miércoles, 14 de julio de 2010

Del tener al ser


Tocaba meter mano al héroe de Silverstone, y a pesar de ser hoy uno de esos días en que me apetecería apearme del mundo en marcha porque tengo la sensación de que no me ha salido una a derechas, voy a cumplir con lo establecido retomando el camino previsto para ayer, aunque confieso que tecleo con el ala baja.

Decía que quería haber hablado de Mark Webber desde que le dejé ofuscado en la rueda de prensa del sábado, cuando sin morderse la lengua destapó la caja de los truenos en la que se ha metido por creer en quien no debía. Bien merece señalar primero que Christian Horner carece de la magnitud y porte de Ron Dennis, y que Red Bull no está rodeada por la inmaculada pulcritud a prueba de sospechas que protege a McLaren, razones ambas que han originado que la prensa y los aficionados que hicieron piña silenciosa con la británica cuando al Nano se lo estaban merendando crudo en 2007, se hayan visto obligados por los acontecimientos a cerrar filas alrededor del australiano, haciéndose eco de sus quejas y dando total credibilidad a sus palabras, cosa que no hicieron con el asturiano.

Algo hemos salido ganando, desde luego, pero lo sucedido me ha recordado un hermoso libro escrito por Erich Fromm que se titula precisamente como esta entrada, y que por azares de la vida suele ser desposeído de su magia para ser recomendado como un vulgar manual de autoayuda (lo de vulgar va sin demasiado ánimo de ofender, pero disculpadme de todas formas), y presentado por tanto como un angelical análisis del supuesto antagonismo que existe entre tener cosas y ser uno mismo, cuando resulta que es una descarnada crítica de una sociedad de consumo que nos ha desposeído de nuestra sustancia más íntima: la comprensión de lo que somos, con nuestras virtudes y defectos, para sustituirla por nuestro peso en propiedades o afectos, conceptos a todas luces mucho más manejables, pero que nos convierten en unos seres infinitamente infelices y tristes.

He leído mucho a Fromm. Si tuviera que quedarme con uno de sus libros lo haría con «La patología de la normalidad», pues junto a «La sociedad opresora» de Herbert Marcuse, han sido obras que me han permitido seguir mirándome al espejo sin sentir necesidad de girar los ojos hacia otro lado.

No me extiendo. Webber se desataba como una furia el domingo desde la misma salida, una vez engranada la primera marcha y rocoso como siempre, para imponerse sin paliativos sobre su propio compañero, su escudería y sus rivales, ofreciendo un recital de honestidad que lamentablemente no está al alcance de todos.

Mark carece de brillante historial (con 32 años obtenía su primera victoria, en 2009), de títulos, de proyección mediática para los próximos años, de potentes apoyos económicos, de compañera joven y guapa, incluso de futuro inmediato como no se tuerzan las previsiones que alberga Red Bull al respecto de su compañero alemán, pero se conoce, tiene confianza y sigue disfrutando, y ahí radica su enorme fortaleza, pues se tiene a sí mismo.

No está mal para ser el segundo piloto, ¿no?

11 comentarios:

Raul z dijo...

Bueno, pero ahora es el primer piloto ¿no?

csm dijo...

A mí siempre me han conmovido y me han llegado más los personajes secundarios: en las pelis, en las novelas, en los "circos" varios...no es oportunismo, es la vida misma XDDDD.
Con Webber es aún más fácil por lo que de él ha trascendido de su vida privada a los medios. Además, no lo neguemos, tiene la mejor mandíbula del circuito XDDD.
Pero esa determinación para querer ser, por derecho propio, le hace épico...como aquellos caballos blancos del Ajax, por ser "caballo", no por caballero :-)
Buenísimo, Josetxu.

+karreras-futbol dijo...

Muy buenas.
Pero ademas :
Horner es un bisoño al lado del maquiavelico Ron.
El padre de Mark es un bendito al lado de la cucacaracha de Antonio Hamilton.
Saludos.

silvo dijo...

Es la primera vez que tiene yuun coche claramente superior, candadto muy cierto a la victoria, y van y le ningunean, dame lo que te dí que lo necesita el otro, eso es duro pero para Webber debe ser tremendo ya que siempre ha sido claro,saludos

J-CAR dijo...

