martes, 19 de junio de 2018

¡Que viva el vino!


A Adrian Newey le gustaba el concepto que se proponía manejar Honda tras su recién estrenada nueva incursión en Fórmula 1, ya desde agosto de 2015, y por tanto, no debería extrañarnos que Red Bull haya apostado finalmente por la de Sakura de cara a tenerla como socia en 2019.

La noticia oficial de tan extraordinario evento marca un antes y un después en todo lo que hemos vivido, y para qué ocultarlo, viene de perlas a los intereses de McLaren, por ejemplo, porque el tomate que se ha traído Milton Keynes a la hora de deshojar la margarita de con qué unidad de potencia se quedaba para la temporada que viene, tenía más de tapón que de otra cosa [¡Quita tus sucias manos...!], razón por la que Abiteboul incluso ha podido llegar a perder los nervios de unos meses a esta parte.

Independientemente de lo que dice nuestro catecismo y esgrimen nuestros obispos, sabias palabras que auguran que Renault va a tener que continuar pasando por el aro de suministrar preferentemente a la austriaca, lo cierto es que no va a ser así por razones fáciles de entender.

El RB15 ya tiene que estar diseñado en sus líneas maestras y seguramente en base a un propulsor made in Honda. La fase de producción empezará en breve y aquí que Viry-Châtillon precisaba de saber a qué atenerse por no incurrir en pasar información privilegiada a su rival del sol naciente. El anuncio es importante en este aspecto, porque ahora Renault tiene las manos libres y una excusa maravillosa que justificará que, a partir de Francia, Red Bull sea como los otros clientes pero no la niña de los ojos de la francesa.

Sí, soy consciente de que la ortodoxia dice que no va a ser así, pero a las pruebas me remito: Red Bull nunca ha pretendido que le diera unidades de potencia Mercedes-Benz, y la relación entre McLaren y Honda era como la de Gollum y su tesoro en la etapa de Dennis...

No voy a discutir que os apetezca creer que vivimos en los mundos de Yupi, hasta ahí podíamos llegar, pero desgraciadamente las cosas son como son y no como le gusta a la curia que nos proporciona potitos cada mañana. Renault ahora es libre de estrenar su MGU-K tantos meses retrasado en su aplicación. Puede enseñar sus auténticas cartas en su equipo oficial y, por supuesto, en la de Woking, a quien debe haber salido del atolladero en que estaba metida gracias a Red Bull [¿Quién ha salvado a quién?].

Viry-Châtillon sabe pagar bien a sus aliados y me consta que en McLaren estaban esperando este momento como agua de mayo. No estaré aquí para recordar esta entrada cuando Renault venda su escudería y se quede en los universos de Liberty Media sólo como fabricante de unidades híbridas o como coño se llame a eso a partir de 2021, así que os encomiendo que la recordéis por mí. No obstante, creo que percibiremos muy pronto por qué era tan importante que Red Bull anunciase que se queda con Honda para 2019.

¡Que viva el vino!, sí; ¡pero cuidadín con quién brindáis en la mesa...!

Os leo.

4 comentarios:

Bastian dijo...

pues espero que sea asi jaja, lo que yo veia de todo esto era a renault creyendo que mclaren iba a ser una buena referencia...hasta que se dio cuenta de que todavia necesitaba a red bull...

aun asi..me gusta mas tu lectura

enrique dijo...

Yo creo que Red Bull, gracias a su gran chasis, ha tapado muchas de las carencias del motor galo. Ahora Renault ya no le quedan excusas.
Jose, a que crees que se debe esa falta de agarre que dice Boullier que les falta en curvas lentas?

Cao Wen dijo...

Esta es mi porra para 2019:


Ricciardo a McLaren donde suben a Norris.

Alonso a Renault con Sainz (ojalá no le endose Marko el "marrón Max").

Leclerc a Ferrari de segundo de Vettel y Kimi vaya usted a saber; ¿Williams?

Max donde está y suben de Toro Rosso al que mejor haya entendido el Honda.

En Mercedes repiten formación.

Los demás, rellenar huecos con el menor coste.

Mucho Opel Corsa tienen que venderle a Fernando para que se quede en McLata pero podría darse, en cuyo caso, mi porra se va a la porra.

Bastian dijo...

Cao Wen:

yo creo que Hulk reemplaza a Bottas.