domingo, 14 de julio de 2019

Chez Ferrari


Puede sonar a chufla hablar de optimismo aludiendo a Ferrari, y más a estas horas del domingo 14 de julio, aunque en realidad hay que hacerlo porque la sensación es genuina (al menos la mía) y, porque además, planean sobre el escenario dos mentiras muy gordas que son las que distorsionan todo.

La primera consiste en eso de que el segundo es el primero de los perdedores. Está bien, es una frase bonita, cala hondo y rápido, se atribuye a Ayrton Senna y tal, pero sólo queda realmente mona dentro de una vitrina, ya que si ser segundo te permite intentarlo más fuerte la próxima vez, resulta bastante negligente considerar baldío el esfuerzo invertido, máxime cuando la Fórmula 1 es un deporte para mirar en conjunto y no a trocitos.

La segunda va de que Maranello lleva como escapulario esa imagen potentísima de La Scuderia y Michael Schumacher ganándolo todo, y a ver quién es el majo que se lo quita de encima.

Como he comentado innumerables veces aquí mismo, en Nürbu, lo del Kaiser, Todt, Brawn y Byrne, es en realidad es un formato estándar (muy vendible) que tiene la prensa anglosajona para meter más presión a la italiana, ya que esos cinco años que van de 2000 a 2004 son una absoluta anomalía en la historia de la de Il Cavallino Rampante en nuestra disciplina, que no es por nada, pero suma con ésta setenta temporadas, más que ninguna otra escudería, of course!

Y bueno, para los medios británicos y su afines en todos lares, Ferrari es tramposa o una inútil de tomo y lomo según soplen las velas los vientos de poniente u oriente, y puesto que el SF90 empezaba magníficamente la pretemporada en Montmeló y luego ha perdido mucho terreno, pues toca aguantar que nos fundan los lomos a golpes los plumillas británicos y alemanes, amén de los juntaletras que les copian y traducen en otros países, como el nuestro, porque 2019 es, oficialmente, año de sonrojante inutilidad y vergüenza para la rossa.

¿Es real esta perspectiva...? Yo diría que no. El SF90 sigue evolucionando y recupra terreno. Seguramente ya se ha perdido el Mundial de Marcas y también el de Pilotos, pero eso no significa que en las nueve carreras que faltan no nos esperen grandes momentos a los tifosi. Y es que, obviamente, hay formas y formas de ser segundo, y me temo por lo visto ayer tarde en Silverstone y llevo leído esta mañana, Maranello no está por la labor de cerrar esta temporada con los brazos caídos.

Forza! Os leo.

6 comentarios:

matador dijo...


Hola,

En algún sitio leí que "Il Vecchio" se definía como un perdedor cuando la gente le alababa por los triunfos de su Scudería. Quizás sea ese fatalismo mediterráneo en el que lo malo prevalece sobre lo bueno, quizás simplemente fuera una precaución a su inconmensurable ego, quizás no fuera más que saber que para regocijarse y disfrutar de los momentos alegres y felices, hay que saber luchar en los muchos momentos tristes y duros.

A muchos ferraristas de nuevo cuño se les olvida que antes del Quinteto Prodigioso, yo sumo a Montezzemolo al grupo, hubo una travesía en el desierto de más de 20 años en la que grandes mimbres hicieron buenos cestos, pero no necesariamente campeones, y me acuerdo especialmente de aquellos fantásticos F-640/ F-641 de Barnald que llevaron los Mansell, Berger, Prost y Alesi. El monoplaza fue revolucionario, tanto o más que el dominador McLaren Mp4/5, tanto que inspiró el Williams FW-14, y hoy está colgado de una pared del Moma de Nueva York, pero no consiguió los laureles, a pesar de la gestión del caudillo Fioirio. También recuerdo los esfuerzos baldíos de los Arnaux, Tambay o Alboreto que hacían volar aquellos coches rojos de mi niñez.

Si hay alguien que representa el ADN de Ferrari mejor que nadie es un tal Gilles, que las estadísticas, tan de hoy día, ni contemplan, pues ganar, ganó poco. En el corazón de cualquier Tiffosso de bien siempre estará por su valor, su entrega sin límites, su conducción más allá de las posibilidades del coche. Él consiguió algo que los números no pueden medir todavía, añadir la épica al Cavallino. De los últimos tiempos sólo recuerdo una carrera en la que un bólido de Maranello fue propulsado por la épica, fue hace unos años en un infame circuito a orillas de Mediterráneo. Su piloto partía el 13 y acabó ganando una carrera memorable.

Para los amantes de la estadística, su piloto tampoco ganó ningún campeonato en 5 años, aunque con tres puntos más hubieran sido dos Mundiales.

Salu2!

Cao Wen dijo...

Viendo de nuevo a Lecrerc por delante de Vettel me vienen dos ideas a la mente: o bien se ha vuelto al coche de Montmeló, o resulta que el monegasco se ha adaptado al trasto propuesto por el de Heppenheim.

karatecla dijo...

Maranello no, pero Vettel parece que sí.

Flechiè dijo...

Seguimos igual....parece .
Si el monegasco va mejor , estrategia de mierda en la Q2 y la carrera al carajo .
Y eso que ninguna escudería va en contra de sus pilotos , en fin , imaginaciones nuestras .
Le leo Maestro .

Tadeo dijo...

Como Tellaetxe no quiere escribir más sobre Vet, de hecho lleva miles de líneas escritaa sobre él, voy a mandar un mensaje a nuestros queridos veteleros.

Estimados miembros de la secta del Belén viviente, no tengais reparos en volver por aquí ya que hace meses que vuestras apariciobes son esporádicas y llenas de anonimato.

Incluso a los que hayan abandonado la secta, estad tranquilos que no os echaremos en cara vuestros años en ella y compartireis con nosotros vuestras impresiones sobre las carreraa y el mundillo que las rodea.

Saludos

Anónimo dijo...

La tranquilidad que da poseer el mejor concepto de impulsor. Mercedes, no obstante haber comenzado con ventajas, la verdad es que no ha perdido el tiempo.

Ferrari técnicamente siempre un paso por detrás. Y a ver si esta temporada penalizan UP, o simplemente acaban el año como puedan. Monza les irá bien?