martes, 2 de noviembre de 2010

La red de redes


No me he olvidado de vosotros. Siendo sincero ni quiero ni puedo hacerlo, y siendo de Portugalete eso significa, ni más ni menos, que si Dios no lo remedia vais a tener que aguantarme todavía un buen rato, porque entre otras cosas, mi buen Nano va a sentenciar el mundial de este año en Interlagos, y aunque todavía no tengo ni repajolera idea de qué demonios se hablará la temporada que viene, intuyo que habrá que echar una mano desde esta pequeña trinchera en retaguardia, porque nuestra vanguardia anda demasiado perdida buscando un alimento que cada día que pasa escasea más y más.

Esta noche, por ejemplo, me la tenía prometida a invertirla en recuperar el tiempo muerto pasado entre mi última entrada editada en modo delay y este fugaz presente que se me escapa entre los dedos por mucho que intente atraparlo.

Y no es cuestión de flaqueza de fuerzas, que me sobran, ni de escasez de ideas, que las tengo a puñados, sino de otra cosa cuyo relato dejaré para otro momento, con vuestro permiso. Pero el caso es que hace un rato me ha dado por ponerme serio conmigo mismo, diciéndome en voz alta que a veces conviene mandar a tomar por saco incluso las manías más arraigadas, con tal de aceptar que hay que enfrentarse a la cruda realidad a pecho descubierto porque el tiempo escasea, y que hasta aquí hemos llegado y que te pones las pilas sí o sí, y que firmas la entrada de hoy a la hora de hoy, con las ganas de hoy, con los recuerdos nítidos de hoy, y con la esperanza recién alumbrada sobre lo que promete un mañana que por suerte aún no ha llegado...

Y todo porque esta tarde, como otras tantas, para qué negarlo, alguien me ha preguntado por qué no estoy en Facebook o en Twiter, con los enteros que ganaría.

Pues no, no estoy suscrito a estos nuevos engendros de la modernidad, y sinceramente no lo echo de menos porque pienso honestamente que lo mío aquí es estar precisamente aquí, haciendo lo que llevo haciendo aquí tres años y unos meses, con mayor o menor fortuna, porque esto es como Spa y lo otro me suena como Abu Dhabi, y porque correr aquí tiene para mí una enjundia y una magia que sospecho no encontraré en ningún otro sitio.

Un folio, línea más, línea menos. Escrita en modo justificado. A doble espacio y en tipo Korinna ITC de 10 puntos. Una página, inmaculada al principio, que se va llenando como se completa una carrera: con ganas de terminar en cabeza siendo consciente de que cualquier error me puede llevar a destrozar el vehículo en la escapatoria de una curva o a dejarlo varado en una puzolana.

He transigido con la recomendación que me han hecho de subir la zona de seguidores (Tifosi), porque debo reconocer que siempre me ha encandilado saber que mis idas de olla eran merecedoras de que alguien desconocido o amigo se apuntara a acompañarme de forma visible, pero la red de redes me viene demasiado larga y ancha. ¿Cómo coño explico allí que ni yo mismo me tomo en serio?

No, de momento no. Prefiero mil veces mi poco eco barnizado de vuestro cariño que un árbol jerárquico que prioriza a Wikipedia, Facebook o Twiter como refererencias, en vez de señalar a una fuente realmente seria, que las hay a puñados (Sr. Antipático, esta atinada reflexión se la debo a su acerada percepción de las cosas, expuesta con tino y sustancia durante nuestro común paseo por el Barrio de las Letras. No puedo sino mostrar mi más absoluto respeto ante su acierto, mientras le ruego encarecidamente que dé muestras de mi infinito afecto a su esposa).

No, de momento no. Sigo aquí, y aquí seguiré al menos hasta mediados del año próximo. Llamadlo estupidez o excesiva cautela, pero aquí quedamos. ¿Capicce?

18 comentarios:

lazy girl dijo...

Por mi vale. Aquí nos vemos siempre que quieras. Y por el facebook no te preocupes, que siempre que puedo te posteo por allí en mi perfil. No soy nada egoista, y comparto con mis amigos mis pequeñas pasiones. Como este blog.

Nos vemos.

Juan dijo...

je, jeee
al Facebook le pasa como a los transgénicos, el peligro está en que para bien o para mal, una vez "entres" al trapo, no hay vuelta atrás...

Saludos desde la retaguardia tecnológica (y eso que "me dedico" a esto...)

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Sr. Orroe,
Los canales de comunicación que ha mencionado, son eso … canales de trasmisión. Ni mejores ni peores que el que usted utiliza. Eso sí, a través de ellos podría llegar a cierta gente que no transita por los blogs; pero siguen siendo una estupidiez. En mi modesta opinión lo importante no es el canal sino lo transmitido (aunque cada vez hay menos gente que le interese el contenido, perdiéndose con las formas).
Saludos

Anónimo dijo...

Facebook? Twiter? y eso qué es?

Ahora en serio :), es más o menos como la forma de escribir los sms, ahora nos asusta pero en unas décadas será normal, te suena esto

"De los sos oios tan fuertemientre llorando,

tornava la cabeça e estábalos catando;

vio puertas abiertas e uços sin cañados,

alcándaras vazías sin pielles e sin mantos

e sin falcones e sin adtores mudados.

Sospiró Mío Cid, ca mucho avíe grandes cuidados;

fabló Mío Cid bien e tan mesurado:

"(Grado a ti, Señor, Padre que estás en alto!"

"Esto me an buelto mios enemigos malos".

El asunto es que yo no tengo facebook ni twiter, pero mientras sigas escrinbiendo por aquí te leeré.

Saludos

Raul z dijo...

Cada canal tiene un tiempo, una manera de expresarse y un mensaje concreto que dar. Twitter, por ejemplo, es para la inmediatez, no importa la calidad si no el mensaje.

