martes, 26 de septiembre de 2017

El padre de Brian


Gracias al impagable trabajo de Terry Jones supimos quién era la madre de Brian en La vida de Brian. Nadie nos habló de su padre. Ni falta que hacía, se sobreentendía...

En la reciente reunión de esta semana pasada entre la FIA y los equipos que cortan el bacalao, se ha dado a luz una criatura que no es hembra ni varón, ni blanco ni negro, ni amarillo ni violeta, mayormente es putada como la copa de un pino de grande, indefinible por no ponerse a echar jaculatorias por la boca...

Halo, aletas shark, tres unidades de potencia por temporada, el MGU-K obligado a durar diez carreras, y el rosario de sanciones de toda la vida por cambiar elementos extra, como pan y pan de un bocadillo que tiene su alegría riojana en un micrófono alojado en el interior de los escapes que facilitará que a los televidentes se nos rompan los tímpanos por exceso de espectáculo, y de decibelios.

Pasando por alto que me acerqué a predecir esta última sandez en agosto de 2012—¡no ha llovido ni nada!—, cuando compartíamos entradas de Nürbu en Diariomotor [El chip prodigioso], sirva como untura para el culito de mis numerosos detractores que ésta era relativamente fácil. Quien nace barrigón demás está que lo fajen, que diría Concha, y la Fórmula 1, ya entonces, llevaba una derrota mala de cojones que no aventuraba nada bueno salvo tirar p'alante abundando en lo artificial y lo inane, haciéndolo pasar por novedoso de la muerte e imprescindible, Of course!

Aceptemos que el Halo acabe sirviendo para colgar un Fari molón o un Elvis bailón como el de aquel anuncio de Audi A4 de principios de siglo [dentro enlace], pero ya está, ¡vale! ¡Ja me maten si como concepto no parece el regalo que te hace la suegra en Reyes!

La normativa 2017 se pretendía revulsiva, capaz de evitarnos el martirio de soportar por más tiempo la hegemonía tramposa de Mercedes-Benz. Pero hete aquí, y os juro que no salgo de mi asombro, que los listos de la clase han decidido dar por buena la tanda de hostias que nos cae cada fin de semana de Gran Premio, prorrogándola hasta 2020 por si no hemos tenido suficiente dosis en vena desde 2014 hasta ahora.

Entre que gracias a Gribkovski y la voluntad conciliadora de Bernie Mercedes AMG está la mar de cómoda después de haberse pasado por el forro de sus santos cogieron el código de buenas prácticas que se jura en la sede de Daimler en Stuttgart; que Ferrari no quiere ni por asomo que Renault y Honda puedan hacerle sombra en su puesto como cuñada segundona; y que Lewis no para de batir récords eclipsando a Meghan Markle como popular case; la cosa de la competición sana queda de hoy a 2021 como muy a desmano, no sé si nos entendemos.

Bien, sabemos quién es la madre de todo esto, o lo intuimos, pero ¿qué coño está haciendo Liberty?

Ross Brawn decía tener prisa por resolver determinadas cosas. Es el padre de Brian, podría jurarlo. Pero se ha mostrado incapaz incluso de evitar que las segundas dorsales de tiburón sigan empañando el buen nombre de la Fórmula 1.

No me importa el actual estado de cosas, lo digo en serio, lo que me intriga es el por qué, el a cambio de qué Ross ha transigido con que un ángel preñe a Terry Jones y andemos cantando ¡milagro, milagro!

Nada, que os leo.

4 comentarios:

keskusracing dijo...

Interesante reflexión, cuando hace pocas semanas se rumoreaba que podrían quitar las sanciones.
En cualquier caso el tiempo dirá.
P.D. esta es otra palada en la tumba de Honda, ¿MGU-K 10 carreras? Pero si ni cuando solo había KERS duraba tanto, y tenía mucha menos potencia y energía desplegada. En fin, seguiremos con la misma tónica hasta 2020 (mínimo). Me habría gustado ver este tipo de sanciones cuando el Red Bull de Newey bailaba al filo con la fiabilidad y el KERS o el motor les petaba cada dos carreras.
Saludos

Elin Fernandez dijo...

Me pregunto si todo esto, hasta el 2020, duraría o tuviera efecto hasta esa fecha en caso de que Don Lewis Hamilton se marchara a otro equipo o en el caso más evidente, de éste no ser british.
Dicen en mi pueblo que más vale caer bien que ser bonito. Y en el caso de los dos pilotos más favoritos de los dueños del negocio, es evidente que se quita y se pone dependiendo a donde estos estén o vayan.
Digo yo...

Fleichié dijo...

Habrá que preguntarle a Gribvoski lo que aún nos queda de suplicio con guión ;)
Pero me temo que con el equilibrio que les supone el haber metido ahí a Ferrari (por lo de las audiencias) y mientras RedBull no moleste mucho , no tienen ninguna prisa por cambiar nada .
Gran artículo Jose . Saludos .

Alberto dijo...

A mi también me está decepcionando muchísimo la gestion de Brawn.
Cuando el resto de fabricantes quiere intentar ponerse a la par los capas con un MGU-K de 10 carreras que equivale practicamente a permitirles 1 TOKEN en la temporada...

Mismo perro pero con distinto collar