domingo, 31 de marzo de 2013

Es bueno para el negocio


«Yo habría hecho lo mismo que Vettel», así empieza esta historia, con una frase dictada desde ese instinto peculiar y genuino, que convierte en dólares todo lo que toca el tipo de la imagen de más arriba, un avezado conductor, por llamarlo de alguna manera, que intentó participar en una prueba, Mónaco 1958, a bordo de un Connaught Alta con el que no llegó a ganar un puesto en la parrilla.

Dice Wikipedia, y cito, que «su primera experiencia como piloto comenzó en 1949 en la Fórmula 3 de 500 cc, adquiriendo un Cooper MkV en 1951. Participó en un número limitado de carreras, principalmente en su circuito local, Brands Hatch. Sus aspiraciones sufrieron un [duro] golpe cuando chocó con Whitehouse Bill y aterrizó en el aparcamiento en el exterior de la pista.» Pero es igual, él habría hecho lo mismo que Sebastian en Malasia, y habrá que creerlo, ¿no?

sábado, 30 de marzo de 2013

Dream a little dream of me


Naces para que vaya pasando el tiempo, de manera que conforme éste va pasando, te conviertes en otro hasta que ya no hay nada que hacer, imagino, que aún no lo he visto. Te miras en el espejo y no hay tu tía, cana aquí arruguita allá, te sientes el mismo que calzaba pantalones cortos y seguía a las chavalas y no tan chavalas por la calle, esperando que el aire, con algo de fortuna las levantara la falda.

Creces, te transformas, pero sigues siendo el mismo o al menos sintiéndote el mismo, es un decir, aunque hay cosas que no cambian, como la forma en que te miras en algunos.

Pasada de frenada


A tenor de los aparentes pobres resultados obtenidos por Sergio, Checo, en sus primeros pasos dados en McLaren, alguien podría pensar —yo no, desde luego— que yéndose de Sauber y firmando por McLaren, el mexicano se pasó literalmente de frenada.

Soy de la opinión contraria, en serio, porque si Pérez tenía una maldita oportunidad de demostrar todo lo que sabe y no ha podido enseñar, ésa estaba esperándole en el interior de Woking, agazapada en un esquina de las pocas que todavía se sostienen en mitad del derrumbe general, quién sabe si una de aquellas que fueron trasladadas desde el viejo headquarter de Colnbrook que pisaran Bruce, Teddy y Timothy, antes de que Ron decidiera enseñárselas a la Reina de Inglaterra, habiéndolas trasladado previamente a su pueblo natal.

viernes, 29 de marzo de 2013

¿Bien, mal o regular?


Todos los años nos asaltan un puñado de dudas que precisan ser resueltas a toda pastilla. Da lo mismo que sea el mes que sea, que la pregunta del millón hace acto de presencia cuando menos lo esperas, para tirarte de las solapas mientras exige una respuesta al consabido ¿cómo vamos? 

Lo de menos es que la contestación logre calmar el ánimo a nadie, lo importante es que ese alguien, yo mismo, pongamos por caso, deje de sentirse solo clamando en el desierto. Y lo cierto es que este año, cuando la pregunta de marras nos asalta apenas hemos dado unos pasos en el campeonato, la respuesta es mucho más sencilla que otras veces, porque a ver, si esta sesión parece la misma de 2012, si los coches de 2013 son casi idénticos a los de hace unos meses, si sólo han cambiado un pellizco de matices, si no hay grandes evoluciones ni revoluciones ni nada por el estilo, lo normal es que tomemos pie en el año en el que los mayas se quedaron sin tinta para continuar su calendario, y en vez de prismáticos, cojamos las lentes de leer para posar nuestros ojos en lo que hay, que no es otra cosa que lo de antes pero un poco puesto al día, sólo un poco.

jueves, 28 de marzo de 2013

No tomarás el nombre de Dios en vano


La portentosa rapidez que adquiere el velociraptor cuando caza es genuina. Solitario y en soledad absoluta aunque se encuentre rodeado de iguales, reduce a mínimos el espacio que existe entre lo cierto y lo falso, entre la falsedad y la certeza, entre el éxito y la derrota, entre ser cazador o convertirse en presa…

No me han llegado todavía los refuerzos que pedí el lunes por la tarde, pero sospecho que lo de las conversaciones vía radio, entre pilotos y muro, es relativamente reciente, lo que nos pone en que el mayor depredador de nuestra historia deportiva trabajó profundamente solo sobre el asfalto, como imaginaba, en esa soledad que se macera entre que el patrón te dice a pie de parrilla lo que tienes que hacer y lo que espera el equipo de ti; lo que esperas tú, a su vez, de ese otro velociraptor con el que compartes escudería y con el que has establecido un pacto de no agresión que siempre resulta papel mojado; y lo que habrás de hacer tú, otra vez tú, cuando la responsabilidad de la carrera recaiga sobre tus hombros.

