lunes, 21 de enero de 2019

La mala moneda


Ahora mismo no me gustaría estar en el pellejo de Vettel, para qué os voy a contar otra historia. Da la sensación de que la prensa le está esperando con el atizador en la mano para empezar a sacudirle al más mínimo error, y como ya hemos pasado por situaciones similares con otros pilotos, incluso con Fernando, qué queréis que os diga...

Lo cierto es que como en todos los follones que se ha buscado en su carrera profesional, en éste también se ha metido solo. 

Otra cosa que también hay que contemplar es que no ha ayudado nada el coro de lameculos que ha tenido siempre alrededor, y en este caso no me estoy refiriendo al vettelismo ni a la vettelada, sino a todos aquellos que pudiendo haberle ayudado a crecer han preferido justificarle afirmando que hacía sol incluso en los más oscuros días de invierno, y, la verdad, no hay que irse muy lejos para encontrarlos: Marko, Horner, el propio Maurizio, Bernie y Ross en épocas más recientes, han hecho de algodones, le han tratado como un chavalín necesitado de confianza, explicaciones y excusas, y ahí parece que se nos ha quedado, creyéndose su papel.

Y si digo parece es porque todos los años hago tabla rasa con los integrantes más señeros de la parrilla, fundamentalmente porque hasta no ver la herramienta que conducirán me resulta muy complicado apuntar a que su futuro inmediato sea blanco o negro. Con Vettel, lógicamente no voy a hacer una excepción.

No pretendo pintar su aventura en 2019 de rosa porque en realidad apunta a todo lo contrario, pero es pronto todavía, o me lo parece, para comprar que Sebastian se va a dar un castañazo de nuevo. Tiene margen de mejora aunque haya malgastado dos grandes coches en las dos últimas campañas. Todo depende de él, obviamente, pero sigo pensando que a pesar de la enorme presión que, repito, él mismo se ha echado encima, nada inclina a pensar que no sea capaz de recuperar al Vettel que vimos en 2009 o más cercano en el tiempo, el de comienzos de 2017 [¡Bienvenido, Sebastian!].

En este sentido, saludo y aplaudo las palabras que le ha dedicado recientemente Massimo Rivola porque siempre he preferido a los que van de cara y te cantan las duras verdades del barquero a aquellos otros que creen que eres un Peter Pan ad nauseam y te rodean de ositos de peluche para que la vida no te muerda o te haga daño.

La cosa queda en manos de nuestro protagonista, parece claro, pero las cartas se han barajado con lo de la modificación del reglamento 2019 y resulta negligente no incorporar esta variable a la lectura del cuadro. No sabemos qué tal le habrá sentado el cambio a Mercedes AMG ni si, como decía ayer [Vértigo], Red Bull no estará preparada para resucitar de entre los muertos. Ni siquiera conocemos cómo ha encajado Ferrari todo esto, amén de la tormenta que la azota desde que Elkann ha decidido suplantar las funciones de Camilleri...

Queda una temporada por delante y espero, y deseo, que Sebastian responda como se espera de él aunque la prensa le esté esperando armada con escopetas y posta lobera, entre otras cosas, porque como no saque la cabeza y se reivindique en 2019, no sé dónde coño va a meterse a partir de 2020.

Os leo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre! Que es muy simpático y buen rollito, trae ambientazo al equipo. Ha batido al compañero en qualy y también el domingo, este año, el anterior... Que el pobre se las pela contra 19 coches, y todo eso y más!

Y que este año de seguro se lo lleva! Y si quiera la fortuna (o el negocio) llevárselo, cuántas páginas de gloria se escribirán en su honor? El mejor del mundo mundial!

Forza Ferrari! Un cámara lenta, cortina musical de triunfo, efectos de color, ambos dedos en alto! Habéis visto algo más épico? Y lo poquito que os sale verlo!

matador dijo...

