sábado, 27 de noviembre de 2010

Mis recuerdos


El nuevo formato que me he impuesto para comunicarme con vosotros me está tocando un poco las narices, para qué vamos a engañarnos si ya nos conocemos. Hoy mismo, por ejemplo, pues como que me han entrado ganas de comenzar a contaros las tonterías que se me pasaron por la cabeza el lunes, el martes, el miércoles, el jueves… no, el jueves no, que sufrí sequía… Esta noche, decía, entre otras muchas cosas debería haber tocado la máquina loca ésa del Newey en su undécima o duodécima entrega, pero como no es así, me voy a tomar la libertad de dejar la telenovela por episodios que llevo entre manos para retomarla mañana mismo. ¡Total, es sábado…!

Ya en harina, apretar el presente entre las manos tiene su tela, y más cuando se extiende la sensación de que medio mundo ha cerrado la persiana.

Esta mañana ha hecho un frío de mil demonios, pero a la tarde ha templado. Como casi todos los sábados, más o menos, he comido con Matilde, mi madre, en Santurce, y volviendo a Las Arenas he mirado la ría como hace tiempo no la miraba: plácida, hermosa, tranquila, como ambos la sabemos, Julio. Parado al pie de un tramo de la barandilla blanca de nuestra villa, he dejado que mi vista se plagara de gaviotas y mi olfato se anegara de salitre, hasta que he cerrado los ojos.

He estado así un buen rato, plantado en el mismo sitio, permitiendo con la guardia baja que me asaltaran sensaciones a las que no había dejado abrirse paso desde hacía tal vez demasiado…

Bernie y sus secuaces buscan nuevos circuitos en mitad del desierto… Bueno, sí, ya sé que a nuestro octogenario le han partido la cara en un brutal atraco a domicilio, pero yo que los bobbies me dejaría de buscar donde no hace falta e indagaría entre los hampones seguidores de la Ferrari, porque ahí sí que hay tema.

Venía diciendo que Ecclestone y Tylke andan buscando nuevos asentamientos para este bodrio de F1 que nos siguen endilgando, montados a lomos de sendos dromedarios, como Jean-Claude Trichet y Dominique Strauss-Kahn andan liados buscando la serenidad de los mercados, el equilibrio presupuestario de los países y la destrucción, de paso, del mal llamado estado del bienestar que dicen disfrutamos, en pos de un futuro en el que no creen ni ellos…

«La idea de crear el Fondo Monetario Internacional, también conocido como el FMI o el Fondo, se planteó en julio de 1944 en una conferencia de las Naciones Unidas celebrada en Bretton Woods, Nuevo Hampshire (EE.UU.), cuando los representantes de 45 gobiernos acordaron establecer un marco de cooperación económica destinado a evitar que se repitieran los círculos viciosos de devaluaciones competitivas que contribuyeron a provocar la Gran Depresión de los años treinta.»

Ya, como Bernie y Hermann partiéndose el pecho por una F1 que resulte puritito espectáculo en los diferentes culos del mundo…

Me quedo con mi ría serena, portugaluja, y mis recuerdos; mis aromas de infancia y mis recuerdos; mi memoria y mis recuerdos; mi norte y mis recuerdos; mi Eagle surcando aventado y a todo trapo Eau Rouge, y mis recuerdos…

7 comentarios:

F-1 A.L.C. dijo...

el bandido acabó de ser prendido, copié su declaración en mi blog ;(

mrproper dijo...

Con tal de no escribir la entrega nº 6 de las 659 que va a haber sobre la máquina del Red Bull, nos cuenta una milonga en plan romántico... A donde vamos a llegar... jajaja

Un abrazo,

Aficionando dijo...

Tremendo lo de Ecclestone. Estos cacos londinenses... mira que apalizar a una ancianita que salía del bracete con su nieta...

Pd. Magnífica la serie sobre el Red Bull. Esperamos más.

Anónimo dijo...

mrproper respeta su opinión, que es muy válida e interesante. Por lo menos no te cachondees.

Salinas dijo...

Hoy me obligas a deja la F1 de lado.

Leer tus sensaciones me ha hecho ver las gaviotas y oler el salitre, oir el arrullador murmullo de las olas que es la música de fondo de mi vida y mi nana diaria a la hora de cambiar hoja en el calendario.

El poder evocador de estas simples palabras, despiertan en un animal costero llevado por la vida al interior emociones difíciles de entender para los que solo ven en el mar esa cosa humeda que baña la playa en la que veranean. No saben que el mar es en si mismo un paisaje vital, un elemento mas de los que nos conforman. Y a los que solo lo vivimos la mayoría de las veces en el recuerdo, poco nos hace falta para desatar la nostalgia. Muchos no entienden el encanto sin igual de ponerse en febrero el chubasquero y dar un paseo por la playa bajo la lluvia, con el viento azontandote la cara, mojándote la lluvia y las gotas saladas que levantan las olas, jaleado por el rumor infinito de la resaca y las olas estrellándose contra la arena, en un ir y venir sin fin. El mar tiene ese encanto del fuego, siempre igual, pero siempre distinto, al que puedes estar contemplando horas sin notar el paso del tiempo.

Estarás contento. A esto me reduces. Y solo con dos frases. Lo siento. Hoy no doy para más.

Ya lo dijo Caco Senante: ¿Qué es lo que haces tu aquí?, una gaviota en Madrid…

csm dijo...

Si será por eso que, a los que nos queda el mar a contramano, nos gusta asomarnos a la barandilla de Nurbu.
Un besote

Orroe dijo...

Buenas noches.

Luis ;) La he leído hoy... ¡Estoy que no vivo :P!

David ;) Te perdono porque lo del Nou Camp tuvo que doler un huevo XDDDDDDD

Aficionando ;) Voy poco a poco, pero este puente retomaremos un ritmo que espero no soltar hasta que terminemos ;)

Anónimo ;) Gracias por el apoyo pero no hace falta ;). Mr Proper me quiere pero le da vergüenza decirlo XDDDDDDDDD En serio, David vale su peso en oro ;)

Salinas ;) Mira, por estas cosas me suelo a poner a escribir cuando estoy hecho fosfatina, así que admíteme unas enormes gracias, compañero ;)

Concha ;) Llevo el mar en la sangre y aflora tarde o temprano, así que nos hartaremos de mar en Nurbu ;)

Un abrazote

Jose