jueves, 16 de abril de 2009

G.P. de China [Shanghai]


El Circuito Internacional de Shanghai cuenta con las instalaciones más modernas e impresionantes del calendario del Mundial [anterior reseña de Heikki]. Como la mayoría de los circuitos diseñados por Hermann Tilke presenta una amplia variedad de curvas, tanto rápidas como lentas, así como también una larga recta seguida por una curva cerrada que ofrece una oportunidad ideal para intentar adelantar.

A nivel técnico el circuito es muy exigente tanto para pilotos como para ingenieros, en especial la primera curva, que parece no terminar nunca y que prácticamente obliga a los coches a trazar un círculo completo.

Aerodinámica
Como sucede en otros circuitos modernos, el de Shanghai incluye una combinación de curvas y rectas que obliga a encontrar un equilibrio aerodinámico que permita defender la posición en estas últimas, pero sin comprometer por ello el comportamiento del vehículo en las curvas.

Los virajes 7 y 8, por ejemplo, se toman a alta velocidad para desembocar en una doble curva lenta a izquierdas (9 y 10). Fernando Alonso lo describe: «Las curvas 7 y 8 son dos de los puntos más divertidos de la vuelta y en los que puedes sentir el rendimiento del coche en este circuito, ya que ambas curvas se pasan en sexta velocidad y ofrecen un alto nivel de adherencia. Tras salir de la curva 8 te encuentras con la 9, donde has de ser muy preciso, ya que puedes dejarte mucho tiempo ahí. Se pasa en tercera velocidad y al salir debes acelerar al máximo para poder tomar la curva 10 a tope. Superar correctamente este sector es muy importante para obtener un buen tiempo por vuelta.»

Por lo tanto, el trazado de Shangai origina la necesidad de disponer de una carga aerodinámica de alta, que aunque merme la velocidad punta, asegure la correcta desenvoltura de los vehículos en las curvas, momento extremadamente delicado tanto para máquinas como pilotos.

Suspensión
En el aspecto mecánico resulta importante encontrar el compromiso adecuado que permita al piloto contar con la confianza necesaria a lo largo de la carrera. Shanghai es un circuito que obliga a realizar fuertes frenadas, que cuenta con algunas curvas velocísimas y con muchas fases de aceleración, lo que combinado con el abundante número de cambios de dirección en alta y baja velocidad, implica que la suspensión delantera sea algo más rígida, fundamentalmente para que el coche resulte dócil en su parte anterior, mientras que la posterior se suaviza para obtener una buena tracción y estabilidad en la frenada. En particular, los ingenieros se concentran en intentar hacer que el vehículo responda estable en frenada y en las aceleraciones, ya que muy a menudo el piloto tiene que girar frenando y acelerando de forma simultánea (curvas 1, 2 y 8).

Frenos
Debido a las peculiaridades del circuito, el sistema de frenado sufre mucho y es un punto sobre el que los ingenieros y pilotos trabajan en profundidad a lo largo de todo el fin de semana. Por la peculiaridad de la curva número 1, el correcto calentamiento de los frenos durante la vuelta previa definirá en buena medida el comportamiento de los monoplazas en los primeros compases de la prueba.

Neumáticos
En términos generales podríamos decir que el de Shanghai es un circuito duro para los neumáticos. No sólo los delanteros soportan una tremenda exigencia en virajes como la curva 1 (delantero izquierdo), 7 (delantero derecho) y 8 (delantero izquierdo), sino que las numerosas curvas lentas originan que los neumáticos traseros también sufran mucho por la tracción. Al respecto de la curva 1 Fernando Alonso comenta: «Tienes que frenar durante la curva, intentando mantener el coche al límite y perdiendo algo de velocidad de forma gradual para llegar al vértice. El equilibrio del coche ahí debe ser neutral, ya que cualquier tipo de sobreviraje dificultaría mucho las cosas en la primera parte de la vuelta y te haría perder mucho tiempo.»

La curva 13 también merece mención especial, ya que el neumático delantero izquierdo soporta una tremenda carga en esta curva de 270°, mientras que los neumáticos traseros también sufren unas tremendas presiones laterales y longitudinales.

En cuanto a los compuestos, Bridgestone ha seleccionado para esta carrera el súper blando y el medio, como ya hiciera en la primera carrera de la temporada en Melbourne, a pesar de que el asfalto chino es más abrasivo que el australiano.

Motor
Shanghai no es un circuito especialmente severo con el motor, ya que tan solo el 55% de la vuelta se completa con el acelerador pisado a fondo. Sin embargo, con la larga recta de atrás, una buena punta de potencia es importante para llegar a la curva 14 con opciones de poder adelantar. Ésta será una buena oportunidad para comprobar el potencial del KERS. Nelson Piquet lo explica así: «La curva 14 es el lugar idóneo para intentar adelantar. Vienes de la curva 13, que es un largo viraje a derechas que puede pasarse a fondo y entonces te encuentras con la recta más larga del circuito, donde puedes llegar a alcanzar los 300 km/h. Puede resultar complicado pegarte al coche de delante en la curva 13, pero el KERS debería ayudarnos a seguir la estela. La frenada en la curva 14 siempre es complicada y tienes que ir con mucho cuidado para no pasarte, ya que eso puede arruinar tu vuelta y costarte la posición.»

Historia
El circuito fue construido en el año 2000 con el objetivo de albergar el Gran Premio de China de F1 y su coste superó los 300 millones de dólares. Localizado en las cercanías de Shanghai, albergó el primer Gran Premio de China el 26 de septiembre de 2004. Habitualmente ha ocupado la última parte del campeonato de F1 (cerró la temporada de 2005; en 2004 y 2006 supuso la antepenúltima prueba del calendario, y la penúltima de 2007 y 2008), y éste año, por primera vez, forma parte de las primeras carreras.

