domingo, 23 de septiembre de 2018

Es aquí


Dicen que nunca des explicaciones porque tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las creerán.

Leo que en origen la frase se atribuye a Elbert Hubbard aunque ha llegado a nuestros días en una variante que tiene bastante más miga: no des explicaciones porque tus amigos no las necesitan, tus enemigos no las creen y los estúpidos no las entienden. Así las cosas, si hay alguien ahí que todavía no entiende por qué defiendo a Vettel en estos momentos, ya sabe qué etiqueta ponerse, y lo mismo vale para los que no me creen. A los demás, pues ya sabéis: no hace falta que os lo explique.

Y bien, llevo bastantes días con la matraca de que no está todo el pescado vendido en lo que se refiere al Mundial 2018, debido, entre otras cosas, a que quedan todavía seis carreras, lo que viene a ser seis clasificaciones y unas nueve horas de darle duro sobre los kilómetros de asfalto que faltan hasta que termine todo en Abu Dhabi. Además de esto, son sólo 40 puntos los que separan a Sebastian de Lewis, lo que se puede tasar en que un sólo abandono del británico podría dejar el asunto en una ventaja de 15. Y si el alemán lo gana todo y el de Tewin queda segundo siempre, la cosa del campeonato iría para el zurrón del de Heppenheim. Y si, y si...

No os voy a arruinar la cena ni os voy a tratar de convencer de nada.


Matemáticamente así está el asunto según una de las mejores páginas de estadística y datos sobre lo nuestro: cinco tíos en la pomada en la antesala del Gran Premio de Rusia. Hamilton, Vettel, Raikkonen, Bottas y Verstappen tienen opciones. Desiguales, unas más volátiles que otras, sin duda; muy cogidas con alfiler en algunos casos, obviamente. Lewis lo tiene mejor que nadie y es el candidato a llevarse el gato al agua, pero lo que no se puede negar es que Sebastian es el mejor posicionado para amargarle la fiesta.

Así que lejos de pajas mentales y sofismas de don Régulo Rajatabla, lo que no hay espacio de aquí a Yas Marina es para más errores en La Scuderia salvo que Brackley haga bueno a Maranello. Y aunque mi lindísimo pagafantas no me haga tilín ni talán, va montado en una Ferrari y voy a seguir gritando Forza! hasta que me quede sin aliento o los números lo desaconsejen, porque la guerra es aquí y aquí es donde creo que debo estar.

Os leo.

6 comentarios:

Pablo De La Rubia dijo...

Lo que está muy claro es que este año ganará el menos malo, porque ambos han tenido cagadas a lo largo de la temporada.
Dicho esto, creo que se va a llevar el gato al agua Hamilton, ya que le veo más centrado y sobre todo porque como tú bien has repetido en más de una ocasión, Vettel y Ferrari no supieron darle la estocada cuando lo tuvieron a punto de caramelo.
Un saludo,
Pablo.

Bertor dijo...

Hombre, has dicho que un abandono de HAM dejaría a VET a sólo 15 puntos... SI GANASE VET ;)

Yo lo veo muy a favor de HAM. Creo que va a ser el pentacampeón y me da rabia que sea así. También me daría rabia que ganase VET, pero es porque estoy cansado de ver ganar a los mismos durante 9 años, con la excepción de ROS, que hasta me hizo ilusión que ganase... ¿Para cuándo un cambio a mejor?

Mario Castillo dijo...

De acuerdo

Tadeo dijo...

Estoy de acuerdo con Pablo, Ham no está haciendo una gran temporada tal y como se dice. Ham está aprovechando muy bien los errores del rival y con eso parece que va a tener suficiente.

Pero como no somos ni hados ni brujos, esperaremos al final.

Saludos

anonimo dijo...

Bueno: Por un lado evidentemente tienes razón. Multiplicas la cantidad de GPs que restan, lo restas al puntaje de quien es líder en ese momento, y cualquier otro que tenga más que esa cantidad tiene matemáticamente alguna posibilidad. Si Kimi pudo campeonar con todo en contra, merced a lo que perdieron Fernando y Lewis, por qué no podría ahora el bueno de Seb. Fangio decía que el que gana una carrera es aquél al que le bajan la bandera a cuadros. No importa si venías ganando y justo cuando estabas por llegar te estrellabas, o te quedabas sin combustible; porque allí le dan los puntos a otro.
Pero por el otro convengamos que Lewis lo tiene mas sencillo ahora. Si el campeonato fuera un GP Tewin-man estaría en los últimos cinco giros ganando con dos de ventaja. Podría distraerse, o tener una falla mecánica, pero está con ventaja suficiente como para conducir con el codo fuera del cockpit y saludando con una mano.

pocascanas dijo...

Con tanta holgura podría incluso estrenar nuevo propulsor, eligiendo algún circuito en donde sea fácil adelantar y largando último. Resignaría sólo 10 puntos llegando tercero detrás de los dos Ferrari, y contaría con elementos de sobra para el resto del campeonato.