sábado, 23 de enero de 2010

El chaval


Jaime ha sido ratificado en su puesto en Toro Rosso, lo que nos pone en que de momento ya tenemos tres del los cuatro ases que nos permitirán contar a nuestros nietos que hubo una temporada de F1 que olía a español por los cuatro costados, y que para mayor aliciente guardaba en sus mangas cartas como la de Marc Gené, u otras que se mueven entre las bambalinas del paddock o en los departamentos de diseño e ingeniería de las escuderías. Sin duda 2010 pinta mejor a finales de esta semana que como lo hacía hace escasamente unos días, y me alegro de que el agorero panorama que dibujaba aquí mismo hace siete jornadas se haya tornado diáfano y halagüeño.

La presencia de Fernando y Marc en la de Maranello y la incorporación de Pedro al esquema de Sauber, ya pronosticaban una meritora sesión para un país que en lo que respecta a la máxima categoría del automovilismo deportivo adolece de suficiente seguimiento en los medios, cuando no de un lamentable y sesgado tratamiento de la información que genera según sea quien la plasme, y en términos generales de un paupérrimo apoyo que lo haga realmente comprensible ante el público y por ende ante los posibles patrocinadores.

A falta de que Campos-Meta encuentre los recursos que le hacen falta para comenzar a rodar disipando las numerosas dudas que todavía empañan su futuro (cruzo los dedos para que así sea), la noticia de que Alguersuari es otro piloto más en la parrilla de este año debería servir de acicate para que las cosas vayan cambiando a mejor, porque en menos de una década hemos pasado de contar las alternativas españolas en la F1 con los dedos de una mano, y sobrando alguno, a que ahora nos hagan falta al menos los de las dos para comenzar a contabilizarlas todas.

Dicho esto, independientemente de si Jaime ha llegado demasiado pronto a la categoría, o si su entorno inmediato ha pensado en otras cosas más que en su futuro, la realidad se impone y el catalán va a tener que lidiar la oportunidad que tiene ante sí en solitario, porque si es justo reconocer que ha resuelto con nota alta la labor de sustitución de Sebastien Bourdais durante 2009, no debemos olvidar que las exigencias de su equipo eran mínimas para un piloto que aspira a labrarse un curriculum profesional y prosperar como tal.

Así las cosas, 2010 le supone a nuestro tercer compatriota oficial algo más que un año de reválida, porque ya no bastará con superar a su compañero de fatigas o terminar carreras, sino que será necesario acercarse al estilo Kobayashi a pesar de que el Toyota de 2009 que condujo el japonés y el Toro Rosso que llevará Alguersuari en 2010 se me antoja que tienen muy poco o nada que ver.

El chaval tiene una asignatura difícil delante, pienso que más complicada de lo que parece, pero le sobra calidad, aguanta la presión y ya está rodado, garantías suficientes como para empezar a mostrar que sus dientes no son de leche y que su puesto no lo ha pagado nadie por el hecho de pagar.

Queda lo otro: superar las limitaciones del coche, apuntar a Red Bull como siguiente peldaño, y buscar un hueco que nadie pueda contestar…

¡Mucha suerte, Jaime!

4 comentarios:

Drew dijo...

Mucha suerte, que la va a necesitar. Este año no tiene la escusa de estar aprendiendo. Sobre las opciones de los participantes patrios mejor no opino que luego me llaman antiespañol o cosas peores, cuando en realidad soy un optimista con experiencia.

Saludos!!

csm dijo...

Tiene un handicap (bueno, uno de tantos...) y es que los circuitos de la segunda parte de la temporada ya los conoce, pero no así los de la primera parte.
No obstante, ya sabe cómo es el ambiente, el equipo, la lucha...este año tiene que hacer lo posible por demostrar que la sustitución de Bourdais tuvo una razón de ser.
Yo creo que estamos muy bien informados cuando afirmamos que este será un año (esperemos que el primero de muchos) estupendo y excepcional para la fórmula uno en España.
Un besote

seeyouinthenextlife dijo...

Esperemos que este año sea el comienzo de una nueva era para los nuestros en la F1.

El que creo que lo tiene más dificil este año es Jaime porque su juventud puede ser un arma de doble filo. Y si el año que viene quiere seguir corriendo mucho tendrá que arriesgar esta temporada para conservar el asiento caliente. Espero equivocarme y de calle.

Un saludo.

Orroe dijo...

Buenos días.

Drew ;) Sinceramente creo que es muy pronto para decir nada, pero Jaime va a tener que echar el resto, eso seguro.

Concha ;) Las ofertas son bastante majas y no hay por qué ser pesimistas ;)

Seeyouinthenextlife ;) Lo dicho, o tira por donde ha tirado Kobayashi o lo va a tener muy crudo porque hay mucho piloto joven buscando hueco, y demasiada escudería vendiendo asientos :P

Un abrazote

Jose