El faro de las tormentas


A cuatro días de haber dejado supuestamente atrás la celebración del Gran Premio de Malasia, por hache o por be se sigue hablando de Red Bull. Reuniones para resolver los problemas internos lavando la ropa sucia en casa. Marko sacando pecho señalando a Mercedes AMG. Lewis contestando al áspero rottweiler que nones...

El caso es que Webber, morrón, se tomaba 15 días para recapacitar, pero daddy Alan nos tranquilizaba diciendo que el aussie estará definitivamente en China, como si no lo supiéramos. Mientras, el Bild tira piedras y saetas sobre el australiano, del que dicen que no renovará por la austriaca como si dispusieran de una bolita de cristal. Y en esto, nos llegan también noticias de que mientras el chico bueno que cumplió la Multi 21 en Sepang queda como el malo de la película, porque el chico malo en Malasia, el tipo que se pasó por el forro de los cataplines la Multi 21 de los cogieron, lejos de irse de vacaciones como su compañero, está trabajando en el simulador de Milton Keynes, sin leer periódicos ni entrenerse en nada que le distraiga de recorrer ese camino de adoquines amarillos que sin duda le llevará al legendario corazón de Oz. Y para colmo, Flavio, Bernie...

martes, 26 de marzo de 2013

Hamilton tira al monte


Cuando creía desterrado el frío en Gorliz, esta tarde he tenido que volver a ponerme los mitones. Total, que en este breve recuento de sucesos que dejé el domingo sin desgranar para ir haciéndolo a lo largo de la semana, tocaba recalar sobre la figura de ese piloto que habiéndose equivocado al parecer a finales del año pasado, recién estrenado éste, lo que parece es que ha acertado, y de pleno.

El paso de McLaren a Mercedes AMG tiene toda la pinta de haberle sentado bien al protagonista de esta entrada, muy, pero que muy bien. Así, si en diciembre de 2012 todo insinuaba un escenario tenebroso para el de Stevenage, a día de hoy sólo cabe aplaudir el paso de destetarse definitivamente, porque entre que a la de Woking no la reconoce ni la madre que la echó al mundo y la de Brackley ha empezado a mostrar los dientes mucho antes de lo que tantos y tantos esperaban, Lewis Hamilton se muestra como un firme candidato a estropear la tercera tarta de Fernando o incluso la cuarta de Sebastian, y quién sabe si acaso la segunda de Kimi.

Felipe está contento


Cuando un piloto trabaja en favor de su escudería y vence a su compañero, comprendo que esté contento. También entiendo que lo esté, si saliendo segundo mantiente al menos la posición hasta el término de la carrera, o si acaso, sólo pierde un puesto porque hay un rival que se ha puesto especialmente agresivo y se lo gana en pista. Soy tan comprensivo que incluso soy capaz de asimilar que por cosas que atañen a una configuración del coche, digamos que poco idónea, haya quien sonría por haber salvado los muebles después de haberse dejado la piel a tiras sobre el asfalto...

Pues bien, sin que ninguna de estas circustancias concurrieran sobre el circuito de Sepang, Felipe, mi Felipe, está contento para sorpresa de los extraños (los propios supongo que le habrán felicitado, es un decir).

lunes, 25 de marzo de 2013

El mal día de todos los años


Después de haberse quitado el calentón de encima, Fernando, al relatar lo sucedido en su toque con Sebastian Vettel, afirmó: «ha sido una sorpresa encontrarle casi parado.»

Tomando la frase tal cual está articulada, da la impresión de que el tricampeón del mundo estaba literalmente casi parado, cuando con su RB9 trataba de solucionar el giro número 2 del circuito de Sepang, cuestión que choca diametralmente con la ortodoxia de la conducción deportiva, pues sería extremadamente raro que un tipo que va en cabeza, en vez de pensar en mantenerla o acaso en lograr más ventaja, se entretuviera intentando chafar la carrera de los rivales, de cualquiera de ellos, a base de forzar un accidente a resultas del cual, la posible victoria y el esfuerzo realizado en la salida y durante la curva número 1, correrían el riesgo de irse literalmente al carajo, porque un golpe en el difusor o en los soportes del ala trasera, puede tener consecuencias muy graves.

