viernes, 18 de mayo de 2018

Marca Alonso


Cuando la mediocridad cuestiona o critica a la genialidad, pasa lo que pasa. El paddock se nos ha llenado de primeras promociones en escuelas de negocios, comerciales, estanqueros, gente con pasta o tíos bien relacionados, mientras se ha empeñado con denuedo en arrinconar a los viejos motoristas, a los viejos héroes, a todo aquello que tuvo alguna vez que ver con el automovilismo que conocimos.

Y pasa lo que pasa, como digo. Que el deporte se nos sigue yendo a la mierda mientras imbéciles como Toto Wolff recriminan a un señor ante quien debería arrodillarse, que se portó mal hace diez años, que podrían ser doce, ocho o seis, lo mismo da, porque lo que subyace es que no quiere verlo ni en pintura, no sea que en un descuido arañe el barniz de su chico guapo.

No me digáis que no resulta entrañable que un bobo haga como que olvida tres subcampeonatos disputados y dos mundiales a la hora de referirse a un individuo que en sus supuestas horas bajas es capaz de descubrir al público general lo que son la Rolex, la Indy o el Mundial de Resistencia, con tal de que nadie haga lo que Tony Kanaan: sacar como conclusión que en una competición a dos, el elegido para la gloria dobló la rodilla ante Nico Rosberg y ganó el resto de lizas porque no había nadie más que se las dicutiera.

Mi abuela decía que no se deben pedir peras a un olmo, pero en el caso de Toto la cosa adquiere un gradiente que merece al menos unas líneas, porque el de Brackley es el exponente de lo que hemos sido en tiempos recientes, lo que somos y lo que nos espera, ¡ahí es ! Burla sobre nuestros cimientos, no más; la calidad supeditada al mediocre portarse bien. Ser adecuado, no molestar, hacer siempre lo que se pide. El catecismo, en una palabra, de los que en vez de crecer menguan y se preguntan por qué cada vez somos más chiquititos, que nosotros también vamos en el mismo barco, no lo olvidemos.

Lo siento por Lewis, preferiría para él un jefe más cañero, más enfocado a las cosas de la Fórmula 1, pues visto lo visto, Toto coge entre sus manos a un James Hunt o un Gilles Villeneuve y los pone a adecentar retretes con cepillo de limpiar los dientes. Como castigo, como penitencia por creerse lo que no consideran que son, ni serán jamás, los mediocres que controlan el cotarro.

Entre Toto y Zak (Brown) dista un abismo que no se refleja, ni se reflejará, ni en el Mundial de Pilotos ni en el de Marcas. Uno es un mediocre de tomo y lomo y el otro sueña y no teme a sus sueños. Uno elige lo cómodo y el otro ha escogido la arista más jodida del Everest. El primero apuesta porque no le lleven la contraria, el segundo, por adaptarse a lo que necesitan las mentes vivas que lo harán más grande. El austriaco cree tenerlo todo controlado, pero el californiano prefiere los riesgos, al modo en que se apostaba en la parrilla durante los setenta u ochenta de la década pasada de nuestro deporte.

Toto no da para más. Zak es el futuro pero lucha contra la mediocridad, y por extraño que resulte, cabe decir que tiene mas posibilidades de salirse con la suya Wolff que Brown, razón por la que estamos como estamos, sumidos en un escenario donde un mediocre de tomo y lomo afea al que quizás es nuestro mejor poeta vivo. Y la gente le ríe las gracias, mientras el riesgo, la apuesta y el esfuerzo por superarse día a día, entran a formar parte de la legión de despropósitos sobre los que nos acunamos antes de dormir.

Marca Alonso: nunca te querrán aunque ya te dije que jamás caminarías solo... Y os leo, cómo coño no iba a leeros.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Imposible luchar contra tantos enemigos... y sin embargo lo hace y de qué manera.



King Crimson

carlosike20 dijo...

Tenía tiempo sin comentar pero esta entrada lo vale, estamos ante el ocaso no de un piloto, si no, de una era del automovilismo, fer y límites es lo último que nos queda de esa era no dorada pero si muy buena, ahorita manda otra cosa que afea los campeonatos mucho más que antes, el que lo ve que lo disfrute, y el que no se ha dado cuenta que pronto dejará de ver de lo bueno es hora que lo haga.

Lastra dijo...

Todos estos calvinistas no perdonan que un españolito, nación a la que miran por encima del hombro ahora porque un día la temieron, pusiera los atributos sobre la mesa e impidiera a un tramposo salirse con la suya un lejano día de 2007; o incluso cuando un año antes le cantó las cuarenta a un tal Withing, dejándole claro que lo suyo se parece más a un "yo me lo guiso y yo me lo como" que no a una aplicación equitativa de una reglamentación deportiva, o sea, politiqueo barato y ley del embudo.

Pero es lo que hay y ellos tienen la sartén por el mango, no se ha de llorar sobre la leche derramada, hay otras oportunidades y tenemos campeón p'a rato.

Giovanni. dijo...

Gracias, hacia tiempo que no me emocionaba leyendo sobre nuestra afición.

flechié dijo...

Que se ande con cuidado el pelele éste porque Alonso las guarda , y cuando puede pasa la factura .

Anónimo dijo...

