jueves, 4 de octubre de 2018

Mission Winnow


Me han caído suficientes boinazos por defender que Ferrari mantiene opciones, como para que no se me haya escapado una sonrisa al comprobar que Philip Morris International estrena publicidad sobre los coches rojos.

No me preocupa demasiado que la tabacalera esté presente en todos los saraos de Maranello desde hace algo más de dos décadas, mientras al potro de Baracca no le pongan un pitillo en la boca. Esto son bussines al fin y al cabo, y el dinero empuja más que la gasolina en Formula 1. Todo normal, aunque lo jocoso del asunto está el tempo y en el lema de la campaña.

La Scuderia no atraviesa un gran momento, o eso dicen los que ya dan como vencedora a Mercedes AMG a falta de cinco carreras —bueno, yo también lo digo aunque veo todavía ventanas por donde escapar—, y bien se podría decir que el estreno de Mission Winnow no goza del don de la oportunidad, menos si cabe si atendemos a la literalidad del eslogan Mission Win-now: Misión vencer ahora.

La tabacalera nos advierte que hay que leerlo Mission Win... Oh! [dentro enlace], lo que empeora las cosas porque Misión ganada ¡oh! suena a que Philip Morris se nos ha venido muy arriba. Sí, ya sé que la historia va de dejar de consumir humo, pero el contexto de la puesta de largo es el Campeonato Mundial y a él me estoy remitiendo. ¿Qué pinta un mensaje tan cañero sobre la carrocería de unos coches a priori perdedores? 

Louis Camilleri es presidente tanto del gigante multinacional como de Ferrari, y no sé, se me ocurre que a lo mejor se ha sacado un as de la manga para que la despedida de Maurizio de la rossa sea por todo lo alto en Abu Dhabi. Es una posibilidad no tan descabellada como parece. Escenarios más raros hemos visto, la verdad, aunque de certificarse, intuyo que no va a haber palomitas en el mundo como para disfrutar viendo cómo se filosofa sobre si la Fórmula 1 es territorio de racers o de empresarios de éxito.

Pasad buen día. Os leo.

6 comentarios:

El Abuelo F1 dijo...

Dependen de ellos mismos...
5 dobletes y ganan todo.

Elin Fernandez dijo...

5 doblete como están las cosas ahora mismo y la lentitud mostrada en Singapur y Rusia, es casi imposible. Sería de ensueño verlo... me temo no va a pasar.

anonimo dijo...

Lo difícil de hacer "futurología" ¿No es así? ¿Cuánto habrías apostado por Kimi en 2007 antes de Japón? Faltaban tres GPs y la diferencia era casi imposible.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Nunca hago futurología, Anónimo, siempre procuro aplicar la lógica.

No era antes de Fuji, fue poquito después porque entonces escribía muchísimo menos:

«el finlandés errante puede llevarse el gato al agua a poco que su colega brasileño ande fino»

https://elinfiernoverde.blogspot.com/2007/10/la-marea-roja.html

Jose

Anónimo dijo...

Por mucho menos que 5 dobletes! Basta que el Agente J apunte su cañón de neutrones hacia el impulsor del bolido 44.

En la curva esa, donde el banderillero le ondeaba la verde insignia al chousen-guan. Nadie lo verá allí apostado!

Cao Wen dijo...

Como en Ferrari el amarrateguismo profundo es tradición no veo posible la imagen que me acaba de venir a las, perdón: LA neurona; Briatore en el muro vestido de rojo y a Fernando pilotando el SF72H de la temporada 2018/19.

Y otra: en Malporro han perdido la chispa publicitaria; les regalo ésta: WINONA RIDERS.