jueves, 14 de enero de 2010

Redondas y oscuras


Nuestro cerebro es un maestro consumado en economizar recursos, hasta el punto de que es capaz de sintetizar complejos desarrollos en sencillas soluciones, para tirar de ellas cuando hace falta sin apenas gastar un átomo de energía, así, cualquier trasto que entre en nuestro campo visual y lleve círculos oscuros a los costados es un coche, y si su volumen es considerable: autobús o camión. ¡No falla!

Las ruedas son un poco la seña de identidad de los vehículos, por ello, con saber que son negras y redondas nos basta. En este orden de cosas, a pesar de que hubo un tiempo ya lejano en que no llevaban cámaras de aire y eran blancas, de caucho puro, y a pesar, también, de que en la actualidad hay variedades de gomas para resolver casi todo tipo de circunstancias, los neumáticos son neumáticos y parece que no hay mucho más que decir, sin embargo, en la F1 son algo más, en realidad mucho más, porque forman parte indispensable del sistema de suspensión de los modernos monoplazas, razón que obliga a que sus perfiles sean considerablemente gruesos, y no ligeros como los que se calzan en otras disciplinas de la alta competición.

El asunto surgió a principios de los 70 del siglo pasado, más o menos, cuando gracias a Colin Chapman (Lotus original) los amortiguadores comenzaron a ser integrados en las carrocerías, cuestión que con el paso de los años definiría que por imposición de las inapelables exigencias aerodinámicas, los neumáticos mantuvieran su generoso tamaño mientras los amortiguadores reducían el suyo para dejar espacio a otros elementos.

Hoy resulta impensable volver atrás porque en sentido estricto las gomas son también enormes amortiguadores de gas que giran y giran, por ello en F1 es necesario tratarlas con mucho mimo, ya que un pellizco al subirse a un piano, o un plano debido a una frenada muy apurada, origina una alteración en la banda de rodadura que supone una vibración extra en cada giro de la rueda, que por acumulación sucesiva, fuerza aún más el trabajo de los complejos y delicados sistemas de amortiguación que cargan sobre sus espaldas con la responsabilidad de mantener equilibrado el vehículo ante las alteraciones del asfalto, y que para colmo este año soportarán más peso debido a la ampliación del contenido de los depósitos de combustible para responder adecuadamente a la obligación de no repostar.

Y aquí quería llegar yo, porque esta temporada que abriremos en pocas fechas introduce una variable que afecta a los modos y maneras de conducción de los pilotos, penalizando las demasiado agresivas.

Al hilo, imagino que Lewis Hamilton y Michael Schumacher, entre otros, abonados ambos a las entradas agresivas en curva, habrán tomado nota puntual del asunto y estarán trabajando ya en atemperar sus respectivos comportamientos; y pienso también en Kimi, y en lo que nos vamos a perder no viéndole acariciar las zonas viradas de los circuitos como si volara sobre una alfombra de espuma.

Sí, las ruedas son redondas y oscuras, pueden ser duras o blandas, pero en F1, además, son tremendamente delicadas.

6 comentarios:

csm dijo...

Josetxu ;P
Interesantísimo el tema de los neumáticos. Supongo que Bridgestone habrá preparado ( o estará en ello) un tipo de compuestos mucho más resistentes ¿no?, a pesar de que, ya el año pasado el peso del KERS penalizaba , entiendo que la carga de gasolina ahora incrementa ese desgaste, aún no llevando el KERS.
Tengo curiosidad em ver cómo serán las "blandas" y cómo se comportarán, cuándo darán el mejor rendimiento y cómo se las van a "componer" las escuderías si son ciertos los runores de que habrá que acabar la carrera usando las mismas gomas con las que se empezó (el mismo tipo de goma, entiendo...)
En cuanto a Ham...bueno, entrar y salir de curva con suavidad pero con rotundidad al mismo tiempo...es todo un arte al alcance de pocos...sí, Kimi hacía parecer fácil lo difícil.
Un besote ;P

winarthez dijo...

Muy interesante.¿Quién no recuerda la rueda de Kimi saltando por los aires en la última vuelta del gran premio de Nurburgring (creo)?
Habrá algunos pilotos que pueden tener verdaderos problemas al comienzo de los grandes premios. Esto es lo que me encanta de la F1. Para ser un buen piloto tienes que ser bueno en tantísimas cosas....

Adso de Melk dijo...

Saludos, Tellaetxe. Muy interesantes los posts y los comentarios de los participantes.

Adso

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Concha ;) Por lo que he leído por ahí, Bridgestone anda intentando gastar lo menos posible, así que a estas alturas del año todavía no se sabe bien qué demonios va a pasar con las ruedas. Y en cuanto a lo de Hamilton... pues me temo mucho que va a tener que templarse XDDDDD

Winarthez ;) Gracias por recordarlo, porque si mal no recuerdo (valga la redundancia) le ocurrió aquello vueltas después de haberse comido un piano de mala manera, vamos, que sospecho llevaba una buena mordida en la banda de rodadura ;P

Adso ;) Bienvenido por estos lares, y gracias por tu amable comentario. Viniendo de quien viene lo tomo como un halago ;)

Un abrazo

Jose

Ricard dijo...

Hola!
Siempre que sale el tema de los neumaticos de F1 me acuerdo de Hamilton y de Alonso en Hungria.

Saludos,
Ricard

Orroe dijo...

Buenos días.

Ricard ;) Aquella estuvo muy buena XDDDD

Un abrazo

Jose