jueves, 10 de enero de 2019

Fuerza mayor, 1936 [#24LeMans --]


La situación económica y social ha ido empeorando paulatinamente y como hemos ido narrando en las entradas anteriores, el escenario apuntaba maneras y en 1936 estalla definitivamente.

En un escenario plagado de huelgas, las elecciones legislativas tienen lugar entre finales de abril y primeros de mayo y dan como resultado el gobierno de una coalición de izquierdas (Front Populaire) que ha llegado al poder con más promesas que posibilidades de sacarlas adelante. Francia ha perdido un tiempo precioso y necesita con urgencia encarar la amenaza que suponen la Alemania nazi y la Italia fascista, pero la economía no acompaña y las instituciones están demasiado debilitadas.

El descontento prende rápidamente, y semanas antes de celebrarse la decimocuarta edición de las 24 Horas de Le Mans, inicialmente previstas para el 14 y 15 de junio, se declara una huelga general indefinida que reclama desde la calle, la toma de fábricas y la paralización del país, que se mejoren las condiciones de vida y laborales de una clase trabajadora minada por la inflación y los esfuerzos consecutivos de dejar atrás las secuelas de la I Guerra Mundial y sobrevivir a los coletazos del Crack del 29.

Pero con la inscripción ya cerrada y 60 vehículos dispuestos a correr en La Sarthe, a primeros de junio nadie puede garantizar ni la seguridad de la prueba y los participantes, ni el necesario acondicionamiento de las instalaciones y la pista, ni la logística ni el transporte, ni mucho menos que salvo que lo hagan desde otros países, lleguen a tiempo la casi veintena larga de vehículos ingleses que aún no están en Francia, lisa y llanamente porque los estibadores tienen bloqueados los puertos del norte y atravesar La Manche resulta inútil.

L'Automobile Club de L'Ouest corta por lo sano y traslada las fechas de celebración a primeros de agosto, esperando con ello que las cosas volvieran a su cauce para entonces, incluso jugándosela a coincidir con los Juegos Olímpicos de Berlín, pero el escenario internacional se complica por momentos debido a que a mediados de julio se produce la rebelión militar que sumirá a España en una cruenta Guerra Civil que durará tres años. Nadie sabe qué efectos puede traer consigo el levantamiento, la incertidumbre es máxima, y el ACO decide finalmente suspender la carrera.

Os leo.

No hay comentarios: