viernes, 9 de marzo de 2018

Terraplanismo en F1


Nos cachondeamos mucho del tipo aquél que rebatía a nuestro astronauta Pedro Duque que la Tierra no es redonda, sino plana, pero en Fórmula 1 tenemos terraplanistas a cascoporro, y con gurúes al frente, lo que siempre resulta más peligroso.

Huelga decir que nuestros terraplanistas fueron de los primeros en reírse del merlucillo ése que le negaba a Pedro lo que habían visto los ojos del madrileño desde las claraboyas de la ISS (International Space Station). Son los primeros en todo, o lo procuran. Pierden el culo por ser protagonistas a todas horas. Son animalistas, feministas, antitaurinos o taurinos, constitucionalistas de pro o independentistas catalanes cuando en sus perfiles cumplen años el 26 de octubre o el 16 de febrero con tal de que se les felicite por partida doble y la gente caiga en sus redes chistosas, ¡qué gracia!

Entre sus filas reconozco a uno que me pidió que le buscara trabajo y después de no haberlo conseguido, incluso removiendo Roma con Santiago, ni me saluda.

Hay otro que me consultaba hace unas temporadas sus dudas sobre si debía seguir estudiando o se metía en otras cosas, total, que le recomendé entonces que continuase con sus estudios y ahora que superó el bachillerato y casi es periodista, no me puede ni ver, o eso dice. Queda otro más, uno que en un paquete con las 24 Horas de Le Mans de hace unos años, que nos pasó a otro aficionado y a mí, incluía una serie de archivos de porno duro con temática tranny... Mensaje directo por Twitter y por favor no lo cuentes. Y no lo he contado jamás aunque él haya dejado de mirarme a la cara como si fuese yo un apestado...

Es jodida la vida en redes sociales. Sabes que puedes mandar a tomar por el saco la vida que se ha montado determinada gente, y para siempre, pero aceptas no apretar el botón del holocausto con tal de que los terraplanistas puedan sentirse víctimas placenteras de bullying mientras te lo hacen a ti, o a tus amigos, porque lo valen y hay que consentirles todo.

No me preocupan ellos ni el especimen de gilipuertas que no entendió que yo quería regalar unas ilustraciones antes de finales de febrero pasado y me dijo aquello bíblico de: «Yo ya llegué hace tiempo y sin hacer retos ni poniendo fechas límite...» Me preocupa más el magnetismo que producen ciertos mentores entre su plebe, grey o como queramos llamar a eso, cuando gandulean en Twitter a todas horas pudiendo hacer honor a su curriculum y pasar de tanto crío como tienen alrededor.

Ni una palabra escrita sobre el mayor encuentro de trenes de la década. Dos tretracampeonatos que lucharán por igualar en números a Juan Manuel Fangio. Diez escuderías, diez pronósticos.

Pero la soberbia que vio a Pedro y a Pablo correr en el autódromo de Piedradura, no se moja porque considera que la Tierra sólo tiene dos dimensiones y los plumillas británicos son sus mejores topógrafos. Alonso y eso de que McLaren no se puede permitir a un gran piloto —se les ha escapado, disculpádselo—, no es manía ni cerrazón. La británica ha tenido que malvenderse poniendo publicidad de Kimoa y transigiendo con que el Nano haga el WEC (sic, sic, sic...). Y todos tan contentos, incluso los idiotas que van tras este mensaje sin reparar en qué terreno pisan, of course!

Raimón Durán me recuerda a mi difunto padre. Era excelso en cosas que él consideraba menores. Luchaba con el óleo en cada cuadro como si le fuera la vida en ello, aunque en caligrafía y pastel no había quien le tosiera... pero el óleo supuso su asignatura siempre pendiente. Fin de la oración, punto pelota.

La Tierra no es plana, Raimon, es esférica. Lo que valía en los setenta del siglo pasado es ahora demodè. Sumamos a las constantes de nuestro deporte una pizca de economía y negocio, mezclamos después algo de intereses espurios, dejamos de hacer caso a los susurradores de caballos, y a lo mejor damos con que el mejor piloto de la última década y media es ahora mismo el foco de atención mediática por que lo vale, simplemente por eso. Lo han desperdiciado —si él fuese inglés se entendería—, la gente lo nota, no sólo en España, y McLaren y Liberty Media lo apoyan en todo lo que hace por si resulta beneficioso para el negocio. Honestamente creo que no hay más.

Os leo.

26 comentarios:

enrique dijo...

El principio de la entrada parecía un guión de los hermanos Cohen. Tenía los ojos como platos. Viendo en el personaje que se ha creado Hamilton, casi prefiero que Alonso no haya ganado más mundiales. Me encanta esa mística que se ha creado alrededor del español. Su película es mas interesante que la de Hamilton.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Enrique. La mística que rodea a Alonso es tan buena que ha sacado lo peor de los envidiosos.

Daniel Atán Romar dijo...

Dedicar una entrada de tu "reconocido blog" para empezar a señalar a una comunidad de Twitter. Cómo meterse en una trifulca del patio del cole, con la diferencia de que aquí todos somos adultos, pero "parece" que unos más que otros.

Anónimo dijo...

Me siento atacado por las redes, ¿qué puedo hacer? Ah sí, voy a sacar unos trapos sucios a relucir para ridiculizarlos, así demostraré mi madurez y superioridad moral. Genio.

