lunes, 15 de noviembre de 2010

El efecto Doppler


Lo que son las cosas. En el podio de Abu Dhabi, ocupando el escalón de cierre, había un tipo que me sonaba de algo…

Me dejo de coñas, que me conozco.

Jenson firmaba una carrera estupenda. Tras una excelente calificación, salía sobre el circuito asiático como un cohete, para robarle la cartera a un Fernando Alonso en extremo cauteloso, cubriendo a partir de ese momento la zaga de Hamilton de la sombra del asturiano, liderando la prueba cuando su compañero y Vettel habían entrado a cambiar sus respectivos juegos de gomas, pero sin alcanzar a despegarse lo suficiente como para haber dado un susto al respetable, como si estuviera esperando a alguien, como si estuviera ejerciendo de hábil y leal escudero, como si estuviera desempeñando el papel que le había confiado su escudería en el último intento por recobrar la corona para la estrella de McLaren que él mismo le había hurtado un año antes en el mismo trazado.

Quiero ser bienpensado, quiero entender que la fugaz presencia de Button en el podio de Yas Marina corresponde a un hermoso episodio de renacimiento personal y profesional, toda vez que desde mediados de año el británico ha estado casi desaparecido, como huído, como remiso a materializarse, como furtivo a los flashes de las cámaras que retratan los episodios que quedan para la historia.

Quiero ser bienpensado, lo prometo, quiero aceptar que Jenson estaba ahí porque aunque tarde, había encontrado por fin el camino que perdió en Mónaco, cuando un guante le apartó de sumar algunos puntos necesarios; y que su retorno en casi absoluto silencio para custodiar a Lewis y Sebastian no ha tenido nada que ver con que por fin en Woking dedicieran darle un coche a la altura de su calidad como piloto, con el que calificar arriba, con el que sortear rivales, coyunturas y adversidades, con el que defenderse y atacar, y no la cascarria a pedales que ha conducido desde el G.P. de Gran Bretaña.

El caso es que el MP4/25 de ayer parecía el mismo de siempre, incluso muy similar en sus prestaciones al que lleva conduciendo Hamilton desde hace unos meses. Y pienso, malpienso, para ser honesto, que tal vez haya tenido que ver en todo esto que Button había quedado definitivamente apeado del mundial en Brasil y por tanto ya no suponía una amenaza para su compañero, más bien, en Abu Dhabi, su contribución para el éxito de Lewis se había hecho totalmente imprescindible y necesaria…

Quiero ser bienpensado, lo juro, pero cuando le reconocí en el podio no pude evitar lamentar en voz alta que haya tanto lobo disfrazado de oveja, tanto y tanto bastardo suelto.

Os leo.

6 comentarios:

Alejandro dijo...

Puede ser, pero yo no lo creo. Pienso que HAM es bastante bastante mejor y al final le tenía que ganar. Jenson es un muy buen segundo piloto (tipo Coulthard o Barrichello) que además lo sabe y que no tiene inconveniente en ser cola de león y estar en Mclaren ganando alguna carrera y quien sabe si teniendo opciones a disputar el campeonato si hay suerte. Si que ha conseguido contrariar a HAM en algún momento y puede que en algún momento haya tenido que tragar algún sapo, pero no distintos de los que les toca a los segundos de primeros descaradamente mejores (lease Massa). Saludos.

Carlos Castellá dijo...

Y no olvides que en Monza estuvo a punto de ganar. Su sequía no es desde tan atrás, aunque es evidente que ha estado muy perdido estas últimas carreras.

Yo también me he dado cuenta de que ha "resurgido" justo a tiempo para intervenir en la lucha final.

pulguitaatodogas dijo...

¿Resurgido?; la verdad es que no lo tengo tan claro porque al final se ha limitado a mantener la posición después de la primera curva, como casi todos, en un circuito donde es muy difícil adelantar y ser adelantado. Habrá que esperar al año que viene para poder valorar su potencial en McLaren, ya que esta temporada ha sido de adaptación.

winarthez dijo...

Button es el típico piloto segundón que va bien el agunos circuitos y en otros no (como Massa este año). Le falta el punto de calidad de Lewis, Fernando, Vettel de ser rápidos siempre.

csm dijo...

Pues yo descubrí a Button el año pasado con Brawn GP. El último tercio de la temporada pareció decaer, pero, acordaos cómo acabó la última carrera: jugándose el todo por el todo, agresivo, al ataque (éso que tanta falta le hizo a Ferrari el pasado domingo).

Me parece un piloto fino, que sabe amarrar los resultados más favorables, que saca muchísimo provecho en las situaciones adversas y que, como tú mismo dfecías hace tiempo , parece tener "una flor en el culo".

Yo creo que este año, como ha ocurrido "en otras casas", ha hecho labores de segundo piloto desde mitad de temporada.
De él y de este año en McLaren, me quedo con ese impagable :"Si Lewis me va a adelantar, decidle que no veo nada" XDDD, ... fino, fino humor inglés...
Un besote

Orroe dijo...

Buenas noches.

Alejandro ;) Para mí fue todo un hallazgo ;P

Maese ;) Razón que llevas, lo reconozco, pero en Monza faltó el atávico, que se nos quedó tirado después de golpear a Massa :P Y sí, il rinascimiento ha sido de nota ;)

Jon ;) Hombre, adaptación, adaptación... Si no lo ha hecho este año dudo que lo haga en 2011. Pero podría ser, no te lo discuto, aunque este año ha dado muestras de estar vivo sólo cuando ha tenido coche y eso pasa por cómo le han entendido en Woking, que me da que no mucho ;)

Winarthez ;) Ahí no estoy de acuerdo. Button tiene más consistencia que Hamilton y Vettel, aunque le falta el plus que pone Fernando. Es menos resultón, pero tremendamente eficaz. A ver si como dice Jon, el año que viene hay más suerte ;)

Concha ;) Esa frase es para enmarcar, y hay que reconocerle que es un auténtico gentleman de los de antes... si acaso sólo le falta el bigotillo de Graham Hill XDDDDDD

Un abrazote

Jose