miércoles, 26 de noviembre de 2014

El último gentleman


Otra noche más sin hablar de la madre de Bambi...

En fin, se me amontonan las noticias y las intenciones, pero ha caído Jenson Button y me apetecía abrir brecha para hablar siquiera un ratito de un piloto al que sin duda echaremos de menos, tal vez no tanto por su brillantez al volante como por ese puntito british driver de los de antes de James Hunt, que lo ha destacado siempre entre todos sus compañeros de parrilla.

Ahí donde le veis, el chaval rubiales de Michibata es el campeón del mundo de 2009, pero pudo coronarse ese año como el bicampeón más noble de los últimos tiempos, si en 2004 no se hubiera cruzado entre su Bar-Honda y el título, aquella pérfida maquinaria de aplastar sueños que respondía al nombre de Ferrari.

Luchó como un jabato y en desigualdad de condiciones. Quedó tercero tras Michael Schumacher y Rubens Barrichello y a partir de aquel instante, quedaría un poco huérfano y desdibujado, hasta el punto de que en 2008 escenificó su profundo malestar con la japonesa en la que aún seguía militando, advirtiéndola de que si las cosas continuaban así tal cual iban, él se apeaba del proyecto.

Tuvo suerte. Honda era la que se bajaba de su insoportable agonía en Fórmula 1 y él era recogido por Ross Brawn. El resto ya lo conocemos, es lo que quedará en los libros de historia...

Después de la desaparición del equipo del de Ashton-under-Lyne, Jenson recaló en McLaren, pero no para sucumbir a los encantos de Hamilton, sino para apremiar a su wall para que avisaran al de Stevenage cuando le tenía detrás, de que no llevaba los retrovisores limpios. Allí se ha quedado por cinco temporadas consecutivas, incluso para ver partir a Lewis y desdecir a los que lo daban por muerto ante la llegada de Checo Pérez o Kevin Magnussen.

Redordad su nombre y que no os lo quite nadie, ni siquiera las frías estadísticas. 

Versátil, fino y un mago apostando bajo la lluvia, este año había sido profundamente difícil para él. Big John —quizás lo único genuino que quedaba en el paddock— y su inseparable Jessica, se van junto a Jenson Button entre vapores de color pálido rosa. Perdemos un bonito episodio habido en las entrañas de nuestro deporte, mucha elegancia y seguramente, al último gentleman que ha corrido en Fórmula 1.

Good luck, guy!

7 comentarios:

GRING dijo...

Pero ¿es seguro lo de Jenson?. La marcha de Vergné de Toro Rosso sí está confirmada por el propio piloto, pero ¿Button?.
Saludos!

Lola Cámara dijo...

Cuántas despedidas¡¡ hay cierta tristeza en ello, pero son cosas que tarde o temprano llegan.
Yo echaré de menos a Button, sinceramente, creo que me sobran otros antes que él.

Anónimo dijo...

Pues sí una lástima lo de Jenson, McLaren se equivoca de forma lastimosa. Sin embargo la resistencia le sabrá sacar un buen resultado.

Una lástima su marcha para esta Fórmula 1 tan putrefacta.

Todo o casi todo el mundo habla bien de él, por algo será.

See you soon Jenson.



King Crimson

Aficionando dijo...

Siempre me pareció un piloto muy limpio, que tuvo la mala suerte de que Alonso se le cruzara en su trayectoria. Dos veces. Muy fino, quizás el mejor "conductor" de la F1, y con buen olfato para otear estrategias diferentes que le dieron alguna que otra alegría (o por lo menos bien dirigido por algún excelente ingeniero de pista). Con un buen coche era muy rápido.
Sobre su trayectoria en BAR Honda, que le llevó luchar por el campeonato que menciona nuestro anfitrión, quizás el mérito fuera también de aquel depósito doble que le costó a Honda la descalificación para un gran premio y la pérdida de algunos puntos. Es la única sombra que le encuentro. Y es también la única trampa que ha hecho un equipo -o al menos descubierta- en las últimas décadas.

Anónimo dijo...

Es una auténtica verguenza que Mclaren deje escapar a Jenson habiendole sacado a Magnussen 71 puntos en el mundial. La F1 no va ser igual sin JENSON...

Anónimo dijo...

La juventud al poder y da gracias que han cogido a Alonso y no a un imberbe más que es lo que se lleva en estos días que nos tocan sufrir. ;)



King Crimson

Anónimo dijo...

Gracias a Dios nos equivocamos con lo de su marcha :)