La candidez se paga


La semana empieza estupendamente en el País Vasco y mejor en Gorliz. Aunque el tiempo meteorológico no se prevé que acompañe por aquello de que en Semana Santa siempre llueve, ya sabes, estamos en primavera y es lo que toca, por esos quilombos que montan los que deciden por nosotros cuándo se trabaja y cuándo no, el miércoles a media tarde se cierra aquí el tinglado y no se vuelve a abrir hasta el martes que viene por la mañana.

En lo mío y en lo nuestro, la cosa pinta bien. Dispondré de más tranquilidad, y con la cantidad de flecos sueltos que nos ha dejado el Gran Premio de Malasia, espero poder escribir de manera abundante para que nos entretengamos de aquella manera hasta que aparezca en el horizonte el G.P. de China, cita deportiva de la que nos separan, lamentablemente, nada menos que 18 días. 

domingo, 24 de marzo de 2013

Una oportunidad perdida


Como ya ocurriera en Turquía 2010, después de lo sucedido hoy entre Sebastian y Mark, la peor parte se la va a llevar Horner, porque auguro que dentro de unas horas o unos días, menos de una semana en todo caso, herr Doktor Marko habrá vuelto a demostrar quién manda en Milton Keynes, y si no, al tiempo.

Horner me parece un buen tipo en un mal barco. Una de esas gentes que prosperan en malos ambientes sin necesidad de pringarse, lisa y llanamente porque quien hace crecer el negocio y vela por él y se mancha de sangre, rara vez se deja ver si no es para amenazar a alguien. Obviamente, el barco se llama Red Bull, el que hace crecer el negocio de manera responsable responde al nombre de Helmut Marko, y quien corre con los gastos, al de Christian Horner, un individuo hoy bastante disminuido en el cargo que desempeña, porque un patrón que no ejerce sus funciones de manera plena, vale lo que le dura el puesto y siempre será considerado un hombre de paja.

De cuerpo presente [Sepang]


Cuando ha comenzado el G.P. de Malasia, nadie en su sano juicio habría podido imaginar que íbamos a asistir a una de las pruebas más bonitas de los últimos años (excluyendo el G.P. de Europa de 2012, cómo no), en la que para colmo, Fernando iba a durar en pista apenas seis kilómetros solamente.

La cosa empezaba con amenaza de lluvia, y aunque al final lo que había era mucha lágrima de cocodrilo suelta, el agua ha teñido de negros nubarrones y abundantes charcos los momentos anteriores al inicio de la prueba, para que a la postre, la meteorología malasia (a ver si me acostumbro al gentilicio) haya hecho una peineta a los que como yo, esperaban un diluvio.

sábado, 23 de marzo de 2013

Espantando moscas con el rabo


A Kimi le ha caído una de órdago por haber molestado a Nico Rosberg en su vuelta buena en Sepang. Bueno, lo de buena lo insinúa Nico, dejémoslo aquí y que cada uno saque sus propias conclusiones, porque al conocer que la FIA se ha vuelto sabia y salomónica de golpe y porrazo, me ha venido a la cabeza el cierre que le hizo Sebastian a Fernando en la calificación para Suzuka el año pasado, creo, incidente del que el alemán se libró de rositas, como mandan los cánones de los buenos prejuicios.

Lo de los buenos prejuicios es mío, no os creáis, porque se me ha acusado tantas veces de ser promotor y alentador de polémicas, que en el catecismo que utilizo para escribir sobre F1 tengo bien subrayado en rojo, que un aficionado de pelo en pecho puede tener los prejuicios que quiera, pero debe aparentar que no los tiene ni se le han imaginado siquiera, porque en caso contrario, estará pecando y de manera flagrante de malos prejuicios, de mal rollo, vamos.

viernes, 22 de marzo de 2013

Lágrimas negras


Acabo de enterarme de que ha muerto Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, el padre de Chucho, el gran Bebo. Total, que iba a hablar esta tarde del llanto en la F1 y he pensado que en vez de decorar la entrada con una de esas imágenes en las que sale Helmut Marko interpretándose a sí mismo, tal vez lo mejor sería poner un par de curvas, o tres, o cuatro bendiciones bien torneadas, así, en plan homenaje, sin mayores pretensiones.

