sábado, 17 de julio de 2010

Algo interesante para conversar


Los últimos fines de semana por fortuna ya no son lo que eran, y aprovechando que ofrecen espacios en los que la actualidad descansa, se prestan que ni pintados a mirar lo nuestro con una tranquilidad y un sosiego que resulta imposible de alcanzar durante los días de labor.

Por ello, al hilo de los interrogantes que han surgido sobre la relación de amistad existente entre Fernando Alonso y Robert Kubica a cuenta de lo sucedido en Silverstone, y bajo los turbios escenarios de intimidades rotas existentes en McLaren y en Red Bull, me apetecía hoy recalar en unos momentos ahora lejanos en los que para los pilotos era posible y normal luchar ferozmente sobre la pista e irse luego a compartir una mesa.

El milagro ha sido posible gracias a Arturo González-Pola, el pariente del primer piloto español que condujo un Ferrari, un amigo entrañable a quien siento que no correspondo como debiera, pero que aun con todo sigue abriéndome de par en par las páginas de una historia del automovilismo que me fascina porque me permite observar la F1 que nos rodea con cierta melancolía, por lo perdido, vamos, pero también con ilusionada esperanza.

Habitualmente suelo retocar las imágenes que acompañan las entradas que escribo, pero esta vez he declinado caer en mis manías como ilustrador y diseñador, de manera que la he volcado tal cual me la hacía llegar Arturo, compartiéndola con vosotros con los inevitables rastros del paso del tiempo, aunque con la única manipulación que ha supuesto su obligado ajuste de tamaño.

No, no quería mancillar el instante que retrata porque me parecería un sacrilegio, ya que nos narra de manera impecable cómo eran aquellos instantes en los que la amistad y la rivalidad resultaban compatibles, y porque cuenta más que calla.

Por ejemplo, custodiando los centros de mesa compuestos por flores, aparecen unos cartones doblados en caballete con el nombre escrito de Naiguatá, lo que nos permite situarnos en el interior de uno de los salones o comedores del Balneario de idéntico nombre, en Venezuela. Por ejemplo, la mirada a cámara que distrae a Julio González-Pola (en primer plano) de su conversación con el también piloto Ettore Chimeri (de oscuro) y el periodista Juan Vené, Mr. Sebring (de claro y con el brazo en cabestrillo), cuando éste se dedicaba al volante y no a hablar y escribir de béisbol, dicen que como nadie, y aún con el personaje desconocido que oculta parcialmente la cabeza de nuestro compatriota, sugiere el acercamiento del fotógrafo, quién sabe si preguntando: ¿me disculpan ustedes?

Por ejemplo, también, el porte obligadamente alejado del camarero que no quiere molestar ni saliendo en la foto, delata la magnitud del acontecimiento y la importancia de los personajes que lo protagonizaban. Y por ejemplo, el envaramiento y ausencia de las dos autoridades, una militar y otra civil, cuyas figuras cierran el flanco de la mesa, y la atenta mirada del piloto Alí Rachid (al lado de Chimeri, como él de oscuro), insinúa la presencia de quién sabe quién, pero importante sin duda, pues estaba siendo amablemente atendido por el tipo que aparece al fondo, apenas reconocible en la instantánea debido al destello de uno de aquellos flashes que se colocaban al lado de la cámara y que necesitaban recambiar la bombilla después del disparo, porque el fulano que hace las veces de anfitrión es nada menos que Juan Manuel Fangio, el chueco.

Algo interesante para conversar, ¿eh? No lo dudo, Arturo, ahí se estaba hablando de coches y de lances sobre el asfalto, y te juro que pagaría por saber cuáles eran los asuntos que trataban.

9 comentarios:

F-1 A.L.C. dijo...

creo que fué stirling moss que dijo que los pilotos en esa época eran más solidarios, pues sabían que alguno de ellos no estaría allí en el año siguiente. la cuestión es que este deporte ha pasado de ser una fábrica de héroes (y viudas)a un desfile de modelitos, flaocs de caractes y llenos de intrigas

no es que esté pidiendo el retorno de las muertes, no; pero los aficionados nos sentimos muy bien de ver a los pilotos reunidos, compartiendo su vida, conversando... siendo seres más que normales, nobles.

interdomin dijo...

Sir Stirling Moss, defendió Hawthorn en 1958 para que éste ganara el Campeonato. Hawthorn circuló en sentido contrario al hacer un trompo en la última vuelta y los comisarios le descalificaron. Como éste era un deporte de caballeros, intercedió por él siendo superior durante la temporada (4 victorias de Moss por 1 de Mike Hawthorn).

Ahora falta ese romanticismo.

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Luis ;) Sabias palabras, amigo ;)

Interdomin ;) Había espacio auténtico para el fair-play y para esas cosas entrañables que ahora echamos de menos, como cuando Collins le cedió su coche a Fangio para que éste se pudiera coronar campeón. Belleza a raudales ;)

Un abrazote

Jose

silf1 dijo...

Por algo dicen, "Qué tiempos aquellos" todo pasado fue mejor.. (bueno a veces) ya ahora es pura intriga, política y dinero, dinero, dinero.. saludos!!

J-CAR dijo...

¡Uau! ¡Impresionante!

Orroe dijo...

Buenas tardes.

SilF1 ;) Ahora manda el puñetero dinero y sus servidumbres... Un poco ¡puajj!, sin duda, pero creo que todavía queda esperanza ;)

J-Car ;) Sin duda que es impresionante ver tanto piloto bueno junto y en amable cháchara :P

Un abrazote

Jose

interdomin dijo...

De cesiones de coches, Alfonso de Portago también tuvo un par de anécdotas. http://www.elenaferrari.net/portago.html

cavallino dijo...

Qué grande Collins.

Que conste que he tenido que echar mano de google para saber quién fue Collins, Peter John Collins.

Igual Seb hace como yo, se lee la anécdota, y un día de estos le cede a su compañero el RB si es que éste lo necesita. Pero tiene toda la pinta de que va a ser que no. No. Como que ene o.

Creo que Collins admiraba a Fangio, y éste es un dato importante dentro de esta bonita historia.

Algo más, de haber conocido a Michibata, sin duda habría caído rendido a sus pies... XDDDDDDDD

Pero yo me quedo con Button... jijijijiji... ni Petrov, ni Buemi, ni Chandok... ¡sí hombre!

¡Saludos!

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Interdomin ;) Gracias por el enlace y la información, estas cosas me gustan más que a un crío un chupete ;)

Cavallino ;) Ni te cuento la cantidad de cosas que he aprendido después de leeros XDDDDDD Y eres una rencorosa ¿qué tendrá Button que no tienen esos tres que comentas? XDDDDDDDDDDDDDDDD

Un abrazote

Jose