viernes, 30 de diciembre de 2016

El P34 en Karussel [#Nürbu 10]


En la parrilla de 1976 existía un vehículo ciertamente extraño: en vez de cuatro ruedas, disponía de seís. Dos traseras, al igual que el resto de rivales, pero con un tren delantero desdoblado en dos ejes que ayudaban a reducir la resistencia al avance ya que sus gomas quedaban protegidas del aire por los volúmenes de la carrocería delantera.

La anécdota acabaría haciendo las delicias de los aficionados, por su legendaria estampa, y, porque a la postre, el P34 de Tyrrell terminará pasando a la historia como un monoplaza raro, peculiar y ciertamente único.

Muy nervioso debido a su corta batalla, la apuesta de Ockham para aquella temporada se desenvolvía bien en circuitos revirados aunque penalizaba en aquellos donde abundaban las rectas. Muchos apostaban por él en Nürburgring, y la realidad, testaruda como una mula, vino a demostrar que en aquella creativa configuración de neumáticos podían estar larvadas las bases del futuro.

El equipo Tyrrell, en su pelea con McLaren por el segundo puesto en el Mundial de Constructores, buscaba seguir rentabilizando los podios acumulados hasta ese momento y el inopinado doblete conseguido por Jody Scheckter y Patrick Depailler en Suecia, sobre el circuito de Anderstorp, de forma que Derek Gardner, padre y mentor del sixwheeler británico, se tomó muy en serio encontrar el balance adecuado para que sus coches sacaran notable en el Nordschleife, toda vez que la encarnizada lucha entre Niki Lauda y James Hunt por el Mundial de Pilotos, auguraba que la carrera la ganaría uno de los dos seguido por el otro.

En calificación se demostró que el P34 del piloto francés estaba mejor equilibrado para correr en lluvia que el de su compañero. Depailler saldrá tercero en parrilla, inmediatamente detrás del Ferrari de Niki Lauda, quien a su vez ha quedado segundo tras James Hunt (McLaren), el poleman de la jornada. Por contra, Scheckter no ha podido mejorar el octavo mejor tiempo, en todo caso, nada de importancia que no puedan resolver algunas horas de dedicación retocando el coche.

A pesar de que había continuado lloviendo hasta inmediatamente antes del inicio del Gran Premio, Jody se muestra totalmente cómodo y seguro en el momento de la largada, pena que los planes de Tyrrel se vengan abajo cuando Patrick  se ve obligado a abandonar en la primera vuelta tras la reanudación posterior al accidente de Niki Lauda, después de sufrir un percance intentado evitar a Clay Regazzoni.

A partir de ese instante y con piso seco en el Nordschleife, Scheckter va a defender los colores de Tyrrell en solitario. En una parrilla reducida de 26 participantes a tan sólo 21, el piloto sudafricano peleará duramente por recuperar la posición perdida a manos de José Carlos Pace en el primer giro. Luego de conseguirlo en la vuelta 2, será capaz de llevar su P34 en segunda posición de forma continuada hasta que la bandera a cuadros proclama la victoria de James Hunt.

Jody ha terminado a 28 segundos del británico que se alzará en Japón con la corona de Campeón del Mundo 1976. El P34 se ha mostrado impecablemente solvente en un territorio tan hostil como el Nordschleife. Nada preludia que el proyecto será definitivamente abandonado a finales de 1977, porque GoodYear no puede continuar adelante con el esfuerzo de producir unas ruedas tan pequeñas para un vehículo que habiendo convencido a tanta gente, a la postre no ha sido secundado por nadie.

Os leo.

1 comentario:

Cao Wen dijo...

Una pena que abandonaran el proyecto. A mí me encantaba ese coche; y no sólo porque copiara descaradamente al Rolls de los Thunderbirds.

https://www.youtube.com/watch?v=J5EZ3o86QaA

https://www.youtube.com/watch?v=UBB2Q3MLSVg