Estoy escuchando a Bebo y al Cigala arrastando juntos el Lágrimas negras, porque quiero, qué digo, pretendo, hablar de ese océano de llantinas en que se convierte nuestro deporte cuando las cosas no van como quieren esos participantes que se dice compiten como deportistas, pero que a la hora de la verdad, luchan como pirañas en un estanque por una pata de pollo, haciendo bueno el pensamiento popular tantas y tantas veces verbalizado, que dice que quien no llora no mama, aserto explotado y enarbolado hasta el éxtasis por aquellos otros que clamando por el libre mercado y la competencia sana, lo que pretenden en el fondo, es que el cotarro quede perfectamente delimitado y sus lindes no se abran ni siquiera a los colegas.

jueves, 21 de marzo de 2013

Un punto débil


Si se mantienen las previsiones de lluvia para el próximo fin de semana —que de momento ahí siguen, pintando de oscuro el horizonte—, las posibilidades de Red Bull se pueden ver drásticamente reducidas y haría falta esperar a Shanghai para volver a ver a los de la bebida energética enseñando músculo, y eso si no llueve también durante la prueba china, que está por ver.

El RB9, a decir de los expertos, es el vehículo de mayor carga aerodinámica de la parrilla y por ello, obviamente ve penalizada su velocidad punta (¿quién lo diría viéndolo calificar con Sebastian a bordo, eh?), lo que viene a significar más o menos, que el austriaco es el coche más rápido en paso por curva, ámbito de desenvoltura en el que tradicionalmente se ganan las carreras, donde la downforce dispensa con mayor generosidad sus sacramentos, y donde la bicha de Adrian pulveriza los cronos, y por supuesto, a sus rivales.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Arvoisa Räikkönen


No quiero terminar este día tan sabroso y productivo, sin dedicarle unas líneas al único tipo que conozco que es capaz de responder a la pregunta de qué le parece que la calificación del G.P. de Australia se dividiera en dos, provocando que la Q2 y Q3 se disputara en domingo, afirmando que tendría menos tiempo para dormir, o algo así.

Él es directo y meridianamente transparente en cuanto a su labor profesional, tanto que gana una prueba como la de Melbourne y afirma a su término que ha resultado sencillo. No me cabe la menor duda de que si hubiera terminado mal y hubiese sido preguntado al respecto, habría dicho otra cosa diferente pero a la vez sencilla de entender y tan concisa como la anterior, del estilo de no ha sido una buena carrera.

Puntual fracaso


Hacer una valoración sobre la situación de McLaren habiéndose celebrado sólo una prueba, amén de harto complicado y pelín aventurado, viene a ser como hacer un triple mortal sin red, porque si existe una escudería con capacidad demostrada para cambiar las cosas, ésa es la de Woking.

No obstante, las vibraciones ofrecidas por la plateada en Albert Park no pueden ser consideradas buenas, ni mucho menos, sino todo lo contrario, ya que durante todo el fin de semana adoleció de infinidad de problemas que ejercieron al final un desastroso efecto sobre los resultados previstos, de manera que al término de la prueba Martin Whismarth tenía mala cara, Jenson Button tenía mala cara, Sergio Pérez sonreía porque no le quedaba otra y es un tipo risueño, y así, imagino, si pudiéramos ver a todos y cada uno de los integrantes del equipo humano británico, lo más seguro es que podríamos definir el cuadro completo de la británica, como profundamente triste.

martes, 19 de marzo de 2013

Ferrari is ready


Fernando nos salía con lo de siempre tras obtener su quinto puesto en parrilla: esto es lo que hay, más o menos, que ahora mismo no tengo tiempo de cotejar sus palabras, ni mucho menos de transcribirlas adecuadamente. Dejémoslo por tanto en esto es lo que hay, y convengamos en que después de la carrera, el asturiano estaba más feliz que nuestro ministro de economía amenazando veladamente a los actores patrios, ¡animalillos!, que tributan donde viven y no donde se les necesita.

En fin, que me distraigo. Después de la carrera, Fernando vino a decirnos que nos había mentido durante la mañana australiana, supongo que como otras veces, por evitarnos el pertinente trompazo si las cosas salían mal en el seno de La Scuderia, fundamentalmente, que no salieron, como ya sabemos. Vamos, que el Nano nos soltó una de esas mentirijillas piadosas que le son tan habituales, entre otras cosas, porque puede permitírselo ya que como le gusta a don Cristóbal, él tributa en casa y puede decir lo que le venga en gana, pues sabe que le entenderemos.