Yo creo que el mensaje inmediato no es lo tuyo, o quizá es un mensaje demasiado sesudo para ser consumido como comida rápida.

Yo no te veo fuera de un blog, y si acaso te veo, sera en encuadernación de cantos dorados, para leer pausadamente, días despues de acabado el GP, sin ofrecer ninguna información de actualidad, si no describiendo los razonamientos y sentimientos generados pausadamente tras engullir toda la comida rápida que nos ofrecen los demás.

Y como han dicho, entrar en facebook o en twitter es una pendiende resbaladiza. Uno se da de alta y lo normal es no saber qué hacer con ello.

Aficionando dijo...

¿Los de Portugalete son portuguesetes? b
Buen sitio para nacer.

Impaciente ando con el GP de Brasil. A ver qué pasa en Interlagos, un circuito descacharrado pero que siempre da sorpresas. Allí debió haber ganado Alonso con McLaren, cuando le arrancó las pegatinas a Hamilton y éste se quedó clavado. La pena es que la configuración de Alonso -alerón para ganar downforce, o algo peor, porque el coche no andaba nada (otro sabotaje de McLaren), le impidió luchar por el triunfo. Ferrari ejecutó impecablemente las órdenes de equipo y, casi de carambola, ganó Raikkonen.

seeyouinthenextlife dijo...

Por favor y que sea por muchos años.

PiratF1 dijo...

Hola compañero ;)

Tiempo ha que no escribía en tu casa, que no quiere decir que no te lea. En el tema de los nuevos medios creo que pueden ser complementarios y tienen una cosa bastante buena. La información fresca pero por contra la futilidad de ésta no deja tiempo a digerirla.
Echo de menos tener tiempo de hacer reflexiones en condiciones y mí sí que se me escurre el tiempo. Pero tu fórmula funciona y es un placer leerte siempre, así que si tú crees que este es tu medio pues adelante, porque sigues haciéndolo como los ángeles.
Saludos y un beso a Cata desde la orillita del Ebro ;)

Juan

natsnoC dijo...

Yo te llevo leyendo mucho tiempo y me da igual que estes en Facebook o no. Yo tengo cuenta pero sólo para enlazar el blog, no lo uso para nada más.

De Twitter me mantengo aún alejado.

A mi, como a los demás, me basta con que sigas publicando, y si te mudaras no sé si me gustaría.

Por cierto... ¿sólo hasta mediados del año próximo? Espero que no

csm dijo...

¡Capito!
Y te alabo el gusto.
Como dicen los compañeros de tertulia, más arriba, Nurbu no tiene cabida en esas estrecheces. Aquí se viene ya comido, listo para la copa y la charla.

Un lujo quedar aquí :-)
Gracias!

FON dijo...

Animo, Orroe, intuyo por tus palabras algo de desanimo o tristeza, sabes que nos tienes enamorado con tus entradas desde hace años.
Me entristecería que dejaras de escribir algún dia en este magnifico blog, tu forma de ver las cosas me encanta.
Tienes razón en lo del facebook y twitter, odio estas redes sociales, mis razones me las guardo, aunque reconozco que de vez en cuando miro las entradas de algún periodista o piloto de F1 para estar enterado de las novedades simplemente.
Un saludo Orroe y animo compañero.

migfre dijo...

Mientras sigas disfrutaré con tu visión de esta competición: este rincón desde el que escribes me parece una joya y seguiré esperando cada nuevo texto mienrtas continúes, que espero sea por mucho tiempo.

Interlagos dijo...

Dí que sí, Orroe. Aquí has encontrado tu forma de expresarte. ¡¡¡ Y de qué manera !!! Eres un lujo y nosotros seguidores fieles. Un abrazo.

Midori dijo...

A mí, esos otros canales siempre me han parecido escasos en lo que aportan. Eso sí, sirven para el "chascarrillo", para echarse flores unos a otros , para hacer de reclamo (¿sabes que a muchos escritores les obliga la editorial, por contrato, a mantener su perfil en esas redes?)

A mí, que no me esperen por allí. Mientras nos quieras dejar sitio en esta tribuna, disfrutaremos hasta que baje el telón ;P
Muchas gracias, Orroe, monstruo .

Por cierto, como decía alguien en tu "Diario de un fusil de asalto", me apunto al "cruasán" ja,ja,ja!!

Tadeo dijo...

Yo uso el facebook, y siempre me ha parecido un bocata de tortilla de patatas con una cerveza. Esta muy buena, pero es para comer en un rato, y nunca más recordarla.

Tu blog es como un chuletón de buey con un San Vicente (de la Sonsierra), despacio e inmejorable, y muchas veces inolvidable.

Un abrazo

silf1 dijo...

pues, vale, como sea lo importante es que escribas.. y pues facebook o twitter no dejan expresarse libremente porque te limitan los caracteres, asi que el blog es lo mejro Xd saludos!

Lola dijo...

¿Hasta mediados del año próximo?
Creo que todos te pediríamos que sigas con nosotros en este espacio que es tuyo, y que lo haces nuestro por generosidad.

Puede haber momentos de desánimo (doy fe) pero seguro que hay cosas importantes por las que seguir, y nosotros esperamos que lo hagas.

Me uno a la idea de que Fernando se proclamará campeón en Brasil, si hay que repetirlo mucho para que pase, se hará.

Y ya sabes, tú mejor que nadie, la fuerza que puede dar el optimismo.
Seguiremos haciendo prácticas de optimismo.

Salinas dijo...

Te leeré donde escribas. Me gusta el pastel, independientemente del contenido. Y me da lo mismo si la charla es en la terraza con un café o en un banco del parque. Lo que hace los momentos irrepetibles no es el sitio.