domingo, 24 de junio de 2012

Gincana valenciana


Mientras escuchaba ayer hablar a Marc Gené sobre la cantidad enorme de errores que se cometían sobre el Valencia Street Circuit, fundamentalmente en la apreciación de la zona correcta de frenada, no pude por menos que pensar en lo estúpidas que resultan las maneras de la FIA (con el consentimiento de los equipos, para qué negarlo) a la hora de comprender la competición y por ende el espectáculo.

Si ya disponíamos de una taza de muestra con el asunto de la reducción del espacio dedicado al uso del DRS respecto al del año pasado, toda vez que la experiencia y los datos obtenidos en 2011 se tiraban directamente por el retrete para dar paso a nuevas experiencias y nuevos datos que, seguramente el año que viene tampoco servirán de nada, la elección de neumáticos para la prueba valenciana venía a incidir en esa tonta forma de entender las cosas a la que aludía en el primer párrafo, y que consiste lisa y llanamente en ponerlo difícil porque sí, y además con una arbitrariedad que asusta.

Dicho en cristiano y para que nos entendamos, el asunto éste viene a ser como si el dibujo de los diferentes trazados que componen el calendario fuese cambiado según el interés que soplase en cada momento. Así, las curvas no tendrían por qué estar siempre en el mismo sitio, y de idéntica y boba manera, las carreras podrían cambiar de dirección originando por ejemplo, que Interlagos, se corriera en el sentido de las agujas del reloj un año y al contrario, como siempre se ha hecho, al siguiente, etcétera. Yendo más lejos, por animar el cotarro también se podrían tocar las cuerdas de los circuitos, haciéndolos más cortos o más largos según conviniera…

Obviamente, mi apunte, amén de fatigoso resultaría impracticable, de forma que comprendo que se toquen sólo alguno de los aspectos del deporte para que éste se convierta en una lotería digerible, una especie de gincana para entretener críos en la cual, lo de menos es que prime el sentido común, porque a mayor número de gilipolleces sueltas es sabido que existe mayor cuota de diversión asegurada.

Dicho esto, no me parece de recibo el depercidio de energía económica y humana que atosiga nuestro deporte. Aunque no lo digiera del todo, bien está que se implementen novedades que atiendan a complicar el desarrollo de la competición, pero considero que siempre hay límites, incluso para esto, y que deberían ser tenidos en cuenta para no ejercer el efecto contrario al que se persigue, ya que cada vez hay más gente cansada del actual estado de cosas y más voces que alertan sobre el sombrío asunto de que como sigamos así, aquí no va a quedar ni el tato porque esto no lo entiende ni la madre que lo parió.

Ayer, en calificación, tuvimos una bonita muestra de lo que entienden la FIA y los equipos por modelo estándar. Un barullo indescifrable que convirtió en agua de borrajas y de un plumazo, todo el esfuerzo que habían dedicado anteriormente los medios de comunicación y aficionados para llegar a Valencia con la lección bien aprendida, o si no era el caso, al menos con los mimbres necesarios para entender qué podía suceder el sábado y puede ocurrir dentro de unas horas, y el caso es que mientras estoy escribiendo estas líneas, la claridad sencillamente brilla por su ausencia.

Hay apuestas, claro está, pero en el fondo están levantadas como si todo esto fuese la primitiva, en base a unos datos que ya no sirven o que podrían servir, quién sabe, y a unas estadísticas que se fundamentan sobre un terreno de arenas movedizas porque el apparatchik así lo ha creído conveniente.

¿Y que nos queda? Pues leer entre líneas pero sin mojarse demasiado, como viene siendo costumbre de unos años a esta parte, no sea que la aplicación de la lógica nos impida disfrutar del entretenimiento con merienda que nos tienen preparados para esta tarde Todt, Bernie y los equipos, porque seamos sinceros, también estos tienen su bonita cuota de culpa en lo que está sucediendo, por permitirlo, por arroparlo para seguir cobrando, y por quejarse de cara a la galería y ante los micrófonos mientras se plantan de brazos cruzados y cómodamente, cuando tocaría dar el paso adelante que permitiera cambiar las cosas.

7 comentarios:

Interlagos dijo...

uuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuu

rudyBB dijo...

TOOOOOOOMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Me como mis palabras y mi negativismo español!!!!!!!
Hasta he llorado con Alonso!!!!!!

Os amo a todos!!!! ;)

GRING dijo...

Orroe,míralo de esta manera:Por lo que sea, este año estamos viendo el mejor mundial de los últimos años, precisamente gracias a la tremenda igualdad, impredecibilidad y competitividad en pista tanto en calificación como en carrera.¡Seguro que hoy Monte se traga sus palabras de ayer!. Y mi resumen rápido de lo que hemos visto es la carrera más estratosférica que recuerdo de Fernando Alonso con resultado final de victoria y la certeza de que Enzo Ferrari ha hecho el milagro que ayer le pedía, desde donde Dios le tenga en su gloria. A disfrutar el liderato.

Tadeo dijo...

Está claro, los gafes eramos nosotros, Amunt Alonso !!!!

Saludos

manuel dijo...

A mí se me saltaron las lágrimas. Donde esté la F1 que se quite el fútbol y los toros.

C A B Y A S dijo...

Alonso, eres el fucking boss...!!!
Dios bendiga al rey!

Aficionando dijo...

Maravillosa carrera. Desastrosa realización y retransmisión. No se puede estar tres o cuatro minutos en silencio, por favor...