Las imágenes que tenemos de los pilotos, lo queramos o no, están muy mediatizadas por el lobby de la prensa inglesa del paddock. Marcan la corriente.
Webber hizo toda su carrera en monoplazas en Gran Bretaña. A pesar del talento demostrado siempre ha sido despreciado por los ingleses por qué es un “colonial,”y tuvo que ser Flavio quien lo subiera y lo mantuviera en la F1. Ese desprecio tiene mucho que ver con la sobrevaloración de Vettel que hemos visto hasta ahora. Ahora le darán más bola pero me temo que solo para avivar el fuego en Red Bull.
El año pasado en F1 Racing. Portada: Mark Webber. “Es mi único intento real de ir a por el título”. En el artículo que le dedican Bradley Lord y Tom Clarkson: “De los tres seguramente es el contendiente más insospechado (…) Pero Mark Webber… ¿campeón del mundo? ¿El tío que nunca ha acabado mejor que décimo en el campeonato?”
¿El tío? El tío que consiguió 17 de los 18 con que acabó Jaguar el 2003. El tío que en su debut en F1 acabó quinto con un Minardi. El tío que la primera vez que se subió a un F1 mejoró los tiempos de su titular Fisichella. ¡El tío!
Sobre Fromm y Marcuse, prefiero a su “maldito” maestro Wilhelm Reich. Si lo encuentras echa un vistazo a “el asesinato de Cristo” (1953) o “psicología de masas del fascismo” (1933-1946)
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

winarthez dijo...

Me alegré mucho por Mark cuando cruzó la meta en primer lugar, y sobre todo por el "Zás!, en toda la boca!" posterior. Me gustaría que si Fernando no consigue el campeonato, lo consiguiera el autraliano, ya que de los que tienen posibilidades, Hamilton lo único que se merece es una lista de sanciones tan larga como la lista de la compra del fin de semana de una familia numerosa, y Vettel no me ha demostrado nada que cualquier piloto con un coche competitivo no sea capaz de demostrar. En cambio, el bueno de Mark, pertenece a la casta de los intocables de la F1: aquellos que por no ser británicos o alemanes, están predestinados a ser meras comparsas que aderecen los éxitos de los preferidos de los amos del cotarro. ¿Alguien duda que con un trato distinto la historia de, por ejemplo, Robert Kúbica en BMW, Fernando en McLaren, Webber en Red Bull, incluso Eddie Irvine en Ferrari, si me apuras, habría sido distinta?

Es una lástima que para tener el mismo reconocimiento, algunos tengan que demostrar el doble o el triple en la pista, y otros hacer una pole por aquí, ganar una carrera en mojado por allá.....

Un saludo

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Orroe,
En el problema de Webber aparece algo que todavía nadie ha puesto sobre la mesa y es la cultura del piloto. Me explico. En 2007 a Alonso su equipo le hizo “el camarón de la isla”, al menos muchos en este país lo entendimos así (aunque él tampoco hizo mucho por superar la situación), la prensa inglesa salió en tromba contra Alonso (y ahí nacen los antialonsistas hispanos), defendiendo a su Hamilton. El orbe sigue gobernado por la prensa sajona y es la única voz que realmente se oyó en aquel caso.
En el caso de Webber (australiano o inglés asimilado) se están reproduciendo los mismos patrones, prensa inglesa defendiendo a un casi-inglés y el orbe sigue lo que dice la “rubia” y nosotros en este caso seguimos fielmente a la prensa inglesa. La prensa alemana no tiene tan claro que el equipo ataque a Webber y sí que este piloto está demandando mucho más de lo que es razonable. Resumiendo la prensa inglesa va a defender a los ingleses (o asimilados) a muerte y si seguimos sus dictados sin pensar estaremos haciéndole el juego ¡Pensemos!

Raul z dijo...

A mi la verdad, que se sigan quitando puntos. Y los de mclaren, que sigan haciendose los amigos, y tocando la guitarrita juntos todas las semanas, que al final va a haber hostias.

Y Alonso llegará y se llevará el campeonato, porque el coche corre, digan lo que digan, digais lo que digais, con ingenieros italianos o coreanos.

Estos que sigan pegándose. La verdad no veo ni necesidad de ponerme del lado de Webber, que por otro lado es muy duro conduciendo rayando la guarrería.