Rubens Barrichello se apuntaba la primera pole position en 2004, mientras Michael Schumacher hizo un trompo con su Ferrari en su vuelta de calificación y empezó la prueba desde la última fila de parrilla. Rubens consiguió la victoria y cruzó la meta por delante de Jenson Button y Kimi Raikkonen, pero la gran noticia la supuso que Michael Schumacher termina fuera de los puntos por quinta vez en su carrera profesional, al terminar 12º después de encadenar varios errores.

Escenario de la última carrera de la temporada 2005, el segundo Gran Premio de China fue un paseo de Fernando Alonso hacia la victoria, que dio a Renault su primer título de constructores, mientras Kimi Rikkonen terminaba segundo después de que Giancarlo Fisichella lo bloqueara durante buena parte de la prueba, a bordo del segundo Renault. Juan Pablo Montoya optó al podio durante gran parte de la prueba y rodaba por delante de su compañero Raikkonen cuando inexplicablemente chocó con la cubierta de una alcantarilla que se había desprendido de su alojamiento en el suelo. El impacto fue suficiente para que el colombiano tuviera que retirarse. Una penalización de última hora a Fisichella permitió a Ralf Schumacher subirse al tercer cajón del podio.

Después de que las dos primeras ediciones del GP de China fueran bastante aburridas, la carrera del 2006 fue, sin duda, una de las mejores de la temporada, gracias a la intensa lucha que libraban por el campeonato Fernando Alonso y Michael Schumacher. Se celebró en condiciones muy variables y los aficionados pudieron disfrutar de un fantástico espectáculo. Tras tomar la salida desde la sexta posición de la parrilla y sobre una pista mojada, Schumacher parecía tenerlo todo en contra, ya que sus neumáticos Bridgestone habían sido claramente inferiores a los Michelin en la sesión de calificación que también se disputó bajo la lluvia. Alonso, que partía desde la pole, era claro favorito. El piloto español lideró las 30 primeras vueltas de la prueba, pero optó por no cambiar sus neumáticos intermedios y eso provocó que su rendimiento cayera en picado. Schumacher, que lo había pasado mal en las primeras vueltas, comenzó a remontar y logró la victoria con tres segundos de ventaja sobre Alonso y Fisichella, segundo y tercero respectivamente.

La edición del 2007 es recordada por todos los españoles como la carrera de «Sanganchao», en la que el piloto de McLaren, Lewis Hamilton, perdió gran parte de sus opciones al título. La ligera lluvia que cayó durante la carrera complicó mucho las cosas; todos los pilotos tomaron la salida con neumáticos intermedios y Lewis Hamilton, que partía desde la pole, rápidamente se colocó con ocho segundos de ventaja sobre Kimi (Ferrari) antes de entrar en boxes en la vuelta 16. El piloto finlandés se mantuvo cuatro vueltas más en pista y cuando regresaba de boxes tan solo estaba a cuatro segundos del británico de McLaren. La fase crítica de la carrera llegó cuando dejó de llover y los neumáticos intermedios comenzaron a sufrir problemas en una pista que se secaba rápidamente. Pronto quedó claro que, al no cambiar sus neumáticos, Hamilton comenzaba a tener graves problemas de agarre en la parte trasera de su coche y, al entrar finalmente a boxes, en el carril del pitlane se salió de la pista y se quedó atrapado en la gravilla, lo que acabó provocando su abandono. Raikkonen conseguía la victoria para Ferrari por delante de Fernando Alonso y el segundo Ferrari de Felipe Massa.

En 2008, Lewis Hamilton dominó la carrera con absoluto dominio, mientras Felipe Massa se veía obligado a confiar en su compañero de Ferrari, Kimi Raikkonen, quien finalmente le cedía la segunda posición, para manetener alguna opción en la última prueba del calendario (Interlagos, Brasil).

Datos técnicos
Curvas: 16
Carga aerodinámica: Alta
Desgaste de frenos: Bajo
Desgaste de neumáticos: Medio
Agarre: Medio
Consumo medio de combustible: 3,4 kilos por vuelta
Porcentaje de tiempo con el acelerador pisado: 55%
Máximo tramo pisando el acelerador: 19 segundos/1.300 metros

Palmarés
Ganador 2004: Rubens Barrichello, Ferrari
Ganador 2005: Fernando Alonso, Renault
Ganador 2006: Michael Schumacher, Ferrari
Ganador 2007: Kimi Raikkonen, Ferrari
Ganador 2008: Lewis Hamilton, McLaren-Mercedes

G.P. de China [Datos de interés]
Vueltas: 56
Longitud: 5.451 metros
Distancia total: 305.066 Kms.
Vuelta rápida: 1:32.238 M. Schumacher (2004, Ferrari)
Récord de pole: 1:34.012 R. Barrichello (2004, Ferrari)
Pole 2007: 1:35.908 L. Hamilton (McLaren-Mercedes)

Se podrán seguir todas las pruebas del Gran Premio a través de la página de La Sexta, incluyendo los libres 1, 2 y 3, la clasificación y la carrera.

Textos: Heikki
Dibujo: Orroe

2 comentarios:

CSM dijo...

Hola Jose :-)
¿Has visto los repartidores de "fondos planos" por los boxes de Shanghai? XDDDDDD.

Me he acordado de aquello que dijiste sobre que no podía ser tan difícil modificar los difusores, decías en "Pan comido" :
"... Sueñan con equilibrios laterales, con fuezas descendentes y ascendentes, con coeficientes de penetración aerodinámica, con difusores… ". ¡Cuánta razón llevabas!, esos sueños ya debían estar en el taller cuando tu los mencionabas XDDDD.
Un besazo a los dos
Concha

Orroe dijo...

;)