lunes, 3 de septiembre de 2018

¡Gracias, Stoffel!


No sé qué me produce más tristeza, que Stoffel sea el segundo piloto que arruina esta Fórmula 1 en lo que llevamos de campaña o las películas que se montan algunos con tal de que no se les escape que esta Fórmula 1 de ingenieros (crap, Bernie dixit), se está llevando por delante pilotos que ni siquiera han tenido una miserable oportunidad de demostrar lo que valen.

Se mire como se mire, no se puede tener a un piloto que supuestamente está entre los 20 mejores del mundo, rodando y rodando para obtener datos y datos y conseguir la inalcanzable fiabilidad, y así una temporada tras otra... Bueno, en realidad sí se puede, y desgraciadamente así nos va.

Stoffel causa baja en McLaren para el año que viene y como nadie sabe explicarlo porque el hombre lo único que ha hecho es servir lealmente a la causa [Me gusta Stoffel, ¿pasa algo? (20-05-2017)], surge una panoplia de excusas a cuál más sonrojante. ¿Qué podía demostrar el belga?, ¿cuándo y cómo, si la de Woking lleva con éste cuatro años tirados a la puñetera basura?

Pasó con Pascal y estamos asistiendo a la enésima incineración de las polillas. Vandoorne merecía algo más que una palmadita en la espalda como pago a los servicios prestados, por descontado, pero sobre todo, una prensa y una afición menos propensas al pensamiento lineal. Leo que su puesto lo ocupará Lando Norris y me entran ganas de apostar un jamón a que dentro de tres temporadas a lo sumo, nos encontramos todos en el velatorio virtual del chaval, lamentando que el de Bristol no haya sabido aprovechar sus oportunidades.

La Fórmula 1 sigue erre que erre con el mismo formato que hasta ahora, y ya hay quien asegura que no se podrá modificar el actual estado de cosas hasta al menos 2023. Seguirá quemando gente, sin duda, pero a ver si aprendemos rapidito que no hay que reírle las gracias al ejecutivo que para medrar ha cogido gusto a destruir los mejores activos, sencillamente porque no hay negocio que lo aguante.

Por mi parte, quiero darle las gracias a Stoffel porque para mí y unos cuantos que andáis por ahí, como versos libres entre tanta merma, su sacrificio ni ha pasado desapercibido ni ha servido para nada.

Os leo.

3 comentarios:

Pasado, presente y seguros dijo...

Todo es relativo. Stoffel tenía una gran incomodidad: Correr al lado de una referencia enorme que fue Alonso. Y cuando esto sucede, incluso en un equipo que se precia de "equilibrado" como McLaren (en el tema de oportunidades a sus pilotos) inevitablemente ofrece lo mejor al piloto que es (era) su principal activo: Actualizaciones, dinámicas de remolque en calificación, estrategias de carrera, telemetría, etc.

Stoffel, la verdad, nunca mas exhibió desde 2016 aquel encanto de Bahrain cuando sorprendió a todos. Y la F1 moderna está plena en prospectos efervescentes, profesionalizados, apadrinados y que el problema principal que tienen es obtener la superlicencia, algo de lo que se encargan los programas de desarollo como los que ostentan Red Bull.

AS dijo...

Ojo a Lando si despunta el año que viene: británico en equipo británico, y un español de n°1. No se repita la historia. Sobre Stofel de acuerdo en todo, maestro

Hrod dijo...

Ojalá me equivoque, pero pienso que Carlos a pre-finiquitado su trayectoria en la F1 por dos motivos, ir a un equipo tristemente en estado de "reformas" y por tener a un compañero como Lando joven promesa en la que McLaren querrá amortizar su inversión, esperemos que sepan gestionar dentro del equipo esto y no veamos rota otra trayectoria...
Pero pintan bastos, de todas maneras pocas alternativas le quedaban a Carlos...