Aqui que cada uno aguante su vela, que yo voy con Alonso y no voy a llorar por nadie cuando nadie lloró publicamente por Alonso nunca. Mira como Kubica el domingo, que en un principio dijo que no fue ilegal el adelantamiento, luego no dijo ni pio, como que están luchando casi por lo mismo en el campeonato.

Anda y que corran en la pista que no es mi problema. Cuando a Webber le tengan crucificado a sanciones e injusticias quizá, solo quizá, me preocupe su vida. Que como habeis dicho ya muchos, no se que coño se habla en los breafing de pilotos, pero si no sale de ellos Hamilton o Vettel linchados es porque aquí todo el mundo otorga, y no vamos nosotros ganar ni una cana sufriendo cuando los pilotos no se defienden ni entre ellos ni apoyan realmente la competición y sus valores.

Webber, aprieta el culo y jode al niñato alemán, que estás solo en esto. Conmigo no cuentes.

Lola dijo...

Qué casualidad¡¡ precisamente andaba yo ayer sin poder mirarme al espejo y con el ánimo por los suelos cuando leí esta entrada que tanto retrata el estado por el que ando así, peleada con los espejos, precisamente el vivir en un mundo que te define conforme a lo que tienes y no a lo que eres.

Es cierto que Webber no tiene ninguna de esas cosas que le daría el glamour suficiente para que le dejen ser campeón del mundo, pero mira, creo que lo mismo pensaban de Alonso, un españolito que para muchos no pintaba nada en este mundillo. Me gustaría que este año, si Alonso no puede, ganase el Mundial Webber, precisamente porque sería el triunfo de "un 2º piloto", alguien que se tiene a sí mismo aunque no tenga otras cosas, como por ejemplo, la confianza de su propio equipo.

¡Cómo me recuerda esto al 2007¡ pero creo que Alonso se encontró mucho más solo.
Por cierto, a mí también me gusta Fromm, y he leido bastantes cosas de él, viene muy a colación respecto al mundo de la F1, habría que recomendárselo al abuelo Bernie (aunque nos tiraría los libros a la cabeza).

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Raul Z ;) ¡Eso dicen, pero habrá que verlo! XDDDD

Concha ;) Jopelas, me has dado de lleno: ¡el caballero blanco de Ajax! ¿Sabías que tuve unos tres o cuatro y los perdí como un idiota, vamos, como mis tebeos de Cuto, y ahora pagaría lo que fuera por uno solo? XDDDDDD

+Karrras-Fútbol ;) Sí, Horner no le llega ni a la altura del zapato a Ron, y John es un cachondo, vaya, que apostó por la roja XDDDDDD

Silvo ;) Lo ha pasado mal, eso es indiscutible, pero es peleón y de los buenos, así que al parecer esto no se ha acabado :P

J-Car ;) Descubierto al cameraman, ahora toca el director, y la verdad es que cómo modela Bernie el universo que le rodea es toda una virguería. Pone y quita que parece que presta sin interés XDDDDDD ¡Ay, Reich! Sólo he leído de él La Invasión de la Moralidad Sexual Compulsoria XDDDDDD, pero sabía de su impronta. Me apunto tus recomendaciones ;)

Winarthez ;) En este mundo de tiburones, es ley de vida. Pero lo que escece de verdad es que los beneficiados (Hamilton, Vettel) a veces parecen gilipuertas. Ti equipo le quita su alerón a tu compañero para dártelo a ti, y la cagas... ¡puf, ni los villanos son lo que eran! :P

Vuelvo dentro de un rato ;)

Jose

Orroe dijo...

Buenas y retrasadas tardes.

Primo de Anónimo ;) El antagonismo entre norteños y «gentuza» de otros sitos es más viejo que la tana, pero yo no apuntaría a la cultura o nacionalidad de los pilotos, sino a la soberbia de la prensa deportiva británica, que piensa que sólo existe Gran Bretaña en cuanto a deporte se refiere, aunque si así fuera, sólo competirían ellos :P

Raul Z ;) XDDDDDDDDD Un razonamiento que suscribo de punta a rabo XDDDDD Y mira que Mark me gusta, pero sí, que sigan peleándose ;)

Lola ;) La socialización de las narices, que por un lado nos martiriza y por otro nos exige que le riamos las gracias :P Y sí, seguro que Bernie nos devuelve los libros porque no entiende de matices ;)

Un abrazote

Jose