miércoles, 28 de julio de 2010

Dame tu amor


Mi ingeniero me ha pedido desde el muro que ponga el modo ahorro de gasolina y le he contestado que se deje de chorradas y me diga si al ritmo que llevo podemos ganar la carrera. Me ha respondido que sí, pero también que no me olvide de poner el mapa de los cogieron y que deje de hacerme el orejas, porque me conoce, que me conoce como si me hubiera echado al mundo… Ambos sabemos que no voy a hacerlo. Yo tengo los cinco sentidos puestos en lo que percibo varias decenas de metros delante. Mi cerebro recrea el recorrido por donde circula el vehículo con milimétrica precisión, sintiendo en mi cuerpo cada una de sus vibraciones, cada irregularidad del terreno, comparándolas instintivamente con lo que sentí el viernes anterior, y el sábado. Mis ojos pierden nada en mirar por los retrovisores cuando un nuevo mensaje de radio me destroza en mil pedazos: ¡Hazlo, por favor!

¿Quién tiene narices para negarle lo que pide aquel en quien confías?

En este mundo traidor en que sobra testosterona y falta imaginación hemos ido perdiendo la inocencia sin darnos apenas cuenta, señalando intencionadamente en los otros las abundantes flaquezas que nos adornan. Somos así, un poco perrunos y demasiado jesuitas con nuestros semejantes, y seguramente yo el primero, y por ello mismo quiero ser también el primero que dé un paso al frente afirmando en verano que en otoño mi Felipe habrá sido imprescindible en el éxito de nuestro compatriota, y que de aquí a que termine todo, el brasileño volverá a merecer nuestro respeto.

Sé que voy bastante solo en esto, pero Hockenheim, en el fondo, no ha sido tan importante para Ferrari porque lo clave ocurrió en Valencia y en Silverstone, no en Alemania. Y se nos ha debido olvidar entre tanto ruido de fondo porque si lo tuviéramos en mente no seríamos tan cicateros al juzgar a un tipo que tuvo oportunidad de luchar siquiera unas vueltas por la gloria y se vio en la obligación de renunciar a hacerlo porque la victoria le era más necesaria a su compañero mientras la temporada apenas ha atravesado su ecuador.

Fernando exclamaba ¡es ridículo! cuando el fajador impenitente se defendía como un gato panza arriba haciendo uso de su mejor arma, y en verdad resultaba ridículo que por la ingerencia de tipejos como Charlie Whiting, Max Mosley o Bernie Ecclestone, un lance de carrera tuviera que dilucidarse desde las entrañas del equipo en previsión de males mayores, impidiendo que los dos deportistas se midieran sobre el asfalto. Sí, es ridículo, profundamente ridículo que el Nano no pudiera demostrar que es perfectamente capaz de salir ileso y triunfante de una batalla en el cuerpo a cuerpo con Massa, pero la culpa no la tiene Domenicali ni su tropa, la tienen los que diciendo velar por la salud del deporte y el espectáculo han llenado de hipocresía y buenas y malas maneras una de las actividades más hermosas que engrandecen al ser humano.

Y hemos caído en la trampa, y difícilmente saldremos de ella mientras no comencemos por mostramos generososos incluso con los que parecen demasiado humanos para este deporte. Felipe cometió una soberana tontería que ha puesto a su escudería y a Fernando a los pies de los caballos, nadie lo discute, pero en esta historia de fuegos artificiales es tan víctima como Ferrari y el asturiano, y si hay que mirar hacia actitudes que según el artículo 151c del código deportivo lastiman gravemente la imagen de la F1, mejor harían los que señalan a la de Maranello y sus hombres recordando la vergüenza que supuso que el año pasado un piloto inmenso que a diferencia de Massa sí tenía posibilidades para luchar por el campeonato, preguntara ingenuamente a su ingeniero de pista si era normal que su coche fuese perdiendo 1 segundo por vuelta después del repostaje, obteniendo como respuesta un «sí, es normal, no te preocupes, Rubens», que tenía el frío sabor de un puñal abriendo la carne.

¿Queremos esa F1, o queremos realmente otra? Pues empecemos a señalar bien los blancos y a enseñar el culo a los ingleses para que nos lo besen, porque la fiesta no ha hecho otra cosa que comenzar, y con Felipe y Fernando como protagonistas.

11 comentarios:

csm dijo...

«sí, es normal, no te preocupes, Rubens», que tenía el frío sabor de un puñal abriendo la carne.(...)

