viernes, 29 de junio de 2018

La mochila


Puedes dedicar tu vida a encontrarte a ti mismo o a parecerte a otro, y en mi caso creo que está bastante claro a qué la dedico y por qué obtengo tanto éxito... ¡Sí por mis avellanitas!

No me quejo, es más, me siento muy feliz siendo así. Otra cosa es que haya instantes en que conviene revisar lo que has ido acumulando en la mochila para legitimar lo necesario y lo accesorio, y aunque dé pena hacerlo: desprenderse de esto último porque hay que seguir caminando.

En noviembre de 2016 mi vida dio un giro inesperado que me hizo reconsiderar muchas cosas, y a comienzos de 2017 la verdad es que me encontraba con muchas fuerzas para encarar el futuro —no sé si más que ahora o menos, pero sí diferentes—, y fue entonces cuando atendí la invitación para participar en MomentoGP con un microblog al que llamé Midori Kurve.

Desde mi pobre contribución creo que ayudé en aquellos primeros pasos de la nueva aventura, pero el tiempo pasa y tras 21 entradas escritas con el mismo mimo que si fuesen para Nürbu decidí que ya iba siendo momento de cerrar esta etapa. Escribí a Alejandro para anunciarle lo que iba a hacer, y la misma tarde de este pasado miércoles publicaba mi última entrada en MomentoGP [Pillar a Red Bull].

Mi mochila abulta hoy menos que hace unos días, aunque rebosa amigos y gratos recuerdos que por fortuna ni ocupan espacio ni pesan.

Pretendo seguir encontrándome a mí mismo y la verdad, no sé si lo conseguiré, pero quiero agradeceros a todos los que me ayudáis a diario, aquí, allí o donde asomo el hocico, porque sin vuestro estímulo y apoyo diario nada sería lo mismo. Uno escribe para que le lean y lo cierto es que me leéis incluso cuando escribo tonterías como la de esta mañana. Perdonádmelo.

Os quiero. Os leo.

3 comentarios:

pocascanas dijo...

Hay corredores de autos y hay artistas al volante.
También periodistas y artistas al teclado.
Hoy quiero saludarte como se saluda a los que hacen de su labor un arte.

Un abrazo desde el Coño Sur.;)

Cao Wen dijo...

Anda que yo; mira que encontrar la curva Midori justo cuando es la última... Estoy moñeco, pero moñeco de verdad. Sólo puedo decir que viendo los agujeros que estás dejando y dejarás, Jose, te vas a convertir en prioritario para los headhunters de la Gulf Petroleum y similares. Ahí hay temita.

Anónimo dijo...

Más cositas que leer.

Y nosotros también te queremos.

Un saludo
Sr.Polyphenol