viernes, 8 de septiembre de 2017

Las vacas mueven el rabo. Of course!


Dicen que si pronuncias por tres veces consecutivas la palabra Rosberg, a los especialistas anglosajones les ponen los cuernos las musas y se les mueren todas las hadas, y como la cosa va en cadena, los alemanes no saben de qué hablar porque usan poco el apellido de su compatriota... y bueno, aquí en España apenas lo notamos porque siempre estamos con lo mismo, ya me entendéis.

¡Rosberg, Rosberg, Rosberg! ¡Hala, ya está dicho...!

El lunes pasado, durante mi intervención en SafetyCast, apuntaba a que el comportamiento de la prensa british para con Fernando se parece mucho al de las vacas de Spa-Francorchamps con la meteorología, que nos contaba Maese. Cuando el asturiano no resulta una amenaza pastan alegremente, mujen y se deshacen en halagos hacia él. Sin embargo, cuando tiene chance, que dicen en la Pérfida Albión, se plantan en el suelo, mueven el rabo y se hacen pajillas atizando al de Oviedo. No falla.

Inicié este blog por ellos. Basta echar un vistazo a las primeras entradas de Nürbu para comprobar que no me gusta la gente que afirma que desmerecer al rival es desmerecerse a uno mismo y luego se pasa su propio aforismo por el forro de aquel sitio crujiendo todo lo que no entra en sus planes.

Supongo que pilláis el matiz. Sí, es muy bastardete y cobarde comportarse así, pero el caso es que les importa un pimiento porque disponen de huestes de atontaos que les ríen las gracias, siempre, digan lo que digan, como si lo que ayer era blanco hoy resulta que es negro. ¿Para qué coño vas a pensar por ti mismo si ya te lo dan hecho desde ésta o aquella otra Biblia del motorsport...?

El caso es que el año pasado les jodió los planes un rubiales con genética nórdica. El chaval tuvo la fea ocurrencia de imponerse a todo un tricampeón del mundo, y con el mismo coche; y lo que consiguió el muchacho a cambio, es que todavía hoy haya que recordar que 2016 tiene Campeón del Mundo y no se llama Lewis Hamilton.

La prensa británica es así y parece tarde para cambiarla, y aunque suene a obvio decirlo: Alonso es una de sus piezas favoritas. Por lo que supone el español; porque ahí sigue el muy cabroncete, a pesar de haber intentado joderlo de todas las maneras imaginables; y fundamentalmente, porque son conscientes de que en un auténtico tú a tú, lo que han defendido durante tantos años se vendría abajo como un soufflé, como se desinfló ante Nico Rosberg.

No van a tolerarlo, no son tan idiotas, y lo que a comienzos de año era qué penita pena que un tipo como el Nano anduviera arrastrándose por los circuitos, se ha convertido en la actualidad, con la inestimable ayuda de los mamporreros foráneos y patrios, en el inicio de la enésima estrategia de acoso y derribo, y todo, sencillamente, porque ahora puede suponer una amenaza real.

A Fernando no creo que le hagan falta estas palabras. Es más listo que el hambre. Haga lo que haga, vaya donde vaya, acumule los títulos que acumule, para mí no va a cambiar nada.

Es hoy por hoy el mejor piloto del mundo y la muestra la tenemos en el comportamiento barriobajero que siguen mostrando con él. No pueden a la cara, pues eso... Pero en caso de dudas, ya sabéis: ¡Rosberg, Rosberg, Rosberg...!, y a tomar por aquel sitio. Esto tampoco falla.

Os leo.

4 comentarios:

Rafa Toledo dijo...

Has expresado de manera inmejorable lo que ocurre cada vez que el Nano se acerca a disponer de una montura competitiva...
Te leo, como vengo haciendo los últimos 10 años...y espero que sean muchos más...

enrique dijo...

Ea cierto que están dejando a Fernando más tranquilo. También es verdad que teniendo a Honda es más sencillo atizarles a ellos. Si se confirma el cambio a Renault ya veríamos quien se llevaría las hostias.

pedro gonzalez dijo...

Y lo peor Jose, que tienen palmeros en la prensa española, y eso si que duele, ahora, les va a doler mas cuando sus cronicas las lea su familia pirque el Nano no este en este pseudodeporte y sus cronicas las lea solo su madre.

Anónimo dijo...

Cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él. J. Swift

Esto ya está inventao.