lunes, 25 de agosto de 2014

August surprise


Tal y como comentaba Vettel a Nira Juanco en el previo de Antena3, Milton Keynes ha invertido el tiempo destinado a vacaciones en analizar los problemas habidos en la primera mitad de la temporada, con la intención de enmendar la mayor cantidad de errores para acometer adecuadamente lo que queda de calendario...

Dicho así suena precioso, incluso eso de estar con la familia en Francia que le confesaba el campeón a la periodista canaria, pero visto lo visto con Red Bull en Spa, a uno le empieza a dar vueltas la cabeza e imagina que Adrian tiene una TARDIS en el jardín de su casa, en la que se introduce cuando dice que va a regar las plantas para resolver in situ aunque en otro espacio y otro lugar, ya me entendéis, cuantos inconvenientes ha detectado el cuartel general o él mismo en su tablero de dibujo.

Quién coño sabe si mientras creemos como pardillos que la temporada transcurre tal y como nos cuentan las páginas web de estadísticas, Newey no ha retornado a Jerez con los deberes hechos, no como hiciera en enero pasado, y a nuestra espalda se ha desarrollado una sesión 2014 paralela en la que el RB10 habría ganado 7 de las 11 pruebas disputadas hasta el Gran Premio de Bélgica. y en la que Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel, se estarían partiendo la cara por liderar el campeonato antes de llegar al trazado de las Ardenas.

Un camión negro sin distintivos reconocibles podría haber seguido perfectamente a Seb en su descanso galo, con la intención de que el tetracampeón más joven de la historia en mitad de la noche, tras poner el chupete a su criatura y deslizarse como una sombra por la ventana buscando el exterior, pudiera introducirse en él para ponerse a los mandos de un potentísimo simulador en el que recrear una y otra durante la madrugada, las victorias de este año y las que están por venir, transmitiendo en tiempo real infinidad de datos que serían valorados por la base secreta que comparten Renault y Red Bull en la Antártida.

Daniel habría hecho tres cuartos de lo mismo donde demonios haya pasado estas últimas semanas, y los mecánicos de la casa, otro tanto... La normativa se cumpliría escrupulosamente, el cierre de fábrica sería efectivo, en Milton Keynes solo quedarían el gato y los dos integrantes del cuerpo de seguridad privada. La FIA jamás podría decir nada, Mercedes y Ferrari tendrían que seguir manteniendo la boca cerrada pero en Spa-Francorchamps, como viene siendo costumbre de unos años a esta parte, la austriaca, siendo la misma, parecería una escudería completamente distinta.

Desconozco si este es el secreto que nadie descubriría jamás al que se refería el de Heppenheim en 2013. Tampoco sé si el mecánico aquél al que localizaron con una llave Allen en el parque cerrado de no recuerdo qué carrera, no era Adrian con peluca y bigote pillado in fraganti en uno de sus posibles viajes en el tiempo...

Muy extraño, todo esto resulta muy extraño y más si cabe este año, cuando Renault ha anunciado reiteradamente que su unidad de potencia no estará a pleno rendimiento hasta 2015 y en el que en un circuito como el belga, donde el motor cuenta más que la aerodinámica, o al menos eso dicen, Red Bull ha soltado de nuevo un monumental zasca en toda la boca a su rivales.

Os leo. Extrañado pero os leo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues efectivamente, si RB ha ganado en un circuito pie a tabla como spa...
Ojito

Javier C dijo...

Seamos realistas: las fábricas se cierran, sí, pero como todos los años, grupos reducidos de ingenieros trabajan en discretos pisos o casitas residenciales, incluso en sus propias residencias. Las telecomunicaciones actuales y la tecnología así lo permiten.

Nacho Lascaray dijo...

¿Mira si es verdad lo de la tardis? que se pidan una rápido en Maranello😄

germansp dijo...

Red Bull externaliza muchos de sus procedimientos de modo que las fábricas de dichas empresas no están sujetas a las restricciones veraniegas. Incluso Renault podría estar trabajando sobre el motor para RB sin que nadie pueda decir nada.