lunes, 4 de junio de 2018

Pourquoi...?


El sábado bromeaba al respecto de las noticias que daban por seguro que Brendon Hartley sería sustituido en Toro Rosso a partir de Mónaco, y no habéis sido precisamente pocos los que habéis venido a echarme un capote. Sin duda os debo una disculpa.

Conocía que su asiento está supuestamente en entredicho por su bajo rendimiento, porque Honda quiere montar a un piloto japonés y también porque, según algunas voces, incluso autorizadas, Robert Kubica sería el candidato perfecto. Bien por una de estas tres razones o bien por todas juntas, bromeaba precisamente porque había pasado Mónaco y el neozelandés continúa en Faenza, y según lo que he podido leer hoy mismo, conducirá el monoplaza con dorsal número 28 también en Canadá, y seguramente en Francia, y en Austria y en Gran Bretaña y más allá...

Y es que siempre me han llamado la atención este tipo de cambalaches que de cuando en cuando propone la prensa especialista, mayormente la british, para qué vamos a engañarnos.

Kubica, sin ir más lejos, hasta que zanjó el asunto Paddy Lowe iba a disputar un Gran Premio o varios con Williams; hoy, el de Cracovia está llamando a la puerta de Faenza o Faenza está llamando a la suya, que tanto da. Lo del piloto japonés a petición de Honda tampoco es nuevo. Cuando el que ofrecía bajo rendimiento era Stoffel Vandoorne también se barajó esta posibilidad para McLaren aunque el candidato perfecto era Lando Norris, que para eso el chaval ha nacido en Bristol...

Quiero decir con todo esto que no suelo comprar este tipo de elucubraciones hasta no verlas con mis propios ojos, como Santo Tomás, fundamentalmente porque atienden a criterios que no suelen tener ni pies ni cabeza.

A ver, si 2018 fuese para Toro Rosso una temporada vital de la muerte en cuanto a conseguir puntos, pues a lo mejor sí las compraba —desde luego no con un piloto japonés cuyo supuesto rendimiento en pista quedaría por contrastar, pero sí con el polaco, por ejemplo—. En todo caso, que es a lo que vamos, me temo que en todo este asunto se está olvidando que la filial de Red Bull está ayudando a Honda a desarrollar su unidad de potencia con vistas a que la utilice el año que viene Milton Keynes.

Honestamente considero que éste es el único foco que se puede usar en estos momento, de forma que lo de conseguir puntos o hacer buenas actuaciones sería secundario, muy secundario.

Dicho lo cual, Hartley ofrece una experiencia con tecnología híbrida nada desdeñable. Desde 2014 a 2017 ha pilotado para Porsche en el WEC y con muy buenos resultados. No sé si ésta fue la razón por la que lo llamó Toro Rosso el año pasado, pero sí me parece suficiente como para seguir contando con él aunque sus números, de momento, no satisfagan el fino paladar de algunos entendidos.

Y nada, que os leo.

1 comentario:

keskusracing dijo...

Hartley me parece un muy buen piloto (campeón del WEC) al que no se por que se le han echado al cuello desde el principio. No le han dado margen ni para adaptarse a la categoría y ya lo quieren echar.
Muy interesante tunaoubte de lanexoerienla con motores hibrihídos.
Un saludo