lunes, 9 de septiembre de 2019

¡Cariño, no es lo que parece!


Hacerse mayor no es delito aunque debería estar penado por ley envejecer mal, que es el caso de nuestro portagonista de hoy, el Miembro de la Orden del Imperio Británico Lewis Carl Davidson Hamilton, a quien le ha dado por alicatar y repintar su carrera profesional en Fórmula 1 y de un tiempo a esta parte, por dar consejos, que es el peor de los pecados que puede cometer un hombre maduro.

En junio pasado ya nos regaló una bonita perla: «La F1 no debe ser así. Es un deporte de hombres. Hay muchos jóvenes que llegan y caen de pie (sic). Debería ser más exigente a nivel físico y por eso hay muchos pilotos muy longevos en la F1» [Hamilton plantea una revolución], y ayer mismo nos daba la versión contraria después de la dura defensa que sufrió por parte de Leclerc: «It seems the new generation get away with a lot more in that space of how they manoeuvre their car compared to, I would say, the more experienced drivers» [New generation get away with a lot more]...

Pasando por alto que él sí que cayó de pie en la Fórmula 1 y que cuando era joven su historial se plagó de hazañosas tropelías que casi siempre le supusieron uno o dos tironcitos de oreja, no más, considero que hay que quererle mucho pues no hace tanto disfrutaba como un enano llevando a Nico Rosberg a territorios inexplorados más allá de la pista y ya calzaba sus añitos.

¿Olvidadizo?, ¿jeta...? ¡Cariño, no es lo que parece!

Os leo.

6 comentarios:

Elín Fernández dijo...

Ese británico que llegó a la F1 con la flor en el c.... es el más hipócrita de la parrilla.

germansp dijo...

Más que flor en el culo Elin, llego desde los 11 años con un mono de carreras repleto de sponsors y con gente como Dennis, Hakkinen o Coulthard posando sus manos sobre sus hombros como símbolo de protección. No discuto su talento, ni me parece mal que tenga el apoyo de un gran equipo, lo que no soporto es que nos vea la cara de gilipollas y nos diga que él ha sido un pobre hombre que se ha abierto paso sin ayudas a base de talento y esfuerzo. JUAS

Interlagos dijo...

En Austria la FIA, sin saberlo, despertó a un monstruo.

El limpio y tiralíneas Leclerc que hasta entonces conducía por los circuitos, entendió que para estar al nivel de los guarretes Verstappen y Hamilton tenía que ser como ellos y el clic mental ha sido más que evidente desde entonces.

Y lo bien que nos lo estamos pasando ahora los aficionados, Lewis, majo, ¿qué tal sienta tomar de tu propia medicina?

Ahora Lewis sabe que tiene un rival que no va a trompear cuando le lleve al límite, sino que le va a forzar muy inteligentemente.

Ahora sólo falta que Ferrari haga un coche que no sólo vaya en Spa y Monza y que se piensen muy mucho si necesitan a un piloto con 4 mundiales, cuando la parrilla está llena de tipos que cometen muchísimos menos errores por temporada, y creo que en Red Bull ya hicieron esta reflexión hace unos añitos.

Unknown dijo...

Aún le recuerdo con ek dedo metido en la nariz y comiéndose los mocos mientras le pegaba patadas a una pelota hecha de trapos Porque en si casa no habia que llevarse a la boca. Pero un día!! Cogió un cochecito de playmovil y le vio maneharlo, el rico y poderoso Ron Dennis Y dijo, tate, talento a camionadasy lo sentó, con 56 años en un f1, así, de golpe, lo sabré yo vamos!! PERO COMO SE PUEDE DEJAR DE DECIR, SEMEJANTES GILIPOLLADAS!!!!

Anónimo dijo...

Por esto y por otras cosas, siempre será El Mierda

Elín Fernández dijo...

Así es, Germantxu.