Casi me corto las venas con un BIC...XDDD, ¡pero qué magistralmente traído!...cuánta razón tienes. Ese Rubens, que a principios de la temporada pasada esperaba a las puertas de Brawn GP, pernoctando en su propia roulotte para ver si salía fumata blanca a su favor....ese puñal tantas veces entre sus espaldas...

Soberbio Josetxu. Felicidades una vez más,
Un besote

Tadeo dijo...

Buenas noches

Cerrar filas y preparar el asalto al mundial, estoy de acuerdo, pero me preocupa la concentración en carrera de Massa. Mejor sería si Ferrari tuviera un reserva de garantías.

En Noviembre el tercero

Un abrazo

Lola dijo...

Parece que a todos nos ha renacido un poco la ilusión, me parece que escribes desde ahí mismo, y eso me gusta. Siempre tener ilusión es mejor que andar debatiendose entre lo que estuvo bien o mal, si todo eso ya pasó, y sólo queda el futuro.
Y el futuro es el tercer campeonato, ahora estoy convencida de que lo veremos, o por lo menos una bonita batalla.
Tienes razón en que Massa puede tener un papel fundamental, para bien o para mal, pero hay tantos actores implicados que si, al final Alonso gana el campeonato, casi ni me lo voy a creer (hay demasiada gente empeñada en lo contrario).

pulguitaatodogas dijo...

Me ha encantado el post, es de una ecuanimidad que llevaba días echando en falta: hablas de Felipe y Fernando como víctimas del presente y protagonistas del futuro: ¡totalmente de acuerdo!.
Parece una lucha de sajones contra latinos, y ellos no pierden una sola oportunidad; ahora intentarán dividir y parecerán que se ponen del lado de Alonso o Massa, pero sólo es una apariencia engañosa, porque ellos saben que este año el potencial de McLaren depende de lo mal que se lleven en los garajes de Ferrari y Red Bull y, por ahora y vistos los puestos de la clasificación, lo están haciendo muy bien.

J-CAR dijo...

“¿Queremos esa F1, o queremos realmente otra? Pues empecemos a señalar bien los blancos y a enseñar el culo a los ingleses para que nos lo besen, porque la fiesta no ha hecho otra cosa que comenzar, y con Felipe y Fernando como protagonistas”
¡Fiiiiiiu! ¡Fiiiiiu! ¡Bravo! ¡Plas, plas, plas! ¡Bravo!
Enroladme como cañonero en vuestro navío, Capitán, y mandemos a Wit-Thing ante el Consejo con una oreja en la mano.
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

Tadeo dijo...

Empecemos

Llegamos a Hungaroring, el circuito donde el año pasado pasó el accidente más grave de los ultimos 5 o 6 años.

Una parte de un coche se desprendió y le dió en toda la cara al piloto que circulaba detrás.

La investigación de la FIA concluyó...perdón, sancionó... perdón. Conclusión: la FIA no investigó ni sancionó ni hizo nada para sancionar o prevenir este tipo de accidentes.

Esta FIA yo no la quiero.

Saludos

Anónimo dijo...

En el comentario nº 4 Pulguitaatodo gas dice que parece una lucha de sajones contra latinos. NO es eso exactamente. Es una lucha de sajones que quieren aplastar a los latinos que les pueden reventar su invento ganándolo una vez más.

Y en cuanto a Massa, que se puede decir. Yo no estoy muy de acuerdo en lo que se apunta sobre él en este blog, por otra parte magnífico. Para mí la cara de Massa en el podio era un retrato de sus sentimientos. No era de rabia por no haber podido ganar la carrera. Tampoco era de tristeza por creer que lo tuvo en la mano y no le dejaron. Para mi su cara era de miedo: estaba procesando en aquel momento el cristo que montó a la vista de todo el mundo y las consecuencias que va a tener en su futuro en la Escudería. A lo largo de las últimas temporadas pensó que él era imprescindible y necesario y en aquel momento se dio cuenta de la puñalada trapera que había metido, por niñato infantil y soberbio y que la deberá pagar, se ponga como se ponga y por mucho que a partir de ahora baje la cabeza y se muestre humilde y obediente.

Mirar: no hay piloto de cualquier nivel en la actualidad ni en un futuro próximo, sajón o no sajón, joven o viejo, que, cuando la Ferrari chasque los dedos, acuda a su llamada para hacer el mismo papel que tiene que hacer Massa, u eso el piloto brasileño lo sabe. De ahí su miedo.

