domingo, 25 de diciembre de 2016

El Südschleife [#Nürbu 05]


La memoria es muy buena ocultando pruebas. Por cada recuerdo que creemos tener, por ejemplo, hay montones de ruinas alrededor sembrado dudas sobre si aquello fue cierto, ocurrió de verdad, o supuso un poco de arcilla con la que nos ayudamos a modelar nuestro pasado.

Más o menos hace ahora un siglo, el sueño de crear un circuito en la región de Colonia acumulaba polvo en el interior de un oscuro cajón a la espera de que las bombas cesaran de meter ruido. Los bosques de las Eifel, sus caminos, formaban parte de la relativamente tranquila retaguardia del ejército alemán, pero las cosas iba a cambiar muy pronto porque los USA entraban en el conflicto.

El paisaje, cuyos cielos habían visto roto su silencio por algunas escuadrillas de aviones camino del frente, se convirtió en poco tiempo en crudo protagonista. La Gran Contienda terminaba a finales de 1918 pero aún seguiría pasando factura a los alemanes hasta junio de 1919, cuando se firma el Tratado de Versalles. Es ahí, imagino, cuando alguien recuerda que existe un cajón con un sueño dentro.

Los belgas, por aquellas fechas, ya han mostrado su interés en la creación de un proyecto de trazado carreras que servirá para revitalizar la zona, facultando el acondicionamiento y mejora de la red vial entre las localidades de Spa y Francorchamps. Alemania también necesita recobrarse y la vieja ilusión adquiere un nuevo sentido: urgencia. El sueño echará a andar apenas unos años después.

Nürburgring se estrenará definitivamente el 8 de julio de 1927, siendo sede del segundo Grand Prix de Alemania, papel que interpretará casi de manera ininterrumpida hasta 1939 —las citas de 1930 y 1933 no se disputaron debido a la convulsa situación económica y política que atravesaba el país—. Ofrece entonces una cuerda de 28 kilómetros en lo que se conocía como Gesamtstrecke, la distancia total que se cubría uniendo el anillo Norte con el Sur, el Nordschleife con el Südschleife.

Esta última sección comenzó pronto a quedar a la sombra de la primera por su tamaño reducido, porque en realidad era una sugerente pista de pruebas frecuentemente utilizada en carreras menores de coches y motos, pero, fundamentalmente, porque no se volvió a utilizar una vez la Fórmula 1 adquirió su formato moderno. A partir de 1950 el Gran Premio de Alemania se disputa sólo en el Nordschleife, aunque ese año no forme parte del calendario.

Después de los sucesos de 1976 y el arrinconamiento definitivo del gigante, el Südschleife vive un efímero momento de gloria que se disipará cuando comienzan a sonar nuevos tambores de guerra sobre las inmediaciones de Adenau.

El Nordschleife ya prevé una profunda remodelación para albergar pruebas diferentes a la Fórmula 1, pero la economía de la región del sur de Colonia necesita seguir vinculada al negocio, de manera que aprovechando la zona con mejor orografía, donde está situado el Start-und Zielgeradese procede a sacrificar al hermano pequeño para crear un circuito moderno donde se disputarán el Gran Premio de Europa 1984 y el Gran Premio de Alemania 1985.

Después, el silencio por una década. Tiempo durante el cual, el Südschleife se ha ido agrietando, cediendo palmo a palmo ante una vegetación que no para de abrirse paso y un interés general que pretende olvidarlo. Finalmente, sólo quedan un puñado de ruinas y esbozos, y la certeza de que los ringmeisters jamás volverán a hollarlo.

Os leo.

No hay comentarios: