalímetro y las ruedas que duran una o dos eternidades, pero dicen los entendidos que así ha de ser y hoy no me encuentro con ganas de cuestionar nada; menos, si cabe, teniendo en cuenta que la fase de frenada resulta vital para la recuperación de energía a través del ERS cinético (bendito MGU-K).

Sea como fuere, cabe recordar esta mañana aquello que comentábamos cuando descubrimos que Charlie Whiting empezaba a sacar de su chistera terceros sectores para DRS como conejos para facilitar que los adelantados adelanten a su vez, y es que con esto uno nunca sabe, pues el sempiterno brazo armado del FOM que trabaja en modo quinta columna para la FIA, lo mismo estaba incentivando el espectáculo con este tipo de creatividades que ayudando a recuperar una energía que, de otra forma, no habría manera de conseguir con tanto ahorro en pista.

En todo caso, no se puede negar que el cachondo de Charlie también tiene sus cositas buenas, ni, tampoco, que estamos ante una de esos asuntos que encontrarán su explicación dentro de una o dos edades, cuando no nos haga puñetera falta entenderlos, vamos; y es que sí, en Montreal también nos toca triple sector DRS.

Y la cosa tiene su aquél porque como también dijimos en su momento, si ya resultaba interesante para el alerón móvil la presencia de doblados, con tres zonas de aplicación la cosa se pone a huevo para las escuderías más potentes, ya que la probabilidad de encontrar coches a menos de 1 segundo en los puntos de detección se eleva considerablemente, y si tienes un monoplaza a tiro puedes abrir el Drag Reduction System, e irás más rápido consumiendo menos. Y cuando frenes, como llegas lanzado, unos cuantos Julios que te calzas a lo bobo a través del MGU-K, que vía pilas de almacenamiento se podrán utilizar posteriormente...

El sistema es en apariencia vistoso pero es bastante cabroncete, y desde luego, muy sesgado, sobre todo para las plataformas menos pudientes, ya que para ellas no hay tanta contemplación ni tanta posibilidad de abrir el DRS por muchas zonas que habilite mr. Whiting, lo que en cristiano significa que proporcionalemente hablando, éstas disponen de menos capacidad para recuperar energía que las llamadas para la gloria.

Me parece injusto. Sé que lo hemos hablado otras veces, pero puesto que estamos a miércoles de Gran Premio y hay quien da palmas con las orejas con la idea de Charlie, me apetecía estrenarlo recordando que Mercedes AMG y Ferrari, y también Red Bull, ¡qué carajo!, no sé cómo lo hacen, pero siempre salen más beneficiadas que nadie con estos asuntillos menores que sobre el papel ayudan a las escuderías del montón.

Venga, va. Teniendo en cuenta la idiosincrasia del Gilles Villeneuve, me apuesto una birra a que incluso sufriendo de frenos, el vencedor de la prueba dobla a todo Cristo a partir del sexto clasificado...

Os leo.

1 comentario:

Elin Fernandez dijo...

Y así sera. Totalmente de acuerdo.
A veces me pregunto: ¿esta gente sabe lo que está haciendo?
Seguro que sí, pero no para beneficio del deporte y los aficionados.