Leyendo a Webber


Si algo de bueno tiene escribir sobre lo sucedido en la carrera una vez ha pasado el fin de semana, es que el despliegue de informaciones y sensaciones recabadas aquí y allá, nos permite leer lo sucedido con un menor márgen de error.

Se ha dicho siempre que los Grandes Premios comienzan los sábados, durante la calificación, y el aserto nunca ha sido tan certero, siempre bajo mi humilde punto de vista, como durante el pasado G.P. de Australia, porque fue en la mañana del domingo (ya se sabe lo que pasa con los sábados cuando juguetea con ellos la FIA) donde Red Bull metió la pata hasta el corvejón, como ya insinué el mismo día de la prueba por la tarde.

lunes, 18 de marzo de 2013

Ayer, ayer y ayer


Sus ojos son de un tiempo ya lejano, pero me valen hoy porque ayer perdieron su brillo acerado hasta volverse opacos sobre el césped y la grava de Albert Park.

Mal día para hispanoamérica en Australia. Felipe, molesto a pesar de su cuarto puesto; Sergio, errabundo sobre un McLaren que no quiere ni reconocerlo; Esteban, encasquillado, doblado y en cierto modo herido en sus entrañas, nada menos que en el día de su estreno; y Pastor, maltratado en su amor propio tras comprobar una vez más, que Gran Kahuna hace eones que no visita las playas de Grove, para sortear y cabalgar las olas gigantes que pusieron nombre y apellidos a la escudería de Sir Frank.

domingo, 17 de marzo de 2013

Felipe, mi Felipe


«No hay nada más triste en esta vida que intentar alegrársela a alguien que no quiere disfrutarla…» 

Esta frase la escribí hace mucho, y la puse en boca de un personaje de una historia densa y larga que no sé si terminaré algún día, pero me ha venido inmediatamente a la cabeza en cuanto he conocido que Felipe Massa, mi Felipe, en vez de disfrutar de un cuarto puesto que ha ayudado a Ferrari a liderar la tabla de constructores y le devuelve a él al mundo de los pilotos con opciones, ha comentado que no puedes estar contento del todo cuando luchabas por ganar y acabas cuarto.

Gatillazo austriaco [Melbourne]


Si nos hemos pasado el fin de semana hablando de la superioridad aérea de Red Bull, justo me parece que dispense estas líneas a la primera carrera de la temporada, titulándolas precisamente «Gatillazo austriaco», porque doy por seguro que la austriaca, Red Bull, la de Adrian Newey, la de Horner y Marko, contaba con habérsela llevado para sentar los cimientos del que a decir de muchos, iba a ser su cuarto año de dominio tajante y consecutivo.

He quitado de la claqueta a Sebastian y a Mark, y a pesar de que este último ha realizado una de las peores salidas que le recuerdo, porque el fallo garrafal, a mi modo de ver, es arrogable por completo a la escudería donde militan, que no ha sabido leer correctamente la prueba y que por consiguiente, la ha perdido por negligencia, puesto que esta misma madrugada (mañana australiana), sus coches han enseñado muy buen músculo, calzándose la pole y la segunda plaza de la parrilla.

sábado, 16 de marzo de 2013

In nomine Berger


Mientras espero a que llegue la una de la madrugada y consume el acto heroico iniciado esta mañana, con un doble salto mortal sin red que me llenará de legañas los ojos a la hora de ver la carrrera, ya mañana, quiero recordar brevemente que Gerhard Berger, ex piloto y ex patrullero en jefe de la de Faenza cuando ésta era un juguete de Red Bull que buscaba comprador, ha tenido a bien sumarse recientemente al exquisito club de tipos que miran con mala cara el desatino que intrepreta Pirelli en el Tannhäuser de la FIA.

No viene mal que el austriaco haya dicho que «si los neumáticos [de la milanesa] fueran buenos, no necesitarían ser analizados durante días y días», porque creo que lleva razón y porque a partir de ahora, podré esgrimir su nombre para descabalgar a aquellos que tantas veces nos han dicho que lo de entender los neumáticos, ha sido cosa de toda la vida en esto de la F1.

