viernes, 13 de octubre de 2017

The only easy day was yesterday


Se habla mucho —demasiado a mi modo de ver— de la poca o nula relevancia que va a tener Kimi Raikkonen en este final de temporada. Todo indica que a partir del Gran Premio de Estados Unidos la cosa va a ir de un mano a mano exclusivo entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, pero puesto que el martes pasado hablé de Valtteri [El Bottas perdido], soy kimista, y llevo dándoos la turrada desde hace la intemerata al respecto de la importancia que tienen los escuderos en la lucha entre equipos grandes, vamos a echar el ratito mañanero tocando las narices de gurúes y expertos, en plan buen rollo, desde luego.

Lo primero que hay que recalcar es que Vettel se ha visto obligado por las circunstancias a disputar las cuatro siguientes carreras bien protegido, lo que nos pone en que Kimi se va a tener que atar los machos para defender a su jefe de filas contra viento y marea, y contra los chicos de Brackley, obviamente.

Entendiendo que Ferrari se ha puesto las pilas a estas horas y va a jugar las cuatro bolas de partido que quedan como las jugaba cuando no existía tanta presión por centímetro cuadrado —en caso contrario, apaga y vámonos—, no sólo resulta primordial ganar en los Grandes Premios de los USA, México, Brasil y Abu Dhabi, sino que sería aún más interesante firmar cuanta mayor cantidad de dobletes mejor.

Iceman no sólo es importante en este escenario (hipotético por delicado, lo reconozco), sino que resulta totalmente imprescindible si Maranello pretende evitar el enésimo naufragio en su etapa moderna.

El finlandés tiene calidad de sobra —en 2008 protegió como nadie las opciones de mi Felipe, y eso que el F2008 no era precisamente canela en rama—, y cualquier punto que rasque en el casillero del número 44 será bienvenido en el del 5, para que nos entendamos.

La cosa no está sencilla sino todo lo contrario, pero bueno, hasta el rabo todo es toro, que decía aquél, así que tampoco nos pongamos espesos si el asunto se tuerce y Sebastian definitivamente no puede morder el culo de Lewis, porque Kimi también resulta irreemplazable en la lucha por el subcampeonato. El objetivo será Bottas, lógicamente, pero reitero lo dicho unos párrafos más arriba: la función de Raikkonen de aquí a Abu Dhabi pasa por cuidar de su líder, por ser su sombra en la calma, y por supuesto, en la tormenta.

Vamos, que Kimi en lo que queda de campeonato no sólo puede ser relevante sino que no puede permitirse ser lo contrario. Ferrari tampoco puede desestimarlo.

Llegan tiempos difíciles, complicadillos, que se dice. La de Il Cavallino Rampante tiene todo en contra, pero si La Scuderia ha comprendido mínimamente qué se está jugando en estos instantes y atiende como es debido el compromiso de sus hombres en pista, a lo mejor el padre de Robin y Rianna, el hombre al que Minttu acaricia con la lengua el lóbulo de la oreja para que pille el sueño, descubre a quienes le llaman sobrevalorado y le piden que ahueque el ala para dejar espacio a fenómenos como Leclerc, que los escuderos, en este negocio, son casi más importantes que sus capitanes.

Mi querubín rubio [Querubín altivo] sabe lo que tiene que hacer. Hace falta que le den el hierro adecuado, lo demás, con un poco de fortuna, puede venir hecho sea cual sea el desenlace final. El resto, como escribía no hace mucho, queda al albur de los que dicen saber de qué va esto pero parece que lo han olvidado.

No os aburro más. Feliz noche de viernes. Os leo.

3 comentarios:

keskusracing dijo...

Veo muy complicado que Ferrari acabe ganando este año, no solo por los 59 puntos, sino porque los circuitos que vienen son sobretodo Mercedes. Además tiene la posibilidad de quedar 4° en todas las carreras, siempre y cuando Vettel las ganase

enrique dijo...

Los pilotos en quien más debería confiar Vettel para quitar puntos a los Mercedes son paradojicamente los Red Bull, estan en gran forma. Algún dia algun periodista debería infiltrarse en las fabricas durante el parón estival.

pocascanas dijo...

1-2 de Ferrari en las 4 carreras, con Vettel adelante (obvio). 3-4 de RB en las 4 también. Luisito quinto... y Vettel gana por un punto.
Esto implica que cualquier fallo de cualquiera de los cuatro en cualquier carrera le da el campeonato a LH.
Diría que todo queda sujeto a la dichosa confiabilidad, y algún eventual incidente de carrera.
Y ojo con Valtteri que le puede arrebatar el segundo lugar.