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Concha ;) La verdad es que aquello dolió un huevo y la yema del otro... Y que todavía vengan culpando a Ferrari, ¡manda narices!

Tadeo ;) Nos están llevando a su terreno. Que si Massa que si Fernando... Yo no lo habría dicho mejor: cerrar filas e impedir que nos sigan llamando tontos ;) ¡¡¡El tercero cae, fijo!!! XDDDDDDDD

Lola ;) Sí, soy optimista por naturaleza, y hay momentos en que te dejas llevar pero luego piensas y te das cuenta de que estás jugando al juego que quieren ellos, y Felipe es uno de los objetivos para que nos entretengamos ;)

Jon ;) No sabes cuánto te agradezco estas palabras ;) Ya sé que Internet es un medio hostil y jodido, pero desde el mismo domingo intentaba hacerme oír en cuanto a que el escenario es el que está podrido, por eso mismo me congratulaba de que alguien hubiera roto definitivamente la baraja ;)

J-Car ;) Le advierto que el navío es goleta pequeña y de un solo palo, y que apenas sostiene su defensa en un par de culebrinas dispuestas a babor y estribor, bajo la sombra que traza la botavara en su camino, pero hay un cañón de 12 libras apuntalado a proa, sobre la raíz del bauprés, que queda a su custodia y servicio desde ya mismo. ¡Sírvase hacer su voluntad, que aviso al piloto para que lo tenga a Vos en cuenta en su hábiles maniobras! ;)

Tadeo ;) ¡Yo tampoco! No, no la quiero ni en pintura porque está podrida y deberían enterarse desde el Santander a Vodafone... No sé si hacemos mucho o poco, pero al menos nos movemos, y lo vamos a conseguir, Tadeo, yo con mis idas de olla y vosotros prestándome vuestro apoyo, que vale un huevo, ¡coño! XDDDDDD

Un abrazote inmenso ;)

Jose

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Anónimo ;) Disculpa por haberte saltado :P Sí, al final, como en la guerra del 14, han conseguido vestirnos del peor uniforme posible mirando para donde nos dicen que lo hagamos.

Y en cuanto a Massa, no he pretendido disculpar lo inaceptable, sino comprender que como ser humano también tiene su puntito. ¿Quién sabe si no pretendía dedicarle a su chiquillo la victoria? Es difícil, lo reconozco, y su cara en el podio, como dices, auguraba tempestades, pero también tiene derecho a ser perraco como Fernando con lo del espionaje... Y si defendemos al mejor piloto del mundo, por qué no defender a quien está llamado a ser su sombra porque no llega a más. Y puestos, ¿alguien apostaría a que estando en Ferrari no intentara llevarse un pedazo de gloria?

Reconozco que unos días lo crucificaría y otros lo protegería, pero le veo a doscientos y pico kilómetros por hora encabezando la carrera y lamento decir que yo no apostaría por ser tan «leal», sí, «leal», como para levantar el pie del acelerador, así que me jode mucho que le llamen traidor cuando tenemos auténticos traidores campando limpios por el paddock.

Confío en él y en que Ferrari valore también su lado humano, que lo tiene. Aunque la frialdad de los datos nos recomienden que se vaya a freír puñetas a otra escudería, yo apostaría de nuevo por él porque tengo la sensación de que mi Felipe, si surge la ocasión, se inmolaría por Fernando, aunque Hochenheim no era el momehnto adecuado para él, aunque sí para nuestro asturiano, y se plegó, y es eso lo que se nos olvida y lo que me revienta y lo que me duele, porque los auténticos culpables se han ido de nuevo de rositas.

Jose

Anónimo dijo...

Massa ha dicho que no volvería hacer lo que hizo, que si tiene la oportunidad luchará hasta el final por la victoria. En un sentido parece más honesto, por lo menos dice para que se sepa. Pero por otro lado está saltándose la norma interna del equipo que dice que el más rápido se lleva la victoria. No me gusta Massa, creo que todo el show tras la carrera fue intencionado, está asesorado por su manager (hijo de Jean Todt), no soporta a Alonso y ni se molesta en esconderlo. Nos la va a armar. Ya lo ha hecho.

Susana

Orroe dijo...

Buenos días.

Susana ;) Massa está defendiendo como puede su tipo, pero en pista va a estar donde tiene que estar. Y si no soporta a Fernando, pues que se vaya acostumbrado ;)

Un besote

Jose