El mal menor o ir pa'ná es tontería


Chasco monumental lo de hoy en Melbourne y mi estudio, que uno se levanta tempranito para ver una carrera y no un montón de instantáneas en las que se reflejan la desazón que consume a unos tipos que queriendo correr, no lo hacen porque no les dejan.

Bien mirado, todo tiene su explicación y como explicable hay que entenderlo, aunque como escribiré más tarde, hay cosas que siendo explicables no son digeribles ni así las pasen por el pasapurés.

jueves, 14 de marzo de 2013

The deer hunter


Resulta curioso ver cómo el transcurso de la vida nos va modelando a su antojo, y más, observar con detenimiento, cómo el tiempo parece respetar a determinadas identidades, como es el caso de Kimi Raikkonen, un tipo al que el dios Chronos cincela con sumo cuidado, llenándolo acaso de matices pero sin adulterarlo, como con miedo a que se rompa y resulte imposible reemplazarlo.

Hace no mucho, un individuo al que me admirado siempre como piloto y como hombre, Jackie Stewart, admitía sin ambages que a su vez admira el carácter del finlandés, su forma de ser en los circuitos y su velocidad en pista, defendiendo de rondón que es una persona muy especial a la que hay que respetar, cosa en la que como sabéis, coincido plenamente porque soy de la opinión, de que una personalidad que no se deja laminar por lo que le rodea, como ocurre tan habitualmente en el paddock, merece como poco ser declarada especie protegida.

Revival


De mis años mozos me ha quedado un sabor receloso ante todo aquello que suponga un revival —ribaibal, con todas las sílabas, así en plan pomposo y solemne, como lo pronunciábamos los que apostando por el francés pensábamos que el idioma galo nos abriría las puertas de la eternidad—, porque siempre me ha sonada a sobreexplotación de lo explotado, a nuevo arrejunte de Richard Burton con Elisabeth Taylor tras el correspondiente y sonoro divorcio, para que nos entendamos.

Lo cierto es que vivimos un tiempo de escasez en todos los sentidos, y en lo nuestro, en este bendito deporte que ya se está poniendo las pilas para comenzar a gastarlas desde mañana mismo, aún más.

martes, 12 de marzo de 2013

Al grill


Hay algo en el ambiente que se hace de rogar como si fuese la novia en el día de su boda, o como la llamada del director de sucursal para decirte que el banco te ha concedido el crédito, o como los brotes verdes de Zapatero, o la salida de la crisis de Mariano, o como ese puñetero sábado que nunca llega aunque hoy sea martes después de que ayer fuese lunes, y anteayer, domingo.

Mañana será miércoles y de dolor, porque el jueves estará al caer pero seguro que el muy mamón no enseña la oreja hasta las 00:00 que serán, si Dios no lo remedia, las infinito en punto de la jornada a la que todavía le quedarán 24 lentitudes tejidas por 60 espinas cada una, para poder llamarse viernes, de dolores también, porque habrá que esperar todavía otro tanto y otro mucho de lo que ya nos hemos metido entre pecho y espalda, para que nos podamos poner a las 07:00 de ese sábado de los demonios que estando relativamente cerca, sin embargo está tan y tan lejos.

sábado, 9 de marzo de 2013

Seb y su reválida


Vettel, como decía de Hembery el otro día, anda poniéndose la tirita antes de la herida, en modalidad preventiva, vamos, en previsión de que el cohete que le ha preparado Adrian no le permita parecer otra vez un súperhombre.

Es razonable y desde todo punto de vista lógico, que el héroe muestre en algún punto de su existencia alguna flaqueza humana que lo haga asequible y comprensible al común de los mortales, a fin de cuentas, la industria de los cómics americanos ha hecho el gran negocio redundando en esta tontería que inventaron en su día los que cimentaron nuestra cultura, para que precisamente sea una alemana la que la esté aniquilando.

viernes, 8 de marzo de 2013

Australia, mis desiertos y mis viajes


Ya he hecho las maletas para irme a Oceanía… Bueno, no las he hecho, entendedme, es pura retórica, lo primero de todo porque no uso de esos trastos endiablados y prefiero la mochila para desplazarme de incógnito; lo segundo, porque después de lo desastroso que ha resultado febrero, toca defender el pabellón pirata sable en mano y desde el puente, como diría aquél, al menos hasta este próximo sábado; y lo tercero y tal vez más importante, porque las tierras yermas que de verdad me tiran, son blancas y están al norte y no al sur de estos lares, como Melbourne… ¡Por ésas sí que haría maletas!

