martes, 26 de marzo de 2013

Felipe está contento


Cuando un piloto trabaja en favor de su escudería y vence a su compañero, comprendo que esté contento. También entiendo que lo esté, si saliendo segundo mantiente al menos la posición hasta el término de la carrera, o si acaso, sólo pierde un puesto porque hay un rival que se ha puesto especialmente agresivo y se lo gana en pista. Soy tan comprensivo que incluso soy capaz de asimilar que por cosas que atañen a una configuración del coche, digamos que poco idónea, haya quien sonría por haber salvado los muebles después de haberse dejado la piel a tiras sobre el asfalto...

Pues bien, sin que ninguna de estas circustancias concurrieran sobre el circuito de Sepang, Felipe, mi Felipe, está contento para sorpresa de los extraños (los propios supongo que le habrán felicitado, es un decir).

Bien, ya que el piloto paulista está contento, sólo se me ocurre que lo esté porque Fernando cayó en las primeras vueltas y él, sin interferencias, pudo demostrar sobre el trazado malasio, que lejos de mostrarse como un perfecto manta en situaciones complicadas, es capaz de crecerse ante los problemas, asumiendo esos riesgos que no le deja acometer su compañero, sacando astillas de esas estrategias que sólo benefician al asturiano y que le hurta la de Maranello al brasileño para que no despunte.

Como evidentemente no ocurrió nada de lo que acabo de dibujar más arriba, no entiendo qué coño le pone contento a Felipe, y por ello llevo dos días dándole a la pelota por ver si le pillo la gracia al asunto, que siendo honesto, no la veo por ningún sitio. 

Massa salió mal para Ferrari y para Fernando, y mal para sí mismo, como se demostraría más tarde. En la segunda carrera de la temporada todos son el enemigo, desde luego, pero el mayor de todos es el que va delante, en este caso Sebastian Vettel, de manera que resulta de todo punto de vista incomprensible que el petardo éste, en vez de enfocar sus iras y energías en cazar al alemán, las pusiera en buscar un cómodo hueco en su estela, aun chafándole la salida a su colega, y con el agravante de que el de Oviedo, mucho mejor piloto que él, escapó rápidamente de la amigable emboscada, aunque con ello sacrificara la trazada correcta de la curva número 1, giro a derechas que tuvo que comérselo por fuera.

El esfuerzo del paulista derivó en una sangría de la que fue promotor y víctima. En un pis pás estaba sexto, en montonera, donde se demuestran tantas y tantas cosas que él no sabe demostrar. Con el abandono de Fernando, tras entrar a boxes a cambiar gomas para cubrir la estrategia de Vettel —¡por Dios, quién tuvo la ocurrencia en Ferrari de arriesgar a eso con Felipe!—, la cosa lejos de mejorar, empeoró: ¡séptimo durante 18 interminables vueltas!

Sí, vale, luego adelantó a por primera vez a Grosjean, pero no me negaréis que un miserable adelantamiento en 36 giros no supone saldo para poner contento a nadie. Total, que ahí anduvo, sexto de nuevo, otras 12 vueltas más y se puso en la 48 haciendo su último paso por garajes, y lo cierto es que se le vio mejor que antes, como más suelto, tanto que incluso hubo quien pensó que estaba cubriendo a Kimi Raikkonen para beneficiar a Ferrari, y eso que el finlandés había dejado de ser líder del mundial prácticamente desde la salida, y naufragaba en este momento y cómodamente, en la séptima posición.

En total, Felipe adelantó cuatro veces en toda la prueba. Puesto que ni la primera intentona le salió bien, como relatábamos al inicio, se podría inferir que anduvo reservón en Malasia, y cabría preguntarse para qué, y ya puestos, también el por qué estaba contento al final... Bueno, Felipe, tío, otro día nos lo cuentas, que sigo con la mosca en la oreja.

Os leo.

11 comentarios:

Tadeo dijo...

Pues eso, en plan petardo. Tres años cobrando sin hacer nada de nada y ahora se pone divo.

Nadie en la F1 ha tenido la paciencia que ha tenido Ferrari con este pilotin. Merece que Domenicalli haga con él lo que ha hecho Marko con Vettel, una buena entrevista donde pone en duda su calidad como piloto.

De la calidad humana creo que no deberíamos hablar, pero es al final de lo que tenemos que hablar. No se que habrá pasado en Maranello estos días, yo le hubiera hablado de contratos incumplidos. Y De la Rosa y Alguersuari esperando...

Saludos

Tadeo dijo...

Perdón Marko con Vettel no, Marko con Webber.

ReSaludos

GRING dijo...

