sábado, 24 de noviembre de 2018

Eso que hay ahí...


Sigue asombrándome la capacidad de Hamilton para coronarse rey tantas veces como haga falta. Es cierto que están ahí los sectores DRS de Yas Marina y la comodidad de saber que ocurra lo que ocurra el título de este año ya está en el bolsillo, pero de todas formas hay que hacerlo.

También me sorprende la manía que tiene el británico de dar lo mejor de sí cuando no hay auténticos enemigos a la vista, pero ésa es otra historia. Vettel y Ferrari lo han intentado pero no ha sido suficiente. Si no me fallan las cuentas, Mercedes AMG buscaba esta tarde comenzar a resarcir a Bottas de lo de Rusia y para ello era menester conseguir la primera línea de parrilla. En este sentido, el objetivo de la anglo-germana se ha cumplido con creces.

Mañana será harina de otro costal. El Gran Premio de Abu Dhabi se promete una bonita lucha por las posiciones de cabeza. Sebastian, imagino, querrá poner una guinda dulce al pastelón de este año, otra cosa es que le dejen, claro. Por su parte, Lewis y Valtteri tratarán de demostrar, de nuevo, por qué Brackley sigue siendo la mejor escudería de la segunda parte de esta campaña que cerramos en horas.

Yas Marina tiene el aliciente de que sus asfalto se enfría conforme transcurren las vueltas. Se empieza al atardecer y se termina bajo el cielo estrellado de Las mil y una noches, pero en el momento de escribir estas líneas, tengo la sensación de que ganará el de Nastola siempre y cuando Hamilton encuentre la oportunidad para coronarse, también, rey de la generosidad. En todo caso, veremos.

Os leo.

1 comentario:

Josep Claramonte dijo...

Jojojo. No le quitaremos ojo a la "estrategia".