viernes, 27 de abril de 2018

Murphy con el 33


El efecto más provechoso de señalar como viles a quienes recurren a Wikipedia es que al final sólo la usas tú. El truco es viejo, no sé si habitual en Piedradura año cero, pero ahí le rondará: el saber enciclopédico negado a los mortales te pertenece en exclusiva y eso te hace parecer grande y orgulloso ante el gentío y el populacho, y de ahí p'alante, que decía aquél.

Soy de usar la Wiki y el diccionario de la Real Academia de la lengua Española porque son dos herramientas bastante útiles, y porque, al fin y al cabo, salvo unos pocos elegidos los demás seres humanos vinimos a este mundo con la noble tarea de aprender. Aprender cuanto nos sea posible, a todas horas. Aprender por aprender. Acaso por compartir lo aprendido, porque para dar lecciones ya disfrutamos de los que lo tienen todo claro, entre otras cosas, porque usan los recursos que prohibe la ortodoxia a los parias.

En fin, esta mañana Max Verstappen se ha endiñado un bonito boinazo en Bakú que seguramente jamás será recogido en los anales ni el la Wikipedia, ni tendrá apunte en esa historia gloriosa plagada de gestas de la que sin duda beberán nuestros sumos sacerdotes de dentro de unos años. Pero para mí es sumamente importante reseñar la bendita hazaña esta noche, en primer lugar por no olvidarme de ella, pero fundamentalmente porque considero que tiene una importancia crucial ya que la apuesta de Red Bull para este año, el nuevo Proyecto Vettel de Milton Keynes, sigue dando muestras de que le faltan aún algunos hervores.

Está bien que Christian Horner señale a Kimi para advertir a Daniel Ricciardo de lo que le espera en Ferrari, aunque sin duda estaría mejor si el marido de Geri Halliwell resolviera antes las cosas de casa en la austriaca. Max está fallón, nervioso, como sobrepasado por las circunstancias, mientras que aussie junior sigue funcionando como un cronómetro suizo. Da qué pensar que el piloto número uno no responda como se espera de él y que el dos siga sacando las castañas del fuego en una temporada tan complicada como ésta...

Iba a referirme a la conocida Ley de Murphy para cerrar este texto: «Lo que pueda salir mal, saldrá mal», pero entreteniéndome en Wikipedia he descubierto que podría estar mal atribuída a Edward Murphy y pertenecer originalmente a John W. Campbell. En todo caso, mira, el título ya está escrito, Red Bull sigue jugando con fuego y lo que haya de ser, será.

Os leo.

3 comentarios:

Fleichié dijo...

Hoy Eric Boullier , del que me pregunto a menudo si no debería ser reemplazado por Andrea Stella , ha rizado el rizo explicando las expectativas de McLaren para Bakú .
Tuneando la famosa Ley de Murphy , el francés ha soltado :

"Como hemos demostrado en las tres carreras de este año, nuestro equipo de carreras es agudo, reactivo y está bien configurado para capitalizar las desgracias de los demás".

Y se ha quedado tan ancho .No se si es para reírse o para ponerse a llorar el pensar que tenemos un puto genio metido en una escudería cuya máxima ambición hoy es esperar a que los demás la caguen a base de bien ......en fin .
Le leo maestro

Cao Wen dijo...

Siento lidiar a toro pasado (¿el logo de Red Bull nunca dio pistas de lo que iba a suceder?) pero Boullier es el puto amo de la predicción vicisitúdica.

Anónimo dijo...

Yo no sé cuáles serán los milagros que RedBill (así van a acabar a fuerza de destrozar coches, jeje) le ha visto hacer en pista a Verstappen.

Si vas a ser un mejor clasificador que Ricciardo a fuerza de jugártela más que él, pero acabas estampado día sí, día también... No es negocio. Estás llevando el coche más allá de su límite.

Solo digo algo, y es a ver qué pasa este año en Mónaco. Dos retiros por kgarla y un sexto, por detrás de su compañero que tuvo que remontar desde muy abajo? Me parece un poco poco para poner a girar todo un equipo a su alrededor.