Nunca he leído o escuchado en toda mi vida un articulo o noticia de algún medio español, hacer alguna crítica constructiva de Alonso, digo porque no se cual es la razón de que Alonso termine siempre generando conflictos en los equipos que ha estado, que no pasa nada al decir que su peor enemigo es el mismo, su forma de ser y esa prepotencia y ego. Personalmente Alonso es el mejor piloto Alonso y es para haber tenido 5 o 6 mundiales, pero creo que esa sequía de éxitos después de la primera época Renaault se debió a que el ego se le subió a la cabeza y en 2007 vimos que todo empezó cuando un novato empezó a tocarle la barbas, eso era inaceptable para todo un bicampeón y generó todo aquel conflicto dentro del equipo, ya lo que pasó después de que se apoyo a Hamilton y todo la historia conocida es consecuencia de que Hamilton fuera tan bueno, de lo contrario nada hubiera pasado y Alonso hubiera ganado aquel mundial sobradamente. Debió quedarse en Mclaren-Mercedes o aceptar el proyecto de que Red Bull le ofreció. Pero no hizo ninguna de las dos cosas y eso le cerró las puertas a futuro en RB y Mercedes. Yo creo Alonso no va a ganar nunca más un mundial en lo poco que le queda y pienso que se debe concentrar en correr otras competiciones!

matador dijo...

Y para qué va a querer ganar otro mundial?, un mundial devaluado hasta el extremo en el que, como dijo su amigo brasileño, sólo corren dos coches y los demás son comparsas, y aplíquese para los años de Mercedes y para el cuatrienio RedBulliano...

Sí, esta es una F1 de mediocres; mediocres en los despachos, mediocres en el muro y mediocres tras el volante, y el último de una estirpe histórica está siendo arrinconado por miedo a que les deje enseñando sus vergüenzas. Por supuesto que Fernando sabe que no volverá a ganar un campeonato, aunque pelease hasta la extenuación vestido de rojo y en Maranello en vez de respaldarlo buscaran congraciarse con tito Bernie buscando acomodo al chico del dedo, ya lo dejó claro cuando aquello de "la F1 nos es un deporte", pero no es tonto, sabe que todavía le puede sacar partido, no por la pasta, que sigue ingresando como el que más, pero sí por seguir demostrando lo que todos saben, que él es el mejor, el campeón sin corona (reciente), a quien todos temen y admiran por igual.

Ahora se ha encontrado con la horma de su zapato en forma de jefe, y sabiendo que no hay que rascar, le ha propuesto retos que un grande no haría ascos, y le emparentan con los más grandes de la historia. No necesita ganar más, ya es una leyenda de este deporte, y los que tenemos alguna cana sabemos que está a la altura de un Senna, o de un Prost, y muy por encima de esos campeones mediáticos de muchos títulos pero poca pátina, que tanto bien han hecho en los últimos 20 años al negocio, de tito Bernie, claro. Sólo espero que Liberty no tarde mucho en darse cuenta del activo que están dejando escapar con una competición en la que solo dos coches tienen opciones reales...
Salu2!

J.J. Rodríguez dijo...

Anónimo. Nunca habrá una crítica hacia Alonso por parte de la prensa española porque el asturiano da de comer a muchos, es un piloto muy mediático que genera muchos titulares y eso no conviene. Es una pena que no haya más autocrítica, con tanto lameculos y vendedores de humo que compra sobre todo la alonsada, que es la vertiente más nociva de seguidores que tiene Alonso y que tan mal le viene

Anónimo dijo...

Y los tontos siguen aunque se haya acabado el camino...

Lastra dijo...

Y por qué razón un bicampeón tenia que aceptar que el equipo que le había contratado como tal, le postergara a la tercera carrera ante un rookie?

Por qué tenia que doblar la cerviz ante un tipo que se pasa por el arco de triunfo un acuerdo previo para repartirse le extra lap en qualy? O por qué debía aceptar que su propio equipo apoyara al incumplidor y a su papi teniendo bien claro que la vuelta extra era de Alonso?

Y por cierto, conoces algún campeón de los grandes que no gaste un ego tamaño King size? A ver, Schummy, Senna, Lauda, Piquet, o los propios Hamilton y Vettel... Y qué decir de ese muchachito prometedor... En Holanda no habia montañas hasta que emergió el ego de Max Verstappen.

En fin, con todas las criticas que quieras Alonso seguiria con sus dos entorchados, porque la vida es asi y no basta con tener talento si además no tienes suerte.

Anónimo dijo...

No, porque claro, el moreno es Heidi...

Hamilton es el verdadero piloto tóxico de la F1. Es el primero en plantar cara a la escudería cuando no le hacen los caprichos. Y en putear o mandar putear a sus compañeros.

Paddy pillando la radio, "aumenta la velocidad"... Recordáis, listos? Y el otro diciendo luego, "I lead the race, I set the pace". Poor faaaavooor...

Cuando a Wolff se le agote la supremacía mecánica, veremos si no eyecta al inglés de su asiento. De momento, prensa británica y filial alemana contentas.

Flechié dijo...

Bueno...más que suerte se necesitan "padrinos" , por decirlo suavemente .
Yo creo que Alonso debería tener paciencia . La f1 no es la de antaño , la de la era de los astronautas . En esta f1 actual , estando en forma se puede pilotar hasta ser muy veterano .
Y si tiene paciencia y no se retira , su momento llegará ....
Le leo maestro

Eduardo Lamata dijo...

Qué razón....!

Lastra dijo...

No me quiero imaginar la que le habría caído a FA si suelta por la radio eso de "yo lidero la carrera, yo establezco el ritmo"... Inenarrable la cantidad de porquería que le hubieran volcado encima.

Elin Fernandez dijo...

Lastra, te faltó decirle a ese "Anónimo": ¡TOMA!
Muy bien dicho.