domingo, 16 de septiembre de 2018

No son 12 segundos


Está visto que de aquí a Abu Dhabi vamos a vivir tiempos históricamente histéricos, todo sea por enfatizar que a pesar de que la carrera será previsiblemente a una sola parada —ya sabemos lo que significa eso—, la modernidad nos lleva en volandas y nos propone escenarios inimaginables...

El caso es que ha surgido el tema de que el tiempo de pole obtenido por Lewis es, nada más y nada menos, que 12 segundos más rápido que en 2009 y, ¡hala!, ¡henchidos de alegría nos hemos puesto a tirar cohetes...!

A ver, el crono de Hamilton ha sido de 1'36''015, pero Marina Bay se integra en el calendario del Mundial en 2008, no en 2009, y la mejor vuelta de clasificación aquel año inaugural fue de 1'44''801 (mi Felipe sobre Ferrari), es decir: la diferencia es de casi 9 segundos (8'786, concretamente).

Y bien, en 2009 se estrena la normativa que limitaba la aerodinámica e imponía el final de los repostajes, y los tiempos, obviamente, son más lentos a partir de entonces, o muy similares, como es el caso de la edición de 2011, cuando Vettel marca 1'44''381. No obstante, existe un problema de diseño en el circuito que se resolverá definitivamente entre 2013 y 2015, ya que la sección de las curvas 10 a 13 es extremadamente lenta. A resultas de lo cual, para 2013 se habrá eliminado la chicane de la curva 10 y se habrá sustituido por una convencional cuya remodelación trae consigo una reducción de la cuerda del trazado, que pasa de los 5.073 metros de 2009 a los 5.065 metros actuales, y para 2015 se habrá rediseñado la zona completa afectando entonces a las curvas 11, 12 y 13.

Pienso que la referencia válida debería ser ésta, la de 2015, porque a partir de ese momento Marina Bay no varía prácticamente nada.

Y bien, ese año Sebastian Vettel clava la aguja del cronómetro en 1'43''885, lo que nos pone en que la diferencia con respecto a la machada de Hamilton se sitúa en algo menos de 8 segundos (7'870, para ser exactos), un margen que se irá reduciendo en años consecutivos gracias a la mejora del rendimiento de las unidades de potencia y al trabajo de Pirelli. En 2016 ya es de 6'5 (Nico Rosberg, 1'42''584), y en 2017 baja de los 3'5 segundos (Lewis Hamilton, 1'39''491).

¿Qué ha podido suceder? Bueno, se me ocurre que tiene mucho que decir el proveedor de gomas para la Fórmula 1, ya que ha pasado de superblandos como option en 2015, a ultrablandos en 2016 y 2017, y ahora a hiperblandos. En este orden de cosas, no sé si tiene mucho sentido hacer comparaciones. Como vengo diciendo, ésta es la primera carrera en Marina Bay donde coinciden una distancia y dibujo del trazado estables y unos neumáticos realmente rápidos. Podemos enredarnos recordando lo duras que eran las gomas en 2015, o sus presiones para Singapur (creo que rondaban los 19'5 psi en el tren trasero cuando este fin de semana la recomendación es de 17'5), pero tampoco sé si nos llevaría a ninguna parte.

Desde luego que la Fórmula 1 era 12 segundos más lenta en 2009, en clasificación y contando con todo lo descrito más arriba, pero honestamente lo digo, lo importante (para mí) sigue siendo la prueba y, desgraciadamente, con una estimación de un paso por garajes no sé yo si se pueden lanzar las campanas al vuelo o hablar de progreso, ni mucho menos de que la F1 sea 12 segundos más rápida que antaño.

Os leo.

2 comentarios:

luis mari dijo...

A esto yo lo llamo ‘poner los puntos sobre las i-s’
Un placer leerte

Josep Claramonte dijo...

A parte, leí en el Marca que este año han remodelado again y son 2 metros menos.