Yo, de verdad, no sé qué más se puede decir de Massa. Expresar en voz alta mi deseo para esta temporada 2013: Que sea subcampeón del mundo haciendo doblete para Ferrari y que busque nuevo equipo para 2014.(¡ Dios, qué me está pasando...!.

Anónimo dijo...

El mayor perdedor del GP fue sin dudarlo Massa al desperdiciar una enorme oportunidad de reivindicarse.

LT

Anónimo dijo...

Siempre me ha dado mal rollo nuestro querido Felipinho. No me parece trigo limpio, siento decirlo pero así es y lo demuestra día a día.

Ahora que tanto hablamos del tema Red Bull, lo cierto es que lo de Ferrari y Felipe tiene miga. No sé qué demonios le han visto a ese hombre para llevar tanto tiempo desperdiciado miserablemente en la de Maranello.

Diría muchas cosas y ninguna buena de nuestro querido Felipinho. Lo dije el otro día y me reafirmo una vez más: Fernando tiene al enemigo en casa, mal compañero de viaje se ha echado. Con los 22 puntos de Felipe por los 18 del asturiano, espero que no tenga la osadía de pedir ser el número 1 de la escudería aunque de él podemos esperarlo todo.

Echando un vistazo rápido a la actual parrilla, cuyo nivel general como alguien dijo tampoco es para tirar cohetes, situaría sin duda alguna a una buena cantidad de pilotos por encima del brasileño.

Con cariño para nuestro querido Felipinho, entre lo peorcito de la tabla seguro que está.

King Crimson

VivaMansell dijo...

Es cierto que Felipe, desde la partida de Schumacher, ha sido siempre un poco manipulador en Ferrari.

Pero, bajo mi punto de vista, a partir del accidente y la llegada de Alonso con todo lo que ello implicó, su nivel descendió terriblemente. De ser un piloto buen calificador y candidato a la victoria pasó a ser un piloto errático y con escasa prestación.

Obviamente Felipe no es Alonso, pero si vuelve a su nivel pre-accidente es un tipo que puede dar guerra.

Saludos!!!

Interlagos dijo...

En Australia tapa a Alonso, no presiona a Vettel. Cuando Fernando hace algo distinto y que era coger un riesgo que él no asume, pero que le sale bien al asturiano... Entonces se queja amargamente.

En Malasia se cruza toda la pista para tapar a Fernando, que incluso tiene que cambiar ligeramente de trayectoria para no chocar.

¿De qué va este tío? Debería besar el piso de Ferrari, pues nadie en su sano juicio lo hubiera mantenido los últimos años en el equipo con sus paupérrimos resultados.

La cuestión es: ahora que está el tema candente de las relaciones entre dos compañeros / rivales y la forma en que un equipo debe gestionar dicho asunto, ¿tiene Ferrari claro qué hacer y qué instrucciones claras dar a sus pilotos? Me temo que no.

Y no me estoy refiriendo al tema de quién debe dar paso a quién, no. Eso quedó claro el domingo cuando Massa él solito acabó en quinto lugar a un mundo de los líderes y gracias a que Button se hartó.

Un saludo!

A. R. R. dijo...

Hombre, pilotos mejores que Massa, para mí:
Alonso, Vettel, Webber, Hamilton, Rosberg, Button, Pérez, Raikkonen, Grosjean, Hulkenberg, Sutil, Maldonado. Y por supuesto, de la Rosa y Gené.
Pero para mí la culpa de esta situación y de la actitud del brasileño la tiene Ferrari, por no ponerlo en su sitio desde el principio, o mejor, por no haberlo puesto ya de patitas en la calle.

brutus dijo...

Brasil es un mercado emergente con mucho futuro.la pela es la pela

Lola Cámara dijo...

Tienes toda la razón, y analizando la carrera de Malasia se ve tal cantidad de errores, que yo también me planteo en qué mundo vive Felipe para estar contento.
Debe ser muy duro y desmotivador que llegue a tu equipo, el que tanto te protegió en el pasado, un compañero de la calidad de Alonso. Incluso entendiendo eso, creo que Massa no ha asumido todavía todo esto: Que Alonso en cualquier circunstancia, incluso en los errores, saca el 200 por cien hasta de una cafetera, y Felipe, simplemente, no.

Anónimo dijo...

Comparar a Felipinho con Fernando es como comparar a un mosquito con el sol. Felipe siempre será un piloto del montón, ni siquiera un segundo espada; viéndolo en la distancia el 2008 acabó siendo justo incluso con él.

Pilotos bastante mejores nunca gozaron las mieles del campeonato, no las iba a gozar nuestro querido Felipinho.

King Crimson