viernes, 20 de junio de 2014

Absurdos y uno más


Me quedé pasmao sabiendo que hoy está previsto que se prueben en Austria unas piezas de titanio debajo de los monoplazas para que produzcan chispas, sí como lo leéis, cuando sus inferioridades rocen el suelo.

Da un poco de vergüenza escribir sobre esto, pero como algún lumbreras ha cobrado su sueldo pergeñando tamaña sandez no voy a ser yo quien desmerezca su esfuerzo a pesar de que esta vez en concreto, la mezcla de churras y merinas puede generar más de un dinosaurio, ya que la Fórmula 1 que producía chispas tiene muy poco que ver con esta que habitualmente nos sirven de merienda.

Los fondos planos de aquella época eran planos de cojones, y perdonadme la reiteración de términos y la dureza expresiva, de cabo a rabo, de nariz a difusor, de foma que el roce con el asfalto estaba asegurado en las frenadas y en las aceleraciones, incluso en cuanto el piso presentaba alguna irregularidad. Hoy no es así y me temo que la experiencia producirá alguna chispita que otra pero de forma contenida, como contenido resulta el propio espectáculo.

Las noses navegan altas ahora y los alerones a buena altura del suelo. Nos queda la parte menos noble de la bandeja del splitter, lugar donde probablemente se producirán más fuegos artificiales porque sinceramente, en la zona terminal del fondo plano no los veo, salvo en casos muy, pero que muy puntuales.

Es curioso en este sentido la sabia elección de probadores que se ha hecho. El W05 de Mercedes AMG es un coche con rake pronunciado y el F14-T por el contrario, se estructura con una configuración longitudinal más paralela al asfalto, de forma que me jugaría los cuartos y con los ojos cerrados a que el monoplaza de Brackley va a resultar más espectacular que el de Maranello sobre los restos de Österreichring, toda vez que el dibujo e idiosincrasia del circuito austriaco, con sus subidas, bajadas y cambios de rasante, supone la pata que falta para valorar en toda su textura la nueva imbecilidad que han parido las almas puras de nuestro deporte.

Ahora bien, si definitivamente se impone el invento para el año que viene, cosa que sinceramente no creo que suceda, resultará sumamente cachondo comprobar in situ de qué pie han cojeado siempre Tilke y quienes sujetan sus riendas y así mismo, también podremos entender por qué los trazados llamados tradicionales tienen tanto atractivo para los aficionados.

¿He dicho atractivo? Disculpen ustedes, se me ha escapado...

A lo que iba, que se me está yendo el hilo. Decía al comienzo que me había quedado pasmado y no tanto por todo lo que llevo narrado, sino más bien, porque este nuevo botón de muestra nos sitúa otra vez ante la cruda realidad de que los nostálgicos, aquellos a los que nos han tirado tantas piedras en meses anteriores por no entender de qué iba esto, llevábamos más razón que un santo cuando insinuábamos que mientras la Fórmula 1 se muere en su cama, existe todavía quien sigue jugando a las cartas y mirando para otro lado. 

Os leo.

4 comentarios:

iMAM dijo...

Sigo sin entender y cada vez menos...
Los sabios quieren que la actual F1 se parezca en la VISTA y el OÍDO a lo que era antes, y creedme que el siguiente paso será poner barritas de incienso que recuerden ese OLOR a mezcla de goma y fuel quemados. Los pilotos ya no necesitan tener ese TACTO en pies y manos, porque su cabeza está ocupada en automatizar qué botón hay que presionar... Y todo eso a los aficionados nos deja en la boca un pastoso y apestoso mal GUSTO.

La F1 ha cambiado por los 5 sentidos, y creo que hay que asumirlo desde ya.

Señores sabios, olvídense de intentar imitar el pasado, y comiencen a analizar el presente para poder alcanzar un futuro interesante y, al menos, aceptable.

Josemi dijo...

Estos dirigentes de la F1 son unos pusilanimes. Lo que le hace falta a la F1 son unas buenas explosiones. Yo propongo llenar los coches de nitroglicerina. Asi que habria un buen espectaculo.

Pelayo Blanco dijo...

Hace un par de días te enviaba por twitter una foto de Andrea de Cesaris dando un autentico "baño" de chispas a un McLaren, y comentábamos lo penalizable que sería eso hoy en día, en tono jocoso y nostálgico de una F1 que resultaba espectacular porque era consecuencia de un apasionante desarrollo técnico en el que primaba, como lo oyen, ser el más rápido. Si los fondos plaaaaanos rozaban, titanio que evitara el deterioro, pero no por lucimiento, tan solo porque si el fondo plano se tocaba, eras sancionado, para evitar manipulaciones que se excusasen en lances de carrera. Se ve que nos sigue alguien en twitter sin que lo sepamos, y que está en lo más alto de la pirámide evolutiva de la F1 y ha aprovechado nuestro pequeño vistazo a la felicidad para intentar reproducirla de forma tosca y grosera. Megáfonos en los escapes, titanio que roce el suelo para... rozarlo, prohibición de entrenamientos para abaratar y obligación de desarrollar una tecnología indecentemente cara en las UP... amigos que compartís este pequeño santuario,como monjes shaolin debemos batallar contra la imbecilidad con todo lo que tengamos a mano... ¡¡A POR ELLOS!!

J-CAR dijo...

Si el problema de la gente deprimida es que no sabe sonreír habrá que enseñarles a imitar a la gente feliz.
Si el problema de la gente pobre es que no se parecen a los ricos habrá que darles chalets, varios coches, vacaciones internacionales y todos los chismes de consumo que deseen, eso sí, todo a crédito. Ilimitado.
¿Por que será que todas las soluciones que se les ocurren a estos craks tienen que ver siempre con la SIMULACIÓN?
¡Saludos!