En fin, lo que quería decir es que ya estamos aquí, de nuevo, como todos los años por estas fechas, frente a frente de una sesión que no ha podido comenzar más tediosa —juro que no recuerdo una pretemporada tan anodina—, pero que aún así y todo, promete hacernos tilín y talán en cuanto los bólidos comiencen a rodar sobre el asfalto de Albert Park, y es que dentro de siete días, quien más y quien menos, yo mismo también, se habrá olvidado de ese desierto abrasador que hemos transitado sin agua desde que 2012 terminara para nosotros en Interlagos.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Casta Diva


Va un tío y le dice a otro: ¿qué piensas de esta temporada?, y el segundo contesta que va a ganar el Barça de calle. ¡No, coño, te hablo de F1!, dice el primero, y el de la respuesta anterior replica: ¡joder, si no especificas, qué quieres que te diga? ¡Pues que va a volver a ganar el chavalillo, el alemán que no sé cómo se llama pero que lo gana todo, el que da sopas con honda a ése que anda ahora con una rusa…! [pause]

Hace tiempo escribí sobre el frikismo que nos embadurna, empapa y casi ahoga como colectivo (y a mucha honra), y el caso es que tras un par de días alejado de todo esto, con una temporada en ciernes y Melbourne tocando a la puerta, después de dar unas cuantas vueltas por los blogs amigos y los portales generalistas, me encuentro con que interpreto al tipo que está de pie en la foto, preguntándome (me doy la réplica poniendo voz y gestos al que está sentado en la silla playera): ¿qué hay de nuevo viejo, que no contamos?

domingo, 3 de marzo de 2013

Insuficiente


Ha terminado la tercera y última tanda de entrenamientos de pretemporada, y reconozco que me he quedado bastante huérfano en cuanto a lo que esperaba de Newey y no se ha visto por ningún lado en ese paso a limpio del RB8 que supone el RB9.

Objetivamente hablando, el coche austriaco parece ir todo lo bien que se podía esperar de una plataforma que el año pasado venció en el mundial de marcas y pilotos, lo que no es moco de pavo. Ahora bien, el escenario de continuidad propuesto por Milton Keynes se antoja bastante rácano si echamos la vista atrás y vemos al RB8 pasándolas canutas de Abu Dhabi a Brasil, fase final del campeonato en el cual, la de Horner se limitó a minimizar daños, a jugar a la defensiva, hasta el punto de que Alonso recuperó 10 puntos de una tacada en la última carrera, para terminar segundo en el mundial a tan sólo 3 puntos de Vettel.

sábado, 2 de marzo de 2013

Yo también me pregunto


El responsable de Pirelli anda llorando por las esquinas preguntándose por qué la F1 viene todos los años a España. Se ve que Jerez y Montmeló no han satisfecho sus expectativas de encarar el espectáculo desde la perspectiva de las gomas (cosa que le han encargado), con un 10 sobre 10 en vez de con toneladas de dudas.

Bien mirado, recurrir a la meteorología para explicar lo sucedido viene a ser como endosarle a un muerto la responsabilidad de cualquier paquete en un juzgado, pero ya somos mayorcitos para según qué cosas, y las de Paul Hembery suenan a excusas de mal pagador que no sabe cómo salir del embolado en que ha metido la FIA a su compañía. Van ya tres años en los cuales Pirelli no acierta con su cometido (si lo hubiera hecho no harían falta tantos cambios, digo yo), y se mire como se mire son muchos, y a falta de explicaciones más convincentes que quejarse del paraguas o del estado del piso, lo que le falta a la milanesa es un rumbo.

viernes, 1 de marzo de 2013

Son los padres


Soy un tipo afortunado. Ando un poco pum, escucho a Mark Knopfler cantando Get lucky y me pongo pam en lo que tardan algunos mortales en pestañear. Total, que me daba repelús ponerme a escribir, y he recordado en la brevedad de un instante que el futuro se labra en el presente aunque no se tengan malditas las ganas.

Al final todo es una sencilla cuestión de perspectiva, de mirar las cosas de arriba abajo en vez de abajo a arriba, de aceptar de una vez por todas, aunque sea una vez más (y las que quedan), que no se consigue nada esperando a un séptimo de caballería que jamás te ha salvado el culo porque siempre ha estado entretenido en sus propias guerras.