Hola,

Lo vengo diciendo hace tiempo. Sebastian tiene los días contados en Italia. Me parece factible la opción de cambio de cromos con Mercedes. Seguro que pueden negociar un contrato a la baja con Vettel que, en un coche superior a los demás, puede tener opciones al campeonato, además de todo el orgullo Teutón de hacer a uno de los suyos campeones, toda vez que con Schumacher no se dieron las condiciones óptimas. Por otro lado, a Hamilton la épica de hacer volver a ganar los bólidos rojos le puede dar esa motivación que últimamente sólo parece tener a ratos, además de quedar muy cuqui en las fotos del hermano del Gran Jefe de Fiat. La temporada que se avecina va a ser de infarto para la Vettelada, me temo.

Salu2!

chema dijo...

Entiendo la preocupación por Seb pero tampoco hay que ponerse tan dramáticos. Desde el titulo de Kimi y hasta la llegada de Seb, Ferrari ha tenido monoplaza con opciones de título en tres ocasiones sin lograrlo y no se ha terminado el mundo.

Lo que Seb tiene que hacer es ser humilde y aprender de los errores, su velocidad es indiscutible y los títulos llegarán.


Forza!!!

Cao Wen dijo...

No veo a Vettel en Mercedes; al "teutonismo" se la sopló que Rosberg sea alemán y al parecer ni se le recuerda.

Anónimo dijo...

yo creo que Ferrari contrató a Vettel porque viste mucho eso de tener un tetracampeón pero ellos ya sabían, como sabíamos casi todos, que no era un piloto que pudiese ganar sin el mejor coche. Pero creían q sin el mejor coche tampoco habría otro que pudiese hacerlo (excepto ALO y tal vez HAM y ninguno de esos estaba a su alcance) y mejor tener a un 4 veces campeón que a otro para hacer lo mismo. Pero si se pone a tiro HAMseguro que lo cojen. Tendrían a un multicampeón y además a un piloto que gana sin tener un coche superior al resto, le basta uno similar
Eso que dice alguno ahora de que quieren volver a ver al Vettel que ganó los campeonatos, no creo que este Vettel sea distinto, sólo que cuando los ganó tenía un coche invatible y aún así estuvo a punto de perder 2 de ellos frente a un piloto que llevaba un coche muy inferior

marta

chema dijo...

Supongo que no mas "invatible" que la saga Mercedes AMG, el mejor monoplaza de la F1 moderna...

Anónimo dijo...

Hombre, Chema!

Te invito a repasar los resultados de los sábados, años 2010/13. Para cuatro pilotos, ALO, MAS, WEB, VET.

Dime a cuántas décimas se quedaba el mejor de los rojos, respecto del mejor de los azules.

Explícame cómo ese coche ganaba carreras, y pudo disputar dos veces el campeonato en Abu Dhabi.

Explícame la distancia entre el mejor y el peor los rojos.

Y dime si Vettel ha tenido mejor o peor herramienta que el asturiano en 2017/18.

Cuéntame además a quién eliges de compi, al cuentapropista Felipe, o al mayordomo Kimi.

Yo no recuerdo a Ross Brown criticar a Fernando por ser un manta, y un gilipollas.

chema dijo...

Anonimo…

VET es mejor calificador que ALO, pese a todo ningún monoplaza ha dominado la calificación como el Mercedes AMG.

Pues no se ha echado a un lado Felipe veces, le cambiaron la caja, entrada a box de China, rebufos en calificación, es lo que tiene ser primer piloto.

Siempre a Kimi.

Forza!!!












Anónimo dijo...

El Mercedes a a años luz del resto? No, yo no compro ese cuento. Ferrari tiene hoy un coche a la altura. Potencia no le falta y aero tampoco. Vamos.

Las cagadas de Vettel. Las cosas por su nombre. Por eso la reestructuración interna.

Lo que Ferrari tiene que hacer es ser humilde y aprender de los errores. Su velocidad es indiscutible y los títulos llegarán.