lunes, 4 de septiembre de 2017

La estrategia a una parada son los padres


No pretendo alarmaros ni que perdáis la ilusión. Los mayores lo saben pero no hablan de ello, dicen que por respeto a nosotros. Nos quieren tanto que prefieren llenar páginas y páginas sobre el futuro de McLaren y Honda o Renault, a aceptar que somos adultos para entender según qué cosas.

Mirad, unas ruedas de competición para mojado que no son capaces de permitir competir sobre agua son ruedas porque son negras, de goma y redondas, pero no son para mojado. Es como si yo me disfrazo de Spiderman y voy dando saltitos por casa pero a la hora de la verdad soy incapaz de asirme a una pared vertical o al techo: parezco Spiderman pero no soy Spiderman. Pues con esto, lo mismo.

No pasa absolutamente nada. El reglamento prevé que se tiene que hacer al menos un cambio de gomas durante un Gran Premio y esto va a misa, es decir, nadie puede hacer una carrera de un tirón, tiene que pasar por garajes una vez como mínimo para utilizar a partir de entonces un compuesto diferente. Así que algo que es obligatorio no puede ser contemplado como estrategia jamás, ni mucho menos decir de ello que es lo recomendado, oh wait!

Otra cosa es cómo llamamos al caramelo, que ahí sí, ahí entiendo que los de Pirelli digan lo mismo que su gama contempla ruedas de mojado como que la estrategia recomendada para tal o cual disputa es a una parada. 

A ver, no puedes ir diciendo que haces un producto de caca o que das gracias a la FIA porque obliga a los monoplazas a cambiar gomas. No es vendible, entendámonos. Como ejercicio de mercadotecnia es peor, no sé, que pegarse un tiro en el pie después de haber amenazado con que eres Billy el Niño.

También entiendo a los que tienen a la marca italiana entres los anunciantes de sus proyectos de información especialista, o aquellos otros, o los mismos, que a cambio de hacer sesudos análisis sobre estrategia (sic), disfrutan de amistades exclusivas en Twitter, pases para el paddock, o pueden entrar en el motorhome de la milanesa a tomarse unas cañitas y unos cacahuetes. Todos ellos preservan la magia del momento, la suya, mayormente, para que siga intacta por los siglos de los siglos, amén.

Pero como decía al inicio, ya somos adultos para entender que es la FIA la que establece una estrategia mínima de un paso por boxes con cambio de tipo de compuesto, y por tanto, que no es de recibo que Pirelli se anote el tanto por mucho que la protejan los avezados plumillas que están en todo. No, porque aunque gracias a Dios no se disfraza de Spiderman, de la misma forma que no es capaz de hacer unas ruedas de mojado, tampoco hace producto para estrategia.

¿Notáis a menudo cómo un juego de ultrablandos podría terminar una carrera completa? Pues eso significa que no son los Reyes Magos los que vienen cada madrugada del 6 de enero a traernos regalos. Son los padres, y no pasa nada porque sea así. Llorad un rato si queréis, pero cuando os repongáis del mal trago, descubriréis que el mundo sigue siendo igual de lindo que ayer, y que Pirelli se seguirá meando en nuestros pantalones, eso sí, con mucho cariño e inmejorable cobertura mediática.

Os leo.

9 comentarios:

Bertor dijo...

Bueno, yo creo que ayer fue uno de los pocos GPs en los que la estrategia tuvo sentido e importancia. Es cierto que sólo una parada no es una estrategia en sí, pero empezar con super o ultra, sí, y Ricciardo con Red Bull fue a neumático cambiado, logrando dar espectáculo y emoción, lo cual se agradece.

enrique dijo...

Es encantadoramente bizarro imaginarte de Spiderman. Y absolutamente deplorable lo de los Wet Pirelli.

anonimo dijo...

En pos del espectáculo se han logrado grandes horrores. El reglamento actual de neumáticos es uno de ellos.
A decir de la FIA un proveedor único ayuda al espectáculo bajando los costes y (en teoría) permitiendo que mas equipos sobrevivan al presupuesto de la F1. A su vez, una cierta gama de durezas y la obligatoriedad de pasar por pits al menos una vez, hace que nadie se juegue a lo Gilles (dadme un coche 1 segundo por vuelta mas lento, pero que sea rápido en la recta) a armar un trencito de hora y media o dos sin posibilidad de sobrepasos.
Si se va a mantener la provisión de marca única, deberían aparecer compuestos nuevos, menos duraderos que los ultrablandos actuales ("requeteblandos" o algún otro nombre), o se deberían renumerar las durezas para que los lilas actuales sean los de la nueva dureza. Deberían desaparecer los duros actuales, obviamente. Así y todo debe haber un guiño de la FIA en la regulación: En aquellos circuitos donde sea viable la estrategia de una sola parada deberían establecerse gamas suficientemente blandas como para que el que elija esta estrategia esté realmente jugando con el límite.
Se está jugando con un límite complicado: Se habla de quitar el DRS (de por sí un invento discutible) porque con la aerodinámica actual hay muchos menos sobrepasos que el año pasado ¿Qué se estarán trayendo entre manos?

Mario dijo...

Me ronda por la cabeza una loca idea para los neumáticos. Fijaría un precio único que cada equipo debería pagar a su suministrador por temporada, así tendría los costes controlados. Todos los suministradores deben proporcionar una gama como la actual de cinco compuestos de seco y dos de mojado, además manteniendo el sistema actual de número de juegos y compuestos por evento. La forma de escoger suministrador sería como el draft de la NBA por la clasificación del mundial de constructores de la temporada anterior. Por supuesto cada suministrador tendría asegurados una parte proporcional de equipos (si hay cuatro suministradores tendría 5 equipos cada uno).

Aficionando dijo...

Se echan de menos los Michelin, que no pasaron por el haro.

pocascanas dijo...

Si estaban tan temerosos con la nueva reglamentación, si realmente tenían tantas reservas respecto del comportamiento de eston nuevos autos -recuerdo cómo se atajaba Paul Hembery el año pasado-, por qué no intentaron algo distinto? Quizás con establecer un mínimo de 2 paradas en vez de una se abrirían un montón de posibles estrategias distintas y se favorecería el espectáculo, aún con las mismas piedras redondas que vemos hoy.

Cao Wen dijo...

Ya estoy mayor y mi memoria no es de fiar, pero en mi mente está que a Pirelli hay que pagarle sus mierdaruedas, mientras que antes de la actual regulación el suministrador de cada equipo (por lo menos Bridgestone para Ferrari, que yo recuerde) se los regalaba a cambio de la publicidad. Sacadme de dudas, plis.

Anónimo dijo...

Josetxu, espero que todo esté bien :P

Anónimo dijo...

Hola Jose!

¿Todo bien...? Espero que si, un abrazote del anónimo más pesado que ha visitado este infierno ;)