Tendrá usted valor para compararse con Pedro Duque en su lucha contra el "terraplanismo en la F1", pero déjeme apostillarle que no por mucho ocultar un fanatismo radical tras buena gramática se puede observar mejor la curvatura de la Tierra.

Victor dijo...

Tener un enfrentamiento con otras personas por compartir puntos de vista diferentes sobre una misma temática (y afición) y llegar al punto de entrar en temas personales es de ser muy rastrero. Supongo que señalando a este y a aquel por acciones pasadas te sentirás mucho mejor en tu burbuja de superioridad moral, pero para cualquier observador externo la palabrería de los primeros párrafos es un simple berrinche infantil adornado con recursos poéticos. Lo que se viene denominando hacer lo mismo que criticas y pensar que estás haciendo lo contrario.

Alex dijo...

Ego, enfermedad del primer mundo en el siglo XXI. Dicen que con la edad se cura, pero se conoce que no todos corren la misma suerte.

Ricardo dijo...

Flanders.

alfonso dijo...

Menos mal que le tenemos a usted para iluminarnos. Oh señor creador de contenidos, guíenos el camino hacia la verdad.

Anónimo dijo...

José, el subconsciente te ha traicionado, y has dejado caer una genialidad.

Son treta-campeones del mundo mundial! Jajajja... Me lo quedo.

Tadeo dijo...

Vaya, la banda de las hienitas ha decidido pasarse en grupo por aquí a ver si son capaces de hacer daño.

Bueno, los mensajes están moderados, pero como ni siquiera llegais a hienas, el moderador os publica, más que nada para que pasen a la modernidad.

Oid y uno a uno sabeis hacer algo?o solo en plan manada?bueno, si las hienas nunca vam solas, las hienitas menos.

Saludos
PD: Raimón, eres tu el anónimo?o solo el lider de la manada?

Anónimo dijo...

No sé si es más hiena el que simplemente critica algo con lo que está en desacuerdo o el que se considera superior moralmente al resto por el mero hecho de opinar diferente. Quizás lo más rastrero, Tadeo, es hacer de palmerito de un señor de 50 tacos hasta cuando se trata de ratificar conductas más propias de un niño de 5.

Ramonchu dijo...

La verdad es que hacía tiempo que no me pasaba por esta cloaca y me alegra ver que sigue infestada de las mismas ratas como Tadeo. Tranquilo, no es un insulto, son eufemismos y recursos poéticos, como el de tu dios señor don egocéntrico Orroe.

Tadeo dijo...

Picó

Anónimo dijo...

Produce náuseas leeros dar lecciones de moralidad con tanto desparpajo. En Twitter hacéis la vida imposible a mucha gente que no sabe entender vuestras bromas de niñatos, aquí venís serios y en fila. Dais mucho asco. Que os compre el que no os conozca, empezando por ese señor que llama cloaca a este blog. Hay que ser muy imbécil para obrar así.

alfonso dijo...

Vaya por dios, hacemos la vida imposible a la gente en Twitter. A lo mejor el problema lo tiene quien cree que Twitter es tan relevante para la vida que se lo toma en serio. Pero bueno, qué vamos a explicar a quienes se ofenden por un chiste y después van por ahí pidiendo respeto mientras llaman imbéciles a los demás.

Ramonchu el del Grand Prix dijo...

Tadeo, sois una inteligencia superior incomprendida, poco que hacer ante vuestra sabiduría.

Ricardo dijo...

Lo que produce náuseas es el olor a rancio que se respira al entrar aquí. Que alguien abra una ventana o algo.

Agencia EGO dijo...

Hola, ¿es aquí donde se publicó el primer texto sobre F1 de la historia de internet? Estoy haciendo un estudio sobre egocentrismo y me interesaría recopilar información.

Tadeo dijo...

Gracias Raimon, no esperaba menos de ti, a pesar de ser la primera vez que nos cruzamos por aquí. Sigues buscando trabajo? espero que tengas suerte porque lo de periodista del motor es duro.

Bernardo dijo...

Jose, ya hemos visto suficiente, please te lo ruego porfa :$
Los mononeuronales son muy cansos dando lecciones

Bernardo dijo...

Por favor Jose, bloquea los comentarios para que dejen de decir cosas con las que no estoy de acuerdo, el mundo tiene que girar en torno a un pensamiento único y no se puede tolerar que alguien disienta o haga chistes. Lo que le falta a este blog rancio es un poco de censura. Por favor.

alfonso dijo...

El problema de ir de listo y creerse alguien es que a menudo la realidad te da un toquecito. Y en ocasiones no hacen falta 550 palabras ni un libro para explicarlo.

Bernardo dijo...

Salió el justiciero

Encuentren las diferencias entre las dos frases:
1) Pero bueno, qué vamos a explicar a quienes se ofenden por un chiste...
2) El problema de ir de listo y creerse alguien es que a menudo la realidad te da un toquecito...

O payaso, o bobo, o con problema de personalidad. ¡A mamarla, Alfonsito!

Elin Fernandez dijo...

Y mucho. 😁

pocascanas dijo...

Yo lo veo desde el Coño Sur, y os lo confirmo: la tierra es plana!

Cao Wen dijo...

Muy fan de los "anónimos" que se han sentido aludidos en el artículo y han saltado como chinches. Si la entrada ya era buena, sus comentarios dan para una antología de la sordidez.