domingo, 29 de octubre de 2017

La segunda campana


Cuando falleció Jules Bianchi comprendí que una parte de la Fórmula 1 ya no me pertenecía. Tiene héroes propios, responde a muchas razones que me son ajenas, hace números con los que no comulgaré nunca... 

Hace años, dictaba la entrada correspondiente a mi mejor aliada cuando Lewis partía de McLaren a Mercedes AMG. Recuerdo la foto de entradilla: él y Nicole caminaban juntos, de espaldas, cogidos de la mano... Le deseaba suerte [¡Suerte, Lewis!], la suerte que no había sabido encontrar en Woking de 2009 a 2012.

Pasa el tiempo y siento que se ha llevado parte de mí. Parece inevitable. Te haces viejo, me digo muchas veces... Como los lobos añosos recorro el territorio de mi manada como los vigías de noche, atento a lo que sucede tanto dentro como fuera, intentando no hacer ruido al pisar la nieve, recordando que hubo un tiempo (aquí) en que escribía queriendo como seguramente no he querido nunca.

Hamilton es una herida que cerré cuando le llamaban Caballo Loco en 2009 [Fantastic, Lewis!]. Muy pocos daban nada por él entonces, menos se atrevían a defenderlo en público por aquello del qué dirán. A partir de ese momento aprendí a convivir con mis propias contradicciones, como hago siempre. Nada que reprochar, ningún jueguito de amor que nos haga daño. Si tú estás bien, yo también y tal. 

El pacto lleva vigente desde aquella etapa. Ambos sabemos hasta dónde llegamos y ninguno se molesta si nos decimos las cosas a la cara. Él lleva mal que dedique las mejores frases a Fernando, yo le recrimino que siendo un fenómeno natural se desperdicie en tonterías ajenas al deporte... Bueno, tonterías para mí, claro, porque al volante nunca le he negado que es uno de los dos mejores hijos de puta de esta década. 

Lewis tiene sus cosas, obviamente. La mitad de los récords le sobran. Sin rivales estas cosas me parece que son anecdóticas, que ya sabemos en cuanto a rivalidad cómo va de deportiva la Fórmula 1 de 2009 a esta parte. Lo mismo me pasa con los puntos conseguidos. A 25 por prueba y con ganduladas como Abu Dhabi 2014, que valía 50, la cosa ahora da para retorcer como un trapo de cocina varias carreras profesionales de nuestros ases más valiosos...

Los títulos, igual, pero la actitud no, y aquí el de Tewin me sigue enamorando en pista se comporte como un cochino o como un ángel volando bajo. 

Se lo digo, faltaría más. Mejor dicho, lo escribo. 

Le jodió bastante, un ejemplo, que recordarse que la bobada esa del Hammertime no es sino una cutre transcripción al inglés del Martillo Pilón que dedicaba Antonio Lobato al Nano. Le molestaba que me riera cuando alguien le llamaba velocirráptor porque entiendo que con la bula de Whiting y con Nico atado de pies y manos, hasta el más inútil hace las veces de depredador. 

Pero hoy, cuando ya hay quien está recordando 2008 y reprochándole al británico no haberse mostrado más conservador en la salida, me veo en la obligación de arrodillarme ante él por lo logrado, desde luego, pero fundamentalmente por haber sido consecuente consigo mismo. Y es que más allá del aceite en mezcla y las numerosas bendiciones federativas que le rodean, hoy Lewis quería rematar cuanto antes el asunto del título para trabajar a partir de Interlagos en el subcampeonato de Valtteri.

Vettel ha salido mal no, lo otro, ¿qué iba a hacer Hamilton?, ¿dejarle vivo...?

La segunda campana ha sonado en Brackley. Mundial de Marcas y Mundial de Pilotos... el equipo va a por la tercera: Bottas ha quedado en México a 15 puntos del tetracampeón alemán y lleva el pie a tabla con la intención de birlarle el chupete de consolación al de Ferrari. Hamilton va a ser necesario en las dos carreras que quedan.

No sé vosotros, pero yo me quito el sombrero.

Os leo.

7 comentarios:

Nove dijo...

Rendios ante Sir Lewis. El puto amo, el gallo que mas espuelea en el corral..ya dije que le comeria la moral al aleman y las ultimas carreras lo demostraron. Lewis es simplemente mejor, mas completo.
El año que viene a por el 5..!

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Hombre, Nove, tampoco te vengas muy arriba.

El W08 es un coche tramposón, como el W05, W06 y W07, Brackley le deja hacer y le ha puesto un compi docilón, no como Nico, quien lo batió el año pasado. Y Ferrari ha hecho el resto, tampoco nos vamos a olvidar de la ayuda de Maranello...

Así que casi mejor que te rindes tú solo ;)

Jose

Anónimo dijo...

Jodete mucho JoseTE Tellaeche. El negrito con cuatro mundiales y lloronso arrastrándose por los circuitos, y dice Briatore que eso se paga. ¡Briatore! tu domador de hienas. La historia la escriben los grandes y tu mierda de piloto cobra por conseguir un punto. Te estás quedando sin balas baboseTE Ja, ja,ja,ja!

enrique dijo...

Joer... Un finde sin entrar y se llena esto de trollecillos. Eso si, la educación que brille por su ausencia.

Anónimo dijo...

Maemia lo que hay que leer... Y con clase y argumentario además. Qué gusto de comentarios elegsntones...

En fin...

Como siempre... Gracias Jose

JJ

Rafael Valenzuela dijo...

Jose.. Una entrada un día hablando de los haters de Alonso estaría genial, yo lo intento comprender y no soy capaz. Pienso que son pocos pero muy ruidosos y maleducados. Lewis es un fenómeno y cómo dices junto con Alonso dos bestias de esto. Un abrazo fuerte

Bertor dijo...

En Méjico se ha visto a Hamilton sufrir en la montonera, pasarlas canutas para adelantar y lograr un gran resultado quedando noveno... y todo con un cochazo muy superior. Imagino que habrá tenido tiempo de pensar lo que siente Alonso cada fin de semana, pero sin cochazo. Hamilton es un gran piloto y él mismo ha reconocido que Alonso ha sido su mejor rival. Qué más se puede decir?